El instante viajero XVII: Una noche en Mashhad

Santuario de Imán Reza en Mashhad (Irán)

Mashhad alberga el Santuario de Imam Reza y su tumba. El que fuera el octavo imam o sucesor de Mahoma para la rama chiíta del Islam, murió envenenado precisamente en la ciudad persa allá por el siglo IX de nuestra Era. Y su culto se refleja en uno de los complejos religiosos más inmensos del mundo musulmán. De hecho el de Mashhad se trata de “La Meca” de Persia, un lugar al que los iraníes deben peregrinar al menos una vez en la vida puesto que está establecido como el monumento más sagrado del chiísimo en este país. Y eso en Irán, os lo aseguro, es decir mucho.

Nunca olvidaré aquella noche en el Santuario de Imam Reza en Mashhad, esa conjunción de fervor, lágrimas y oro en el que miles de personas rezaban a la vez. Y lloraban. Familias enteras buscaban aquel momento como si fuera el mejor de sus vidas, el definitivo. Los altavoces propagaban los versos del Corán, que se colaban en las rendijas, en las cúpulas persas y en cada uno de los azulejos que decoraban uno de los escenarios más bellos y, a su vez, más significativos de cuantos se pueden visitar en un viaje a Irán hoy día. También se colaban en los ojos vidriosos de los fieles, los verdaderos protagonistas de un rincón lleno de instantes emocionantes.  Leer artículo completo ➜

Lo mejor de un viaje a Sudáfrica en vídeo

Como sabéis hace aproximadamente un año llevé a cabo un viaje a Sudáfrica junto a grandes amigos viajeros y auténticos cracks de la comunicación turística. Esta aventura nos llevó, por ejemplo, a Sabi Sand, una reserva en el corazón del Parque Kruger donde fuimos testigos de preciosas escenas de fauna en libertad durante un safari excepcional. También a la ciudad más especial del sur de África, que no es otra que Ciudad del Cabo donde disfrutamos desde un salto en parapente o un vuelo en helicóptero pasando por experimentar una barbacoa multiétnica en un township. O al interior de una jaula en Gaansbai para mirar a la cara al gran tiburón blanco sin olvidarnos de la ruta por los viñedos sudafricanos, de la Costa de las Ballenas a vista de avioneta, del Cabo de Buena Esperanza ni, por supuesto, de los soberbios atardeceres en las solitarias playas de Grootbos.

Guepardo en el Parque Kruger de Sudáfrica

Un año después lo mejor de ese viaje a Sudáfrica lo podéis ver en vídeo, una vez han sido procesadas todas las imágenes. Me gustaría compartir con vosotros en concreto cuatro vídeos muy breves, de no más de tres minutos cada uno, con secuencias espectaculares de todo lo que pudimos vivir en durante nuestra aventura africana.  Leer artículo completo ➜

Los pueblos de interior más bonitos del País Vasco francés

Una frontera de papel dobla en dos partes la tierra del euskera, la txapela, los txikitos del aperitivo y toda una forma de ver la vida. A uno y otro lado de las montañas, ya sea desde España o desde Francia, los prados tienen una gama de verdes únicos en la paleta de colores. Y en ellos podemos descubrir algunos rincones de belleza infinita que no suelen copan demasiados reportajes turísticos ni guías. Regresando de un roadtrip por Midi-Pyrénées le dedicamos un aparte a nuestro viaje. Decidimos dejar a un lado las localidades marítimas de la costa vasca y así sumergimos en una ruta diferente por el corazón del País Vasco francés para ir en busca de los pueblos de interior más bonitos que se esconden en valles encantados y en cuyas fachadas con traviesas de madera rojas, verdes o azules se deja secar el pimiento.

Fachadas de La Bastide-Clairence, típicas del País Vasco francés

Siempre tuve un especial interés en conocer esos pueblos con encanto más allá de la frontera que conserva la tradición vasca a flor de piel. Y para ello llevamos a cabo una ruta en coche por los pueblos de interior del País Vasco francés con objeto de descubrir cuáles son los lugares más recomendables para ver en la zona. ¿El resultado? Aquí lo tenéis… Leer artículo completo ➜

Monasterio de Valbuena, un balneario medieval en la Ribera del Duero

Un paseo por los corredores góticos del Monasterio de Santa María de Valbuena nunca fue tan placentero como lo es ahora. Durante siglos este emplazamiento monacal que el císter hizo suyo hasta la temible desamortización de Mendizábal, acogió a numerosos monjes, los mismos que iniciaron sin saberlo el mito del vino en la Ribera del Duero. Ahora, […]

Leer artículo completo ➜