9 imprescindibles que ver en un viaje a Jordania

Cuando era pequeño soñaba con ser algún día Indiana Jones. Aspiraba a convertirme en un reputado arqueólogo, vivir numerosas aventuras para descubrir objetos extraordinarios o tumbas importantes y, quien sabe si entrar en un templo oculto tras un desfiladero donde me aguardara el Santo Grial, pongámos que fuera en Petra. Por supuesto no llegué a ser arqueólogo y los hallazgos los sigo haciendo en mi propia casa, pero sí que cumplí uno de esos sueños. Tuve la suerte de viajar a Jordania en distintas ocasiones y caminar por el desfiladero de Petra buscando el Tesoro. También sentí la velocidad y la belleza en el desierto de Wadi Rum, floté en el Mar Muerto como manda la tradición (y la física), aluciné con los pececillos de colores en la claridad de las aguas del Golfo de Aqaba y me enseñaron, como a Moisés, la Tierra Prometida en la cima del Monte Nebo. Obviamente eso no significa ser Indiana Jones, pero tengo que decir que Jordania me ofreció la posibilidad de intentarlo y, sobre todo, de no dejar nunca de soñar.

El Deir o Monasterio de Petra (Jordania)

Jordania sigue siendo ese remanso de paz en Oriente Medio que incita a vivir aventuras únicas, a sentirse un niño de nuevo. Es uno de esos destinos donde siempre recomiendo guardarnos una primera vez. Precisamente para saber cuáles son esos imprescindibles que ver y hacer en Jordania, he preparado una selección y un itinerario que nunca fallan. ¿Me acompañáis, Indianas? Leer artículo completo ➜

La experiencia de dormir en una yurta en Uzbekistán

En los pueblos nómadas de Asia Central existía la tradición de ir con la casa a cuestas. Grandes y complejas tiendas de campaña, forradas en piel y lana, y con una estructura de madera como esqueleto, eran montadas y desmontadas por las familias que encontraban en las estepas y desiertos más inhóspitos un lugar idóneo para pasar una temporada. Preparadas para soportar condiciones meteorológicas extremas, tanto de calor como frío, se convirtieron en un auténtico modo de vida. Se las conoce normalmente como yurtas (en mongol gers), y representan mejor que ninguna otra cosa el nomadismo más auténtico. En países como Mongolia, Kazajistán, Kirguizistán o Tajikistán, y en menor medida en Uzbekistán, todavía es posible encontrarse una o varias yurtas en la inmensidad de un paisaje con el que parece tener cierta simbiosis. Sus estilizadas figuras nos hacen volver a los orígenes del ser humano antes de que nos convirtiéramos en seres sedentarios que nacemos, vivimos y morimos en el mismo lugar. Por ello la yurta es una metáfora del todo cambia y nada permanece, de la vida marcada por el movimiento y la nostalgia de pensar que, en realidad, todos somos nómadas.

Yurtas en Uzbekistán

Durante el último viaje que hicimos a Uzbekistán quisimos probar la experiencia de dormir en yurtas, algo que yo había tenido la suerte de hacer en Mongolia años atrás. Después de días de ciudad en ciudad encontramos el silencio más puro en un auténtico desierto olvidado por el curso del Amu Daria bajo la sombra de Ayaz Qala, una atalaya del antiguo Reino Corasmio (Khorezm) fundida con la colina como si fuera arcilla a punto de derretirse. Uno de los pocos campos de yurtas que existen en el país nos brindó una estancia magnífica en la lejanía de las tierras centroasiáticas. Leer artículo completo ➜

Guía práctica del viaje a Indonesia

 Actualizada en febrero de 2015

Que Indonesia se ha convertido por méritos propios en uno de mis países preferidos es un hecho. Sin duda está entre los países más completos de todos en los que he estado hasta ahora, dado que es capaz de aglutinar todas y cada una de las exigencias que un viajero de la más diversa índole podría tener. Intentaría definir Indonesia con un sinfín de sustantivos y adjetivos con los que terminaría quedándome corto. Selvas, historia, arrecifes de coral, templos, tropical, tribus, arrozales, Volcanes, biodiversidad, buceo,trekkin o fiestas son los primeros que me vienen a la cabeza. Variopinto y auténtico como pocos, confín de los Siete Mares y de viejas leyendas de dragones y otras bestias aladas, selva virgen y hogar de etnias casi inaccesibles que imploran su pertenencia a la misma Madre Naturaleza. Al igual que los orangutanes, las panteras o los tigres, que se resignan a ser un mero recuerdo pintado en un lienzo.

Orangután de Borneo (Indonesia)

A lo largo de tres semanas pudimos viajar por Java, Borneo, Bali, Flores y otras islas del archipiélago de Nusa Tenggara como Rinca, Komodo e incluso otras que no son más que una gota de agua en el Océano. Y ahí precisamente quiero que regresemos todos juntos cuanto antes. Es mi intención que podamos revivir nuestra aventura en Indonesia por medio de una guía práctica así como de detalladas crónicas, siempre salpicadas con numerosas imágenes tanto fotográficas como videográficas que pondremos a vuestra disposición. Trataremos de hacer más cortos los miles y miles de kilómetros que nos separan de este paraíso para poder conocerlo mucho mejor y saber qué ver o hacer en Indonesia. Como siempre la intención primera y última de esta recopilación de consejos y relatos busca ayudar a otras almas viajeras que tengan pensado viajar hasta allí más pronto que tarde.

Os animo, por tanto, a que abráis bien los ojos y dejéis sitio en vuestra maleta de sueños a los simpáticos orangutanes, a las noches de eterna sinfonía de Borneo, a las estatuas de Buda cuya mirada se pierde más allá del volcán, a los tejados de paja y bambú de las chozas de los Ngadas, a las afiladas garras de un dragón tan real como la vida misma o a los maravillosos campos de arroz que reverdecen aún más si cabe el paisaje de miles y miles de islas. Muchas veces digo que “Viajar es invertir en vida”. Y vida es precisamente lo que Indonesia nos ofrece en su tarro de las esencias.

Leer artículo completo ➜

La ceremonia de entrega de limosnas en Luang Prabang

Minutos antes de las seis de la mañana una hilera de ancianas arrodilladas en el suelo, bien de su calle o junto a los muros de un templo cualquiera, esperan pacientes y en silencio la llegada de los monjes budistas que nunca acuden tarde a su cita diaria. Tienen todo listo para cuando ellos lleguen. El arroz glutinoso ejerce su pastosa gravedad en una arrugada bolsa de plástico, así como las frutas y las especias. Muy pronto los monjes, casi todos infantes de no más de quince años, vendrán a buscar esta limosna que supondrá su única comida en toda la jornada. En Laos el conocido como Tak Bat es una costumbre bien arraigada y en Luang Prabang, la capital religiosa y cultural en ese país, no es menos teniendo en cuenta la cantidad de monasterios con los que cuenta la ciudad. Se trata de la ceremonia de entrega de limosnas, una tradición con la que se da por inaugurado el día. Para los monjes que abandonan por unos instantes sus estancias y rezos y, por supuesto, para los fieles, que con esta acción buscan desprenderse del mal karma. Turísticamente hablando se ha convertido también en un reclamo para los viajeros por esa autenticidad espiritual que uno espera en esta parte de Asia que aún mantiene el budismo como un baluarte. No cabe duda que posee un halo de magia y un colorido tal que presentarse a este ritual cotidiano, incluso desde la barrera, se convierte en una experiencia muy especial.

Monjes budistas en la ceremonia de entrega de limosnas en Luang Prabang (Laos)

Asistimos a la ceremonia de entrega de limosnas en Luang Prabang en dos lugares distintos, en la calle principal de la ciudad, próximos al templo Wat Mai, y en las afueras donde no llegan los turistas y nos acompañaron tan sólo los ladridos mañaneros de los perros.  Leer artículo completo ➜

50 consejos útiles para viajar a Vietnam

Después haber contado al detalle la ruta que hicimos por Vietnam, los hoteles en los que pasamos todas y cada una de las noches de nuestra luna de miel y pegar en este blog algunas postales con momentos únicos en el viaje,  creo que es el momento adecuado para sacar a la luz más información práctica que pueda resultar de provecho a todos aquellos que estén interesados en en conocer el país. He recopilado a través de las notas que pude tomar in situ, una lista de 50 consejos útiles para viajar a Vietnam, con los cuales dar un poco de luz a los futuros viajeros que estén planeando ir a uno de los países con mayor capacidad de seducción del Sudeste Asiático.

Ciudad prohibida de Hué (Vietnam)

Qué no debe faltar en la maleta, cuál es la mejor época para ir a Vietnam, cómo moverse, dónde cambiar dongs, cómo es la comida, compras, regateos, vacunas y seguros necesarios y, e definitiva, muchos temas de interés que viene bien tener en cuenta a la hora de preparar un viaje a un país que se está posicionando como gran destino turístico en Asia. Tomad papel y lápiz, que aquí viene una pila de consejos prácticos de Vietnam que conviene tener en cuenta. Leer artículo completo ➜

Guía del viaje a Vietnam y Luang Prabang II: El alojamiento

Después de publicar una primera parte de la Guía del viaje a Vietnam y Luang Prabang en la que viene reflejada tanto la ruta como los lugares más recomendables que visitar en ambos tesoros del Sudeste asiático, me gustaría en esta ocasión dedicarle un apartado importante a lo que viene siendo el alojamiento escogido. En todos los viajes esta faceta es esencial, pero lo es aún más cuando se trata de una ocasión tan especial como la de una luna de miel en que los hoteles juegan una gran baza.

Una calle de Hoi An (Vietnam)

La elección de los hoteles en este viaje de novios a Vietnam y Laos tiene su cómo y su porqué. Por ello creo puede ser buena idea compartir toda la información relativa a cómo lo hicimos con el alojamiento y dar algunas pinceladas sobre todos los hoteles en que estuvimos, así como ofrecer algunos consejos que puedan resultarle útiles a otros viajeros (sean recién casados o no). Es un especial dónde dormir en Vietnam y en Luang Prabang, pero con el toque mágico de la luna de miel cuando dedicas más esfuerzo de lo normal en buscar habitaciones románticas que nos hagan sentir protagonistas en esas vacaciones en pareja que llevamos soñando toda la vida. Leer artículo completo ➜

Guía del viaje a Vietnam y Luang Prabang I: La ruta

Rechinan las bicicletas en una calle cualquiera de Vietnam. No importa si es la tumultuosa Saigón o el puente de madera que parte Hoi An en dos. La silueta de una mujer con el típico gorro de paja asiático se pierde tras un mar de motocicletas que cronometran el caos con precisión a la vez que esquivan peatones que parecen invisibles. Son las cinco de la mañana y ya brota en el ambiente el perfume vaporoso de las varillas de incienso que nacen en una pagoda encajonada entre una tienda de souvenirs y una agencia de viajes clandestina. Alguien me habla de la Bahía de Halong mientras pone a calentar un café delicioso y sorbe un cuenco de pho con vehemencia. Me siento en el corazón de Vietnam sea en el norte o en el sur, en las montañas o en el mar. Y pienso que haber escogido este destino como viaje de novios junto a ese pedacito de Laos tan tranquilo llamado Luang Prabang ha sido una decisión acertada por parte de los dos. Esa mezcla de sabores que pasan del agridulce al picante nos ha acompañado durante tres largas y frenéticas semanas por un Sudeste asiático incapaz de dejar indiferente y mucho menos de decepcionar. Y tengo tantas ganas de narrar los entresijos de esta luna de miel en Vietnam y Luang Prabang que lo más complejo es precisamente comenzar.

Atardecer en Hoi An (Vietnam)

Quizás lo mejor sea arrancar con una guía práctica del viaje a Vietnam y la fabulosa Luang Prabang para poner orden a las cosas. Os detallaré nuestra ruta con la mayor precisión posible con objeto de que le sea útil a otros viajeros que se adentren a esta parte del continente asiático. Profundizaré en lo que uno puede ver y hacer tanto en Vietnam como en la región más popular y brillante de Laos, además de repasar cómo obtener los visados para vivir esta aventura tan especial. Un viaje apasionante en el que os pido os subáis cuanto antes a una alocada motocicleta, nos acompañéis a revivir nuestras andanzas y las hagáis también vuestras. Leer artículo completo ➜

10 cúpulas maravillosas de Irán

Si cierro los ojos y recuerdo mi último viaje a Irán aparece enseguida la silueta redondeada y azul turquesa de una cúpula. Sea de una mezquita, un mausoleo, una madrasa o incluso un caravasar, se puede decir que las cúpulas son la máxima expresión del arte islámico en la Persia de los últimos ochocientos años. Y es que la belleza de ciudades como Isfahán, Yazd o Shiraz no podría explicarse sin estos elementos arquitectónicos que recrean el paraíso y la perfección más absoluta. Además de su color cegador que recoge la luz del Sol para vestirlas de cielo, llama la atención el detalle de cómo están decoradas, con verdaderas obras maestras de la caligrafía árabe reflejadas en el azulejo. O con oro macizo iluminando un paisaje urbano propio de las mil y una noches.

Cúpula del Mausoleo de Qom (Irán)

Es muy difícil quedarse con solo una de las muchas que es posible irse encontrando por el camino, pero para que nos demos juntos un paseo por semejantes bellezas persas me gustaría mostraros 10 cúpulas maravillosas de Irán que por sí solas invitan a viajar a este país. Leer artículo completo ➜

El síndrome de Vietnam

 Sele en Saigon (Vietnam)

Han pasado apenas unos días desde que hemos regresado de nuestro viaje de novios a Vietnam y a la provincia laosiana de Luang Prabang y todavía me golpean las imágenes y los sonidos que han formado parte de esta aventura nupcial por el Sudeste Asiático. Supongo que es lo normal cuando la experiencia te ha marcado, pero en esta ocasión creo haber sufrido un síndrome que es similar al de Estocolmo, pero en una versión propia de este peculiar país. Se denomina “El síndrome de Vietnam”, y aunque no está descrito por los facultativos, estoy convencido de que muchas de las personas que han viajado a la Bahía de Halong, Hanoi, Hoi An y compañía lo han padecido y saben perfectamente a qué me refiero. Leer artículo completo ➜

Una postal de Luang Prabang, retiro soñado en Laos

Monjes budistas saliendo a recoger limosna en Luang Prabang (Laos)

Tras una semana viajando por Vietnam hicimos un paréntesis en Luang Prabang, la capital espiritual y religiosa de Laos. Allá donde el budismo mantiene su pureza en templos fascinantes con acrobáticos tejados que apuntan a los cielos más limpios a este lado del río Mekong. Tengo que reconocer que la ciudad laosiana fue un buen consejo de varios amigos viajeros que lo tildaron de retiro perfecto en el Sudeste asiático. Y tales recomendaciones no pudieron ser más certeras porque hacía tiempo que no nos sentíamos tan a gusto en un lugar pacífico, amable y hermoso como pocos. Desde el amanecer, en el cual acompañábamos a los monjes en su ruta diaria recogiendo limosna y alimentos de un pueblo sumamente devoto, hasta la noche en una cabaña de madera a orillas del Nam Khan, no dejamos de palpar una experiencia del todo auténtica que fusiona a la perfección cuerpo y espíritu. En esta ciudad deambulan almas, no personas, que se mecen en el sosiego de los monasterios al igual que lo hacen las canoas alargadas del Mekong, ese dragón de nueve colas que atraviesa Asia desde los Himalayas para venir a esparcirse a Vietnam. Leer artículo completo ➜

Una postal “de miel” desde la Bahía de Halong

Bahía de Halong (Vietnam)

No andaremos muy desencaminados si nos atrevemos a asegurar que la Bahía de Halong en Vietnam se trata de uno de los paisajes más arrebatadores y marcianos del planeta. En ocasiones como ésta en que lo tenemos tan fresco como el hoy las palabras son sólo paja en el granero. Por mucho que pueda contaros cómo es realmente, cómo nos sentimos contemplando esta silueta infinita de islas y rocas esparcidas en el Océano, siempre me quedaré corto y me costará atinar con las palabras exactas. El primer destino para quienes viajan a Vietnam lo hemos disfrutado a bordo de un barco de madera completamente blanco que nos ha permitido surcar un sueño de atardeceres, colinas, playas y pescadores taciturnos reconocibles por el clásico sombrero cónico de paja que es todo un icono en el país asiático. Por eso, no queríamos dejar la oportunidad de mandar una postal desde uno de los rincones más mágicos de nuestra luna de miel. Leer artículo completo ➜