La experiencia de dormir en una yurta en Uzbekistán

En los pueblos nómadas de Asia Central existía la tradición de ir con la casa a cuestas. Grandes y complejas tiendas de campaña, forradas en piel y lana, y con una estructura de madera como esqueleto, eran montadas y desmontadas por las familias que encontraban en las estepas y desiertos más inhóspitos un lugar idóneo para pasar una temporada. Preparadas para soportar condiciones meteorológicas extremas, tanto de calor como frío, se convirtieron en un auténtico modo de vida. Se las conoce normalmente como yurtas (en mongol gers), y representan mejor que ninguna otra cosa el nomadismo más auténtico. En países como Mongolia, Kazajistán, Kirguizistán o Tajikistán, y en menor medida en Uzbekistán, todavía es posible encontrarse una o varias yurtas en la inmensidad de un paisaje con el que parece tener cierta simbiosis. Sus estilizadas figuras nos hacen volver a los orígenes del ser humano antes de que nos convirtiéramos en seres sedentarios que nacemos, vivimos y morimos en el mismo lugar. Por ello la yurta es una metáfora del todo cambia y nada permanece, de la vida marcada por el movimiento y la nostalgia de pensar que, en realidad, todos somos nómadas.

Yurtas en Uzbekistán

Durante el último viaje que hicimos a Uzbekistán quisimos probar la experiencia de dormir en yurtas, algo que yo había tenido la suerte de hacer en Mongolia años atrás. Después de días de ciudad en ciudad encontramos el silencio más puro en un auténtico desierto olvidado por el curso del Amu Daria bajo la sombra de Ayaz Qala, una atalaya del antiguo Reino Corasmio (Khorezm) fundida con la colina como si fuera arcilla a punto de derretirse. Uno de los pocos campos de yurtas que existen en el país nos brindó una estancia magnífica en la lejanía de las tierras centroasiáticas. Leer artículo completo ➜

Ruta en coche por la costa de Yorkshire

El litoral de Yorkshire, el condado histórico más grande de Inglaterra, se dibuja por medio de una sucesión de curvas, vigorosos acantilados golpeados salvajemente por las olas, pueblos refugiados entre las rocas donde venían a esconderse los reyes del contrabando marítimo y cientos de miles de aves que anidan en aquellas costas. Desde Staithes, el lugar en el que el Capitán Cook empezó a desplegar sus primeros mapas, así como sus primeros sueños, tenemos un recorrido de apenas un centenar de kilómetros nutridos de grandes atractivos hasta que nos venimos a topar con un auténtico muro llamado Flamborough Head, la versión británica del Cabo de las Tormentas.

Robin Hood's Bay, uno de los pueblos más bonitos de la costa de Yorkshire (Inglaterra)

El viaje que os propongo hoy tuve la suerte de realizarlo recientemente en mi última incursión a Gran Bretaña. Se trata de una ruta en coche por la costa de Yorkshire, de arriba a abajo, en la que se puede descubrir la vertiente más pirata, genuina y auténtica de aquellas rompientes incapaces de domesticar al océano.  Leer artículo completo ➜

En los adentros de Cueva Coventosa, la catedral de la espeleología

La comarca cántabra del Alto Asón guarda muchos secretos escondidos más allá de donde se pone el sol o moja la lluvia. Este intenso valle refugiado en la Cantabria más oriental e inédita posee más de tres mil cuevas cuyas galerías se pierden en el origen de los tiempos. Mientras la luz natural toca tan sólo las aperturas que permanecen abiertas en los montes teñidos de verdor y niebla matutina, se cierne en la montaña el Reino de la oscuridad y el silencio gobernado por la ley del subterráneo. Entre estalactitas y estalagmitas, gotas de agua preservadas para la eternidad, el Valle del Asón presume ser la capital de la espeleología en Europa con la cueva Coventosa como su insigne catedral.

Cueva Coventosa (Cantabria)

Durante mi último viaje a Cantabria tuve la oportunidad de adentrarme en la cueva de Coventosa, con más de 35 kilómetros de galerías, para dar un espeleopaseo que se convirtió no sólo en una formidable experiencia sino también en una gran aventura, a pesar de no ser más que un simple aficionado a esta adrenalítica actividad. Leer artículo completo ➜

Frailecillos en Bempton Cliffs (Yorkshire, Inglaterra)

Bempton Cliffs, el paraíso de las aves marinas en Yorkshire

Probablemente en Inglaterra no exista un lugar como Bempton Cliffs para ver y fotografiar aves marinas. Estos vertiginosos acantilados situados en la costa de Yorkshire dibujan un paisaje colosal donde la erosión ha creado una pared de más de 100 metros de alto que se extiende durante unos 10 kilómetros hasta llegar al Cabo Flamborough. Es aquí […]

Leer artículo completo ➜