12 cosas que ver y hacer en Sevilla (Guía para primerizos)

Arturo Pérez-Reverte en La piel del tambor describía Sevilla como “una superposición de historias, de vínculos imposibles de explicar unos sin otros” y como un “rosario de tiempo, y sangre, y rezos en lenguas diferentes bajo un cielo azul” donde resulta fácil abstraerse de todo para escuchar incluso hablar a las piedras supervivientes de una historia sin igual. La primera vez que uno ve Sevilla con sus propios ojos no sabe dónde mirar o con qué escena quedarse, si con un mar de tópicos del sur volcados en los ajimeces de la Giralda, con un toque de guitarra retumbando en un callejón estrecho de la judería o con una frontera entre dos mundos en mitad del puente de Triana. Si de Toledo dicen que fue la ciudad de las tres culturas, de Sevilla habría que añadirle una cuarta, la del arte impregnado de alegría, la de la música y el vocerío a deshoras y, en definitiva, la cultura de vivir la vida como si fuera cada día el último.

Giralda de Sevilla

Me entusiasma Sevilla. Me temo que no soy sospechoso de lo contrario. Para compartir una de mis pasiones con otros viajeros he preparado una guía rápida para primerizos con lo mejor que ver y hacer en Sevilla en una escapada de un par de días. Se trata de una suma de lugares y momentos dignos de vivir en la capital andaluza. Volver ya será otra historia porque la vieja Híspalis nunca se termina de conocer nunca… 

Sevilla, una sucesión de acontecimientos en un solo lugar

Tartesos, cartagineses y las influencias fenicias que atravesaron el Mediterráneo abrieron paso a la Antigua Roma en el sur de la Península Ibérica. En la provincia de Bætica, en pleno valle del Guadalquivir, aquella que los romanos llamaron Híspalis fue ganando una importancia que ya jamás perdería. Los visigodos la tomaron y en en el siglo VIII pasó a formar parte de Al-Ándalus durante un largo período islámico en que pasó a ser la cabeza de una cora (división administrativa en la España del Islam) e incluso de un poderoso reino de Taifas. La riqueza cultural y artística de la ciudad aumentó, e incluso durante los primeros siglos se mantuvo una cierta tolerancia con otras religiones (los mozárabes eran cristianos en territorio musulmán), aunque la cosa se fue complicando bastante con la llegada de almorávides y almohades.

Reales Alcázares de Sevilla

Fernando III, el Santo, conquistaría Sevilla y otros reinos musulmanes en la primera mitad del siglo XIII, dejando completamente definida la Reconquista salvo excepciones como la irreductible Granada para la que habría que esperar algo más de doscientos años. Incorporada definitivamente al Reino de Castilla, Sevilla, viviría un período de esplendor en todos los sentidos. El mestizaje cultural y religioso (el propio monarca Fernando III sería enterrado en la catedral de Sevilla, que hasta entonces había sido mezquita mayor, como rey de las tres religiones) dibujó muchas de las formas y silueta que se conservan hoy en día y por lo que la ciudad es con todo merecimiento parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad que elabora la UNESCO. Nada menos que tres de sus monumentos como son la Catedral, los Reales Alcázares y Archivo de Indias están protegidos desde 1987 porque según este organismo “representan un poderoso testimonio de la civilización de los almohades y la de los cristianos de Andalucía, que se desarrolla a partir de la Reconquista hasta el siglo XVI, marcada por influencias moriscas”.

Fotografía de una cúpula de Sevilla

El Archivo de Indias es el icono viviente de lo que sucedería más adelante, a partir del siglo XVI, cuando Sevilla aumentaría de tamaño e influencia para ser uno de los puertos comerciales de mayor relevancia en todo el continente europeo. El Puerto de Indias, como se conocería entonces, se trató el enlace más fuerte entre América y España. Del Guadalquivir salían los navíos con rumbo al Nuevo Mundo, muchos de los cuales regresaban cargados de riquezas (cuando no se hundían o eran interceptados por los temidos piratas ingleses).

Hoy día Sevilla recurre a su pasado sin olvidarse de un presente que hace que para muchos sea una de las ciudades más hermosas de España. Una urbe que agrupa momentos históricos en cada una de sus calles y recodos. Cada vez que me toca describir Sevilla recurro a la ocurrente frase del escritor y periodista Antonio Burgos que explica que “a los sevillanos nos acusan de ombliguismo, pero es que Sevilla tiene un ombligo digno de ver”. En realidad quienes conocemos la ciudad sabemos que razón no le falta.

Calle típica del casco viejo de Sevilla

Mis consejos sobre qué ver y hacer en Sevilla para una primera vez

Si llegas a Sevilla en tren AVE o en avión ya tienes mucho ganado porque puedes olvidarte por completo del coche. Si vienes con tu propio vehículo lo mejor es que se quede aparcado durante el tiempo que allí estés porque no te va a hacer falta para nada. Sevilla hay que patearla de arriba a abajo, cuenta con muchas calles peatonales y no es tan grande como para no ir a pie a sus principales puntos. Para ello lo ideal es alojarse en el centro, a una distancia de la catedral asumible en un corto paseo.

Tren AVE Madrid - Sevilla

Dos días son los mínimos que se recomiendan para descubrir Sevilla, aunque si son tres mucho mejor. Porque no se trata de una carrera sino de algo que se debe hacer despacio, un elixir que debe beberse en pequeños pero intensos sorbos. Así que teniendo esto en cuenta te propongo 12 cosas que ver o hacer en Sevilla durante una escapada. Esos mínimos imprescindibles sin los que no deberíamos marcharnos nunca de esta ciudad.

1. Enamórate de la Catedral de Sevilla

En Sevilla las exageraciones son muchas veces justificadas. De lo contrario no podrían presumir como lo hacen de contar con la catedral gótica más grande del cristianismo y una de las más bellas en toda Europa. Levantada sobre una gran mezquita almohade fue recomponiendo su figura de arcos de herradura y elementos del arte árabe con otros estilos posteriores como el mudéjar, el gótico, el renacimiento o incluso el barroco visible en muchos de sus altares. Su interior es de tal tamaño y cargado de detalles e historias que no está de más hacer esta visita con guía y saber más, por ejemplo, de los lugares de enterramiento de personajes históricos como Cristóbal Colón, Alfonso X el Sabio, Fernando III El Santo o Pedro I El Cruel. El Retablo Mayor diseñado por el flamenco Pedro Dancart y para el que hicieron falta ocho décadas de trabajos continuados es digno de contemplar todo el tiempo que haga falta. Se trata del mayor de todo el mundo cristiano con 28 escenas de la vida de Jesucristo y de la Virgen María que en la época medieval se leían como se hace ahora un cómic en viñetas (El arte religioso era la Biblia de los iletrados). Conviene entrar pronto antes de que se formen grandes colas (sobre todo cuando llega el calor del verano) y luego ya con más tiempo dedicarse a escudriñar la fachada por todos sus lados y seguir puerta a puerta, desde la Puerta del Príncipe hasta la Puerta del Perdón (que da acceso al Patio de los Naranjos).

Catedral de Sevilla

NOTA PRÁCTICA: El precio general a la catedral es de 9€ (reducida a 4€ para pensionistas y menores de 25 años). Entrada gratuita para naturales o residentes en la Diócesis de Sevilla, menores de hasta 14 años acompañados por un adulto, discapacitados con grado superior al 65% así como desempleados (en este caso hay que mostrar la cartilla del paro). Horarios–> Lunes, de 11:00 a 15:30 horas (de 16:30 a 18:00 visita audioguiada gratuita con reserva anticipada en español e inglés). Martes a sábado, de 11:00 a 17:00 horas y domingo, de 14:30 a 18:00.

Existe la posibilidad de hacer una completísima visita guiada (con un guía oficial) por la ciudad de Sevilla teniendo de antemano (e incluidas) las entradas a la Catedral, la Giralda, así como a los Reales Alcázares y ahorrarse las molestas colas.

2. Sube a la Giralda

Del período musulmán quedan restos como la Puerta del Perdón, el espléndido Patio de los Naranjos y, por supuesto, el emblema más reconocible de la ciudad hispalense, la Giralda. Se construyó para ser el minarete principal de la Gran Mezquita almohade basándose en modelos anteriores en Marruecos como la Koutoubia (Marrakech) o la Torre Hassan (Rabat), pero con la reconquista se reconvirtió en el campanario de la nueva catedral gótica de Sevilla. Y le fueron añadidos dos nuevos niveles rematados por una veleta de estándares renacentistas a la que se conoce como “El Giraldillo”. El auténtico faro de Sevilla se observa casi desde cualquier parte de la ciudad (con 92 metros fue durante siglos el edificio más alto de España y uno de los mayores de toda Europa) y conviene fijarse en los muchos detalles que la ornamentan. Sus famosos ajimeces (dos ventanas o arcos iguales separados por un parteluz), los paños de sebka (entrelazados geométricos muy típicos del arte islámico) de sus muros así como los arcos entrecruzados en la cúspide del que era el viejo alminar son motivo por los que no hacer más que buscar ángulos y más ángulos para disfrutar de uno de los elementos sin los cuales no se podría comprender Sevilla (Muy recomendable verla por la noche iluminada).

Giralda de Sevilla

Pero a la Giralda, además de contemplarla con la boca abierta se puede subir hasta arriba. La visita (incluida con la entrada de la catedral) se hace subiendo sus 35 rampas (con una anchura para que el almuédano pudiera ir a caballo para dar la oración). No resulta cansado en absoluto y las vistas de la ciudad histórica merecen mucho la pena. Por cierot, un consejo, cuando llega la noche no hay que perderse la Giralda iluminada. Para mí es cuando más bella se ve.

La Giralda de Sevilla por la noche

3. Tómate tu tiempo para recorrer los Reales Alcázares

No soy objetivo. Para mí los Reales Alcázares de Sevilla tienen mucho que ver con la mejor visita posible que ofrece la ciudad. Una vez dejamos atrás el espacio de la Catedral y la Giralda y accedemos al Patio de Banderas entramos a un universo entremezclado de historias y religiones. Primero como musulmán, puerta hacia la Calle Vida y el barrio de Santa Cruz (es decir, a la Judería) y, por supuesto, parte del Real Alcázar cristiano (Hay varios accesos accesos al monumento que se utilizan como salida. La entrada principal está en la Puerta del león).

Reales Alcázares de Sevilla

Lo que fuera un imponente palacio en la época árabe (como fuera la Alhambra en Granada) se entremezcló en estilos con la llegada del cristianismo a la ciudad. Está considerado como uno de los edificios mudéjares no religiosos más extraordinarios de la península y para visitarlo hacen falta un mínimo de dos horas. Todo lo que sea menos es ir cargado de prisas y pasar por alto la cantidad de dependencias, patios y detalles de mejor arte mudéjar en tierras andaluzas.

El Real Alcázar es uno de los escenarios que aparecen en la quinta temporada de la serie Juego de Tronos así como en películas como El Reino de los cielos, 1492: la conquista del paraíso y mucho antes Lawrence de Arabia. Y, la verdad, no es de extrañar. Basta con observar la preciosa cúpula de la Sala de los Embajadores para entrar en una hipnosis prolongada que se extiende al Patio de las Doncellas, a los jardines o a los Baños de María Padilla donde el agua se convierte un elemento artístico más. El que fuera el palacio del Rey Don Pedro requiere de tiempo y de que midas bien tus pasos antes de regresar al mundo real.

Cúpula de la Sala de los Embajadores (Real Alcázar de Sevilla)

NOTA PRÁCTICA: El precio de la entrada general es de 8,75 €, aunque para jubilados y estudiantes de 17 a 25 años (ambos inclusive) que lo acrediten son 2 €. Discapacitados, menores de 16 años y nacidos o residentes en Sevilla capital tienen su la entrada gratuita. Los lunes de abril a septiembre todo el que quiera puede entrar de forma gratuita entre las 18:00 y las 19:00 horas, mientras que los lunes de octubre a marzo esta posibilidad se ciñe de 16:00 a 17:00 (opción recomendada sólo a quienes repitan visita porque una hora se queda escasísima para ver bien el monumento)

Baños de María Padilla (Real Alcázar de Sevilla)

Y ESTA NAVIDAD: Hasta el 24 de diciembre todo el que quiera puede decorar con elementos navideños o mensajes los naranjos del Jardín del Cenador de la Alcoba para convertirlos en originales árboles de Navidad.

4. Piérdete en la vieja judería

¿Sabías que Sevilla tenía una de las juderías más grandes en la Península Ibérica? En los tiempos de “Sefarad” el barrio judío sevillano desempeñaba un papel muy importante en la ciudad andaluza. Los mejores escenarios de la Sevilla judaica se encuentran en los barrios de Santa Cruz, San Bartolomé y San Nicolás. Una vez dejas atrás el Patio de las banderas para acceder a la Calle Vida comienza un viaje a una época y una forma de vida recogida en elementos arquitectónicos y muchos nombres (Jamerdana, Puerta de la carne, etc.). Existen rutas a medida por la judería (yo tuve la ocasión de concertar un circuito guiado muy específico a través de la agencia Creatour) quienes ayudaran a que muchos lugares no pasen desapercibidos (también hay posibilidad de incluir la judería en una ruta guiada por Sevilla, pero de carácter más general).

Judería de Sevilla

La actual iglesia de Santa María la Blanca, una de mis preferidas de toda Sevilla, fue antes sinagoga (y mezquita) y lo notarás en cuanto accedas a su interior. En el propio convento de monjas dominicas Madre de Dios existió el templo judío más grande de la península, sólo por detrás de la iglesia toledana del Tránsito. Y es que sólo en la Edad Media Sevilla tuvo más de veinte sinagogas.

Santa María La Blanca (Sevilla)

El Palacio de Mañara, de estilo renacentista, cuenta con una excelente colección de forjas hebreas, pero es sólo un detalle más de los muchos que guarda la vieja judería donde todavía se conserva buena parte del trazado de la época. Las matanzas de judíos finales del siglo XIV y su expulsión de España en 1492 fueron definitivas para borrar muchas de sus huellas en la ciudad, pero no las suficientes para que todavía podamos conocer la historia de Susona y la relación de ésta con la Calle Muerte (si quieres saber de qué trata así como otras curiosidades no te piedras Algunas cosas que aprendí en mi último viaje a Sevilla)

5. Entra a ver alguna exposición en el Archivo de Indias

El Archivo General de Indias fue creado a finales del siglo XVIII por orden del Rey Carlos III para agrupar la documentación referente a la relación de España con las colonias en América, así como de Filipinas y de las exploraciones llevadas a cabo en las islas del Pacífico. Miles de legajos que cuentan la historia del Descubrimiento así como de la posterior colonización y desarrollo del Nuevo Mundo están perfectamente catalogados para su consulta (muchos de ellos se pueden ver virtualmente gracias a una minucioso trabajo de digitalización). Sevilla tiene un pedacito de la Historia de América y el fortísimo enlace mantenido con España cuando formaron parte de un mismo imperio, lo que da para organizar múltiples exposiciones a lo largo del año con el que acercar a los ciudadanos y turistas a ser testigos de múltiples aconteceres.

Interior del Archivo General de Indias (Sevilla)

Hasta el 19 de mayo de 2016 hay una espléndida exposición titulada “El último viaje de la Fragata Mercedes: Un tesoro cultural recuperado” donde se narra la historia de este barco hundido tras un ataque británico y recuperado por la polémica empresa norteamericana Oddyssey sobre la que el Estado litigó hasta recuperar para sí este Patrimonio Subacuático. Más información sobre esta y otras exposiciones venideras en la web oficial del Archivo de Indias ligada al Ministerio de Educación y Cultura de España.

NOTA PRÁCTICA: El horario de visitas de las exposiciones que tengan lugar en el Archivo General de Indias es de lunes a sábado de 9:30 a 17:00 horas y los domingos y festivos de 10:00 a 14:00 horas. La entrada es gratuita.

6. Vigila Sevilla a través de una cámara oscura en la Torre de los perdigones

La Torre de los perdigones (C/ Resolana 41 en el Barrio de Las Avenidas) se convirtió en 2007 una de las pocas “cámaras oscuras” que hay en España y con la que Sevilla se puede observar al detalle. Muchos dicen que la imagen proyectada con la que contemplar la ciudad es un “Gran Hermano” fotográfico en que vislumbrar lo que sucede en los lugares más emblemáticos de la ciudad. Sin ser tan exagerados sí que se puede decir que este original sistema óptico sirve para comprender la fisonomía sevillana (se explica allí mismo al detalle) y hacerse a la idea de dónde están las cosas en la ciudad (hay incluso quien recomienda ir en primera instancia antes de hacer otras visitas). Unas vistas completamente diferentes, no cabe duda.

El precio de entrada es de 4€ y abre todos los días de la semana en dos turnos de 10:00 a 14:30 y de de 17:00 a 20:30 (Atención, que las últimas sesiones de la cámara oscura se hacen a las las 14 y 20).

7. Disfruta de la silueta de la Torre del Oro a pie o haciendo una ruta en barco por el río Guadalquivir

Al Guadalquivir se le puede considerar un mundo en sí mismo. En realidad es Andalucía representada en un viaje hacia el océano, un viaje a las Américas. Pasear a pie junto al río, desde una orilla u otra y fijarse en la Torre del oro es abrazar un icono cargado de leyendas que lleva ahí desde el siglo XIII. Los almohades la utilizaron como torre defensiva en el margen izquierdo del Guadalquivir y, al parecer, sostenía una cadena con el que cerrar el paso a barcos piratas e invasores. Hoy, además, ejerce de Museo Naval y permite a los visitantes subir hasta arriba (NOTA PRÁCTICA: Abre de lunes a viernes de 9:30 a 19:00 horas, mientras que los sábados y domingos abre sus puertas a las 10:30. El precio de la entrada es de 3€, pero los lunes es gratis). Justo detrás suya está la Real Maestranza, una de las plazas de toros más famosas y antiguas en toda España, y la primera en construirse con forma ovalada.

Torre del oro (Sevilla)

Otra manera de disfrutar el Guadalquivir es, por supuesto, haciendo una excursión en barco. Son muchas las posibilidades para llevar a cabo un crucero en el Guadalquivir (con cena, espectáculo, sólo un recorrido panorámico, etc.) y basta bajar al entorno de la Torre del Oro para contemplar diversas opciones y precios. Eso sí, no es barato, para hacer un recorrido de una hora se está pidiendo en la actualidad nada menos que 16 euros.

8. Viaja a la Expo de 1929 en la Plaza de España

Con motivo de la Exposición Iberoamericana que tuvo lugar en Sevilla en 1929 se proyectó una obra sin parangón en tierras andaluzas. La Plaza de España destaca por su enorme pabellón semicircular que recorre el país provincia a provincia a través de motivos en azulejo y una buena sucesión de bustos de personajes históricos españoles. Utilizado como escenario en películas como Lawrence de Arabia, Star Wars II: El ataque de los clones o El Dictador de Sacha Baron Cohen es hoy día uno de los espacios preferidos tanto de los locales como de los visitantes venidos de fuera. Junto al Parque de Maria Luisa, apartado del centro histórico de Sevilla, es ideal para una tarde relajada.

Plaza de España (Sevilla)

9. Respira fuerte en el Parque de Maria Luisa

Lo que el Retiro es a Madrid el Parque de Maria Luisa es a Sevilla, un pulmón verde donde los árboles y las plantas sustituyen a los edificios. La gente acude a este parque a pasear o a practicar deporte y, sobre todo, a evadirse de los rigores de una ciudad que no descansa. Los terrenos cedidos a los sevillanos por la infanta Maria Luisa Fernanda de Borbón y que hasta entonces habían formado parte del Palacio de San Telmo fueron utilizados para la Exposición Iberoamericana de 1929, siendo la Plaza de España en el norte del parque su construcción más destacada. El resto son avenidas que atraviesan un enorme jardín regado por numerosas fuentes y donde se posan un buen número de bandadas de palomas (no tiene las de la Plaza San Marco de Venecia pero casi).

10. Haz una ruta de bares típicos, cómete una fritura con las manos y bebe buen vino de naranja

Es verdad que hemos hecho ya demasiado turismo y todavía no hemos hablado de comer. Tengo que decir que Sevilla tiene más sitios para comer de los que podamos asimilar. Siempre recomiendo hacer una ronda de bares y tapeos saliéndote, sobre todo, de los establecimientos que parecen estar hechos a la medida del turista extranjero (la mayoría están en el centro histórico). Experiencias hay muchas en cada viaje pero te recomiendo dos sitios auténticos y bien diferentes:

+ En Calle Mateos Gago, a pocos pasos de la Giralda, el número de bares de toda la vida se multiplica. Los de siempre suelen estar hasta los topes porque tienen una clientela fija. Es el caso de lo que sucede en el número 20 con La Goleta, una tasca, gobernada por las idas y venidas de Álvaro Peregil, hijo del famoso cantaor Pepe Peregil, que te trata como si fuera de su familia nada más verte. La Goleta, con un espacio minúsculo, es célebre por su vino de naranja servido muy frío en una jarra de vidrio. Bien solo o acompañado de alguna tapita, el elixir que sirve Álvaro provoca que mires Sevilla con ojos más alegres y te involucres en la ciudad como un sevillano más.

La Goleta de Álvaro Peregil (Sevilla)

+ Si te gustan las buenas frituras de pescado y no quieres rascarte demasiado el bolsillo anota esta dirección: Calle Santa María la Blanca nº 32 esquina Puerta de la Carne nº2 (justo debajo del Hotel Puerta de Sevilla). La Freiduría Puerta de la Carne lleva recibiendo clientes desde la Exposición Iberoamericana, allá por 1929. La razón de su fama y su supervivencia en estos tiempos tan cambiantes tiene que ver con que allí se sirve uno de los mejores pescaítos fritos de Andalucía. En realidad para ser exactos habría que decir que “te sirves” porque eres tú quien tiene que ir al mostrador y escoger entre la variedad de su género. Una vez lo has elegido te lo ponen en un cucurucho de papel que te lo puedes tomar en las mesitas que tienen en la terraza o donde más te apetezca. Por supuesto, se come con las manos. ¡Como debe ser!

Fritura de pescado

11. Busca las esencias del Barrio de Triana

De la parte vieja cruzando el puente de Triana se llega a otro de los mundos que también están en Sevilla. Tantos trianeros de raza ha dado la Historia que lo difícil es contarlos a todos. El primero en gritar ¡Tierra! durante el Descubrimiento de América no fue Cristóbal Colón sino un marinero que era vecino de este barrio, Rodrigo de Triana, cuya estatua hoy día recuerda aquel instante legendario. Otro Rodrigo, en este caso apellidado Bastidas, fue el descubridor de Colombia y Panamá, así como fundador de la ciudad colombiana de Santa Marta. Si hablamos de toros, pues aparece Juan Belmonte. Si lo hacemos de música se abre una larga fila con personajes como Paquita Rico, Marifé de Triana, María Jiménez y hasta la Pantoja. De Triana son también Los Morancos, Paz Vega, la Presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz, el bailaor Antonio Canales y la hace poco desaparecida Marujita Díaz.

Fachadas del barrio de Triana (Sevilla)

Camina por el Puente de Isabel II, el conocido como Puente de Triana. Antes de salir ya tienes una capilla dedicada a Santa Ana con un claro estilo “Plaza de España sevillana”. Tiene lógica, ya que “la capillita” fue diseñada por su mismo arquitecto, Aníbal González. Después caben dos opciones, o tomar la Calle Betis (muy colorida y fotogénica) hasta San Telmo y tomarte algo con vistas al Guadalquivir o, mucho mejor, adentrarte más en el barrio comenzando por su Mercado de abastos, construido sobre un viejo castillo que durante siglos se utilizó como cárcel inquisitorial (Castillo de San Jorge). Después ya puedes seguir por el callejón de la Inquisición o ir directamente a la arteria principal de este barrio, la calle San Jacinto, que es más bien una avenida repleta de gente y sitios donde tomarse algo (el más famoso es La Blanca Paloma, pero siempre se encuentra hasta los topes, sobre todo durante los fines de semana).

Si puedes, a medida retornes hacia el río, échale un ojo a los talleres de los alfareros, a la iglesia de Santa Ana (mandada levantar por Alfonso X El Sabio) y ya sí, entra a la calle Betis para ver Sevilla desde uno de sus barrios más castizos. Aunque quizás te des cuenta durante tu paseo, los trianeros son tan suyos que hay una frase popular que lo explica perfectamente: “Mira si soy trianero, que estando en la Calle Sierpes me siento extranjero” (La Calle Sierpes es la calle comercial sevillana por antonomasia, lo que Preciados a Madrid, Portal del Ángel a Barcelona o Larios a Málaga).

Calle Betis (Triana, Sevilla)

12. Déjate llevar por la música y las tradiciones de Sevilla

Sevilla, además de una sucesión ingente de lugares históricos extraordinarios, es una ciudad marcada por el arte de su gente. Son cosas que sólo se comprenden cuando te pierdes en un solo de guitarra española en la judería, en un tablao flamenco o viendo un partido del Sevilla o el Betis en la televisión de un bar de una ciudad dividida entre el blanco y el verdiblanco. Por eso, además de hacer “turismo” como uno más, envuélvete en la ciudad como un sevillano más y revive cada segundo la Banda Sonora Original de una película color blanco y amarillo albero. Siente lo que es una madrugá en Semana Santa o lo bonita que se pone Sevilla durante la Navidad. Respira el olor de los naranjos y limoneros cuando se acerca la primavera, escucha flamenco del bueno todo el año y… déjate llevar.

Guitarrista de Sevilla

¿Sevilla en Navidad? ¡Por supuesto!

Nos adentramos en la Navidad y la gente me pregunta si es de verdad Sevilla un buen destino para escaparse durante estas fiestas. Y la respuesta es un SÍ rotundo y en mayúsculas. Este año desde el 4 de diciembre hasta Reyes el proyecto #AlumbraSevilla cuenta con iluminación en calles y barrios, mercadillos navideños, espectáculos teatrales en plena calle (o en el autobús) y nada menos que tres pistas de patinaje sobre hielo en Alameda de Hércules, Plaza de San Francisco así como en el Prado de San Sebastián.

Alumbrado navideño en Sevilla

Igualmente existen tres escenarios diferentes donde vivir un espectáculo de luces y sonido (un mapping sobre edificios alucinante) que acerca a la ciudad al futuro. Por ejemplo en “Las Setas” el tema es el circo (aunque sin animales, como debe ser) en el que las acrobacias y juegos son también multimedia. En la fachada del Palacio de San Telmo se pueden ver ilusiones ópticas con tema operístico como parte de un grandioso mapping 3D. En cambio, en la Alameda de Hércules (pista de hielo incluida) se ha puesto una pantalla circular sobre la que se van a estar proyectando escenas de ópera. Y para el día 26 de diciembre se está preparando una gran fiesta (Mr Saturday) con DJs pinchando desde las 13 horas.

Mercadillos navideños en Sevilla

Mercadillo navideño en Sevilla

Además en Sevilla este año no es que haya un solo mercado navideño. Entre guirnaldas y luces los puestos de artesanía, compras y belenes típicos de esta época se encuentran en:

+ Plaza Nueva, al lado de la catedral y la Giralda, vuelve a traer su “Mercado Navideño de Artesanía de Sevilla”, que en 2015 celebra su decimosexta edición. Con nada menos que 80 stands de madera que recuerdan a los de los mercadillos alemanes se venden productos locales típicos, cerámicas, cueros, ropa e incluso juguetes de madera. Un mercado destinado por completo a la artesanía.

+ El mercado “Magia Navideña 2015” vale por tres, dado que se ha instalado en tres localizaciones diferentes del centro sevillano como son la Alameda de Hércules, la Calle Imagen y la Calle Laraña. Con trenes navideños para que las familias con niños puedan recorrer distintos puntos del mercado.

+ En la Calle Fray Ceferino con la Avenida Constitución, al lado del Archivo de Indias, más de una treintena de belenistas ponen sus stands en uno de los mercadillos que más merecen la pena. Y es que la Feria del Belén está hecho para la gente que busca de figuras para decorar el suyo u ornamentos para el árbol de Navidad.

+ En Nervión, al lado de El Corte Inglés y muy cerca del Estadio Sánchez Pizjuán donde juega el Sevilla FC, también hay un bonito mercadillo con cabañas de madera. Al no ser céntrico no es tan típico pero es uno de los mercadillos más pintorescos de la ciudad.

Mercado navideño de Nervión en Sevilla

Teatro y danza en la calle

Las actuaciones a pie de calle, ya sea mediante teatro, danza o la presencia de artistas de todos los ámbitos, están destinadas a animar las navidades sevillanas este año. La compañía “Teatro a pelo” tiene previsto realizar funciones en los lugares (y momentos) más insospechados como puede ser la parada del autobús, en un tranvía o en la estación y hacer más llevaderos los trayectos a los ciudadanos. Pero el teatro y lo pasacalles no sólo estarán en el centro de la ciudad sino que se involucrarán además en otros barrios llevando múltiples propuestas navideñas enfrente de casa.

Foto de Navidad en Sevilla

Agenda completa e información más precisa sobre la programación navideña 2015 en Sevilla en www.visitasevilla.es/es/evento/navidad-en-sevilla-alumbra.

Sevilla…

Espero pueda resultarte de utilidad toda la información recopilada en esta guía en la que cuento a grandes rasgos qué ver y hacer en un primer viaje a Sevilla. Se han quedado, por supuesto, muchas cosas en el tintero, pero lo mejor es que las descubras tú dejándote llevar también por los muchos momentos que pueden surgir en una escapada de este tipo.

Sele en Sevilla

Lo que sí estoy seguro que Sevilla no te será indiferente. Y que querrás regresar…

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

+ Instagram @elrincondesele

PD: Recuerda que puedes seguir conociendo particularidades de la ciudad en el artículo Cosas que aprendí en mi último viaje a Sevilla y continuar viajando por el país a través de la categoría RINCONES DE ESPAÑA.

email

9 comentarios en “12 cosas que ver y hacer en Sevilla (Guía para primerizos)

  1. Enhorabuena por el artículo. Soy sevillano viviendo fuera y al leerlo he vuelto a vivir grandes momentos. También he descubierto algún sitio que me queda por conocer. He conocido el blog y creo que seguiremos viéndonos por aquí

  2. ¡Gran selección! Me gustan mucho los mercadillos navideños de Sevilla 🙂 Mi recomendación personal para el resto de padres cuando viajéis al sur por Navidades es alquilar un apartamento y disfrutar del confort de un hogar a la vez que haces turismo, es 100% cómodo. Un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *