Galena, el pueblo con más encanto del Estado de Illinois

Estando en Chicago y a falta de previsión ante el siguiente paso que íbamos a dar, terminamos decidiendo el último día y a última hora que nos alquilaríamos un coche en el aeropuerto y nos perderíamos por la Great River Road, una carretera escénica con mucha historia, que va bordeando todo el río Mississippi. No teníamos tiempo para hacerla completa, desde Nueva Orleans hasta prácticamente Canadá, pero sí de seguirla a través de tres estados norteamericanos como Illinois, Iowa y Wisconsin, sobre todo la primera. Teníamos ganas de vivir la América profunda, esas huellas de los colonos que en el Siglo XIX fueron avanzando paso a paso marcando el gran Mississippi como una de sus lindes. De esa manera nace uno de los pueblos más históricos no sólo de Illinois, sino de los Estados Unidos de América, cuyo nombre es Galena puesto que por la zona se extraía ese mineral grisáceo que se utilizaría más adelante para hacer posibles las primeras radios de la Historia. La ciudad histórica de Galena, según los estadounidenses, aunque tenga una población que no llegue a las 4000 personas, parece haberse detenido en la primera mitad del Siglo XIX y hoy en día es una de las poblaciones más bellas del país. Y fuera de sus fronteras una de las menos conocidas, por lo que permanece en ella ese aire que la hace única y que embelesa al viajero en cuanto cruza por uno de sus puentes o entra a alguna de esas tiendas de antaño con el cartelón de la puerta tan bien puesto.

Galena (Ilinois, Estados Unidos)

Por sus mansiones de película, sus automóviles clásicos aparcados en la calle, los comercios encantadores de Main Street, las historias de fantasmas que recorren cada casa y el saberse uno de los destinos más interesantes que se pueden hacer viajando desde Chicago, Galena se convirtió para nosotros de la noche a la mañana en una de las mejores sorpresas que destapamos en nuestro paso por los Estados Unidos.

Érase un lugar llamado Galena…

Si apenas 24 horas antes de llegar a Galena por la Interestatal 90 y la US Route 20 nos hubiéramos imaginado lo que nos esperaba, hubiésemos ido con más seguridad y confianza de que habíamos hecho bien en dejarnos llevar por la improvisación haciendo una ruta por nosotros desconocida. ¡No teníamos ni idea salvo cuatro referencias leídas en el último momento! Pero ese temor se esfumó en el mismo instante en el que entramos con nuestro coche alquilado a “la ciudad” que bordea el río del mismo nombre, uno de los muchos afluentes del Mississippi, a escasos kilómetros de allí. Estoy convencido de que Galena nos atrapó nada más echarle el primer vistazo. De hecho, sin bajarnos ni siquiera del coche, decidimos que la noche la teníamos que pasar allí con obligatoriedad, y fuimos buscando alojamiento de inmediato. Dado que los hoteles del centro de la ciudad y las habitaciones que alquilaban en las mansiones se nos escapaban de presupuesto terminamos en un encantador motel de las afueras (Grant Hills Motel), con un jardín de esos con columpio y vistas de todos los prados de alrededor.

Galena, el pueblo más bonito de Ilinois (Estados Unidos)

Empezamos nuestro paseo a pie desde el antiguo edificio de la estación de ferrocarriles Galena, convertida hoy en Oficina de Turismo. Junto a ella delicadas mansiones de madera que fueron propiedad de grandes jerifaltes y terratenientes de la zona, se abrían paso bajo una mañana limpia y tranquila de un día de diario en pleno agosto. No había turistas, ni se los esperaba hasta el fin de semana. Pocos extranjeros llegan hasta allí, incluso se sorprendía la gente cuando decíamos que éramos españoles, asegurando que éramos los primeros que veían por el pueblo. Éste es un destino turístico importante a nivel nacional y, sobre todo, estatal. Para los chicagoans (ciudadanos de Chicago) supone la escapada perfecta a tres horas de la gran ciudad del Lago Michigan, una forma de escabullirse del bullicio de la metrópoli y perderse en los orígenes coloniales de su país.

Galena, el pueblo histórico más bello de Ilinois (Estados Unidos)

Lo que más me llamó la atención de Galena es que es sumamente auténtica, que no pasa por ser un decorado de esos que tanto gusta recrear a los norteamericanos sobre su pasado. Representa de forma viva la Historia de una ciudad en la que la minería y la agricultura hizo crecer su población hasta los 14.000 habitantes en el Siglo XIX. Y hogar de hasta nueve Generales de la Guerra Civil norteamericana, entre los que destacaba el General Ulysses S. Grant, 18º Presidente de los Estados Unidos y cuya casa se puede visitar en la actualidad.

Mansión histórica en Galena (Ilinois, USA)

Para ir hacia el Galena Historic District tuvimos que cruzar por un puente el río Galena, ahora con un caudal muy inferior al que se encontraron los primeros colonos de la zona. De hecho este afluente del Mississippi era surcado con asiduidad por esos típicos barcos de vapor con enormes ruedas de madera por detrás, los cuales fueron el medio de transporte predilecto en aquel tiempo. No sólo en Luisiana, donde abundaban las plantaciones de algodón, sino también en todo el gran Mississippi River y en los tributarios con cierta anchura y profundidad que lo alimentaban. Por eso mismo Galena, sin estar bordeada por el Río con mayúsculas de los Estados Unidos, se la considera una población más del mismo.

Galena (Ilinois, USA)

El corazón de Galena es la Main Street dividida meramente en su nomenclatura, en South Main Street y North Main Street. Una brecha en la que los vehículos tienen cabida (quizás demasiada para mi gusto, aunque ya se sabe que USA es un país hecho para los coches) pero en la que destacan sobre todo las construcciones de ladrillo de época. El Banco, la casa de correos, la panadería… como si se tratara del típico pueblo de la Casa de la Pradera, en el que se han cambiado los carromatos por automóviles, pero en el que parece respirarse un aire semejante. Así, al menos, lo vimos nosotros.

Galena (Ilinois, USA)

Edificio del Banco de Galena (Ilinois, Estados Unidos)

Main Stret es una auténtica maravilla para el que le apasionen las tiendas originales, con encanto. Los coleccionistas de arte, antigüedades, libros de viejo o los que gustan de comprar regalos curiosos y con personalidad, encontrarán aquí un tesoro. Detrás de cada uno estos comercios se encuentra un dependiente o dependienta amable que te recibe como si lo hiciese en el más refinado de los castillos. Sucede lo mismo en una chocolatería que en cualquiera de los restaurantes que asoman a la calle principal de Galena. Se nota que la gente es abierta y gusta de recibir invitados. Y si son extranjeros se vuelcan más aún.

Fachada con escaparate de Galena, el pueblo más bonito de Ilinois (Estados Unidos)

Los edificios de ladrillo con mayor altura no pasan de tener un máximo de tres plantas. Los rótulos, perfilados hasta el último detalle y muchos de ellos originales del S. XIX, vienen convenientemente colocados en cada puerta, en cada fachada. Las farolas negras se complementan a la perfección con muros y escaparates. Sobre todo cuando un manojo de flores de colores ayuda a dar ese colorido que nunca le falta al pueblo. De fondo, entre casas y más casas, un tapiz de verdes árboles cubre los huecos que pueda haber.

Galena (Ilinois, Estados Unidos)

Sele en Galena, el pueblo más bonito de Ilinois (Estados Unidos)

Galena es lo que una buena casa a una revista de decoración. Es un modelo a seguir, una manera de vivir el estilo en la tranquilidad de saberse alejada de grandes ciudades. Es el buen gusto con mayúsculas, sin conservantes ni colorantes. También es orgullosa, conocedora de que posee una magia capaz de enloquecer a cualquiera que pase por ella. En nosotros no tengo duda que nos regó de su influjo, de ese hechizo que se mezcla con las historias de fantasmas que salen de las mansiones de postín que hay al borde del río.

Mansión de Galena (Ilinois, Estados Unidos)

Cada detalle, y es que en Galena nada es casual, es una sonrisa dedicada con esmero al visitante. Es pequeña, repleta de lugares históricos, y asequible para un día en la vida de un viajero que busca perderse en lo que nadie le ha contado de América. Ese es quizás el caballo siempre ganador de un pueblo que te recibe con los brazos abiertos y te ofrece la autenticidad que vas buscando desde siempre.

Fachadas de Galena (Ilinois, Estados Unidos)

Al llegar la tarde, en el columpio de nuestro motel de carretera, despedimos un Sol de fuego que acariciaba las copas de los árboles con su fulgor decadente. La brisa pellizcaba nuestra piel y la sensación de que la improvisación nos había hecho un nuevo regalo con el que no contábamos nos hacía sentir gozosos. El aroma al Mississippi voló junto a nosotros hasta hacerse de noche…

Rebeca en Galena (Ilinois, Estados Unidos)

Atardecer en Galena (Estados Unidos)

Sele

* No te pierdas otros artículos sobre distintos lugares de los Estados Unidos.
* Recuerda que puedes seguir todos los pasos de este viaje en MOCHILERO EN AMÉRICA

email

8 comentarios en “Galena, el pueblo con más encanto del Estado de Illinois

  1. Es como una ciudad detenida en el tiempo y eso es tan agradable porque no sólo viajas geográficamente, sino a través de la historia 😉

  2. Me recuerda mucho a un pueblo llamado Pontiac, también en Illinois pero al Sur, con pocos más habitantes. La casualidad es que la Ruta 66 pasa por Pontiac, por lo que hay tiendas de souvenirs y un mural gigante donde los “ruteros” se suelen para a hacer una foto. Por lo demás, lo recuerdo exactamente igual a las fotos que has puesto, me pregunto si será algo de los pueblitos de IL o de US en general. Un abrazo desde Rio!

  3. No somos Europa pero aqui tambien tenemos nuestros pueblitos con encanto! Muy lindo!
    A una hora de Denver hay uno pequeño llamado Georgetown si mal no recuerdo que me gusto mucho. En Tenesse tambien visite uno parecido, todos guardas algo en comun…..el uso del ladrillo y la volumetria de las fachadas, muy tipicamente Americana, ademas de la madera claro,depende de la region! Es una estetica asociada a los pueblos del Viejo USA colonial que aun sobrevive y es muy atractiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *