La tumba de Humayun en Delhi, una premonición del Taj Mahal

He oído en más de una ocasión que cuando se viaje a la India hay que escapar de Delhi cuanto antes, salir en el primer avión, tren o rickshaw a cualquier otro lugar menos caótico, ruidoso, contaminado y deprimente.  Son insensateces porque, aunque es cierto que la capital de India es anárquicamente confusa (y confusamente anárquica), tiene lugares que merecen realmente la pena. Uno de ellos, que incomprensiblemente se escapa como celebridad inexcusable, es el mausoleo mogol sobre el que se soñó el Taj Mahal que remataría la perfección más absoluta. La joya de mármol tiene un antecesor digno en la Tumba de Humayun, donde yace el segundo monarca del Imperio Mogol. Como en forma de premonición, adelanta un estilo que halló la exquisitez en Agra décadas más tarde.

Foto de la Tumba de Humayun (Delhi)

Resulta extraño que la Tumba de Humayun no haya recibido demasiados focos ni atenciones. Pero también es verdad que eso me permitió en una ocasión entrar a solas por sus puertas arqueadas y sentarme frente al monumento para quedarme atónito contemplando aquel sueño de arenisca y mármol. Leer artículo completo ➜

Escenas desde un bote por el Río Ganges a su paso por Benarés

Ya sólo pronunciar el nombre de Benarés, en hindi Varanasi, me produce ciertos escalofríos. Recordar mi paso por la ciudad más santa y sagrada de la India me lleva a otra vida, a otro universo, cuya magia y espiritualidad sólo se comprende contemplando in situ lo que allí sucede. Desde que el Sol asoma su primer rayo hasta que entra la noche, lo que se vive en las escalinatas que se deslizan hacia el río, conocidas como ghats, es la representación de un ritual que va más allá de cualquier explicación que podamos darle. Allí se mezclan con regocijo la vida y la muerte, la pureza y la miseria de un pueblo que está convencido de que el Ganges y los Dioses que veneran podrán liberarles del redundante ciclo de reencarnaciones. Un lugar en el que la ceremonias son su razón de ser queda a la vista desde un pequeño y estrecho bote de madera desde el que en varias ocasiones al día me dedicaba a observar y a retratar aquellas escenas de color y sentimiento.

Imagen de Benarés desde un bote (Varanasi, India)

Benarés es una ciudad viva que logró emocionarme a cada minuto, que me envolvió en su mundo místico desde el primer instante. Y fue en una barquita donde encontré la inspiración para tratar de comprender todo aquello que me mostraba. Leer artículo completo ➜

India 2009: Crónica de un viaje iniciático (Capítulo 3)

Cabecera Viaje India por ti.

12 DE ABRIL: LÁGRIMAS DE MÁRMOL

TAJ MAHAL: OTRO SUEÑO CUMPLIDO

Se ha escrito y hablado tanto del Taj Mahal que es muy difícil quedarse con una definición, con un comentario o con una metáfora. Quizás fueron Rabindranath Tagore y Rudyard Kipling los que mejor absorbieron las sensaciones que emana aquel lugar para poder trasladarlas al lenguaje humano. El primero diría del Taj Mahal que es “una lágrima en la mejilla del tiempo” mientras que Kipling, el célebre autor del Libro de la Selva, apostillaría que “parece la encarnación de todas las cosas puras, de todas las cosas santas y de todas las cosas infelices”.

Leer artículo completo ➜

India 2009: Crónica de un viaje iniciático (Capítulo 2)

Cabecera Viaje India por ti.

11 DE ABRIL: AMBER A LOMOS DE UN ELEFANTE, LOS CENOTAFIOS REALES Y EL TEMPLO DE LOS MONOS

P1050357 por ti.

Leyendo el titular de este día uno puede pensar que estoy hablando de una de esas muchas novelas de aventura que narran las hazañas de intrépidos exploradores, de Willy Fogg o del Indiana Jones de turno. Nada más “próximo” a la realidad. En India no es complicado sentirse un “Héroe de Leyenda” (HdS dixit) si se exprimen las posibilidades casi ilimitadas que ofrece al viajero y que, por muy peliculeras que parezcan, son verdaderas y exóticas a partes iguales.

Leer artículo completo ➜

India 2009: Crónica de un viaje iniciático (Capítulo 1)

Cabecera Viaje India por ti.

9 DE ABRIL: UN DÍA EN LAS NUBES (Esto parece que empieza)

Se terminaron las conjeturas, las dudas, los temores, las gestiones de última hora. La fase siempre enriquecedora del pre-viaje puso su final durante la madrugada del 8 al 9 de abril donde sólo debía esperar que llegara la hora para marchar. Mi primer vuelo del día, Madrid-Ámsterdam (KLM) estaba previsto para las seis de la mañana, por lo que debía estar en el Aeropuerto aproximadamente dos horas antes para facturar. Eso nos lleva a las cuatro. Las calles aún sin poner y yo con un sueño que no me tenía en pie.

Barajas estaba realmente solitario, irreconocible. Aburrida espera, impaciencia por subirme al avión y poder dormir al menos un rato antes de llegar a Schiphol, el Aeropuerto Internacional de Ámsterdam, mi escala.

Leer artículo completo ➜

India 2009: Crónica de un viaje iniciático (Introducción y Guía práctica)

Cabecera Viaje India por ti.

INTRODUCCIÓN, PREPARATIVOS, TRANSPORTES, ALOJAMIENTO…GUIÓN DEL VIAJE MÁS ESPERADO

Namasté es una palabra bastante recurrente en India que se utiliza para expresar saludo, despedida, agradecimiento sincero así como para mostrar respeto, veneración, e incluso para iniciar un rezo. Su significado más literal es “te reverencio a tí” y suele ir acompañado gestualmente con las palmas de la mano juntas apuntando hacia arriba y apoyadas en el pecho. Más que una palabra normal y corriente es una filosofía con la que nos acercamos los unos a los otros como iguales, sin sentir superioridad alguna, iluminados por exactamente la misma luz. Es el respeto, es la admiración, es la concordia y el deseo de Paz hacia los demás, con los demás.

De esa forma, con mis palmas juntas, mis mejores deseos y mi respeto hacia tí, lector, quisiera comenzar este escrito pronunciando un Namasté, sentido y profundo. No veo mejor forma de iniciar la crónica de lo que he venido a llamar “un viaje iniciático a la India“.

namaste por ti.

¿Y por qué digo “iniciático”? ¿Supuso acaso la India un redescubrimiento de mí mismo? ¿Alcancé un mayor grado de conocimiento? ¿Sirvió para replantearme valores, prejuicios y temores? Quien sabe, es posible.
Leer artículo completo ➜