Sur de Groenlandia: Viaje a las maravillas de un planeta polar

Para los inuits o esquimales las montañas nacieron tras la furibunda pelea de dos gigantes. En cada acometida, en cada uno de los golpes, se crearon montes, valles y, en definitiva, la escarpada geografía de un territorio helado. Quizás pueda ser el comienzo más legendario y carismático de esta tierra a la que los vikingos hace más de mil años llamaron Groenlandia por el color verde de sus costas en verano. Hoy para nuestro planeta, para todos nosotros, Groenlandia se trata de uno de los pocos salvoconductos que nos quedan para contemplar la inmensidad de una naturaleza indomable y arrolladora. Una enorme isla en Norteamérica (aunque perteneciente al Reino de Dinamarca) con buena parte de la misma sin explorar, y capaz de seducir a quienes su pasión se mide en grandes aventuras.

Ante un iceberg en el sur de Groenlandia

Tras vivir un viaje extraordinario saliendo a buscar las maravillas del sur de Groenlandia, precisamente donde desembarcaron los vikingos hace ya más de mil años bajo la batuta del gran Erik El Rojo, he encontrado el mejor remedio para esa enfermedad llamada ansia de viajar. Divisando glaciares o persiguiendo icebergs, tanto a pie como en zodiak o kayak (e incluso en helicóptero), he revivido aquellos sueños de infancia que me convertían en el explorador espontáneo de un mundo aún por descubrir.  Leer artículo completo ➜

12 especies animales que ver y fotografiar en un viaje a Alaska

No hay mayor dicha en Alaska que ser testigo de la vida silvestre en un territorio tan gigantesco. La observación de fauna en este paraíso natural de Norteamérica se convierte en uno de los atractivos, sino obsesiones, de quienes visitamos un destino al que la palabra salvaje se le queda incluso pequeña. Porque viajar a Alaska no sólo consiste en disfrutar de paisajes superlativos por tierra, mar y aire sino de comprender que todos aquellos bosques, montañas, islas y bahías enfriadas por glaciares e icebergs son el hogar de un elevado número de animales que los habitan en completa libertad.

Cría de oso pardo en Alaska (Lake Clark)

Os proponemos pasear durante un instante a tierras indómitas en el extremo noroeste de los Estados Unidos, que toméis la cámara, así como papel y lápiz y pasemos juntos lista a esas especies animales que tuvimos la suerte de ver y fotografiar haciendo un viaje por Alaska (así como a otras que se nos resistieron).  Leer artículo completo ➜

Próxima estación… ¡Groenlandia!

El tiempo justo para deshacer el equipaje del viaje a Alaska, lavar la ropa, quitarme de encima el maldito jet lag. ¡Y vuelta a empezar! Viene otra aventura que comienza hoy mismo. Y nuevamente es en latitud norte. Tanto que cerca de un 80% del territorio es todo hielo. Partiré rumbo al sur de Groenlandia para vivir un montón de experiencias árticas en la segunda mayor isla del planeta, sólo después de Australia, hogar de los inuit y, sobre todo,reino de sus majestades los glaciares, sus altezas los icebergs y su cohorte de fauna marina como focas y ballenas.

Iceberg flotando en el océano

Groenlandia es uno de esos destinos que tenía entre ceja y ceja hacía ya muchos años. Una espinita de hielo que pienso quitarme para cuando estés leyendo este post.  Leer artículo completo ➜

8 lugares imprescindibles que ver en un viaje a Costa Rica

Costa Rica es un país se define en su propio lema: Pura vida. Una nación de encajonada en Centroamérica que carece de ejército, que permanece abierto a los visitantes como pocos, con la mitad de su territorio cubierto de bosques y selvas, y un 25 % del mismo protegido bajo la figura de reserva o parque natural. Resulta lógico, por tanto, que se le considere como uno de los destinos mejor valorados por los viajeros de todo el mundo. El apodo de paraíso verde podría estamparse en la bandera costarricense, un país de un superficie semejante a la de Extremadura o Aragón, pero con uno de lo índices más ricos en biodiversidad de todo el planeta. Un destino de aventura, pero también de relax, que te permite caminar sobre los árboles de un bosque nublado escuchando el grito de los monos aulladores y terminar la jornada bebiendo unos mojitos en aguas termales bajo las faldas de un volcán activo que no deja de rugir. Así es Costa Rica y en eso consiste precisamente la pura vida.

Playa en el Parque Nacional de Corcovado (Uno de los imprescidibles que ver en Costa Rica)

En Costa Rica puedes despertar en una playa del Caribe y ver cómo se oculta el sol por la tarde en el Pacífico. ¡Todo en un solo día! Pero para quienes nos gusta viajar con tiempo suficiente y absorber cada instante, os voy a contar cuáles son mis rincones favoritos que ver en Costa Rica y que no deberíais perderos por nada del mundo.  Leer artículo completo ➜

Carta desde Alaska, la última frontera

Sobre la mesa de la autocaravana con la que estamos recorriendo Alaska me dirijo a ti que, aunque seguramente no nos conozcamos personalmente, has venido a parar aquí, probablemente por casualidad. Escribo esta carta desde McCarthy o, mejor dicho, el bosque que rodea McCarthy en el Parque Nacional Wrangell-St Elias, el más grande de los Estados Unidos (ahí es nada). Aquí esos pioneros buscavidas que trabajaron las minas del cobre y batearon los ríos en busca de oro dejaron una ciudad del lejano oeste abandonada empequeñecida por los años y el frío viento que escupe el glaciar Root, una mole de hielo a la que no se le llega a ver el final. Tras una primera semana de viaje, y con otros tantos días por venir, me gustaría dedicarte unas palabras en caliente, como más me gusta, para expresar esas primeras sensaciones que me está dejando Alaska.

Oso en una playa de Lake Clark National Park de Alaska

Recorrer la conocida como última frontera de Norteamérica es una acumulación de sueños y deseos donde las imágenes de icebergs, ballenas, bosques impenetrables, osos y alces se entremezclan en una sucesión de experiencias que se terminan convirtiendo en la única verdad. Leer artículo completo ➜

Rumbo a Alaska en autocaravana (y sin planes)

Llevo toda mi vida soñando con Alaska. Siempre he visualizado la idea de contemplar un mar de árboles y montañas, así como glaciares quebrándose a pocos metros. O la idea de ir conduciendo por una larga y solitaria carretera y tener que detener el vehículo para dejar cruzar a un alce. En mi cabeza aparece también la imagen de un oso con mitad del cuerpo sumergido un río enrabietado para pescar todos los salmones que pueda después de meses hibernando. Y esa frase de Into the wild (Hacia rutas salvajes) que trato de repetir todos y cada uno de los días de mi vida que asegura que“La libertad y la simple belleza son demasiado buenas para dejarlas pasar.” Pues Alaska es una de esas cosas demasiado buenas. Y ya mismo comienza esta aventura hacia ese sueño.

La que será nuestra autocaravana en Alaska

Vamos rumbo a Alaska en autocaravana. Y sin planes ni hojas escritas en una agenda. Porque la improvisación en un mapa de carretera, de esos tan grandes que después resulta imposible volverlos a plegar, puede ser algo maravilloso.  Leer artículo completo ➜

Quiriguá y las estelas más grandes del mundo maya

Estela maya en Quiriguá (Guatemala)

Reconozco que jamás había oído hablar de Quiriguá hasta poco antes de emprender un viaje a Guatemala. Aprovechando que veníamos de la zona del lago Izabal y río Dulce nos dirigimos hacia el cartel de Patrimonio de la Humanidad UNESCO situado frente a la que es una de las ciudades mayas más interesantes y, sorprendentemente, menos conocidas que existen a pesar de contar con una característica única. Quiriguá, la ciudad del Motagua, ahora rodeada de fincas bananeras, levantó casi ocho siglos antes del descubrimiento de América las que se consideran las estelas más grandes del mundo maya. Leer artículo completo ➜

Un paseo en blanco y negro en el Cementerio de la Recoleta

Cuando viajo a una ciudad, donde quiera que esté, trato de incluir en la ruta una visita a algún cementerio interesante. En las grandes capitales no falta su camposanto de notables, de gente que se quiso ir de este mundo en la opulencia de grandes panteones y estatuas de mármol, como si fuese un último suspiro al viento de quién fue y cómo vivió. Detrás de cada tumba, desde la más trabajada a la más sencilla, caminan distintas historias que se juntan en un mismo desenlace, la afilada guadaña de lo verdaderamente inevitable. De mis viajes por el mundo, uno de los cementerios más hermosos y curiosos en los que he estado es el célebre Cementerio de la Recoleta de Buenos Aires, donde florecen las figuras y los detalles dentro de un océano de sepulturas grises y silenciosas. En realidad caminar entre los estrechos callejones de la Recoleta es llevar a cabo un viaje a la otra Buenos Aires, donde el glamour de los cafés, los teatros y librerías de viejo se traslada al arte voluptuoso y sentido de quienes nunca serán olvidados mientras sus nombres forjados en hierro se sostengan en la pared de un sepulcro. En este lugar los tangos o milongas no se bailan, languidecen solos en todas y cada una de las rejas que esconden la historia de una vida apagada.

Estatua del cementerio de la Recoleta (Buenos Aires, Argentina)

Dado que la del Cementerio de la Recoleta es una visita imprescindible en Buenos Aires, me gustaría diésemos juntos un paseo por el más bello de los camposantos de Sudamérica y a la vez descubramos algunas de sus imágenes más curiosas. Sin color, en blanco y negro, que es la única forma en la que sé apreciar lugares como este… Leer artículo completo ➜

Chile en 10 experiencias imprescindibles (Qué ver y hacer en Chile)

Pocos países en el mundo como Chile poseen una conexión semejante con la naturaleza que le rodea. En una larga y delgada franja de más de 4300 kilómetros, abrazada en ambos lados por la cordillera de Los Andes así como por la inmensa muralla líquida que forman olas del océano Pacífico, se deslizan paisajes tan diversos como categóricos. De los desiertos más áridos del planeta y vaporosos géiseres altiplánicos del norte pasamos a un territorio de picos nevados, glaciares que se quiebran en inmensos bloques de hielo y colas de ballena ocultándose en solitarias bahías. También surgen de la nada lagos que reflejan conos humeantes de volcanes aún activos, grandes extensiones de viñedos que se pierden en el horizonte y, por supuesto, islas que nos permiten volver a creer en la existencia de los imposibles. En la tierra del mapuche, el rapanui, el atacameño o el yagán viaja por todos los rincones la lengua castellana que Pablo Neruda convirtió en pura artesanía.

Moáis de Isla de Pascua (impresdincibles que ver en Chile)

Me gustaría hacer un recorrido juntos y contaros algunos de los lugares que ver en un viaje a Chile, los cuales me parecieron esenciales para una primera aventura en el país más largo del planeta. Una lista de 10 experiencias imprescindibles chilenas donde ser testigos de toda una colección de paisajes espectaculares y pueblos con carácter. Leer artículo completo ➜

El valle de Cocora o el secreto de los mil verdes

En el Departamento del Quindío, corazón robusto y amable del Eje Cafetero en Colombia, se halla un lugar que esconde el alma de una princesa quimbaya llamada Cocora. El nombre de quien fuera hija del cacique del pueblo quiere decir “estrella de agua” es pronunciado cada mañana bajo el canto de algunos pájaros que todavía la extrañan. El río Quindío atraviesa este valle encantado que recrea el que a todas luces es un paraíso en el que se cuenta el secreto de los mil verdes, que tiene que ver con la infinidad de tonalidades que dicho color regala a los ojos de quienes caminan por sus veredas. Por todos conocido como valle de Cocora, en honor a la hermosa princesa, dibuja uno de los paisajes más extraordinarios que uno puede encontrarse no sólo en Colombia sino en todo el mundo. Quizás por sus colores, por ser capaz de provocar una sonrisa fuera y dentro de ti, o también por sus altas y espigadas palmeras que se enzarzan en el letargo de espesas neblinas. Allí descubrí en qué consistía el secreto de los mil verdes, la pasión convertida en valle.

Valle de Cocora (Colombia)

Colombia guardaba más de mil motivos para que me enloqueciera con ella. Pero resultó ser el valle de Cocora, con sus palmas de cera clavadas en la hierba y en el cielo, el lugar que definitivamente me hizo perder la razón. Leer artículo completo ➜

Izamal, el pueblo más mágico de Yucatán

A mitad de camino entre las ruinas mayas de Chichen-Itzá y la ciudad yucateca de Mérida se vislumbran los colores amarillos que tiñen muros y fachadas de Izamal, declarado dentro de la prestigiosa y siempre apetecible lista de los pueblos mágicos de México. La casualidad hizo que nos detuviésemos en esta localidad que sobresale en la espesura rodeada de pirámides mayas y con un claro carácter colonial en cada una de sus lineas urbanas. El trazado cuadriculado propio de las ciudades de nueva planta apunta a un mismo lugar, el que fuera convento de San Antonio de Padua, donde la figura histórica del fraile franciscano Diego de Landa, quien manejara los hilos durante los albores de la conquista, sigue imponiendo respeto.

Convento de San Antonio de Padua en Izamal (México)

Izamal es uno de esos lugares del Estado de Yucatán a los que merece la pena hacerle una visita y tomarse las cosas con calma. Porque su empedrado rezuma sosiego, el amarillo de las paredes resulta hipnótico y el rumor de que estamos en uno de los pueblos mágicos más bellos de todo México se vuelve cierto… Leer artículo completo ➜