Poema de versos amarillos en los campos de girasoles de Gascuña

Durante mi último viaje al sur de Francia recorrí el Departamento de Gers, considerado el corazón de la Gascuña, una región histórica de extraordinaria belleza e innumerables maravillas de las que tiempo atrás apenas sabía. Con los rigores del verano me sorprendió ver todo aquello teñido de amarillo debido a la gran cantidad de campos de girasoles que ahondaban tanto en planicies como en colinas. Los paisajes gascones se sucedían a cada cual mejor como uno de los cuadros de Van Gogh, genio obsesionado con retratar la palidez aúrea de unas plantas que se visten de estrella cada día. Aquello parecía un homenaje a quien mejor las pintó, siendo el lienzo perfecto una tierra que aún respira el aire de los Pirineos y el aroma de la campiña.

Campo de girasoles en el Gers (Gascuña, Francia)

Millones de girasoles componen un poema de versos amarillos que adormecen al viajero, y que le transmiten esa sonrisa reluciente tan propia del Gers y de toda la Gascuña. Leer artículo completo ➜

Guía práctica de un viaje al Gers, alma mosquetera de Gascuña

Banner guía del viaje al Gers (Gascuña, Francia)

Gascuña es la tierra de la que partió un jovencísimo D´Artagnan para defender al Rey de Francia y protagonizar una historia magistralmente contada por Alejandro Dumas. Una antigua región del sur del país galo soplada desde la distancia por los Pirineos que se divide hoy día en varios departamentos, entre ellos el de Gers, en el cual estuve viajando durante cuatro días en un coche que alquilé en Toulouse. Sorprendentemente resulta un destino desconocido, si lo comparamos con otras zonas de Francia, pero ese es precisamente su mayor atractivo, la inocencia. En el Gers hay un sinfín de pueblos medievales por los que discurren cuatro variantes del Camino francés a Santiago de Compostela, el amarillo de los inmensos campos de girasoles que le pintan al viajero un cuadro de Van Gogh en cada mirada, el sonido del mejor jazz en las noches de verano en Marciac y, sobre todo, la sensación de vivir algo auténtico disfrutando de esa alegría gascona tan contagiosa.

Pueblo medieval del Gers (Gascuña, Francia)

No puedo negar que el Gers ha sido una de las más gratas experiencias viajeras que he tenido en Europa. Uno cree que conoce mucho y se da cuenta que frente a a sus narices se baten en duelo rincones espectaculares que están por descubrir. Francia, un país que me apasiona recorrer lentamente, es una maravilla. Y en plena Gascuña, dentro de Midi-Pyrénéés, tuve la suerte de perderme y orientarme por el azar y el alma de los tres mosqueteros. A continuación podréis leer una guía con lo mejor del viaje al Gers, corazón gascón y valiente, con información sobre lugares qué visitar y consejos prácticos con los que poder seguir una ruta similar. Leer artículo completo ➜

Me marcho a recorrer Gers, en la Gascuña francesa

Gers es la tierra gascona de la que un día partió D´Artagnan para ser mosquetero del Rey de Francia. Para muchos, con una fisonomía muy toscana, este Departamento es uno de los más interesantes de la región de Midi-Pyrénées. Tierra de campos, castillos medievales y pueblitos cargados de encanto, este pedacito de la Gascuña llamado Gers se presenta como un viaje que inicio hoy mismo y que durará hasta pasado el fin de semana. Son apenas cuatro días, pero que pienso aprovechar al máximo. De esa forma trataré de conocer rincones como Auch, Condom, Lectoure o Marciac, donde se celebra uno de los mejores festivales de jazz en Europa.

Pueblo del Gers (Gascuña francesa)

La de Gers será una escapada que me servirá para seguir respirando el aroma de las tierras francesas, un tesoro que tenemos prácticamente un paso y que deseo descubrir muy poco a poco. Leer artículo completo ➜