Qué ver y hacer en Macao: Guía de viaje

Érase en China un lugar llamado Macao en el que se escuchan fados y se bebe vino de Oporto mientras el incienso sobrevuela un templo taoísta en una montaña. La niebla imprime saudade a la tierra más portuguesa del Lejano Oriente. Durante más de cuatro siglos y hasta 1999 Macao perteneció a Portugal como colonia lusa en ultramar. Este puerto esencial en la ruta de las especias y en la expansión del cristianismo en China vive ahora su propio presente manteniendo las huellas de su historia por un lado, mientras por el otro no deja de crecer para mirar al mañana. Esta Región Administrativa Especial también tiene algo de Las Vegas con su apuesta clara por los casinos, los hoteles cinco estrellas, el entretenimiento y una gran oferta de lujo asiático.

Rúa da Felicidade en Macao

La ciudad más densamente poblada del planeta, le guiña un ojo a su vecina Hong Kong, para ser uno de los destinos con mayor pujanza de Asia. Pero sin olvidarse de que un día fue un pedacito de Portugal y de que siempre le quedará de la tierra de los navegantes algo más que un casco histórico colonial Patrimonio de la Humanidad. Los viajeros tienen mucho que ver y hacer en Macao y desde aquí os vamos a dar las pistas para sacarle todo el partido a la China que fala portugués.  Leer artículo completo ➜

Macao, el legado portugués en la Gran China

Tras 442 años de presencia portuguesa en Macao, una pequeña región situada el sudeste chino y separada de Hong Kong por el Delta del río de las Perlas, terminaba en 1999 un largo periodo como colonia europea en Asia. Una delgada península y dos pequeñas islas ven cómo a pesar de los casinos y los hoteles de lujo que conforman Las Vegas del Lejano Oriente, aún queda mucha saudade de Portugal en sus calles, todavía apodadas como rúas. Los restos del pasado colonial se resisten a apagarse en una pequeña Lisboa oriental donde aún se conservan fabulosas fachadas barrocas en el casco viejo, se brinda con vino alentejano y por suerte no resultan necesarios los palillos chinos para degustar el mejor bacalhau à brás a este lado del Pacífico.

Fachada de la Avenida Almeida Ribeiro de Macao

El objetivo de mi viaje a Macao fue la búsqueda de las huellas portuguesas que sobreviven en la considerada como una peculiarísima excepción administrativa e histórica en territorio chino. Huellas que demuestran que el legado luso continúa estando más vivo que nunca.  Leer artículo completo ➜

Rumbo a Macao, la China que “fala” portugués

Estos días le contaba a amigos y familiares que me marchaba de viaje a Macao. Y las pregunta no se hacía esperar. ¿Macao? ¿Pero eso dónde está? ¿A qué sitio raro vas a perderte esta vez? Los rostros de extrañeza eran tales que me veía obligado a despejar confusiones y explicar que Macao forma parte de la República Popular China pero en régimen especial, como lo está Hong Kong, y que fue colonia portuguesa hasta el año 1999. Este enclave luso en Cantón (Sudeste chino) que se mantuvo cerca de cinco siglos bajo la tutela de Portugal representa, no sólo uno de los últimos bastiones del colonialismo nacido en la Edad Moderna sino también una excepción capitalista en un país gobernado por un régimen comunista. Más rico que Las Vegas y con mayor densidad de población que ningún otro territorio del planeta, Macao pretende dejar de ser una incógnita. Mi misión para ello es que lo descubramos juntos a partir de hoy.

Sele en un templo chino

Razones no le faltan a Macao para que me atrajera desde hace mucho tiempo. Entre ellas la conservación de un casco histórico portugués proclamado Patrimonio de la Humanidad, una mezcla de religiones y tradiciones propias de uno y otro lado del mapa y el carácter macaense o patuá de quienes se mezclaron para falar portugués en el Lejano Oriente.  ¿Me acompañáis a esta nueva aventura?  Leer artículo completo ➜