Saboreando Gijón en 48 horas y 12 imágenes

De los muchos pecados y faltas que tengo en mi vida uno los que más me pesaba era no haber estado en Asturias. Y hablo en pasado porque hace algunas semanas tuve la ocasión de enmendar semejante error pasando un fin de semana estupendo en la ciudad de Gijón. Junto a otros amigos blogueros traté de aprovechar al máximo el tiempo y sacar partido a muchas de las opciones que ofrece este balcón asturiano que se asoma al Mar Cantábrico. ¿Queréis que saboreemos juntos Gijón en 48 horas y 12 imágenes? Porque hubo mucho que ver y mucho qué hacer, pero, sobre todo, mucho hueco para la sorpresa y darme cuenta de que gran parte de su valor, su gran secreto, está en la forma de ser de su gente.

Cartel de Gijón en el puerto

Gijón me ayudó a escribir una primera vez en Asturias que reconozco estaba deseando que llegara. Otra cosa no, pero me abrió el apetito a seguir recorriendo esta tierra paso a paso, culín de sidra a culín de sidra. Leer artículo completo ➜

72 horas en El Puerto de Santa María

El cielo de Andalucía desprende una luz que no ciega, sino que sonríe. Sobre los edificios blancos, ocasionalmente mezclados con tonos que imitan el albero de una plaza de toros, se reflejan mil y una historias que merecen ser contadas. Y el mar resplandece en cada ola que llega a El Puerto… a ese apéndice con acento que se resigna a soltarse de la mano de su hermano americano. Durante los días que formaron parte de un viaje a El Puerto de Santa María, en la provincia de Cádiz, viví la pasión en cada calle, en cada conversación y en las aguas de una Bahía que aún se abraza con el Nuevo Mundo.

Vistas de El Puerto de Santa María desde la torre del homenaje del castillo de San Marcos

El aroma de un buen vino de Jerez revolotea por mi mesa… Y en mi mente se suceden los recuerdos de 72 horas únicas en El Puerto. Leer artículo completo ➜

Una visita a la necrópolis vaccea de Pintia

Se sabe que los vacceos, pueblo prerromano que vivió en la Meseta norte, incineraban a sus muertos y enterraban sus huesos y cenizas en vasijas junto a objetos que tenían que ver con la vida de cada uno de ellos. Los guerreros muertos en combate requerían de otro ritual consistente en ser descarnados por buitres quienes les hacían subir a los cielos. Estas son cosas que nos cuenta la Arqueología y que tuve la ocasión de aprender de la mano de grandísimos profesionales realizando una ruta por yacimientos milenarios de la provincia de Valladolid. Y es que junto a arqueólogos expertos en cultura vaccea descubrí un lugar que sin ellos jamás hubiese encontrado, Pintia. Uno de esos rincones no demasiado conocidos por el público viajero con una energía especial incapaz de defraudar a nadie que se declare un verdadero apasionado de la Historia.

Necrópolis vaccea de Pintia, en Padilla de Duero, justo al lado de Peñafiel

A cuatro kilómetros de Peñafiel, junto a la población de Padilla de Duero, se ha constatado la existencia de una ciudad en la que vivieron los vacceos que resistieron a Roma hasta la extenuación y que durante siglos fue olvidada. En los campos de cereal y viñedos de esa despensa llamada Castilla se han encontrado restos arqueológicos de gran valor, aunque es la Necrópolis de las Ruedas la verdadera joya de Pintia y con la cual se están descifrando muchos secretos en torno a cómo era este pueblo celtíbero que puso de los nervios a más de un Emperador romano. Leer artículo completo ➜

¿Te cuento un secreto? Domingo García, Paleolítico donde no lo esperas…

No hace mucho estuvimos charlando en una de las ediciones de las Tertulias viajeras sobre ese tipo de lugares de los que nadie o casi nadie habla, que no tienen espacio suficiente en guías de viaje y que cuando uno tiene la ocasión de descubrirlos, a veces por azar, la sorpresa se viste de encantamiento. Son lugares sin focos ni literatura, sin repetidos epítetos, y que nos apropiamos como nuestros propios tesoros, nuestra Arca de la alianza. Hace varias semanas, durante una escapada por la campiña segoviana, llegamos a un lugar del que nunca habíamos escuchado nada. En el cerro de San Isidro, un paraje típicamente castellano próximo al pequeño pueblo de Domingo García, hay un conjunto excepcional de arte rupestre que nos dejó con la boca abierta. En pleno campo, en mitad de la nada, unas rocas tenían grabadas escenas procedentes del Paleolítico. A la vista de todos hay petroglifos profusamente piqueteados por artistas anónimos que inmortalizaron figuras humanas y animales. Muy a pesar de los actos vandálicos propios de la estupidez y la ignorancia, sobreviven milagrosamente estos grabados tan viejos como la propia Historia.

Petroglifo de Domingo Gargía (Segovia)

¿Por qué se encuentra precisamente allí, en un entorno totalmente descontextualizado, semejante colección paleolítica? ¿Cómo nadie se ocupa de proteger los dibujos? Os revelo un secreto de un lugar que jamás me esperé encontrar… Leer artículo completo ➜

Saboreando Valladolid en un viaje a través del vino

Recientemente hemos podido disfrutar de una interesantísima ruta por la provincia de Valladolid a partir de la cultura del vino. El enoturismo es hoy en día otra forma de entender un viaje, en el que interviene el paladar y los aromas para aprender a saborear uno de los elementos más característicos y valorados en la gastronomía. Recorrer bodegas y catar buenos vinos es una posibilidad estupenda que nos acerca al corazón de la tierra que recorremos, en este caso Valladolid y sus denominaciones de origen. De las cinco que tienen presencia en la provincia, nos colamos entre viñedos y barricas de tres de ellas, Ribera del Duero, Rueda y Cigales. Allí nos sumergimos en el apasionante mundo del vino, afinando nuestros sentidos y entrando de lleno en una cultura sin la cual se podría entender esta tierra.

Imagen de un vino tinto con los viñedos de fondo (Valladolid)

Si me acompañáis en esta ruta del vino por Valladolid me comprometo a mostraros y recomendaros un viaje por bodegas, vinotecas y viñas que me encantó conocer en persona. Leer artículo completo ➜

El Ángel de Monteverde, un secreto de Madrid envuelto en mármol

Un ángel con formas femeninas modelado en mármol de carrara con la maestría que el italiano Giulio Monteverde confería a sus obras. Sentado o, mejor dicho, sentada sobre una tumba, esta Ángela tan maravillosa protege y tapa con una sábana a la persona a la que está dispuesta a custodiar por toda la eternidad. Probablemente estemos hablando de la escultura más delicada, sublime y perfecta que se halla en la Comunidad de Madrid, pese a que son muy pocos quienes lo saben realmente. Y es que no se encuentra a la vista de todos en una Plaza, un Museo o un Palacio, ni tan siquiera en una mansión centenaria… Esta figura digna de admirar está ubicada en el interior del panteón familiar que los Marqueses de la Gándara tienen en el Cementerio madrileño de San Isidro. Desde los últimos coletazos del Siglo XIX, el Ángel de Monteverde, una de las grandes obras escultóricas de aquel siglo se ha guardado en un interior cerrado a cal y canto durante décadas y tan sólo se puede observar tímidamente desde una rendija. Hace algún tiempo tuve la ocasión de participar en una visita guiada por el cementerio que hicieron a algunos medios y nos abrieron las puertas del panteón para contemplar con gran privilegio uno de los mayores secretos artísticos de la capital de España.

Ángel de Monteverde (Madrid)

Dado que los descendientes de los marqueses enterrados en su mausoleo de San Isidro ya no viven en Madrid siempre ha sido muy difícil entrar a ver al Ángel de Monteverde. Aquel día sentí que me abrían la puerta a un tesoro oculto. En cierto modo era así. Leer artículo completo ➜

Barcelona en helicóptero: La ciudad condal desde el aire

De las más de diez veces que he podido recorrer Barcelona a lo largo de mi vida ninguna estuvo como la última. Fue desde el aire, desde la pequeñez de un helicóptero, la ocasión en que pude ser testigo de una gran ciudad convertida en una maqueta que quedaba a la vista a saber a cuántos metros de altitud. Volar sobre Barcelona en helicóptero fue una experiencia inolvidable, concentrada en apenas 10 minutos en los que dejamos a nuestros pies los principales lugares de la ciudad condal. Esta disección aérea en la que participé con mis amigos blogueros de la #Catalunyaexperience me sirvió para conocer un poco mejor esa urbe que se extiende como una alfombra de edificios, callejuelas, ramblas y jardines desde las montañas hasta las playas del Mediterráneo.

Imagen de Barcelona desde el aire (helicóptero por Barcelona)

Aquel vuelo me permitió tener a Barcelona en la palma de mi mano. Las Ramblas, la Sagrada Familia, la Montaña Mágica, Barceloneta, el Puerto, el Ensanche, incluso el Camp Nou que desde arriba se veía del tamaño de una caja de cerillas. Un vuelo diferente, intenso y muy pero que muy divertido. Leer artículo completo ➜

El vídeo de un viaje a Cataluña con buenos amigos

Bajo la denominación y el hashtag #Catalunyaexperience llevé a cabo con otros amigos de la blogosfera viajera un recorrido por tierras catalanas que me dejó muy buen sabor de boca. Desde la cosmopolita y ajetreada Barcelona, que visitamos por tierra e incluso en helicóptero, hasta una solitaria y vetusta masía de la Garrotxa, esos pies de magma que anuncian la llegada de los Pirineos. Desde la peculiar casa de Salvador Dalí frente al mar en Portlligat hasta el más internacional Festival de cine de terror en Sitges. Desde el Parque de los Olores de Vallmanya en el Montseny a un salto en tándem a 4000 metros de altura en Empuriabrava. Sin olvidarnos de lo bien que lo pasamos viendo ciervos y gamos en los bosques de la comarca del Solsonés o conociendo mojito en mano la historia de un catalán llamado Facundo Bacardí que fundó en Cuba la destilería de ron más grande e importante del mundo. Hoy, gracias a Minube.TV, tenemos la suerte rememorar ese viaje a Cataluña gracias a un vídeo que me ha ilusionado ver meses después y que me gustaría compartir con vosotros.

Foto del #Catalunyaexperience

Aquellos días lo que anduvo por Cataluña no fue un grupo de blogueros sino algo bastante parecido a una familia. El #minubetrip fue más que un viaje, fue una inmensa alegría de la que me ha quedado un recuerdo fabuloso. Leer artículo completo ➜

Los vídeos del #ArousaTurismo Blogweekend

Han pasado varias semanas desde que estuve en Galicia participando en el denominado #ArousaTurismo Blogweekend junto a otros blogueros de viajes. Estuvimos haciendo una hermosa ruta por el geodestino Rías Baixas-Ría de Arousa, más concretamente por las comarcas de O Salnés y Arousa norte. En su momento publiqué un reportaje fotográfico de los marisqueiros o mariscadores que faenan en la Ría, pero hoy lo que deseo mostraros son unos vídeos que resumen nuestras vivencias en la que particularmente pienso que es una de las regiones más hermosas de España. Durante el tiempo que pasamos visitando lugares como el Monasterio de la Armenteira, la Lonja de Cambados, la Isla de Sálvora y un largo etcétera tuvimos la silenciosa presencia de unos cámaras que grabaron todo aquello que íbamos viendo y, sobre todo, cómo lo íbamos viviendo.

Santiago en piedra

A modo de resumen videográfico pasará esa Galicia a la que tanto quiero y que tan buenos momentos me ha dado en la vida. La Ría de Arousa esconde la llave de muchos secretos. Leer artículo completo ➜

Las sensaciones de viajar en un crucero por primera vez

Observar desde la ventana cómo íbamos avanzando en ese sendero de olas azules que pintaba el mar era una de mis mayores aficiones en el Costa Fortuna. En este barco de vastas dimensiones se podían hacer muchas cosas, pero la esencia la encontré en el movimiento, en la incuestionable compañía del mar en proa y en popa, a babor y a estribor. Todo lo demás me resultaba secundario, un mero acompañamiento a mi primera experiencia en un crucero transatlántico que se dirigía a Brasil y en el que pude completar una ruta realmente interesante como era la de ir de Barcelona a Tenerife deteniéndonos en ciudades como Málaga y Casablanca. Como ya he dicho en alguna ocasión, no voy a pasar ahora a ser el mayor defensor del viaje tipo crucero, porque por el momento no se ha convertido en mi forma preferida de viajar, pero sí voy a narrar las sensaciones buenas y no tan buenas que me produjo el que para mí fue un placentero experimento en alta mar.

Fotografía tomada en el crucero realizado en el Costa Fortuna

Viajar en crucero durante varios días me ha permitido divagar, descansar y, a su vez, ofrecerme un hálito de sensatez ante una afición que engancha a muchas personas que con orgullo se declaran “cruceristas”, y que a otras no les ha logrado seducir del todo. Leer artículo completo ➜

Cuando el otoño colorea el Valle del Jerte

El Valle del Jerte es uno de los mejores regalos que nos ofrece día a día la Naturaleza en Extremadura. Es, sobre todo, conocido cuando en primavera la floración de los cerezos lo envuelve todo de blanco, como si durante días hubiesen nevado pétalos de flores. Entonces acude muchísima gente venida de muchos rincones de España, y del mundo, para observar ese espectáculo que dura unos pocos días. Pero si algo sorprende a los locales, a los habitantes de Tornavacas, Cabezuela, Navaconcejo y otras poblaciones vallenses, es que muchos no hayan descubierto aún el color del otoño en el Jerte. Probablemente sea en el ecuador de la estación otoñal cuando éste se vuelve más bello, cuando los amarillos, ocres y rojos intercalan tonalidades en un paisaje campestre absolutamente soberbio. Recientemente tuve la ocasión de disfrutar de una otoñada en el Jerte y puedo decir que aquello es incomparable, extraordinario, un lienzo digno de presidir el mejor de los museos de arte del mundo.

Fotografía del Otoño en el Valle del Jerte

Cuando el otoño se desliza en el Valle del Jerte se vuelve imparable, lo baña todo con su fulgor caduco. Es como el pincel desbocado de un pintor, de un genio… Leer artículo completo ➜