Holašovice, cuna del barroco rural en Bohemia del Sur

Qué raro suena eso del “barroco rural” –  pensé cuando supe por primera vez que existía un pueblo checo llamado Holašovice que formaba parte nada menos que de la lista del Patrimonio de la Humanidad que establece la UNESCO precisamente por ser uno de los mejores ejemplos existentes de dicho tipo de arquitectura. Me pareció tan raro como si me hubieran hablado sobre el gótico panadero, el románico bellotero o el renacimiento en bodegas del subsuelo. Es absolutamente inevitable pensar en recargadísimas fachadas de catedrales y palacetes o en cómo es la ciudad de Viena cuando la palabra barroco viene asociada, pero en esa pequeña localidad de Bohemia del Sur cuyo nombre es Holašovice aprendí que el arte también puede estar muy presente en granjas, establos, pajares o casonas rústicas. Meses después de leer sobre él tuve la suerte de conocerlo en persona y descubrir que los conceptos rural y barroco pueden ir intrínsecamente unidos.

Foto de Holasovice (Bohemia del Sur, República Checa)

Holašovice es una parada la mar de interesante dentro de ruta por el sur de Bohemia (República Checa). En mitad de la nada y muy cerca de Český Krumlov, como si cualquier cosa, se encuentra uno de los pueblos más bonitos y curiosos de la República Checa. Leer artículo completo ➜

10 cosas que ver y hacer en Český Krumlov, la joya checa más bella

Olvídate de lo que te cuenten de Český Krumlov porque nunca hará justicia a lo que veas por tus propios ojos. No existen halagos, prosa o poesía capaz de expresar la realidad de la ciudad más bonita de República Checa, con perdón a Praga, Olomouc y las demás. Pero es que el entramado de callejuelas medievales con vestidos renacentistas y caretas barrocas lograrán engatusarte mucho más de lo que puedan lograr las palabras o las imágenes con que se adjetive de una forma u otra a la joya de Bohemia del Sur. Un río que pasa por la ciudad tres veces, un castillo inmenso y numerosos rincones que esconden el encanto de los libros de fantasía de toda la vida soplan todos juntos sobre los ojos de esos viajeros que no se emocionan con cualquier cosa y aquí no pueden evitar suspirar de incredulidad. Así es Český Krumlov, un viaje en el tiempo que resultaba estar esperándonos toda la vida.

Cesky Krumlov (Bohemia del Sur, República Checa)

Como el buen cristal de Bohemia, esta ciudad de cuento merece todo el mimo posible para disfrutarla al trasluz. Para que no perdamos comba a nuestra primera mirada a la ciudad os propongo 10 cosas que ver y hacer en Český Krumlov, la razón más contundente de por qué República Checa es mucho más que Praga. Leer artículo completo ➜

Cuando en Praga es Navidad

Cuando en Praga es Navidad la sangre de la ciudad se vuelve vino caliente, los árboles se enredan en luces que los hacen resplandecer y el humo de unas buenas salchichas a la brasa se convierte en repentina niebla que se cuela por los tejados. Las plazas se vuelven mercados, las parejas se besan en el Puente de Carlos escondiendo sus manos y las estufas se convierten en aliadas de lujo. La celebración de las navidades en Praga se siente en todos los rincones de la capital checa, desde el castillo hasta Mala Strana, desde la ciudad vieja hasta la nueva. Los adornos iluminan con estrellas y rayos de luces de distintos colores las callejuelas, avenidas y placitas logrando que el viajero se sumerga desde el minuto uno en un auténtico cuento de Navidad.

Fotografía de Praga en Navidad

Os propongo hacer un recorrido juntos a través de los mejores mercadillos navideños de Praga, a pasear para buscar detalles propios de estas fiestas y descubrir algunas de las tradiciones checas más importantes que suceden justo ahora. Leer artículo completo ➜

Un viaje a Praga y Bohemia del Sur con sabor navideño

Hay algo que suena aún mejor que viajar a República Checa. Y eso sólo puede ser “volver” a República Checa. Porque si la primera vez el país centroeuropeo te deja la miel en los labios, la segunda te acaricia el paladar y en la tercera, con una reposada digestión, te permite descubrir rincones nuevos además de disfrutar mejor de detalles que se te habían pasado por alto. Durante los primeros fríos invernales, muy cerca de la Navidad, tuve la ocasión de regresar a Chequia para rondar por joyas de Bohemia del Sur como, por ejemplo, Český Krumlov, Holašovice o České Budějovice, y asistir a la inauguración de los mercadillos navideños de una ciudad como Praga que reconozco apetece más que nunca en esta época del año.

Tejados de Cesky Krumlov (Bohemia del Sur, República Checa)

De estos días gélidos me quedo con muchas cosas, sobre todo con la calidez de unas ciudades teñidas de una magia que se convierte en el mejor abrigo del viajero. Leer artículo completo ➜

El castillo de Karlštejn, una joya fortificada a un paso de Praga

Si me preguntaran por una excursión corta desde Praga, de medio día apenas, no dudaría en recomendar hacer una visita al castillo de Karlštejn. El que para muchos es el castillo más hermoso y fotogénico de la República Checa fue una opción que no dudé en aprovechar en mi último día de viaje al país centroeuropeo. Me vuelven loco los castillos y después de consultar guías y leer distintas experiencias en internet tenidas lugar en Chequia me decanté por viajar hasta el castillo de Karlštejn, que fue uno de los sueños del Emperador Carlos IV, rey de los bohemios, quien ordenó su construcción en 1348. De estilo gótico y añadidos renacentistas esta imponente fortaleza utilizada durante muchos años para custodiar los tesoros reales se alza sobre una colina rodeada de bosques. El ascenso al castillo desde un camino que va atravesando un pequeño pueblo lleno de restaurantes y casitas color pastel desemboca en un verdadero prodigio de torreones y murallas.

Castillo de Karlštejn (República Checa)

La de Karlštejn es una de las postales checas que más me mereció la pena recolectar en forma de experiencia. Sin duda es un castillo de esos que dejan con la boca abierta. Leer artículo completo ➜

Ostrava, un viaje a la Revolución industrial

Ostrava se encuentra en el limbo fronterizo de República Checa con Polonia. Como un polo opuesto a Praga, esta ciudad perteneciente a la región de Moravia-Silesia, posee una silueta gobernada por las fábricas y las chimeneas de ladrillo, con un aspecto que, a priori, nos lleva a los tiempos de esa antigua Checoslovaquia que fuera manejada por los hilos del comunismo. Primero parte en la Ruta del ámbar y después, en el Siglo XIX, punto clave en la Revolución Industrial vivida en muchos países de Europa. La presencia de numerosas minas de carbón y los altos hornos fue el motor de la economía basada en la industria siderúrgica durante buena parte del Siglo XX. Debido a la escasez de carbón y el cierre de gran parte de la cuenca minera y las fundiciones en los años noventa, al poco de caer el telón de acero, quedó totalmente abandonada una poderosísima infraestructura industrial. Pero Ostrava no ha querido dar la espalda a esa parte tan importante de su pasado y ha reconvertido minas y factorías en atractivos turísticos y culturales. Lugares como las Minas Michal y la siderurgia de Vitkovice tienen sus puertas abiertas para todos aquellos interesados en fotografiar escenarios fantasmagóricos que recuerdan a esa visión futurista que se tenía en el cine de los ochenta.

Mina Michal (Ostrava)

Hoy Ostrava es un punto esencial en la conocida como ruta del Patrimonio industrial europeo, por conservar minas, factorías y maquinaria tal cual quedaron tras su cierre. Y por dejar que los viajeros se acerquen a ellas y se sientan dentro de una película… Leer artículo completo ➜

Las noches azules de Praga

En Praga las noches de verano son sencillamente sublimes. Cuando se agotan los rayos de sol y se acerca la noche el cielo no llega a oscurecerse del todo hasta pasado un rato. Ese intervalo de tiempo los colores que uno ve son azulados, y ese escenario exquisito es el que se cierne sobre la capital de República Checa. Durante mi último viaje al país cada vez que llegaba la noche a Praga, más tarde de lo normal al encontrarnos en las postrimerías solsticio de verano, me dedicaba a contemplar su cielo. Presenciaba lo que venían a ser las noches azules de Praga, un hálito de luz que deja un Sol recién perdido y que tiñe de índigo un panorama urbano hermoso en rotundidad.

Imagen noche azul de Praga desde el Puente de Carlos

Uno de mis objetivos fue perseguir con pasión las noches azules de Praga. Con la cámara fotográfica preparada cuando llegaba la hora, me perdía en sus calles y principales monumentos buscando congelar aquellos instantes vestidos de azul. Leer artículo completo ➜

Rumbo a una República Checa desconocida

Otra aventura comienza. Me marcho varios días a la República Checa, de la que sólo conocía Praga tras un interrail que hice en 2007. Ahora, además de retornar a la preciosa capital del país, me adentraré en su lado oriental para descubrir otras facetas no tan conocidas. Regiones como Moravia y Silesia/Moravia, con ciudades como Ostrava, Olomouc o Koprivnice, marcarán un viaje que busca ir más allá de lo típico en tierras checas.

Imagen de PragaPanorámica de Praga en un día nublado. La única vez en la que estuve en República Checa

Durante este tiempo viviré nuevas experiencias que esperaré a narrar próximamente en este blog. Tengo especiale interés en alejarme unos días en “esa otra Chequia” de la que casi nunca hablan las guías.

Leer artículo completo ➜