Recuerdo que entramos aún siendo de noche en el Salar de Uyuni, considerado el mayor desierto de sal del mundo y a más altura. Tres días atravesando el Altiplano boliviano desde la frontera de Chile habían sido el mejor preludio para lo que estaba por llegar. Si de Atacama decía que no era de este mundo, las primeras luces de la mañana me demostrarían que aún se podía llegar más lejos en la composición irreal e imposible del paisaje de Uyuni. Montones de sal apilados se reflejaban bajo un suelo húmedo que nos servía de espejo, el horizonte se expandía hasta el infinito mientras un frío agudo se clavaba como un afilado punzón en todo aquella parte del cuerpo que no tuviéramos bien a cubierto. Pero los diez grados bajo cero de aquellos instantes eran apenas un soplo en comparación con el espectáculo que se cernía sobre nuestras narices. ¿Acaso nos sumergíamos en algo que no existía más que en la imaginación de un loco? Mi cabeza daba vueltas entre la realidad y la ilusión mientras caminaba por aquel suelo blanco mojado que reflejaba los colores del amanecer… y de los sueños.

En el Salar de Uyuni sólo hay espacio para le emoción, la lágrima fácil y la marea de sensaciones. Se puede volar, convertirse en una gota de agua, quedarse con la mente en blanco y volverse absolutamente loco tratando de atrapar la esencia del vasto desierto blanco. Creo haber traido un pedacito de este Paraíso de somnolientos y chiflados, pero sólo podría haceróslo llegar por medio de imágenes o postales que hablan por sí mismas.

ALGUNOS DATOS DEL SALAR DE UYUNI: EXTENSIÓN, CÓMO LLEGAR, CONSEJOS, ETC…

Aproximadamente 12.000 kilómetros cuadrados forman la superficie de un lago extinto de Bolivia, el Tauca, que formó este inmenso desierto de sal que tapona corrientes de agua en su interior. A 3600 metros de altura, se establece como el situado a más altura del mundo, ya que está enmarcado en el Altiplano dentro de la Cordillera de los Andes.

Está considerado el lugar natural estrella de Bolivia y no somos pocos los que nos hemos sentido atraídos de siempre por las fotografías que nos han llegado. Se encuentra en el suroeste del país, a cierta distancia de la frontera chilena y del Desierto de Atacama.

Dado que yo fui subiendo por Chile en una ruta de los pies a la cabeza, la mejor manera que tenía de llegar hasta el Salar de Uyuni era cruzar el límite de ambos países desde mi campamento base en San Pedro de Atacama. Allí son numerosísimas las compañías que preparan tours de 3 días y 2 noches hacia el salar (4 días en el caso de retornar de nuevo a tierras chilenas), por lo que me pareció acertado contratar uno de ellos en vez de viajar en transporte público a la localidad de Uyuni y después tener que hacerme allí con algo (Es la otra opción, posiblemente más barata pero más incómoda). Podía ser un viaje divertido y pausado a través del inconmensurable altiplano, recorriendo lagos, campos de geysers y volcanes nevados sobre un suelo desértico antes de encontrarme de cara con el gran salar.

Los precios en San Pedro para esta época iban de los 60.000 a los 70.000 pesos chilenos, aproximadamente 100 euros en los que se incluía el transporte en todoterreno, el alojamiento de dos noches y las comidas, cenas y desayunos necesarios. Lo único que debía llevar era 150 bolivianos para pagar la entrada a la Reserva Nacional de Fauna Altoandina Eduardo Avaroa (no aceptan otras monedas), una garrafa de agua potable y papel higiénico (por si acaso…). Por supuesto que la cámara con la batería al máximo y ropa de abrigo abundante porque a 4000 metros hace mucho frío, sobre todo de noche. Lo contraté a la agencia IncaNorth Tours (Calle Toconao 441), con quienes había hecho ya algunas rutas por el área de Atacama y me había ido bastante bien.

Mapa del recorrido por el salar de Uyuni

Mapa del recorrido realizado en el tour de Uyuni

Dormí en dos lugares distintos, un refugio muy básico (sin enchufes) en Laguna Colorada en el que el frío era polar y había que taparse con todo lo que se pudiera (todo el que hace el viaje se detiene aquí), y un pequeño y modestísimo hostal residencial en la localidad de Uyuni (Hostal La Roca).

Antes de pasar a mostraros las imágenes del Salar de Uyuni, al cual llegamos en el tercer día de ruta, no puedo dejar de enfatizar que tuve los mejores compañeros de viaje posibles. Sheila e Iván, una pareja compuesta por una barcelonesa y un chileno sumamente divertidos, y un gringo de California llamado Eben (Jaime para los amigos) con el que me llevo de maravilla (de hecho continuamos viajando juntos por Bolivia hasta el momento). Los cuatro formamos el equipo perfecto a bordo del 4×4 conducido por el tímido Florentino, más cómodo con el quechua que con el castellano. El éxito de este viaje tuvo mucho que ver con que lo compartí con todos ellos.

EL AMANECER IMPOSIBLE DE UYUNI

En primer lugar es el amanecer quien abre el abanico de colores y formas inimaginables de un gélido e imponente salar. Los montones de sal apilados en el suelo para secarse reflejan sus cuerpos triangulares sobre las aguas que llegaron de las últimas lluvias. La composición del agua, la sal, los montoncitos y las tonalidades que proporciona la salida del Sol eleva al máximo un panorama tremendamente original. Puedo asegurar que en la vida no había visto nada semejante.

CONDUCIENDO EN EL CIELO

A medida que nos alejamos de las zonas de agua podemos decir que definitivamente nos encontramos circulando sobre un desierto blanco. El suelo es tan sólo una nube más por la que transitar. Un 4×4 es apenas un punto oscuro en un aura de luz repleta de fulgor. Desde un automóvil se tiene la impresión de ir volando. El suelo queda muy abajo, muy lejos de todo.

UN PEDACITO DE LUNA

De repente algunos montoncitos de sal se asemejan a pequeños cráteres o erupciones del satélite lunar. Sobresalen del suelo blanco como salpullidos de una piel imperfecta añadiendo al paisaje un ápice menos de la monotonía propia de una planicie que no parece tener fin. De pronto las similitudes con lugares extraterrestres brotan de un vocabulario que se queda corto para explicar lo que se tiene al frente. Pesan entonces las distancias, los miles de kilómetros convertidos en estandartes de un reto para cualquier viajero que valore lo diferente, lo original, lo imposible.

LA BELLEZA DE LO SIMPLE… EL INFINITO

Cada kilómetro en Uyuni pasaba a ser un centímetro sin apenas darnos cuenta. Era como si no nos moviéramos, como si el horizonte plano y blanco no tuviera límite alguno. Todo se medía por la lejanía y perdíamos toda noción de verticalidad, palabra prohibida en Uyuni. El suelo se agrietaba recordando la agonía del Lago Tauca y a su vez hacía brillar sus vetas como perlas en la mañana. Osado el que mirara fijamente hacia cualquier lugar, pues los destellos de un Sol traicionero podían volverse en su contra. Era la luz la que hacía del cielo y la tierra una sola. Así es la belleza de lo simple, así es el infinito.

PERDIENDO EL EQUILIBRIO…

Cuando la noción del espacio y el tiempo se pierden el suelo del desierto blanco de Uyuni te permite jugar a ser fotógrafo y, sobre todo, a hacer payasadas en la inmensidad del paisaje. De esa manera en cualquier visita a Salar se convierte en lo menos ortodoxa posible. Perder el equilibrio, hacerse el muerto, saltar de distintas maneras, buscar tu reflejo en cualquier charco o deshacerte de tu sombra, retar a las distancias que se pierden en el infinito… Todo menos aburrirse.

E INTENTAR VOLAR…

Me encanta saltar, y cuando lo hice sobre la nube de sal de Uyuni pude creer que estaba iniciando un vuelo sin retorno. Miraba al cielo, respiraba fuerte olvidándome que en sí el Salar ya se elevaba a más de 3600 metros de altura sobre el nivel del mar, y me lanzaba desde aquel suelo como si de un trampolín se tratara. Lo importante no era rozar el cielo sino sentirlo. Y, por supuesto, divertirme.

OBSERVAR EL HORIZONTE Y PENSAR

Tantas veces había soñado con estar en el Salar de Uyuni que no pude evitar sentirme emocionado, diría que eufórico. La Naturaleza con cada una de sus lecciones nos hace ver que no somos más que motas de polvo dentro de algo mucho más grande. Eso tiene precisamente Uyuni, al igual que los desiertos del mundo, que hacen desvanecerse las voces extrañas, que te hablan si tienes interés en escuchar y que te hacen asimilar tu propia insignificancia. En lugares así se puede comprender lo que te dicta el silencio, la propia conciencia y la fortuna que se tiene por haber recalado en ellos al menos una vez en la vida.

LAS LÁGRIMAS DEL TAUCA

El extinto Lago Tauca, en ocasiones, deja caer sus lágrimas sobre su piel áspera y blanquecina. La amargura de su recuerdo permite encontrarlo bajo la sal en el momento menos esperado. Son las lluvias sus mejores cohartadas para seguir alimentando su salar y dejar que los demás, los puntos negros en el horizonte, vislumbremos su obra. Muchas veces son magníficas las composiciones, basta con salir a buscarlas entre la inmensidad del gran Uyuni.

ALGUNOS CONSEJOS PRÁCTICOS PARA EL SALAR DE UYUNI

Como el disfrute en el salar está garantizado, tomad nota de algunos consejos para vuestra visita al mismo. Tened en cuenta que yo lo hice partiendo desde Chile, por lo que me refiero también a los clásicos tours de 3 ó 4 días que se hacen por la zona. Anotad lo siguiente:

– Imprescindible ir bien surtido de ropa de abrigo. Todo vale y nada sobra, más aún cuando cae la noche y puede hacer -20º. Aún así el frío es inevitable.

– Las gafas de sol se convierten en las mejores aliadas en el salar. De lo contrario el reflejo del Sol sobre el blanco lo notan bastante los ojos.

– A la hora de contratar tours es mejor recalar referencias de las agencias. Hay algunas realmente malas cuyos chóferes gustan de beber más de la cuenta. En el caso de mi grupo diré que un guía de Cordillera Tours (la que más recomiendan las guías) nos robó el coche y la gasolina mientras nuestro conductor descansaba placidamente. El pobre tuvo que retornar desde el refugio en Laguna Colorada hasta San Pedro para tener gasolina suficiente. Igualmente si es posible evitar a Colque Tours, mejor que mejor. Se llevan la palma en los comentarios negativos.

– Si se va desde Chile es necesario cambiar a pesos bolivianos. Con tener unos 200 es suficiente (para pagar la entrada al Parque de fauna altoandina y poco más), ya que en Uyuni hay cajeros y en San Pedro el cambio no es el mejor del mundo.

– No hay enchufes en los refugios, por lo que se recomienda ir pleno de baterías. Además en el Salar de Uyuni la cámara está más encendida que apagada por razones obvias.

– Un tour sin ver amanecer en el Salar de Uyuni no es un tour. No importa que te mueras del frío, pero hay que estar allí con las primeras luces del alba.

– Hacer el payaso lo máximo. Las posibilidades que da el Salar de Uyuni para las fotografías son tantas que si se le echa imaginación pueden salir instantáneas muy buenas (no hay más que buscar por la red).

Y EL VIAJE PROSIGUIÓ POR POTOSÍ Y SUCRE… DOS PERLAS BOLIVIANAS PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD

Todo sigue viento en popa. Bolivia es una maravilla por su autenticidad, sus paisajes y por contar con un Patrimonio Histórico excelente. Primero Potosí (con visita a las minas incluida) y después Sucre (tan andaluza como La Giralda) marcaron mis primeros pasos en un país que estoy disfrutando al máximo. Como me temía es América Latina pura y dura, con lo que eso significa para lo bueno y para lo malo. Y era justo lo que estaba buscando.

El siguiente paso es llegar a La Paz, si no lo impiden los mil y un bloqueos que se reparten por todo el país, y quedarme unos días antes de ver las ruinas de Tihuanaco y tocar la región amazónica boliviana en Santa Rosa del Yacuma. ¡Qué bien suena todo!

Cada vez tengo más claro que este viaje me está cambiando la vida…

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

* En Destinia es posible comprar vuelos sin cargos de gestión entre las 13:00 y las 14:00 horas todos los días. Un happy hour que nos vendrá de perlas a más de uno para seguir adquiriendo sueños en forma de billete de avión.
* Recuerda que puedes seguir todos los pasos de este viaje en MOCHILERO EN AMÉRICA

Post to Twitter

Share

19 comentarios para “Postales del Salar de Uyuni, el desierto blanco de Bolivia”

  • Amparo:

    La primera foto del amanecer es simplemente espectacular. Cuesta creer que realmente haya sitios así.

  • Purkinje (mapaygps):

    Uffff, increíble… qué lugar tan.. no se si místico, aislado, exótico. No se muy bien cómo describirlo, pero tengo muy claro que quiero conocerlo. Gracias por enseñarlo y por el post tan completo… Sigue disfrutando!

  • Octavio:

    Impresionante el sal, uno de los lugares mas mágicos de este planeta.
    Magníficas fotos, muy buenas.
    Saludos!

  • Solé:

    No tengo palabras, solo que quiero ir a verlo con mis ojos.

  • Pau:

    Parece que estés en otro planeta Sele, bestial :D

  • José Carlos DS:

    Una pasada el amanecer en Ayuni y luego los salares son algo casi irreal, desde luego la variedad en cuanto a lugares entre una y otra entrada no deja de sorprenderme, cuan rico es Sudamérica y que de lugares dignos de visitar tiene :D

    Pues nada, con esto ya estoy al día con tus entradas. Saludotes!!!!!

  • M.Teresa:

    El frío y yo no somos buenos aliados pero para poder ver ese amanecer en el Salar de Uyuni haría lo que fuera. Sin palabras!

    Un abrazo

  • Mónica:

    Sele la primera foto es una pasada!!!
    Que ganas de ir a Bolivia.
    Lo pasastes muy mal en los caminos estrechos? Es que tiene un poco de mala fama sus carreteras, no?
    Me está encantando tu viaje!

  • Aldana y Dino:

    En el Salar de Uyuni es donde por primera vez en nuestra vida pudimos escuchar el silencio, porque tuvimos la suerte de poder dormir en el hotel de sal en medio de esa inmensidad… simplemente increíble.
    Esperamos que sigas disfrutamos la magia del camino.
    Besos y abrazos
    Dino y Aldana

  • Matías:

    Tremendo todo, y siendo que estoy planeando ir por ahi, más que útil la información. Que gran viaje!

  • Alberto (Notas de un viajero):

    Sin duda es un lugar mágico. Parece mentira que podamos encontrar lugares así, tan bellos.

    Un abrazo y sigue disfrutando del viaje.

  • Victor El mundo a tus pies:

    Hola Sele,

    Que sitios más increíbles estamos descubriendo, gracias a tu viaje por toda América.

    Qué continúe la aventura !!

    Un fuerte abrazo.

  • JonyMao:

    ¡Dios! Es unos de los lugares que más ganas tengo de visitar. Está en mi lista de los very VIP’s jajaja.
    Preciosa visita la que hicite. Enhorabuena.
    Un saludo.

  • Ricardo:

    Es bonito, sí, pero a la vista de las fotos me reafirmo en que es mejor visitar el salar de Uyuni en plena temporada seca (más o menos a partir de Junio), con el salar sin charcos y con los prismas de sal plenamente marcados en la llanura blanca.
    Sele, ¿es que no fuísteis hasta la isla del Pescado? Es un lugar icónico de Uyuni, una isla en medio de un mar blanco y poblada de cactus gigantescos y vizcachas. Me sorprende que ni siquiera la nombres.
    Ricardo Lafita.

  • Sele:

    Hola Ricardo! No fuimos a la Isla del Pescado porque estaba inaccesible por el agua en la zona. Llevan más de un mes sin pasar, al parecer.

    A mí el salar me gusta todo, pero las zonas de agua son mágicas!

    Un abrazo, viajero!!

    Sele

  • Calíope:

    Había visto fotos del Salar de Uyuni, pero nunca del amanecer, qué maravilla, estoy realmente impresionada, es mágico de verdad. Saludos!!

  • Alberto:

    Paisajes increibles! Despierta envidia, pero sana, se entiende :)

  • concha:

    Bonito bonito.Yo solo conozo el de Atacama que tambien me impresiono

  • 10 lugares increíbles a los que me gustaría viajar | el pachinko:

    […] formas geométricas, perdido en el Altiplano de Bolivia. Así definen el Salar de Uyuni mis amigos Sele e Inés. Probablemente sea uno de los lugares más conocidos y turísticos del país andino, pero […]

Deja un comentario

Sígueme en Twitter
Hazte amigo en las Redes Sociales

Hazte amig@ de esta web viajera en las Redes Sociales Facebook y Twitter y podrás enterarte de las últimas novedades, comentar fotografías, vídeos y muchas más sorpresas.

Logo Facebook





Relatos y artículos
Léeme también aquí

Mis artículos en Cadenaserviajes

Mis artículos en Los40viajes

Destino Sudamérica

Lee mis artículos de Destino Sudamérica

 
HOY NO TE PIERDAS…

+ Un viaje a Irán a través de 10 cúpulas maravillosas. Los emblemas del arte islámico en Persia.

Cúpula de Mahan (Irán)

+ Doctor, padezco el síndrome de Vietnam. ¿Será grave?

Escena de Hoi An (Vietnam)

+ Tikal a través de 20 postales fabulosas. Una ruta por la gran ciudad de los mayas en Guatemala.

Cúspide del Templo V de Tikal (Guatemala)

+ Al final siempre el amor es el mejor viaje... Recuerdos de una boda inolvidable.

Foto de la Boda de Sele y Rebeca

+ En Irán hay una pequeña Petra. Su nombre es Naqsh-e Rostam.

Tumba de Naqsh-e Rostam (Irán)

+ Nos vamos de safari al río Kinabatangan, una especie de Amazonas en la isla de Borneo.

Mono narigudo (proboscis) en el río Kinabatangan (Borneo, Malasia)

+ ¿Os imagináis Niza convertida en pompas de jabón?

Pompa de jabón en la vieja Niza

+ La guía más útil y completa de un viaje en coche a la Provenza / Costa Azul en Francia.

Típica casa provenzal (Gourdon, Costa Azul, Francia)

+ Tenemos sección de fotografía: El instante viajero. ¿La echas un vistazo?

El hombre santo de Benarés (Sadhu de India)

+ Quetzaltenango, la sangre caliente y auténtica de Guatemala (Ruta recomendada).

Mercado de Almolonga (Quetzaltenango, Guatemala)

+ Entramos a las minas de Potosí en Bolivia y grabamos la experiencia en vídeo.

Mineros en Potosí (Bolivia)

+ Viajamos a Lituania para conocer uno de los castillos más bellos de las Repúblicas Bálticas, el castillo de Trakai.

Foto del castillo de Trakai (Lituania)

+ Un amplio reportaje sobre la Expedición Kamal al Desierto Líbico en Egipto y todos los diarios de viaje. Una aventura de una vez en la vida...

Desierto Líbico (cerca de Peter & Paul, Egipto)

+ Un castillo contra los piratas del Caribe en Guatemala: San Felipe de Lara

Castillo de San Felipe de Lara en Izabal (Guatemala)

+ El lugar más sagrado del chiísmo en Irán, el Santuario de Imam Reza en Mashhad

Santuario de Imam Reza en Mashhad (Irán)

+ Recorremos el Lago Atitlán, el espejo del mundo maya en Guatemala.

Lago Atitlán desde Panajachel (Guatemala)

+ Los últimos orangutanes de Borneo, una experiencia en Sepilok (Malasia).

Orangután en Sepilok (Borneo, Malasia)

+ Mis últimos reportajes sobre Cantabria (Picos de Europa, Cabárceno, espeleología en cuevas, etc...)

Fotografía de Picos de Europa (Cantabria) camino a El Áliva

+ Tres viajes en uno y muy mediterráneos a bordo del neoRiviera Costa Cruceros

Faro de Saint-Tropez (Francia)

+ Todos los reportajes de un viaje al interior de la provincia de Valladolid

Castillo de Tiedra (Valladolid)

+ Lugares increíbles que se están perdiendo en Siria por culpa de la guerra

Casas colmena de Siria

+ La ruta de los castillos de Guadalajara, una escapada fabulosa desde Madrid.

Castillo de Sigüenza (Guadalajara)

+ Una guía detallada y útil del viaje a la Aquitania (Francia): Burdeos y el Périgord

Castillo de Monbazillac (Périgord, Francia)

+ Os damos 50 consejos útiles para tu viaje a Irán. Imprescindible para quienes quieran ir a tierras persas.

Foto de mujer en un callejón de Yazd (Irán)

+ Paseamos por la que fuera Embajada de Estados Unidos en Teherán para ver sus curiosos graffitis antiamericanos.

Pintura en la que fuera Embajada de Estados Unidos en Irán

+ La guía práctica más completa del viaje a Irán. La primera parte está dedicada a la ruta.

Cúpula de Mahan (Irán)

+ Una de las rutas terrestres más apasionantes del mundo: El Altiplano andino entre San Pedro y Uyuni.

+ Estuvimos en la televisión contando intensas experiencias viajeras en África. Ya puedes ver el vídeo de nuestra intervención en "Tenemos que hablar".

Fotograma de

SOY TRAVEL INSPIRERS

Travel Inspirers

TERTULIAS VIAJERAS

Tertulias viajeras

MOCHILERO EN AMÉRICA

Mochilero en América ha sido una aventura de 7 meses narrada en directo. Un viaje que comenzó sin billete de vuelta a través de los ojos de un viajero.
Colaboro con:

Paralelo 20, cada sábado se habla de viajes en Radio Marca

Archivos