Collage de paisajes en Madeira

De Madeira podría quedarme con sus espetadas a la brasa en una noche estrellada de verano, con el lomo curvo de una ballena confundiéndose con las olas o con la capacidad de Funchal para reinventarse a sí misma una y otra vez. Pero lo que me hace volverme un entusiasta y absoluto creyente de Ilha da Madeira es la gran cantidad y variedad de paisajes que mutan a cada kilómetro, o más bien a cada paso, dando la impresión de que este barco anclado en el Atlántico se empeñara en crear el collage más hermoso del mundo. La isla acumula tantas tonalidades y relieves que resulta complicado adjetivarlos todos, como si ésta fuese un Arca como el de Noé que en vez de animales salvaguardara bosques de laurisilva, saltos de agua, barrancos imposibles y cuevas de lava petrificada.

Islotes de Ribeira da Janela en Madeira

Sin duda Madeira se trata de una isla pequeña de tamaño pero de corazón verde. Un territorio de la Macaronesia que permite a los viajeros agarrar las nubes con las manos para después deslizarse por ellas con los pies. Porque en un lugar así resulta sencillo perder la perspectiva de si el cielo está encima o debajo de nosotros.  Leer artículo completo ➜

Guía de una ruta en coche por La Mancha en busca de Don Quijote (Parte primera)

Me niego a caer en la tentación de comenzar este escrito con el clásico “en un lugar de La Mancha”, aunque de una forma u otra ya lo haya hecho. Semejante imprecisión nada azarosa tiene tan sólo un dueño, Don Miguel de Cervantes Saavedra, genio de la literatura universal quien se ocupó, sin saberlo, de llevar la lengua castellana a millones de hogares de todo el mundo con el mayor antihéroe de todos los tiempos. Porque La Mancha sería, en sí misma, “ese lugar”, un escenario con horizontes rayando el infinito, ajadas ventas esparcidas en cruces de caminos y siluetas de molinos y castillos medievales recortando atardeceres sin parar. Me considero un apasionado de todo lo que tenga que ver con el caballero de la triste figura y siempre que puedo, salgo en busca de esos paisajes y recodos quijotescos que, sin abundar en topónimos tanto como los estudiosos hubiesen querido, abarcó Cervantes en su obra más exitosa. Pero esta vez quise ponerle un principio y un final y, por eso, durante varios días (cuatro concretamente) llevé a cabo “mi propia ruta de Don Quijote” en tierras manchegas sin más pretensiones que empaparme de una región llena de sorpresas que, por lo pronto, aseguro me acordaré de ella mientras no se me seque el cerebro.

Patio manchego en El Toboso (Ciudad Real, ruta de Don Quijote en coche)

A partir de mi experiencia, de lugares planificados e incluso improvisados, me gustaría compartir con todos vosotros el recuerdo de una ruta en coche por La Mancha en busca de Don Quijote o, más bien, de todos esos parajes, pueblos y monumentos que nos trasladan a esos escenarios que Miguel de Cervantes garabateó con su privilegiada pluma. Concretamente, en este artículo, comentaré lugares visitados en las dos primeras jornadas de viaje, entre Quintanar de la Orden y las Lagunas de Ruidera, como Mota del Cuervo, Belmonte, El Toboso, Campo de Criptana o Argamasilla de AlbaLeer artículo completo ➜

Carta desde Madeira, el paraíso templado

Estimado lector. Hace ya mucho tiempo alguien me habló de un lugar de Portugal que le había llegado al corazón. Contaba que en pleno océano Atlántico se desenvolvía entre nubes y silencio un archipiélago de la Macaronesia tan hermano de las islas Canarias como de las Azores o Cabo Verde. Su nombre era Madeira, dicho de manera muy castellanizada, enfatizando una i latina que los portugueses apenas sugieren al pronunciar. Precisamente desde un balcón de Funchal, su capital, donde sólo escucho el mar meciéndose a mis espaldas, preparo unas palabras para contarte esta vez yo a ti que a una distancia 500 kilómetros de las costas africanas al oeste y de Tenerife al sur, así como a 800 kilómetros de Lisboa, surge una maraña volcánica poblada de acantilados afilados, con cascadas y kilométricas levadas fluyendo por doquier. Un toque de varios verdes que consiguen los intensos refugios de laurisilva que atesora este lugar, una selva templada y nubosa que desprende deliciosos aromas naturales.

Piscinas naturales de Porto Moniz (Madeira)

Algunos dicen que Madeira es la eterna primavera convertida en archipiélago. Otros, refiriéndose sólo a la ilha principal, la definen como la perla portuguesa en el Atlántico. Permíteme, querido lector y querida lectora, que en esta breve carta te narre lo que he encontrado yo en este pequeño y tranquilo paraíso.  Leer artículo completo ➜

Guía con 50 consejos prácticos para viajar a Venecia

Se le atribuye al gran Truman Capote una de las mejores frases sobre Venecia que se recuerdan. Dijo el escritor estadounidense que Venecia es como comerse una caja entera de bombones de licor de una sola vez”. Quizás porque permanezcan amarradas sobre la laguna veneciana demasiadas maravillas juntas, tantas que a algunos empalaga mientras que otros se contagian de manera instantánea del síndrome de Stendhal o, lo que es lo mismo, un inenarrable goce estético que produce incluso vértigos. De cualquier modo esta ciudad representa algo así como un canto a la vida perecedera, una belleza con arrugas que aferra a su glorioso pasado como a un clavo ardiendo en el presente. Y da igual las veces que llegues hasta ella que siempre te deja con ganas de más. Por eso tras regresar de un viaje a Venecia en busca de un amor inexplicable, me gustaría poner a vuestra disposición en este blog un escrito con múltiple información práctica que pueda resultarle útil a todo el que estén interesado en conocerla por primera vez o en volver de nuevo, como fue mi caso. A través de múltiples anotaciones realizadas durante esta experiencia nace aquí una lista documentada que agrupa nada menos que 50 consejos prácticos para viajar a Venecia que sirvan para ayudar a planificar una ruta lo más completa posible por la ciudad de los canales.

Postal de Venecia con la isla San Giorgio Maggiore al fondo

g¿Cuál es la mejor época para viajar a Venecia sin multitudes? ¿Cómo moverse por la ciudad? ¿Cuales son los mejores lugares que ver en Venecia? ¿Compensa adquirir alguna city pass para las visitas? ¿Cómo llegar a la ciudad desde el aeropuerto? ¿Cuánto cuesta montar en góndola? ¿Qué islas de la laguna veneciana merecen más la pena? Son muchos temas que debemos tener en cuenta a la hora de preparar un viaje a una ciudad que por muy trillada que esté nunca ha dejado de sorprender. Para ello os recomiendo que no os perdáis esta serie de consejos prácticos aplicables en un viaje a VeneciaLeer artículo completo ➜

Guía de viaje: 20 rutas o excursiones cortas desde Sanxenxo (Rías Baixas)

Veraneo en el entorno de Sanxenxo desde que apenas era un crío. En un tranquilo hotel de los alrededores de este municipio pontevedrés pongo mi base y trato de ir, al menos, unos días cada año. Es como si fuera mi retiro espiritual, un rinconcito del mundo donde me encuentro con rostros cotidianos y los mejores recuerdos de mi niñez. De hecho creo que todos necesitamos ese sitio, sea el que sea, en el que dejar el teléfono móvil en la mesilla para dedicarnos única y exclusivamente a disfrutar. Para mí ese paraíso particular se encuentra en las Rías Baixas de la que considero miña terra galega. A lo largo de todos estos años he visitado muchísimos lugares del entorno y creo que es momento de desvelarlos unos cuantos a través de una pequeña guía que incluya una veintenta de rutas o excursiones cortas para hacer desde Sanxenxo o alrededores y compartir de ese modo buenas ideas para unas vacaciones en la zona.

Combarro es una de las visitas típicas que hacer desde Sanxenxo o Portonovo

¿Queréis conocer todos esos sitios que podemos visitar desde Sanxenxo y que quedan los bastante cerca para hacerlos en una ruta de medio día o un día como máximo? Os propongo que me acompañéis a través de un itinerario al cual mi cabeza viaja cada vez que ansía tranquilidad. Prometo que estaremos de vuelta en el hotel antes de la cena…  Leer artículo completo ➜

Rumbo a Madeira, la isla portuguesa de la eterna primavera

Todavía no me he bajado de la góndola veneciana y ya tengo las maletas preparadas para descubrir un nuevo destino. Esta vez me marcho rumbo a Madeira, enclave portugués en la Macaronesia a 700 kilómetros al norte de las islas Canarias y 800 al sur de Lisboa. La gran isla de Madeira, con Funchal como capital, un evidente origen volcánico y bosques de laurisilva protegidos por la UNESCO dentro del conglomerado de lugares que forman parte del Patrimonio de la Humanidad, se trata de uno de esos destinos a los que le tenía en la lista de espera desde hace tiempo. Por eso deseo recorrerla a fondo, salir a buscar ballenas en barco, degustar platos típicos en tabernas con espíritu luso en su vertiente más subtropical y, en definitiva, sorprenderme de un archipiélago demasiado desconocido para mi como para no haber llamado antes a su puerta.

Paisaje de Madeira

Vamos a ver cuánto pueden dar de sí cinco días en Madeira, viaje que ya ha comenzado y del que os iré contando cosas estos días para que aprendamos juntos sobre la que muchos dicen se trata de la perla lusa del AtlánticoLeer artículo completo ➜

Miradores de Venecia: ¿Dónde están las mejores vistas de la ciudad de los canales?

Venecia se paseó con la pluma de Marco Polo como principio y fin de sus grandes viajes. Tintoretto se dejó la vida adornándola como si fuese su propia capilla. Giacomo Casanova la utilizó como hogar de sus muchos flirteos. Y Canaletto nos la dibujó a todo color para convertirla en inmortal. Pero son los viajeros de hoy día quienes cuentan con la gran la suerte de disfrutar de la ciudad de los canales a través de la búsqueda de rincones que les dejen perplejos. Y los hay muchos, casi a cada paso. Pero, ¿dónde se encuentran realmente las mejores vistas de Venecia? ¿Cuáles son esos miradores venecianos en los cuales poder deleitarse de panorámicas sublimes?

Scala Contarini del Bovolo. ¿Las mejores vistas de Venecia?

Tras viajar a Venecia por segunda vez os traemos varios miradores de Venecia desde los que contemplar la ciudad con las perspectivas mejor intencionadas. Una recopilación de lugares en los que asomarse y fotografiar uno de esos paisajes urbanos que se quedan con todas tus palabras.  Leer artículo completo ➜

Andorra desde una moto de nieve

Se me ocurren muchas maneras de disfrutar de un invierno en Andorra, pero ninguna mejor que la de hacer una ruta conduciendo una moto de nieve. En mitad de una montaña más blanca imposible desaté toda mi adrenalina jugando con la velocidad de aquella máquina que se deslizaba por una auténtica alfombra de nieve que no tenía final. Sin otra meta que la diversión, la de las motos de nieve en Andorra se ha convertido en una de las actividades favoritas de los viajeros que viven el pequeño país de los Pirineos de otra manera.

Motos de nieve en Andorra

¿Qué tal si os subís conmigo a dar un paseo en motonieve? Os garantizo que no nos vamos a caer pero que lo vamos a pasar realmente bien. Leer artículo completo ➜

No me esperes para la cena, que hoy estoy en Venecia

Hoy no es un lunes cualquiera. Al menos para mí. Porque me miro en el espejo y me veo con una mochila a cuestas, la cámara de fotos plena de batería y un mapa lleno de garabatos en los que llevo anotadas algunas recomendaciones para poner en práctica. Así que no me esperes esta noche para cenar porque desde hoy y durante casi toda la semana estaré en Venecia. Después de más de diez años de mi primera vez en la ciudad de los canales (tras venir de recorrer los Balcanes) ardo en deseos de regresar y profundizar en los detalles que no suele permitir un viaje rápido.

San Marco desde San Giorgio Maggiore (Venecia)

En esta ocasión me he preparado este viaje a Venecia de una manera más concienzuda porque pienso aprovechar el tiempo lo máximo posible. Tras recopilar un montón de consejos ofrecidos por los lectores de este blog que asistieron rápidamente a mi llamada de auxilio en redes sociales, voy con las ideas muy claras y con la firme intención de volver a casa con la sensación de que conozco Venecia, al menos, un poquito mejor.  Leer artículo completo ➜

24 horas en Milán

Quizás sea la menos italiana de las ciudades italianas, pero Milán cuenta sus propias armas y su propio encanto. Con la elegancia por bandera, esta metrópoli tan cosmopolita tiene los nervios de acero de sus vecinos del norte pero también la belleza serena de los regalos que la Historia le fue haciendo. Su genialidad está en sorprender, en atrapar lo mejor de un país para después vestirle de gala. Milán lleva el cetro de la distinción dentro de Italia, y presume de ello tanto en las grandes galerías como en la más humilde de sus trattorias.

Catedral de Milán

Pero, ¿qué podemos ver y hacer en un día en Milán? ¿Cuánto puede dar de sí una escapada fugaz a la capital lombarda? Más de lo que nos podamos imaginar, ya lo verás.  Leer artículo completo ➜

Viaje al universo de los balnearios en República Checa

Bohemia Occidental, además de hermosos castillos, tupidos bosques y la caricia influyente de los cercanos territorios germánicos, proporciona un reconfortante viaje al universo de los balnearios en República Checa. Una aventura en la que el sendero se transforma en agua con propiedades medicinales y en la que la calma te acompaña allá donde vas. La bondad de las aguas termales que surgen de profundos y ardientes manantiales pasa a ser tu mejor aliada. Lugares donde el descanso, el relax así como el bienestar de los visitantes, amén de los tratamientos curativos que receta para sus habitantes el propio sistema sanitario checo, se ocupan de invadir el ambiente cortesano y señorial de las ciudades-balneario más elegantes de Europa. Karlovy Vary, Marianské Lázně y Františkovy Lázně continúan siendo esos grandes salones de palacio que invitan a retroceder al turismo termal del siglo XIX donde el objetivo primordial consiste tan sólo en dedicarse a uno mismo.

Karlovy Vary en invierno (El más famoso de los balnearios en República Checa)

El triángulo de los balnearios en República Checa fue ya entonces un imán de emperadores, monarcas y celebridades como Goethe, Chopin, Dvořák o el propio Karl Marx. Pero basta recorrer hoy día sus largas columnatas, una larga colección de edificios art nouveau y no pocas piscinas de anuncio, para llegar rápido a la conclusión de que las aguas bohemias siguen atrayendo a los amantes de la buena vida.  Leer artículo completo ➜