8 razones para hacerse una escapada a Talavera

Si observamos Talavera de la Reina desde la lejana posición de la autovía de Extremadura sobresale el pilono vertical de su puente, el más alto de España y por poco de toda Europa. También se dejan apreciar edificios de viviendas desordenados y a la vista poco atractivos fruto de un crecimiento mal planificado. Pero no conviene dejarse engañar por la primera impresión e indagar en esta caja llena de sorpresas. A escasa hora y media de Madrid, donde el curso del río Tajo aumenta de grosor, Talavera aguarda a los viajeros en la cima de la tradición cerámica nacional, con una basílica ornamentada con azulejos digna de estudiar en los libros de arte como es la de la Virgen del Prado, algunos de los mejores ejemplos de mudéjar en la península y al abrigo de sus fuertes murallas y torres albarranas que reflejan su glorioso pasado árabe.

Plaza del Pan en Talavera de la Reina

Hoy, la que los musulmanes llamaron Talabira, sigue poseyendo suficientes atractivos para rendirle una merecida visita. Y si no me crees, te lo cuento a base de poderosas razones para hacerse una escapada a Talavera, ya sea de un día o dos, y exprimir lo mucho que atesora la gran desconocida que se refleja en aguas del Tajo. 

Da la impresión de que el siglo XX pesó como una losa sobre Talavera y toda la comarca, que su intensa Historia se quedó para el recuerdo de unos pocos. Hoy no se estudia que, al igual que Toledo, fue la ciudad de las tres culturas (judía, cristiana y musulmana). Ni tampoco que la tradición alfarera en esta tierra tiene más de dos mil años, y que los árabes la perfeccionaron hasta tal punto de que su cerámica se extendió a muchos de los grandes monumentos de nuestro país. O que cuenta con una de las Fiestas más antiguas de Europa, Las Mondas, en las que se venera a la deidad de la agricultura, la Ceres romana. Que en las orillas del gran río Tajo se observan decenas de especies de aves sin necesidad de prismáticos y que el no come bien en Talavera es porque no quiere.

Travesía de Santiago en Talavera de la Reina

Motivos por los que visitar Talavera de la Reina

Si eres de los que te dejas llevar por las primeras impresiones y no concedes oportunidades, no sigas leyendo, porque no importará lo que aquí venga escrito. Si, de verdad, tienes ganas de saber por qué llevar a cabo una escapada a Talavera y sacarle el mejor partido, no te pierdas estos ocho puntos:

1. La Capilla Sixtina de la cerámica está en Talavera

Dicen que la Basílica de Nuestra Señora del Prado es la obra cumbre de la mejor azulejería talaverana. Incluso se habla de Capilla Sixtina de la cerámica. Y quien lo hace tiene razón. En este precioso monumento de imponente cúpula que se mece entre conceptos renacentistas y barrocos, siempre hubo algo relacionado con la sacralidad (una iglesia mudéjar, otra visigótica y mucho antes un templo romano dedicado a Ceres). Es el corazón espiritual de Talavera fuera del centro histórico y rodeado de espléndidos jardines (así como la plaza de toros en que el torero Joselito perdió la vida). La Basílica del Prado, que hace honor a la patrona de la localidad, cuenta con la mejor ornamentación cerámica que uno se pueda imaginar.

Basílica de Nuestra Señora del Prado en Talavera de la Reina

Entre los siglos XVI y XX las paredes exteriores e interiores, así como púlpitos y demás elementos del templo, están ornamentadas con delicados azulejos. Dicen que hay algunos pintados por alumnos de El Greco, aunque los hay de tan diversas épocas que se puede llegar hasta el súmmum artístico del alfarero Ruiz de Luna. Sencillamente imprescindible.

Azulejos de la Basílica del Prado en Talavera

2. Grandes murallas árabes y torres albarranas resguardan la ciudad

¿Sabías que Talabira fue una importante plaza árabe y que llego a capitanear de manera efímera su propio reino de Taifa durante el siglo XI? Abderramán III mandó levantar un sistema de murallas, así como un alcázar, en una de las ciudades musulmanas más importantes a orillas del Tajo. De hecho su fidelidad al califato de Córdoba al apoyarlo en contra de la rebelde Toledo le llevó a ser premiada por varios califas.

Murallas de Talavera de la Reina

Quedan muchos rastros de aquella época y se puede pasear junto a las murallas de entonces. Y así conocer las famosas torres albarranas, del siglo XIII, las cuales en época ya cristiana, se adosaron a la poderosa red defensiva talaverana. Estas torres rectangulares sobre el foso, comunicaban con la barbacana, lo que hacía de ellas un sistema casi inexpugnable.

Torre albarrana de Talavera

3. Se puede hacer una ruta de iglesias de estilo mudéjar

Talavera de la Reina es uno de los mejores enclaves mudéjares en Castilla-La Mancha. A pesar de haber convivido con otros estilos arquitectónicos, algunas de las iglesias de la localidad han mantenido la esencia que le supieron dar aquellos artesanos y trabajadores de origen musulmán que vivieron en una Talavera ya cristianizada.

Iglesia de Santiago en Talavera de la Reina

Buenos ejemplos del mudéjar en Talavera son las iglesias de El Salvador, con un ábside bellísimo de gran grosor, así como la de Santiago el Nuevo, cuya fachada oeste con rosetón y arbotantes apoyándose en edificios colindantes hacen de la travesía de Santiago una de las calles con mayor encanto (y fotogenia) de la ciudad.

Te cuento más detalladamente en un artículo la ruta por el mejor mudéjar en Talavera de la Reina.

4. El rosetón de la Colegiata justifica por sí solo el viaje

La Colegial Santa María La Mayor mezcla el gótico con elementos mudéjares anteriores. El edificio más hermoso de la emblemática Plaza del Pan (algo así como la Plaza Mayor talaverana) asombra por sus dimensiones así como su enorme rosetón en ladrillo estucado que recuerda mucho al del Monasterio de Guadalupe (completamente mudejarizado).

Colegiata de Talavera de la Reina

Se puede visitar la iglesia por dentro, así como un curioso claustro gótico-tardío, aunque los horarios son muy estrictos. De 10:00 a 11:00 de lunes a viernes y de 12:00 a 13:00 los domingos. Aunque sólo esa fachada y ese rosetón justifican una escapada a Talavera de la Reina.

5. Talavera es la reina del azulejo

La azulejería talaverana es una de las aristas más relucientes de la antiquísima actividad alfarera que ha tenido lugar en la localidad desde tiempos inmemoriales. La disponibilidad de las arcillas finas en la vega del río Tajo fue la causante del gran desarrollo de su cerámica. Pero en la Edad Moderna ésto se tradujo a grandes obras en azulejo como las que podemos ver hoy en día en otras ciudades europeas como Lisboa. Primero con diseños mudéjares y más tarde, a partir del XVI y de la figura del flamenco Ian Floris (conocido como Juan de Flores) cuando se trató al azulejo como un auténtico lienzo en blanco.

Azulejos de Talavera de la Reina

Talavera de la Reina no se podría comprender sin sus azulejos ornamentando edificios religiosos o civiles, viejas tabernas, churrerías y hasta peluquerías. Los talaveranos se sienten orgullosos de ser la capital nacional del azulejo, presente en todos los ámbitos de este enclave urbano. Los bancos de la Plaza del Pan, los ejemplos de la Basílica del Prado (y los jardines), el frontal del altar de la capilla de los mártires en la Colegial Santa María la Mayor o la fachada del Victoria hacen que el “vestido” de Talavera sea mucho más elegante.

Azulejos en Talavera de la Reina

La Guerra de la Independencia con los franceses fue letal para la industria alfarera de la localidad, ya que muchas de las fábricas y talleres quedaron destruidos. Pero los trabajos de Juan Ruiz de Luna (1863-1945) fueron esenciales para que Talavera recuperara otra vez su faceta de “maestra en cerámica”. Y ese legado está más vivo que nunca.

Churrería de Talavera con azulejos

6. Tiene una de las fiestas más antiguas de Europa, Las Mondas

Las Mondas son la continuación de una tradición ininterrumpida que nació en tiempos del Imperio romano cuando se adoraba a Ceres, Diosa de la agricultura. Se la considera la fiesta documentada más antigua de toda España y una de las mayores en toda Europa. Cada año, el primer santo después del domingo de resurrección, se preparan desfiles, bailes y carrozas, que recorren buena parte de la ciudad hasta honrar por medio de ofrendas a la veneradísima Virgen del Prado, pero las referencias a Ceres siguen latentes.

Azulejos de Talavera de la Reina

Es, con diferencia, el momento más álgido y esperado por los talaveranos. Y merece la pena visitarla.

7. Se puede ir también de museos

Talavera de la Reina también tiene una oferta museística muy diversa. Por encima de todos cabe destacar en la Plaza de San Agustín dentro de la iglesia-convento agustino, con una preciosa fachada en “barroco de ladrillo”, el fabuloso museo de cerámica Ruiz de Luna. Dicho museo contiene una gran muestra de los trabajos en loza y azulejo de la localidad entre los siglos XVI al XX, aunque hay trabajos cerámicos anteriores (de Roma, la Talavera musulmana, etc.). Asimismo se puede encontrar buena parte de la colección personal del ceramista Juan Ruiz de Luna con auténticas obras maestras provenientes de su taller. Muy recomendable la iglesia restaurada dedicada a la azulejería (antes se llegó a usar incluso de teatro y se quedó en completa ruina).

Museo Ruiz de Luna (Talavera)

El Museo etnográfico e Talavera de la Reina se ubica en un edificio histórico que formó parte del Monasterio de Santa Catalina como es el Lagar de San Jerónimo (Calle Ronda del Cañillo, nº 22). Este espacio muestra de manera entretenida las tradiciones y costumbres de Talavera y su comarca a través de secciones de agricultura, ganadería, el comercio, artesanía, así como las ferias y fiestas populares (Mondas, San Isidro, etc.).

Por otro lado es muy aconsejable ver la nueva versión de la Iglesia gótico-mudéjar de El Salvador. Su interior se ha reconvertido en galería cultural y conviene estar pendiente de las exhibiciones temporales o actividades. Aunque ya sólo verlo por dentro resulta imprescindible en toda visita a Talavera que se precie.

Interior de la iglesia de San Salvador (Talavera)

8. Talavera es un buen destino para ver y fotografiar pájaros

¿Talavera de la Reina como destino ornitológico? ¡Por supuesto! El curso del río Tajo a su paso por la localidad atrae a numerosas especies de aves. Basta con cruzar el viejo puente romano (o el de Hierro) y uno se da cuenta cómo cambia el panorama completamente. La naturaleza en este punto permite la observación de diversas especies como garzas, cárabos, garcillas, cormoranes, ánades, martinetes, fochas e incluso ánsares (gansos) que no se dejan ver únicamente en invierno con la migración como sucede en otros puntos ornitológicos de interés en tierras castellanas como, por ejemplo, las Lagunas de Villafáfila.

Ocas en Talavera de la Reina

Bonus: ¡Pero qué bien se come en Talavera!

Una ciudad con historia, monumentos de interés, azulejos que parecen cuadros, museos, el entorno natural del río Tajo, fiestas de origen pagano… Eso es mucho sí, pero, ¿y qué tal se come? Se come estupendamente bien en Talavera de la Reina, que nadie lo dude. Hay casi más mesones que habitantes y se cuida mucho la cocina tradicional para goce de quienes “gusten yantar” desabrochándose el primer botón del pantalón.

Un clásico talaverano es la Taberna Mingote (Plaza de Federico García Lorca, 5, 45600) donde uno puede probar el cordero asado o el cabrito regado con buenos vinos de la zona como Señorío de Malpica, Dominio de Valdepusa o Solaz de Osborne. El restaurante asador La Carroza (Avenida de Portugal 16) es experto en carnes rojas a la brasa. Mientras que el Restaurante El Coto (Avenida Toledo, 24) tiene una de las mejores raciones caseras en territorio talaverano.

Taberna Mingote (Talavera)

Lo dicho al principio….¡El que no come bien en Talavera es porque no quiere!

Razones, como veis, hay muchas para darle una oportunidad a Talavera de la Reina y marcarse una escapada. Está suficientemente cerca de Madrid como para hacerla en el día y no hace falta escarbar demasiado como para encontrar los muchos tesoros que esconde en un escenario que desde fuera es cierto que no invita a desviarse de la autovía. Talavera es para quienes se arriesgan y quieren sorprenderse. Y si tú, lector, has llegado hasta aquí, no tengo duda de que terminarás saliendo al encuentro de la gran desconocida.

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

+ Instagram @elrincondesele

PD: No te pierdas más artículos de Talavera o sobre Rincones de España.

email

4 comentarios en “8 razones para hacerse una escapada a Talavera

  1. Leer todos estos articulos sobre tus viajes tan expectaculares, obvio viajo yo tambien solo que sin equipaje ni boletos. Espero recorrer alguno de ellos.

  2. Talavera de la Reina es un lugar muy bello situado a unas cuantas hora de Madrid España es impresionante la cultura que existe ahi, me encanto tu post ya que explicas detalla a detalle los lugares más visitados y bonitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *