10 cosas que ver y hacer en Český Krumlov, la joya checa más bella

Olvídate de lo que te cuenten de Český Krumlov porque nunca hará justicia a lo que veas por tus propios ojos. No existen halagos, prosa o poesía capaz de expresar la realidad de la ciudad más bonita de República Checa, con perdón a Praga, Olomouc y las demás. Pero es que el entramado de callejuelas medievales con vestidos renacentistas y caretas barrocas lograrán engatusarte mucho más de lo que puedan lograr las palabras o las imágenes con que se adjetive de una forma u otra a la joya de Bohemia del Sur. Un río que pasa por la ciudad tres veces, un castillo inmenso y numerosos rincones que esconden el encanto de los libros de fantasía de toda la vida soplan todos juntos sobre los ojos de esos viajeros que no se emocionan con cualquier cosa y aquí no pueden evitar suspirar de incredulidad. Así es Český Krumlov, un viaje en el tiempo que resultaba estar esperándonos toda la vida.

Cesky Krumlov (Bohemia del Sur, República Checa)

Como el buen cristal de Bohemia, esta ciudad de cuento merece todo el mimo posible para disfrutarla al trasluz. Para que no perdamos comba a nuestra primera mirada a la ciudad os propongo 10 cosas que ver y hacer en Český Krumlov, la razón más contundente de por qué República Checa es mucho más que Praga.

Un poco de historia de Český Krumlov

El Siglo XIII vio nacer un castillo protegido por la triple curva con la que el río Moldava ejerce de fortaleza natural. Los Rosenberg, familia noble sin la cual se comprendería la historia checa durante la Edad Media, elevaron su estandarte en este emplazamiento de la Bohemia meridional. Fue entonces cuando extramuros creció una ciudad a orillas del río más longevo de Chequia abrazada a una situación estratégica privilegiada y a una corte numerosa que requería de la presencia de distintos gremios para salir adelante.

Foto de Cesky Krumlov

Aparece de esa forma la ciudad baja, y la plaza principal, las casitas de cuento a orillas del Moldava y las vistas prodigiosas desde lo alto de las colinas circundantes. Más tarde, en el Siglo XVII vinieron para quedarse los Schwarzenberg, alemanes que le dieron toques renacentistas y góticos al medievo de sus predecesores. Por unos y por otros había nacido una Leyenda, la joya checa más bella que se pudiera imaginar. Y, aunque los tiempos del comunismo ennegrecieron los colores pastel de las casas y la ciudad peligró por un alarmante abandono que podía haberle convertido en antiestético hormigón armado, los noventa le sentaron tan bien que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (1992) y, por tanto, de todos los que deseaban conservar para siempre su legado.

Mis consejos para ver y hacer en la ciudad bohemia de Český Krumlov

Hay quien va y vuelve en el día desde Praga a través de excursiones organizadas. Mi consejo es hacerlo por vuestra cuenta porque es fácil y barato (al final del relato os cuento cómo llegar en transporte público). Otra cosa es si quieres ir o no con guía. Pero lo hagas como lo hagas hay 10 cosas que están muy bien de Český Krumlov y que debes saber. Y son estas:

1. Compra la Cesky Krumlov Card

Hay lugares en los que sus tarjetas que aúnan visitas terminan por no compensar porque hay que entrar a todo lo imaginable. En el caso de la Cesky Krumlov Card que cuesta 200 coronas checas (algo menos de 10€) por persona y 400 para familias al completo, te permiten ahorrar fácilmente un 50% de lo que pagarías por tu cuenta. Se puede comprar en la Oficina de Turismo que está en la Plaza principal de la ciudad.

Cesky Krumlov Card

2. Entra al castillo y haz la visita completa

Sólo le supera el de Praga en tamaño pero el de Český Krumlov es un castillo castillo, no un barrio como el capitalino. Se pueden visitar las dependencias de los Rosenberg y los Schwarzenberg, maravillarse con la decoración renacentista y barroca pero con el gótico también presente, ver una interesantísima exposición de objetos históricos o lo mejor, subir a lo más alto de la torre cilíndrica desde la que tener una preciosa vista 360º con lo mejor de Český Krumlov.

Vistas de Cesky Krumlov desde el castillo

Yo tuve la ocasión de estar fuera de la temporada alta (mayo a octubre incluídos), por lo que no pude hacer todas las visitas que hubiese querido. Lamentablemente en invierno se cierran muchísimas dependencias pero sí se puede subir a la torre o salir a buscar más panorámicas desde uno de los puentes que unen los distintos edificios del castillo, que son unos cuarenta.

Castillo de Cesky Krumlov

Imprescindible, aunque no lo pude hacer, ir a ver uno de los únicos teatros barrocos que sobreviven en el mundo. Al parecer tiene una colección fabulosa de escenarios que se quitan y ponen en cuestión de segundos. Y que no se ha tocado absolutamente nada. Igualmente se abre de mayo a octubre.

Torre del castillo de Cesky Krumlov

Es el auténtico rey de Český Krumlov y está presente en todas las miradas que uno puede hacerle desde cualquier punto de la ciudad. No hay que olvidar que la joya de Bohemia del Sur nació con él.

3. Pasea por la Plaza del Ayuntamiento

En el meandro más enrevesado del Moldava sobresale una ciudad y una plaza que tiene río de frente y detrás. La Plaza del Ayuntamiento (Svornosti nám.) es muy pequeña pero no puede ser más elegante y acogedora. Edificios renacentistas con fachadas pintadas por distintos colores dan pábulo a una columna barroca dedicada a la Virgen y con la que agradecen el fin de una peste mortífera que acabó con miles de habitantes de Bohemia.

Plaza del ayuntamiento de Cesky Krumlov

Un edificio blanco y grande de soportales es el viejo Ayuntamiento (Radnice). Allí podemos fijarnos en el escudo-emblema de la familia Schwarzenberg, con una cabeza y un cuervo junto a los ojos. Esta macabra imagen que se ve en muchos rincones de Bohemia hace referencia a la Batalla de Győr contra los otomanos dentro de la actual Hungría en la que el líder turco fue derrotado y decapitado por un antecesor de esta familia alemana, apareciendo de la nada un cuervo que le comió los ojos.

Durante todo el año este lugar es fabuloso pero en Navidad se vuelve mucho más agradable y bucólica con el encendido de luces, un oso de hielo que permanece hasta el final de las Fiestas y la humareda envolviendo los puestecillos de madera que se colocan en la plaza y que venden adornos, comidas y ese vino caliente tan típico del invierno.

Plaza de Cesky Krumlov

Si se tiene la suerte de coincidir en la Fiesta de los cinco pétalos que a nadie le extrañe ver a todo el mundo disfrazado de la época del Renacimiento, con las costumbres de la ciudad en tiempos de los últimos Rosenberg. Suele ser en junio y es una de las máquinas del tiempo en forma de fiesta más originales y divertidas que existen en República Checa.

4. Detente en el puente de madera

Un puente de madera (Lazebnicky Most) separa la ciudad vieja de la colina en la que se alza el castillo. De la Plaza del Ayuntamiento a la Calle Latrán hay un nudo de comunicaciones rudimentario que supera las aguas veloces del Moldava. Allí la vista del castillo y de las casas de las orillas es preciosa, aunque el run rún de la gente y escuchar música medieval (cuando la hay) en un lugar tan apropiado hacen que este paso sea más que necesario, y no sólo por la ubicación tan estratégica del mismo.

Vistas de Cesky Krumlov

5. Escucha alguna historia de terror

Sin salirnos del puente de madera nos fijamos en que hay un edificio con el símbolo de las barberías. Cuenta la historia (que no la Leyenda) que uno de los vástagos díscolos del Emperador Rodolfo II de Austria, Julio César, más conocido como Don Julius, tenía problemas mentales severos (parece que esquizofrenia) y se le acusaba de violador e incluso de atacar a mordiscos a sus criados. Su padre, harto del comportamiento de su hijo, forzó su destierro en el castillo de Český Krumlov, donde volvía cada noche a hacer de las suyas. Se enamoró de Markéta Pichlerová, la preciosa hija del barbero de la ciudad, quien se entregó “obligada” al perturbado de Don Julius. Una noche le asestó varias puñaladas y la tiró por la ventana, pero cayó sobre una zona en la que había basura y milagrosamente sobrevivió. Pero la mala fortuna hizo que volviera tiempo después a por la hija del barbero, ya recuperada de sus heridas, y la masacrara de una forma sádica que viene perfectamente documentada en papeles de la época y que dicen lo siguiente “Don Julius le cortó las orejas y le quitó un ojo, le hizo saltar los dientes con la mandíbula, y le fraccionó el cráneo hasta que el cerebro se derramara sobre el lecho …”

Fachada del castillo de Cesky Krumlov

Su condición de vástago real impidió su condena a muerte y fue finalmente encerrado bajo llave en el castillo, impidiéndole salir nunca más de una habitación cuya ventana enrejada daba a la calle, a la que se asomaba desnudo, se hacía heridas a sí mismo e insultaba a la gente. La enfermedad, aunque hay quien dice que el veneno, terminó con él. Pero no los gritos que dicen aún se escuchan en el castillo o la imagen de una doncella que en ocasiones se ve al trasluz de la antigua barbería.

Ya se sabe que todo castillo tiene su historia de fantasmas. Y el de Český Krumlov no iba a ser menos

6. Camina (y haz unas compras) en la Calle Latrán

Latrán es la calle más antigua de Český Krumlov puesto que es por la cual se accedía al castillo. Allí hay iglesias, un gran monasterio y casas de postín convertidas hoy en día en tiendas y restaurantes con mucha elegancia y buen gusto. Si nos fijamos en la puerta del castillo nos percatamos de un arco cubierto que sirvió de corredor para los Rosenberg y los Schwarzenberg para no ser vistos cuando acudían a distintos actos religiosos al monasterio que hay justo al lado. Este pasillo cubierto nace prácticamente en la cabeza del castillo y recorre cientos de metros para evitar que los miembros de las familias más poderosas de Bohemia del Sur se mezclaran con “el populacho”.

Calle Latran (Cesky Krumlov)

Merece la pena entrar a algunas tiendas y a bares como el que muestra frascos de botica en el escaparate. Era una antiquísima farmacia que ahora surte de otra clase de medicinas con una mayor graduación. La decoración de las casas invita a entrar a cualquiera de ellas a comprar artesanía, productos locales o tomarse un café calentito cuando el invierno se vuelve algo más que riguroso.

Calle Latran de Cesky Krumlov

El final del paseo está en la única puerta medieval que se conserva de lo que era una urbe amurallada. Me refiero a la conocida como Puerta de České Budějovice. Si cruzamos al misma, nada más salir vemos a mano izquierda una casona que perteneció siempre al verdugo de la ciudad, que estaba obligado a vivir extramuros.

Puerto de Cesky Budejovice en Cesky Krumlov

7. Date un festín bohemio en una auténtica taberna medieval

Realmente Český Krumlov tiene bares y restaurantes para dar y tomar. Por ejemplo en la plaza hay un restaurante dentro de lo que se conocen como catacumbas, que en realidad no fueron nunca ni lugares de enterramiento ni prisiones pero su parecido le llevo a que les llamaran así. Es en Náměstí Svornosti 12, dentro del Old Inn (Restaurant Catacombs), y hay que bajar escaleras para llegar a estas grutas que se utilizan desde el Siglo XIII.

Foto de las 2 Marias de Cesky Krumlov

Pero mi restaurante preferido en todo Český Krumlov es la Casa de las dos Marías (U dwau Maryí) en la Calle Parkán nº 104, que es justo la última que sobresale a mano derecha si vamos desde la Plaza hasta el puente de madera. Se le conoce como dos Marías porque sencontraron sendos frescos de la Virgen pertenecientes a distintas épocas. Hablamos de una casa con más de quinientos años conservada de forma excepcional y que proporciona la experiencia de las viejas y auténticas tabernas medievales. Su carta, por supuesto, es también medieval y no apta para quienes estén haciendo dieta. El plato más conocido es el festín bohemio que lleva carne (de conejo, pollo o faisán), patatas, jamón cocido y multitud de cosas más que se comían en la época y que proporcionaban buenas reservas en tiempos de escasez.

Festín bohemio en Las dos Marias (Cesky Krumlov)

La planta de arriba tiene ventanas que dan a a orillas del Moldava. En invierno, llueva o nive sienta muy bien para escapar del frío y estar preparado para seguir recorriendo la ciudad.

8. Busca los mejores miradores

Český Krumlov maravilla por los pequeños detalles pero enamora a primera vista con sus indiscutibles panorámicas. Ya hemos estado en el mirador del castillo pero hay dos más que me encantan. Uno frente al hotel Ruze, antiguo monasterio y escuela jesuíta, con una balconada que se asoma a lo mejor de la ciudad por el que merece la pena pasarse a distintas horas del día.

Panorámica de Cesky Krumlov

El otro está más arriba, subiendo por la misma calle del Ruze y saliéndose hasta llegar a un aparcamiento. A mano izquierda hay otro de esos miradores que merecen la pena. Este ofrece una panorámica más lejana pero no es peor, ni mucho menos, que la anterior. Quizás sea cuestión de gustos por lo que lo más aconsejable es ir a ambos y ponerse a disfrutar.

9. Fotografía la ciudad en la hora azul

Las mejores fotografías nocturnas suelen corresponder a los minutos que preceden a a la noche cerrada. Apenas sin que lo percibamos con nuestros ojos queda un atisbo mínimo de luz, suficiente para forzar unos tonos fabulosos de azul oscuro. Los fotógrafos lo denoniman “hora azul” u “hora mágica” y si se tiene la suerte de estar en la ciudad cuando llegue la noche conviene ir a alguno de los miradores ya descritos para inmortalizar este momento formidable.

La hora azul en Cesky Krumlov

Otra ciudad con una hora azul estupenda es Praga y más en el verano cuando es algo más duradera. Pero Český Krumlov también merece mucho la pena esperar su momento mágico.

10. Piérdete por Český Krumlov y no preguntes…

Llegó el momento de romper los mapas de Český Krumlov en pedacitos, dejar en la habitación las pesadas guías en papel y olvidarse de todos los consejos de blogs, foros y amigos resabiados que te han enseñado hasta la última foto de sus vacaciones en la República Checa. Nada es mejor que caminar sin rumbo, sin más objetivo que descubrir lo siguiente, de percatarse de los detalles de una pintura en la pared o una ventana decorada con flores. Retar al Moldava en su fiero retorcimiento, buscar las señales de las crecidas de 2002 que anegaron las puertas de muchas casas de la orilla o dejarse llevar por el arte de Egon Schiele y su inspiración en forma de casita a las afueras de la ciudad.

Imagen de Cesky Krumlov

Si se es aficionado al oro de cebada no hay que esperar a salir con el convencimiento de encontrar la mejor cerveza de la ciudad, tarea para nada sencilla porque las hay para dar y tomar en las muchas tabernas con encanto que subisten en la hoya de Bohemia del Sur. O en la fábrica Eggenberg que hay junto al río.

Tejados de Cesky Krumlov

No hay mejor consejo que perderse por Český Krumlov, no preguntar e ir sin prisas.

Cómo llegar a Český Krumlov

Bus

Český Krumlov se encuentra a 178 kilómetros al sur de Praga, con la frontera de Austria a un paso. Aunque es un destino recurrente para excursiones organizadas es tremendamente sencillo ir por cuenta propia. La compañía de buses checa Student Agency comunica Praga con la ciudad de Český Krumlov (y Ceské Budějovice) con varias frecuencias diarias por aproximadamente 15€ ida y vuelta. Salen de la Estación de autobuses de  Na Knížecí y se pueden adquirir los billetes online por adelantado, en estaciones o en agencias de la República Checa. La duración del trayecto es de dos horas y cuarenta minutos.

Imagen de Cesky Krumlov (República Checa)

Tren

También hay comunicación a través del tren entre Praga y Český Krumlov, aunque es una opción algo más lenta que la del bus y hay que hacer trasbordo sí o sí en la ciudad de České Budějovice, donde uno debe tomar el siguiente tren. Salvo excepciones como estar haciendo un interrail o un viaje en tren por Centroeuropa diría que no merece demasiado la pena tomar el ferrocarril para este trayecto.

Visita guiada

Si se prefiere no ir por libre y llevar organizada con antelación una visita guiada es posible hacerlo en el día desde Praga. Para más información sobre esta ruta con guía de habla hispana haz clic aquí.

Vehículo propio o de alquiler

En nuestro caso utilizamos un coche de alquiler que recogimos en el aeropuerto de Praga para realizar una ruta por lo mejor de la región de Bohemia del Sur. Es una opción de viaje que siempre me gusta por la libertad que da y porque permite detenerse en lugares que de otra forma no sería posible. En mi caso siempre trato de contrastar precios a través de la web Rentalcars.com, un comparador que trastea entre compañías internacionales conocidas tipo Hertz, Avis, Sixt, Budget, etc. y suele ofrecer descuentos de hasta un 15%. Es muy manejable y rápido, y se trata de la herramienta que vengo utilizando desde hace un tiempo para realizar viajes de este tipo. Si queréis echarle un ojo a continuación tenéis un cajón de búsqueda para ver cómo están los coches de alquiler en República Checa:

Realmente se haga como se haga, un viaje a Český Krumlov supera todas las expectativas posibles. Pero por mucho que trate de describir las sensaciones que me dejó la ciudad, nunca encontraré las palabras correctas. Nada mejor que descubrir esta ciudad maravillosa por uno mismo para entenderlo…

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

PD: Si te apetece seguir conociendo lugares de República Checa no te pierdas el artículo de Un viaje a Praga y Bohemia del Sur con sabor navideño.

email

19 comentarios en “10 cosas que ver y hacer en Český Krumlov, la joya checa más bella

  1. ¡Qué bonito! La verdad es que la República Checa tiene unas ciudades preciosas, hace un par de años visité Praga y Pilsen y me encantaron. Volveré e incluiré esta ciudad en mi ruta 😉

  2. Si señor.
    Para mi es la ciudad más bonita de República Checa y una de las 10 ciudades no capitales más bonitas de Europa.

  3. ¡Qué preciosidad de sitio Sele! Habíamos oído hablar de Český Krumlov pero no hemos tenido oportunidad de visitar esta ciudad nunca. Por el momento nos tenemos que conformar con Praga 🙂

  4. Cesky Krumlov fue para mi la ciudad más bella de República Checa, muy por encima de Praga y Karlovy Vary.
    Estuve en Noviembre del 2013 y quiesiera volver ya mismo!!!!!
    Abrazos desde Colombia, tienes un blog super interesante

  5. Leo todos los comentarios y recuerdo con emoción nuestra visita, en octubre pasado a Cesky Krumlov. Es verdad, no se puede expresar con palabras lo que este sitio es. Fuimos con amigos por nuestra cuenta, en los autobuses Students (buenísimos). Comimos en un restaurant a orillas del río, una sopa inolvidable. Después, recuerdo que bajé a la orilla, caminé bajo los sauces y quise grabar para siempre en mi retina ese lugar maravilloso. Doy gracias a Dios por haber estado en ese lugar.

  6. He leído tu comentario sobre Cesky Krumlov y llego mañana a Praga,lo primero que haremos será visitar este sitio,que por lo que cuentas te transporta al medievo,mi época favorita,gracias por tan buenísima informacion,cuando vuelva os contaré mi experiencia.

  7. Hola muchas gracias por tus comentarios me vienen muy bien porque iré en julio a Viena y desde allí a Cesky Krumlov,si es posible necesitaría saber si es conveniente alojarse allí y que zona me recomiendan. Muchas gracias, desde el fin del mundo (Argentina)

  8. Toda una sorpresa! Esta ciudad salió de un cuento!
    Estuve en Praga, Viena y Budapest, y si bien ninguna ciudad se parece a otra,creo que Cesky Krumlov es la más bella.
    En cada rincón quedas atrapada en el tiempo. Me pareció mágica,desde el momento en que entré hasta que me fui.
    Uruguay

  9. Buenas voy a ir a Praga en junio y quiero ir a cesky krumlov por el día. Como voy a sacar los boletos del bus por anticipado quisiera saber cuántas horas preciso para recorrer tranquila. Gracias!

    1. Hola Dayana,

      Yo estaría todo el día. Pillaría el primero de la mañana y me iría en el último. Eso sí, habiéndolo hecho, la mejor idea es pasar en Cesky Krumlov, al menos, una noche. Y verlo con poca gente cuando los turistas del día se marchan. Merece la pena.

      Saludos!!

      Sele

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *