Las abadías abandonadas de North Yorkshire

Rayos de luz penetrantes acceden sin resistencia al antiguo coro de la iglesia abacial. Me encuentro en North Yorkshire, Inglaterra. Nunca había entrado a un templo cristiano pisando hierba en vez de suelo, pero esta es una forma usual de seguir las huellas del abandono de los monasterios británicos tras su disolución en el siglo XVI por Enrique VIII cuando, de manera unilateral, decidió fundar la iglesia anglicana cortando radicalmente con Roma. Grandes estancias monásticas, que en el pasado fueran ricas y pobladas, son hoy esqueletos de piedra, de puertas huecas y ventanas vacías donde no queda cristal. En Whitby, por ejemplo, la salitre del mar ha carcomido los sillares, dejando un aspecto fantasmagórico y desnaturalizado. En Fountains Abbey, el monasterio más grande de esta ruta de abadías abandonadas de North Yorkshire y símbolo del romanticismo más bécqueriano o la nostalgia trasladados a los lienzos de William Turner, muy amante de las ruinas, hay que hacer un ejercicio de imaginación para vislumbrar las riquezas confiscadas, robadas o destruidas a propósito o por el paso de los años. Mientras tanto en Rievaulx Abbey se rompen las nubes de plomo para atravesar la piedra y dibujar un paisaje deshabitado y espectral que bien podría formar parte del universo de pesadillas de Tim Burton.

Abadía de Whitby (Yorkshire Inglaterra)

Durante mi último viaje a Yorkshire me dispuse a conocer tres de las muchas abadías abandonadas que resurgen de su dejación y muerte para convertirse en auténticos atractivos para visitar por parte de los viajeros que llegan hasta Inglaterra. Monasterios en ruinas que dibujan un sendero de silencio, historias y raíces cortadas por un monarca que cambió para siempre la historia y religión de su país.  Leer artículo completo ➜

Guía de lugares increíbles que ver en el sur de Islandia

No hace mucho publicaba 50 consejos prácticos para viajar a Islandia con el objeto concretar en la pantalla los apuntes tomados en mi cuaderno de notas durante mi estancia en el país nórdico. Tras llevar a cabo en coche de alquiler la ruta circular por la isla se me quedaron grabados numerosos lugares y, sobre todo, momentos que tienen que ver con este viaje a Islandia en el que uno cree regresar a los orígenes de la Tierra para conocer tal cual pudo ser hace millones de años. Una y otra vez pienso en las lenguas de hielo del Vatnajökull, el mayor glaciar de Europa, en las muchas cascadas que surgían en un paisaje abrumador que me empequeñecían en cada kilómetro que hacía. O en esas playas de ceniza volcánica donde la sombra de los acantilados sirve de hogar a los frailecillos que observan impertérritos auténticas esculturas naturales de magma y oleaje. Si bien el norte me recibió con un temporal que puso las cosas demasiado fáciles, el sur de Islandia fue el abrazo que necesitaba. Sus cielos azules forjaron un escudo lo bastante fuerte como para poder disfrutar y degustar rincones imposibles de una de las áreas más prolíficas del país.

Cascada Seljalandsfoss (Islandia)

La cantidad de lugares maravillosos que ver en el sur de Islandia me ha llevado a preparar una breve guía para el viajero que se encuentre haciendo una ruta en coche por el país y quiera conocer esos sitios que no se puede perder (o a los que regresar si es reincidente). Si bien Islandia está cargada de imprescindibles hay que reconocer que gran parte de los sitios más memorables se encuentran en su enigmático surLeer artículo completo ➜

La experiencia de dormir en una yurta en Uzbekistán

En los pueblos nómadas de Asia Central existía la tradición de ir con la casa a cuestas. Grandes y complejas tiendas de campaña, forradas en piel y lana, y con una estructura de madera como esqueleto, eran montadas y desmontadas por las familias que encontraban en las estepas y desiertos más inhóspitos un lugar idóneo para pasar una temporada. Preparadas para soportar condiciones meteorológicas extremas, tanto de calor como frío, se convirtieron en un auténtico modo de vida. Se las conoce normalmente como yurtas (en mongol gers), y representan mejor que ninguna otra cosa el nomadismo más auténtico. En países como Mongolia, Kazajistán, Kirguizistán o Tajikistán, y en menor medida en Uzbekistán, todavía es posible encontrarse una o varias yurtas en la inmensidad de un paisaje con el que parece tener cierta simbiosis. Sus estilizadas figuras nos hacen volver a los orígenes del ser humano antes de que nos convirtiéramos en seres sedentarios que nacemos, vivimos y morimos en el mismo lugar. Por ello la yurta es una metáfora del todo cambia y nada permanece, de la vida marcada por el movimiento y la nostalgia de pensar que, en realidad, todos somos nómadas.

Yurtas en Uzbekistán

Durante el último viaje que hicimos a Uzbekistán quisimos probar la experiencia de dormir en yurtas, algo que yo había tenido la suerte de hacer en Mongolia años atrás. Después de días de ciudad en ciudad encontramos el silencio más puro en un auténtico desierto olvidado por el curso del Amu Daria bajo la sombra de Ayaz Qala, una atalaya del antiguo Reino Corasmio (Khorezm) fundida con la colina como si fuera arcilla a punto de derretirse. Uno de los pocos campos de yurtas que existen en el país nos brindó una estancia magnífica en la lejanía de las tierras centroasiáticas. Leer artículo completo ➜

Ruta en coche por la costa de Yorkshire

El litoral de Yorkshire, el condado histórico más grande de Inglaterra, se dibuja por medio de una sucesión de curvas, vigorosos acantilados golpeados salvajemente por las olas, pueblos refugiados entre las rocas donde venían a esconderse los reyes del contrabando marítimo y cientos de miles de aves que anidan en aquellas costas. Desde Staithes, el lugar en el que el Capitán Cook empezó a desplegar sus primeros mapas, así como sus primeros sueños, tenemos un recorrido de apenas un centenar de kilómetros nutridos de grandes atractivos hasta que nos venimos a topar con un auténtico muro llamado Flamborough Head, la versión británica del Cabo de las Tormentas.

Robin Hood's Bay, uno de los pueblos más bonitos de la costa de Yorkshire (Inglaterra)

El viaje que os propongo hoy tuve la suerte de realizarlo recientemente en mi última incursión a Gran Bretaña. Se trata de una ruta en coche por la costa de Yorkshire, de arriba a abajo, en la que se puede descubrir la vertiente más pirata, genuina y auténtica de aquellas rompientes incapaces de domesticar al océano.  Leer artículo completo ➜

En los adentros de Cueva Coventosa, la catedral de la espeleología

La comarca cántabra del Alto Asón guarda muchos secretos escondidos más allá de donde se pone el sol o moja la lluvia. Este intenso valle refugiado en la Cantabria más oriental e inédita posee más de tres mil cuevas cuyas galerías se pierden en el origen de los tiempos. Mientras la luz natural toca tan sólo las aperturas que permanecen abiertas en los montes teñidos de verdor y niebla matutina, se cierne en la montaña el Reino de la oscuridad y el silencio gobernado por la ley del subterráneo. Entre estalactitas y estalagmitas, gotas de agua preservadas para la eternidad, el Valle del Asón presume ser la capital de la espeleología en Europa con la cueva Coventosa como su insigne catedral.

Cueva Coventosa (Cantabria)

Durante mi último viaje a Cantabria tuve la oportunidad de adentrarme en la cueva de Coventosa, con más de 35 kilómetros de galerías, para dar un espeleopaseo que se convirtió no sólo en una formidable experiencia sino también en una gran aventura, a pesar de no ser más que un simple aficionado a esta adrenalítica actividad. Leer artículo completo ➜

El parque de las iguanas de Guayaquil

Iguana en el Parque de las Iguanas (Guayaquil, Ecuador)

En Guayaquil, la ciudad con mayor población del Ecuador, los mapas nos llevan al parque Seminario o incluso a veces a Plaza Bolívar, pero cierto es que muy pocos se refieren a dicho lugar con estos nombres. Para locales y turistas el recinto ajardinado que se sitúa frente a la fachada de la catedral metropolitana es y será por siempre el parque de las iguanas. Y no por una cuestión baladí o un capricho de cualquiera. Es la pura realidad que en en pleno centro histórico de Guayaquil el parque más conocido y frondoso sirve de residencia estable de enormes iguanas que conviven plácidamente con los viandantes de la ciudad y con una estatua ecuestre del libertador Simón Bolívar. Nadie sabe a ciencia cierta desde cuándo están allí pero es un hecho que se han convertido en las dueñas de la que durante el siglo XVII, en pleno período colonial, fuese la Plaza de Armas.  Leer artículo completo ➜

5 lugares que ver en Noruega… y que me fascinan

¡Silencio, que los trolls del bosque nos escuchan! Un viaje a los recuerdos que me trae Noruega, el país de Europa con la naturaleza más deliciosamente definida que he visto hasta el momento, sobrevuela fiordos, lenguas de hielo, lagos solitarios y paisajes alucinógenos en los que las criaturas del bosque no sólo existen en la imaginación. Mi mente me lleva a los escenarios de esos primeros viajes en los que el país escandinavo supo mostrarme su autenticidad con el paso firme y el pulso de unas imágenes capturadas en la retina que invitan a pensar en que al verbo viajar le faltaría una de sus letras si Noruega no existiera.

Foto de Stavanger (Noruega)

Pero por fortuna Noruega existe… Noruega no para de pronunciar un discurso capaz de eclipsar todo lo que nos hayan contado. Y me hace volver a ese recuerdo incesante, a esos lugares que me enseñaron a ser un poco más viajero. Leer artículo completo ➜

El día que hice la visita salvaje a Cabárceno

El Parque de la Naturaleza de Cabárceno desde bastidores, esa era la propuesta de la denominada visita salvaje que tuve la ocasión de realizar en uno de los lugares más populares de Cantabria. Ya había estado anteriormente de pasada pero esta vez recorrería el parque de otro modo junto a cuidadores y entrenadores para conocer de primera mano el funcionamiento de este valoradísimo modelo de conservación y concienciación natural. Durante una jornada completa aprendí de la labor que se realiza en el parque, lo que no se ve, y tuve más cerca que nunca elefantes, rincocerontes, jirafas, gorilas, tigres, guepardos, osos o incluso grandes rapaces.

Osos en Cabárceno (Cantabria)

Sin duda la visita salvaje a Cabárceno fue de esas experiencias que me dejaron huella. Una manera muy distinta de disfrutar y comprender el parque tras las bambalinas. Leer artículo completo ➜

Bempton Cliffs, el paraíso de las aves marinas en Yorkshire

Probablemente en Inglaterra no exista un lugar como Bempton Cliffs para ver y fotografiar aves marinas. Estos vertiginosos acantilados situados en la costa de Yorkshire dibujan un paisaje colosal donde la erosión ha creado una pared de más de 100 metros de alto que se extiende durante unos 10 kilómetros hasta llegar al Cabo Flamborough. Es aquí donde aprovechan cientos de miles de aves para buscar pareja, hacer sus nidos y dar a luz a nuevos miembros. Durante todo el año, aunque sobre todo en la primavera y el verano, los acantilados de Bempton se convierten en un espectáculo ornitológico de primer nivel donde se puede observar, escuchar y disfrutar los trinos y aleteos de distintas especies de pájaros que cruzan el océano para acudir al unísono a un lugar sin parangón en toda Gran Bretaña.

Frailecillos en Bempton Cliffs (Yorkshire, Inglaterra)

Con prismáticos y la cámara de fotos lista para disparar me presenté en Bempton Cliffs dispuesto a capturar los instantes que me permitieran las bandadas de frailecillos, alcatraces, alcas o gaviotas, las cuales formaban una ensordecedora multitud en esta barrera natural atlántica.  Leer artículo completo ➜

50 consejos útiles para viajar a Islandia

Si pensamos en el humo de volcanes y fumarolas, en el avance de un glaciar que se rompe lentamente en icebergs quedando a la deriva o en el pico colorido de un frailecillo asomándose a un acantilado de película es que estamos haciendo un viaje a Islandia con la mente. Pero hay países que tenemos que verlos con nuestros propios ojos. Ese mundo de hielo y fuego que recrea la Tierra tal cual era se trata de uno de los destinos más apasionantes y conmovedores que se me ocurren a los que puede aspirar un viajero. Entre paisajes sublimes y la ilusión de un niño cuando se va al volante por la famosa carretera circular R1 es fácil quedarnos con la boca abierta con todos los atractivos que tiene para ver y hacer este destino único. A mi vuelta de este país de sangre vikinga, tras vivir increíbles experiencias y tomar muchas notas en mi cuaderno, he preparado un listado de 50 consejos útiles para viajar a Islandia que puedan inspirar a aquellas personas que tengan interés en visitar la isla mágica del norte.

Cascada de Öxarárfoss (Islandia)

¿Es tan caro viajar a Islandia como nos cuentan? ¿Qué debemos llevar con nosotros? ¿Cómo moverse por el país? ¿Es fácil hacerlo por tu cuenta? ¿Qué tal son los hoteles? ¿Dónde y cuándo es mejor ver ballenas, frailecillos o auroras boreales? Todas las respuestas a estas preguntas y muchas más trataré de darlas en esta recopilación de consejos con un sentido práctico que pueda dar luz a la hora de preparar un viaje a Islandia y buscar la mejor experiencia posible en el país nórdico.  Leer artículo completo ➜

El hotel de Harrogate donde se escondió Agatha Christie

Hay once días en la vida de Agatha Christie que se llevó con ella a la tumba. El 3 de diciembre de 1926 su coche apareció junto a un acantilado y las especulaciones, entre las que se incluía el suicidio, se vieron multiplicadas dentro de una de las operaciones policiales más importantes que se recuerdan en Gran Bretaña. Los prensa y la ciudadanía no hablaba de otra cosa, hasta el hecho de que el mismísimo Sir Arthur Conan Doyle, creador del célebre personaje de Sherlock Holmes, llevó los guantes de la escritora a una medium para obtener pistas sobre su paradero. Al parecer una dura discusión con su marido infiel le había llevado a cometer una locura, poniendo Inglaterra patas arriba para salir a su búsqueda. El 14 de diciembre, once días más tarde de su desaparición, un músico que tocaba el banjo en el Swan Hydropathic Hotel de Harrogate (Yorkshire), el actual The Old Swan, reconoció a Agatha Christie entre los huéspedes y llamó rápidamente a la policía. Cuando ésta llegó junto al esposo de la novelista, el Coronel Archibald Christie, la autora de “Asesinato en el Orient Express” que, al parecer, había estado de baños, fiestas y bailes en el lujoso hotel de Harrogate todo ese tiempo, dijo haber perdido la memoria. Lo mejor de todo es que, a pesar de sufrir “amnesia” tras el accidente de coche (recalco el entrecomillado), se había registrado en el hotel como Theresa Neele, casualmente el mismo apellido que la amante de su marido…

The Old Swan de Harrogate

Parece una historia sacada de una de las novelas policíacas de Agatha Christie pero el misterio de tan sonada desaparición sigue dando mucho que hablar. Sobre todo en The Old Swan Hotel de Harrogate, que lleva ofreciendo hospedaje desde finales del siglo XVIII y se trata de uno de esos hoteles con encanto, mucha Historia y fino acento británico en el condado de Yorkshire. Lugar en el que tuve la fortuna de pernoctar, aunque sin síntomas de amnesia contrastados (que yo sepa).

Leer artículo completo ➜