Barcelona en helicóptero: La ciudad condal desde el aire

De las más de diez veces que he podido recorrer Barcelona a lo largo de mi vida ninguna estuvo como la última. Fue desde el aire, desde la pequeñez de un helicóptero, la ocasión en que pude ser testigo de una gran ciudad convertida en una maqueta que quedaba a la vista a saber a cuántos metros de altitud. Volar sobre Barcelona en helicóptero fue una experiencia inolvidable, concentrada en apenas 10 minutos en los que dejamos a nuestros pies los principales lugares de la ciudad condal. Esta disección aérea en la que participé con mis amigos blogueros de la #Catalunyaexperience me sirvió para conocer un poco mejor esa urbe que se extiende como una alfombra de edificios, callejuelas, ramblas y jardines desde las montañas hasta las playas del Mediterráneo.

Imagen de Barcelona desde el aire (helicóptero por Barcelona)

Aquel vuelo me permitió tener a Barcelona en la palma de mi mano. Las Ramblas, la Sagrada Familia, la Montaña Mágica, Barceloneta, el Puerto, el Ensanche, incluso el Camp Nou que desde arriba se veía del tamaño de una caja de cerillas. Un vuelo diferente, intenso y muy pero que muy divertido.

SOBREVOLANDO LA CIUDAD DE BARCELONA EN HELICÓPTERO

Veníamos de comer en el Museo de Arte de Cataluña cuando, con aún el delicioso almuerzo digiriéndose en el estómago, nos fuimos hasta la terminal o helipuerto que la empresa CatHelicopters tiene muy cerca del Puerto de Barcelona, donde salen los barcos tipo crucero prácticamente a diario. Allí, mientras escuchábamos el estruendo de las hélices de los aparatos que iban y venían, nos hicimos con nuestro pase BCN Skytour (hay otros tipos de tours con diferentes tiempos y recorridos), que tenía en ese momento (otoño 2012) un precio de 95€ para salir lo antes posible a darnos “una vueltecita” por la ciudad de una forma que nunca habíamos hecho ninguno.

Pase BCN Skytour de CatHelicopters, la empresa con la que volamos en helicóptero por Barcelona

No era mi primera vez en helicóptero, ya que meses antes había tenido la ocasión de subirme a un bicho de estos en las Cataratas de Iguazú y sentir esa livianeza absoluta. Pero volar por encima de una ciudad como Barcelona podía ser también algo digno de disfrutar. De hecho mi anterior experiencia no afectaba para nada a que tuviera un come-come por dentro. Los nervios y la tensión son muy normales en este tipo de cosas… Al menos eso pienso yo. O quizás es que me da por pensarme las cosas demasiado.

En el helicóptero que me llevaría a volar sobre Barcelona

Tuvimos que dividirnos en dos grupos y a mí me tocó en el segundo helicóptero. Apenas eran 10 minutos de espera pero reconozco que se me hicieron larguísimos. Diez minutos, contados segundo a segundo, puede parecer una eternidad si uno se lo propone. Pero como todo llega en esta vida, apareció por fín el aparato que nos subiría bien alto y nos mostraría Barcelona como nunca. Nos dieron tapones para los oídos por eso de que el ruido resulta molesto pero entre unas cosas y otras no me los llegué a poner. Eso sí, me abroché bien el cinturón, comprobé que en la cámara todo estaba correcto y me encomendé a la Virgen, al Espíritu Santo y a todos y cada uno de los dioses de la mitología hindú, egipcia y todo lo que se me hubiese puesto por delante. Sin que apenas me diera cuenta ya estábamos en el aire.

El helicóptero empieza a volar (Barcelona)

Iniciamos el vuelo por la zona del Puerto Olímpico con algunos símbolos muy reconocibles de la ciudad, como las Torres Olímpicas (Edicio Mafre y Hotel Arts), que durante unos años fueron los rascacielos más altos de España sólo superados por la madrileña Torre Picasso, y bajo las mismas la escultura del pez dorado diseñado por Frank Gehry (el mismo que hizo el Guggenheim en Bilbao).

El Puerto Olímpico de Barcelona visto desde un helicóptero

Después, a la altura de Barceloneta, fuimos adentrándonos por el mar de edificios que se extienden por la ciudad condal. La panorámica era excelente desde las viviendas de uno de los barrios más auténticos de Barcelona. ¡Teníamos la ciudad en un puño!

Vista aérea de Barcelona (desde un helicóptero)

Entoces el helicóptero se colocó sobre el corazón de la ciudad, Plaza Catalunya, desde la cual se derramaba una tupida arboleda que no podía ser otra sino que las Ramblas. Desde ahí veíamos perfectamente la Catedral escondida en el Barrio Gótico, la Universidad e incluso el edificio gris de El Corte Inglés.

Vista aérea (desde un helicóptero) de Plaza Catalunya (Barcelona)

Si abrimos más el objetivo y nos ceñimos a la vista… nuestros ojos llegan hasta que las Ramblas van a morir a la Estatua de Colón y hasta el mismísimo Maremagnum. Del corazón al mar en apenas lo que se tarda en pestañear. ¡Barcelona se abría hacia nosotros desde la ventanilla del helicóptero! Tremendas panorámicas las que nos estaba regalando…

Vista aérea (helicóptero) de Barcelona

Un mínimo movimiento y lo que quedaba a la vista era una imagen perfecta del Museo de Arte de Cataluña con Montjuic a sus espaldas y los símbolos de los Juegos Olímpicos de 1992. El Estadio Olímpico Lluís Companys, desde el que se encendió el pebetero con una flecha, el Palau Sant Jordi, la torre de telecomunicaciones… Es decir,  la Montaña mágica en todo su esplendor. Con el fondo azul del Mediterráneo contrastando con el verdor que dan árboles, parques y jardines.

Vista aérea de Montjuic desde un helicóptero (Barcelona)

El recorrido en helicóptero por Barcelona se adentró mucho más en la ciudad hasta llevarnos al Camp Nou, Estadio de fúbtol en el que juega el FC Barcelona desde el año 1957. Para un aficionado entusiasta del Real Madrid como yo ver el campo rival no me provocó nada malo sino puro deporte, un recuerdo de victorias y derrotas. Al fin y al cabo sin el contrario ningún equipo sería lo que es hoy en día. Madrid y Barça en el caso de no existir habría que inventarlos… y enfrentarlos.

Vista del Camp Nou desde el aire (En helicóptero por Barcelona)

Y lo que a pie o en coche hubiese sido un trayecto tardío no nos llevó más que diez segundos… Nos pusimos del Camp Nou a los pies de Montjuic en un abrir y cerrar de ojos. El sueño olímpico se mecía en el alto más célebre de la ciudad de Barcelona..

Montjuic desde el aire (Helicóptero en Barcelona)

El retorno lo hicimos internándonos de nuevo en el litoral. Habían pasado fulminantemente los diez minutos de nuestro paseo en helicóptero por Barcelona y, sin siquiera habernos despegado del aparato, nos hicimos una foto de equipo para recordar el momento. ¡No todos los días se sube uno a un helicóptero!

Foto de grupo en el Helicóptero con el que volamos por Barcelona

Sin duda aquella había sido una experiencia diferente pero enriquecedora para nosotros. Y aquel viaje por tierras catalanas no había hecho más que comenzar, aunque fuera por los aires.

EL VÍDEO DE LA EXPERIENCIA DE VOLAR SOBRE BARCELONA EN HELICÓPTERO

¿Os gustaron las fotos? Pues no os perdáis una breve pero emocionante grabación en vídeo que resume lo que vivimos desde las alturas y os acabo de relatar.

Si no ves correctamente el vídeo del helicóptero por Barcelona pincha sobre el enlace

Una manera de ver la ciudad completamente diferente a otras. Y es que desde el aire la magnificencia de Barcelona la puedes llegar a tocar con la yema de los dedos. Es la excusa perfecta para darte cuenta que aún te quedan muchas cosas que ver y hacer en la ciudad, que no bastan ni diez veces para ir saboreando muchos de sus rincones.

Tras dejar el equipaje y echarse una siestecita queda ponerte por montera la ciudad e ir investigando sobre cosas nuevas. En mi última vez en la capital catalana a lo tonto descubrí el Museo de Ideas e Inventos de Barcelona (Miba), un autobús gourmet que me mostró la buena cocina circulando por la noche barcelonesa y una ruta gastronómica a pie por la zona centro que se puede contratar en la Oficina de Turismo que hay en el subsuelo de Plaza Cataluña. Para decir luego que uno lo ha visto y lo ha hecho todo…

Sin contar, por supuesto, la alucinante experiencia de volar sobre Barcelona en helicóptero que recomiendo encarecidamente. A no ser que no os vayan mucho las alturas es una de las mejores ideas para conocer la ciudad y salir después a echarle el guante.

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

* ¿Sabes que tienes disponible un vídeo resumen del viaje a Cataluña de la que forma parte esta historia?

* Otra aventura en helicóptero fue en las cataratas de Iguazú. ¡Súbete conmigo!

email

10 comentarios en “Barcelona en helicóptero: La ciudad condal desde el aire

    1. Y COMO DEBE DE SER VOLAR SOBRE CIUDAD DE MEXICO,LONDRES,PARIS,SHANGAI,TOKIO,PEKIN,MOSCU,SAO PAULO,EL CAIRO,NUEVA YORK,BOMBAY,RIO DE JANEIRO,ESTAMBUL,LAGOS,ETC…

  1. Hola Sele, decirte que yo que vivo en Barcelona, aún no he realizado este viaje tan fantástico en helicóptero… tiene que ser super emocionante. Un saludo

  2. Hola Sele. Muy buena la entrada. Lo que más me ha llamado la atención es que nunca había pensado en hacer el tour en helicóptero de BCN. Sabía que existia pero siempre había pensado que era caro o difícil de contratar. Me lo planteo para la próxima vez que vaya.

  3. Seguro que fue una experiencia espectacular. Las fotos son impresionantes y Barcelona como siempre preciosa. La verdad es que el paseo en elicoptero es una buena opción tanto para los que vivimos allí como para los que vienen de vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *