Blockhaus 13, un búnker modelo I Guerra Mundial en Madrid

A finales de 1938 el avance del bando nacional en la Guerra Civil española, que iba ya para dos años, era imparable. Con la ciudad de Madrid sitiada hasta el extremo y el ejército republicano exhausto perdiendo terreno y fuelle cada día que pasaba, la victoria de los sublevados era cuestión de tiempo. Tras la cruenta batalla de Brunete, en la que las bajas por ambos lados superaron la dolorosa cifra de 40.000, los nacionales habían desbloqueado la difícil sierra oeste de Madrid, una zona de alto valor estratégico durante el conflicto. Muy cerca de la línea de la batalla se proyectaron diversos búnkeres de retaguardia que sirvieran, por un lado, de abrigo a tropas dispersas y, por el otro, de fortín con el que limitar cualquier posible avance republicano por carretera. La idea era levantar un total de 22 refugios de hormigón utilizando un modelo inédito hasta entonces en el país que alineaba dos estilos de la arquitectura militar de la I Guerra Mundial. De todo lo planificado tan sólo se pudo completar uno, el Blockhaus nº13, vigilando la carretera de Colmenar del Arroyo hacia Navalagamella, suficientemente equipado como para resistir grandes bombardeos y esconder un buen número de soldados en su interior, sin dejar de ser una imbatible máquina de matar.

Blockhaus 13, el búnker de Comenar del Arroyo (Madrid)

Décadas después, tras el olvido e incluso el abandono de este tipo de elementos bélicos, el Blockhaus 13 de Colmenar del Arroyo es un vestigio de la guerra civil española en la Comunidad de Madrid que se puede visitar hoy en día, y una de las mayores sorpresas que nos llevamos los viajeros y aficionados a perseguir las huellas y cicatrices de la contienda nuestro país.  Leer artículo completo ➜

#SomosNómadas en el siglo XXI

Sele en el desierto de Egipto
Si tuviera que imaginar un escenario nómada pensaría en las estepas de Mongolia, una colina verde exenta de toda vegetación o incluso un desierto como el del Gobi en que solitarios gers o yurtas sirven de casas móviles a familias que se trasladan de un sitio a otro en función de la época que sea. Todavía quedan nómadas de los de antes, pocos eso sí, en las planicies de Asia Central y en vastas zonas del lejano oriente en que las carreteras son caminos, los lagos espejos y los hombres todavía saben cazar con halcones. Pero, ¿y los nómadas del siglo XXI? ¿Es posible que haya nómadas sin vivir en Mongolia, Kirguistán o Uzbekistán? Por supuesto que sí…

Leer artículo completo ➜

2 minutos en las Lagunas de Villafáfila

Hace poco hablamos en este blog de uno de los mejores lugares de España para observar aves migratorias durante el invierno como es la Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila, en la provincia de Zamora. Dentro de un paisaje estepario y uniforme del que fuera y es el granero de Castilla nace un espacio del todo idóneo para que no pocas especies de pájaros pasen aquí sus inviernos huyendo de los fríos glaciales del norte de Europa. Es el caso de los ánsares, las grullas, las avefrías, ánades y distintas aves que vacacionan en un entorno acuático que varía la monotonía de hectáreas de llanura en las cuales se viene cultivando el cereal desde tiempos inmemoriales. Por otro lado se dejan ver las enormes avutardas entre pastos secos y baldíos mientras huyen de cualquier presencia humana que ose incomodarlas. De ese modo surge en pleno corazón de Tierra de Campos un rincón fascinante de naturaleza en el que llevar a cabo una ruta ornitológica en la que ver y fotografiar aves invernantes es sólo uno de los muchos atractivos de la recia y legendaria planicie zamorana.

Gansos en las Lagunas de Villafáfila (Zamora)

Para que podáis seguir comprobando lo que ofrece esta reserva natural he preparado un vídeo en el que se narra lo que pueden dar de sí dos minutos en las Lagunas de Villafáfila. Y ya veréis que no es poco… Leer artículo completo ➜

Iniciamos un viaje en coche al corazón de Midi-Pyrénées

Debo reconocer que el idilio que tengo por Francia es cada vez más acusado. No parece bastar ir cada año sino que esta obsesión se repite varias veces con pocos meses de diferencia. Desde hace ya algún tiempo por estas fechas donde todavía el cartel de temporada baja se guarda en los entrañas del invierno, Rebeca y yo solemos marcarnos una escapada en coche por distintas regiones francesas en busca de las ciudades y pueblos más bonitos del país. Valle del Loira, Périgord, la Costa Azul, Saint-Lary, el País CátaroNormandía o la Gascuña del famoso mosquetero D’Artagnan han sido algunos de los viajes por carretera que hemos tenido la suerte de hacer en el país vecino. Algunas veces alquilando vehículo y otras llevándolo desde España, pero en todas ellas marcándonos objetivos concretos y, por supuesto, dejándonos también llevar por la improvisación o los sabios consejos de la gente local. Pues bien… volvemos a Francia, a seguir desgranando una de las regiones turísticas más grandes del país como es Midi-Pyrénées.

Pueblo del Gers en Midi-Pyrenées (Francia)

Hoy partimos desde Madrid y el regreso no lo hemos decidido todavía, pero serán unos días los que pasemos entre el Tarn, Tarn-et-Garonne, Aveyron y Lot. La idea es subir como máximo a Rocamadour y el concepto principal de este viaje es salir a “capturar” fotográficamente hablando a los pueblos más hermosos que se encuentran en estos departamentos. Y regresar para contaros, como solemos hacer, algunos de los lugares que merece la pena conocer en esta parte del sur de Francia que tanto nos apasiona.  Leer artículo completo ➜

Ciudad del Cabo en helicóptero

Ciudad del Cabo cuenta con una de las localizaciones más privilegiadas y asombrosas que existen en África. Quizás Río de Janeiro sea la única a la que pueda comparársela en este aspecto. Vive atrapada entre las montañas y bahías más australes del Atlántico y uno se percata con facilidad de semejante emplazamiento cuando camina por sus calles y se asoma a miradores magníficos como Table Mountain, Lion´s Head o Signal Hill, incluso desde playas como Table View. Si de algo estoy convencido después de haber viajado a Sudáfrica y recorrer de arriba abajo los rincones de la primera urbe fundada en este país es que las mejores vistas de Ciudad del Cabo las he podido disfrutar desde un helicóptero. No cabe duda que la capital sudafricana del turismo activo ofrece a sus visitantes todo tipo de posibilidades para admirar esta joya a través de inolvidables panorámicas. Qué mejor que el cielo, entonces, para comprender y apreciar los detalles de una ciudad abrazada a su bahía y que mira con nostalgia el último cabo de África.

Imagen de Cudad del Cabo desde un helicóptero

Volar en helicóptero sobre Ciudad del Cabo fue una experiencia magnífica. No todos los días se puede contemplar a vista de pájaro el Waterfront, el Estadio del Mundial de 2010, la rectitud de Table Mountain o esa Camps Bay convertida en la Malibú sudafricana.  Leer artículo completo ➜

Mons, una nueva luz que deslumbra a Europa

Siempre he sostenido que Valonia, la parte francófona de Bélgica, es un diamante en bruto al que bastaría frotar un poco para vislumbrar en su reflejo esa Europa todavía intacta, auténtica y hermosa la cual no ha sido demasiado frecuentada por los focos del turismo. Recientemente tuve la ocasión (y la suerte) de viajar a Mons, en pleno corazón de la región valona, para asistir a los festejos de inauguración de la ciudad como Capital europea de la cultura en 2015 (galardón compartido con la checa Pilsen). Sería muy probable que sin este prestigioso título jamás me hubiese detenido alguna vez en su gran plaza o seguido las huellas de un jovencísimo Van Gogh en su etapa como predicador en el Borinage. Incluso veo complicado que me hubiese percatado ni siquiera de su nombre salvo por la casualidad en una de esas escapadas express y económicas con el aeropuerto belga de Charleroi como punto de partida. Pero vestir con las mejores galas de esta capitalidad cultural trae cosas como estas, que salen a la luz ciudades que abren su puerta para descubrirse al mundo y mostrar las maravillas que han mantenido en voz baja durante siglos. Y de ese modo Mons, cuyo lema de este año es la luz, el deslumbramiento, se convierte en un firme motivo para escaparse a conocerla en un viaje a esa Bélgica que te susurra en francés al oído y mide la alegría en onzas de chocolate.

Rue des clercs de Mons (Valonia, Bélgica)

Viajar a Mons supone conocer de lleno una ciudad de apenas 100.000 habitantes que te arrastra a una continua sorpresa. Un lugar que deja seas tú seas quien construya in situ las expectativas para darte cuenta que hay mucho que ver y hacer en Mons para terminar haciéndote la pregunta de cómo demonios no habías venido antes.  Leer artículo completo ➜

Regresan a Madrid las Tertulias viajeras más participativas

Tertulias viajeras en Madrid

Hay proyectos que uno les toma cariño desde el mismo momento en que se los imagina. Hace ya dos años comenzamos en Madrid las conocidas como Tertulias viajeras, que son charlas en las que damos muchas vueltas al globo a través de las palabras de los demás. La idea nació como un punto de encuentro en el que hablar de viajes de naturaleza, de fotografía, del Polo norte o de República Checa si era necesario. La palabra viaje se convertía en la cuestión central dentro un espacio en el que la participación de la gente fuera el hilo conductor. Después de haber contado con diferentes sedes a lo largo de este tiempo regresamos con mucha fuerza el próximo jueves 26 de febrero a las 19:30 en nuestro nuevo emplazamiento de Rafaelhoteles Atocha. Pero para esta edición no contaremos con ponentes con los que departir sobre los vericuetos de este mundo. Esta vez, los invitados sois los asistentes que deseéis acudir a esta nueva cita. Y es que queremos que vosotros seáis los protagonistasLeer artículo completo ➜

Las lagunas de Villafáfila, un refugio de aves invernantes

Con áspera piel esteparia las extensas llanuras se extienden de forma implacable por la comarca zamorana de Tierra de Campos. De veranos asfixiantes y gélidos inviernos, las miles de hectáreas de cereal salpicadas de palomares de barro persiguen un horizonte enriquecido por un viento que mece la cebada, la alfalfa y el trigo. La monotonía de secano que amarillea el paisaje se rompe tan sólo en las Lagunas de Villafáfila, donde surge un tímido oasis acuático que nadie espera. Al igual que nosotros nos desviamos por la autovía A-6 a la altura de Villalpando, miles de aves provenientes de los fríos imposibles del norte de Europa encuentran aquí su refugio. Ánsares, grullas de paso, avefrías, así como otras muchas especies voladoras, se hacen invernantes en la comarca buscando acomodo en la Reserva Natural Lagunas de Villafáfila donde esperar tiempos mejores para regresar a casa. Por otro lado, aparecen en la lejanía enormes grupos de avutardas cuya silueta se deja entrever al final de una pequeña loma, conscientes de que su gran tamaño es su peor enemigo. Ellas son residentes aquí todo el año. De hecho, ningún lugar del mundo tiene tantas como este corazón inabarcable de cereal y planicie. Por encima vigilan las rapaces mientras que en algunas noches se deja escuchar el aullido del lobo ibérico cuya presencia es sobradamente conocida en los pueblos de la zona.

Gansos en las Lagunas de Villafáfila (Zamora)

Para observar y fotografiar estas aves invernantes nos vinimos a pasar un par de días a las Lagunas de Villafáfila, que diseñan una de las mejores rutas ornitológicas existentes en España en esta época. Con la cámara de fotos y, sobre todo, unos buenos prismáticos, nos perdimos entre chapoteos y bandadas multitudinarias con el mercurio de los termómetros muy a la baja.  Leer artículo completo ➜

Ideas para una escapada a la bella Bérgamo

Con los últimos recodos de los Alpes a sus espaldas, la italiana Bérgamo renace una y otra vez desde su colina fortificada. La città alta, uno de los conjuntos medievales mejor preservados y más sorprendentes de la Lombardía, observa bajo sus poblados hombros cómo la città bassa ha cometido el pecado de evolucionar en el tiempo. Dentro de las murallas venecianas surge en la cúspide de la colina un entramado de calles encantadoras que, con las Vías Gombito y Colleoni a la cabeza, transfieren sangre y alma a Piazza Vecchia, el corazón de todos los bergamascos de semblante alegre y amantes de la buena vida.

Reflejos de Bérgamo

Durante una escapada de fin de semana en pleno invierno tuvimos la suerte y el placer de recorrer Bérgamo en profundidad y empaparnos de sus historias y maneras medievales que nos regalaron una vivencia sublime. Para que no quede todo en este viaje ni en el fondo de una maleta de mano, me gustaría compartir una serie de ideas y consejos sobre qué ver y hacer en una escapada a esa Bérgamo que enamora a primera vista.  Leer artículo completo ➜

Escapada de relax en el Balneario de Olmedo

Hay veces en las que para viajar no hace falta ni siquiera salir del hotel. Existen rutas a través de los cinco sentidos en las que que la ciudad a visitar lleva tu nombre, el monumento en cuestión se llama relax y no importa si es invierno o verano porque allí dentro lo único para lo que sirve la temperatura es para medir el agua en el que te vas a poner a remojo. No son necesarios móviles, cámaras, ordenadores ni nada que nos separe de una desconexión total con el mundo terrenal. Estoy hablando de regalarse una escapada de relax en un balneario, pongamos que este caso es el emblemático Balneario de Olmedo, situado en el corazón de la Tierra de Pinares de la provincia de Valladolid. Eso precisamente hicimos hace muy poco, regalarnos un fin de semana de albornoz y zapatillas, olvidarnos del frío del invierno, acurrucarnos entre cascadas de agua caliente, buscar chorros que nos masajearan los pies y tomarnos un delicioso té entre baño y baño sin entender para qué demonios sirve esa cosa molesta llamada reloj.

Sala de descanso del patio mudéjar (zona de contrastes) del Balneario de Olmedo (Valladolid)

Vivir una escapada de relax en el Balneario de Olmedo en pareja, en familia, con amigos o incluso solo es una de las mejores propuestas para los aficionados a al maravilloso mundo de las aguas termales. En esa llanura castellana de inviernos tapizados de niebla y escarcha, dentro de un antiguo convento mudéjar del siglo XII, comprendimos a a perfección el mensaje de que el turismo termal es simple y llanamente un viaje al interior de uno mismo.  Leer artículo completo ➜

Islas Galápagos, un viaje a la vida: El vídeo

Galápagos, un viaje a la vida (portada)

Dos leones marinos pegan su hocico a la cámara de vídeo mientras toda la familia ajena a lo que sucede a su alrededor retoza sobre la arena blanca de una playa desierta. Un pingüino busca de forma obsesiva a su pareja que merodea en los aledaños de un mar de lava petrificado. Varios tiburones pasan a nuestro lado como si fuésemos una especie marina más entrometiéndose en su camino. Mientras tanto una colonia de piqueros de patas azules comprueban cómo sale del huevo con éxito un nuevo miembro del equipo. Las tortugas gigantes levantan sus cabezas de aspecto alienígena para comprobar que no hay ningún ser extraño más pisando la hierba mojada por el empeño de un día de niebla en las tierras altas de la isla.

Fray Tomás de Berlanga tenía razón. Y Charles Darwin también. Los animales que pueblan las Galápagos no tienen miedo al hombre. En realidad no tienen miedo a nada. Desde una rama cercana frecuentada por pinzones gobierna la esencia de una vida tal cual era. De eso precisamente trata este trabajo en vídeo que os presentamos a continuación con una recopilación de imágenes fascinantes bajo el título de “Islas Galápagos, un viaje a la vida”Leer artículo completo ➜