Érase un avión abandonado en una playa de Islandia

No se me ocurre un escenario más inspirador para ir a tomar fotos. Se trata del cuerpo de un viejo avión abandonado sobre la arena negra de una playa tan inmensa que parece un desierto. Apenas se le intuyen unas alas que no tiene, ni la cola. Hueco por dentro, no es más que un amasijo de recuerdos en el silencio de su varamiento forzoso. Hace ya más de cuatro décadas que este avión militar que perteneciera a las fuerzas aéreas norteamericanas destacadas en Islandia en plena Guerra Fría tuvo que realizar un aterrizaje forzoso sobre la tierra volcánica de Sólheimasandur sin lamentar la pérdida de vidas humanas. Y allí se quedó, testigo mudo de una catástrofe interrumpida in extremis.

Avión abandonado en Islandia

Hoy día saber dónde está el avión abandonado de Islandia es uno de los retos más bonitos y curiosos que tienen los viajeros que recorren el país en coche. Y es que para fotografiar su deteriorado fuselaje hay que localizarlo primero. Para ello me gustaría contar exactamente en qué lugar se encuentra y cómo llegar hasta él.  Leer artículo completo ➜

Rumbo a Macao, la China que “fala” portugués

Estos días le contaba a amigos y familiares que me marchaba de viaje a Macao. Y las pregunta no se hacía esperar. ¿Macao? ¿Pero eso dónde está? ¿A qué sitio raro vas a perderte esta vez? Los rostros de extrañeza eran tales que me veía obligado a despejar confusiones y explicar que Macao forma parte de la República Popular China pero en régimen especial, como lo está Hong Kong, y que fue colonia portuguesa hasta el año 1999. Este enclave luso en Cantón (Sudeste chino) que se mantuvo cerca de cinco siglos bajo la tutela de Portugal representa, no sólo uno de los últimos bastiones del colonialismo nacido en la Edad Moderna sino también una excepción capitalista en un país gobernado por un régimen comunista. Más rico que Las Vegas y con mayor densidad de población que ningún otro territorio del planeta, Macao pretende dejar de ser una incógnita. Mi misión para ello es que lo descubramos juntos a partir de hoy.

Sele en un templo chino

Razones no le faltan a Macao para que me atrajera desde hace mucho tiempo. Entre ellas la conservación de un casco histórico portugués proclamado Patrimonio de la Humanidad, una mezcla de religiones y tradiciones propias de uno y otro lado del mapa y el carácter macaense o patuá de quienes se mezclaron para falar portugués en el Lejano Oriente.  ¿Me acompañáis a esta nueva aventura?  Leer artículo completo ➜

Vídeo de los pingüinos africanos de Stony Point

El pingüino es una de las especies animales más adorables que he podido ver en toda mi vida. Escogen a su pareja y pasan toda la vida juntos bajo cualquier adversidad. Por el mero hecho de engendrar una nueva criatura se arriesgan con su propia existencia, pero son conscientes de que su singularidad es el mayor tesoro que poseen. En Sudáfrica son cada vez menos los pingüinos africanos supervivientes a la crónica de una extinción anunciada y por eso lugares como Stony Point, una lengua rocosa en el corazón de la sureña Betty’s Bay, nos regalan la opción maravillosa y única de podernos pasear junto a centenares de ellos dentro de un paisaje arrebatador.

Pingüino en Stony Point (Betty's Bay, Sudáfrica)

No hace mucho os hablé de mi experiencia dentro de una visita a la colonia de pingüinos africanos de Stony Point. Por si os quedasteis con ganas de más he preparado un pequeño vídeo en el que trasladar las fotos al movimiento y podáis ver a las aves marinas más simpáticas y tiernas hacer su vida en libertad, sabedoras (o no) de que son parte de la naturaleza más genuina que posee la costa austral de SudáfricaLeer artículo completo ➜

Postales de una primavera en Islas Lofoten

Al otro lado del Círculo Polar Ártico, bañadas por el Mar de Noruega y tocadas con la varita de las noches infinitas del invierno, así como de un verano en el que nunca se apaga el sol, surgen las Islas Lofoten. Un archipiélago de picos nevados casi todo el año, fiordos horadando acantilados y secaderos de bacalao nutriéndose de viento y salitre. La región de Laponia en Noruega cuenta con el privilegio de poseer una adorable colección de estampas de naturaleza y tradición varadas en el oleje nórdico, logrando una fusión de paisajes deslumbrantes salpicados de minúsculas aldeas que apenas logran reunir unas pocas cabañas de madera que los pescadores pintaron de rojo o amarillo hace mucho tiempo.

Paisaje de Islas Lofoten (Noruega)

La intensa noche polar hace a Islas Lofoten enormemente atractivas durante el invierno, mientras que el sol de medianoche las convierte en un destino perfecto para recorrer en verano. Pero es quizás la primavera uno de sus recursos más preciados, ya que buena parte de la misma permite una mezcla con lo mejor de ambos períodos. Auroras boreales y largas jornadas de sol, un clima más benévolo para recorrer en coche o hacer buenos trekkings y la apetitosa posibilidad de escapar de la temporada alta. Leer artículo completo ➜

Radiografía de una jornada de safari móvil en Botswana

Durante mi último viaje a Botswana pude conocer un nuevo concepto de safari. Se trata de una manera de recorrer el país apta para aventureros que no desean prescindir del confort ni sacrificar una gota de autenticidad. Una ruta en la que el campamento base se va trasladando en camión mientras los todoterrenos se adentran en la naturaleza para concentrarse en la búsqueda de vida animal. Una expedición en que las horas de rastreo no se rigen por horarios fijos e inamovibles sino por la pasión y la coherencia de un equipo que toma las riendas de propia aventura. A dicho concepto se le denomina “Safari móvil”, el cual reconozco ha sido la clave para descubrir una manera excepcional de vivir Botswana con los cinco sentidos.

El todoterreno con el que hicimos nuestro safari móvil en Botswana

¿Qué es exactamente un safari móvil? ¿Cómo fue nuestro día a día en Botswana? A continuación radiografiamos al detalle una jornada de safari móvil en Botswana recorriendo los mejores parques naturales del país.  Leer artículo completo ➜

Rumbo al Ártico noruego: Nos vamos a Islas Lofoten

Pasamos del reto del tigre de Bengala en el calor de la India a surcar el Mar de Noruega por encima del Círculo Polar Ártico para disfrutar de los paisajes puntiagudos de Islas Lofoten y Vesteralen. Y sin solución de continuidad. En esta ocasión tomaremos latitud norte y nos abrigaremos bien para vivir la esencia de uno de los lugares más pintorescos que se pueden visitar hoy día en Noruega. Recorreremos estas islas en barco, en automóvil, con raquetas de nieve y hasta en trineo para aprovechar las últimas horas de un largo invierno que está a punto de quedar atrás para que en pocos meses reine el sol de medianoche de manera definitiva.

Islas Lofoten (Noruega)

En uno de los panoramas más extremos y extraordinarios de Escandinavia ahondaremos en deliciosos parajes naturales, en los pueblos de pescadores, en las tradiciones ancestrales de sus gentes y, por supuesto, trataremos de echar el lazo a un sueño que viene de largo, presenciar en directo el espectáculo de las auroras boreales. Leer artículo completo ➜

Viajando a Khiva, la ciudad de las mil y una noches

Nunca una gota de agua en el desierto fue tan preciada ni tan preciosa. Nunca un contoneo de murallas de barro y ladrillo resultó tan glorioso. Nunca un mar de minaretes y azulejos tuvo esa sintonía de colores hipnóticos. Así es Khiva (o Jiva), otro de esos lugares imprescindibles en la Ruta de la Seda que se ha hecho inmortal a base de Leyenda y huellas sobre la arena. En el extremo suroeste de Uzbekistán, apenas a un paso de Turkmenistán, brota como por arte de magia una ciudad extraordinaria que nos lleva a caminar por un decorado original de cualquiera de los cuentos de las Mil y una noches.

Khiva (Jiva), la ciudad de las mil y una noches en Uzbekistán

Dentro de nuestro viaje a Uzbekistán hicimos de Khiva un dormitorio de techos estrellados con vistas directas a nuestros sueños. Leer artículo completo ➜

La mirada del tigre de Bengala en el corazón de la India

Han pasado ya lo menos un par de semanas desde que regresara de vivir en India una de las misiones más extraordinarias, complicadas, frustrantes y, por supuesto, maravillosas desde que comenzara a viajar. El sueño con el que partía desde Madrid se traducía en una sola obsesión: observar la mirada del tigre de Bengala en su estado salvaje, en los profundos bosques indios donde Kipling imaginó a Mowgli, Shere Khan, Balú y compañía para narrar su gran obra por todos conocida “El libro de la selva”. La naturaleza extiende su manto en las áreas más tupidas de Madhya Pradesh para perpetuar la leyenda del felino más grande del mundo, ese “fuego que arde en los bosques de la noche” que diría William Blake. Y, aunque parece que poco a poco el gran depredador asiático esté desapareciendo de muchos mapas, todavía hay ciertos lugares como Kanha y Bandhavgarh donde se puede salir a su encuentro. Desde entonces lo tengo muy claro, a muchos nos vale tan sólo una mirada, una aparición fugaz en la que rendir todos los respetos y admiraciones posibles.

Tigre de Bengala en Bandhavgarh (Safari en India con Comando Piraña)

La dificultad era máxima pero la determinación también una de mejores cartas posibles con las que salir en busca de un auténtico fantasma de pelaje naranja y rayas negras. Los intentos fueron lo de menos, incluso las horas en que sólo uno podía bajar los brazos y resignarse, pero finalmente el tigre apareció para dedicar a los impresionados asistentes una mirada penetrante y una sonrisa aún más afilada que sus alargados colmillos.  Leer artículo completo ➜

Un paseo por nuestro campamento móvil en Botswana

Durante un safari móvil como el que hicimos en Botswana es lógico pensar tan sólo en esos momentos con los 4×4 rastreando huellas, curiosas escenas de animales que ansiábamos fotografiar y en esos atardeceres multicolor reflejándose en el corazón de un humedal cualquiera de Chobe o Moremi. Pero no menos importante resulta el campamento, esa base en mitad de los parques en la que no sólo íbamos a dormir, a comer o a asearnos, sino también a convivir con el grupo, a hacer piña alrededor de la hoguera y cargarnos nuevamente de la adrenalina que soltaríamos jornada a jornada. El campamento del Mopane Team bien merece una reflexión aparte porque durante muchos días se convirtió en el hogar de los miembros de un safari extraordinario.

Tiendas de campaña Meru del Campamento móvil de Mopane en Botswana

¿Os apetece conocer cómo era nuestro campamento en Botswana? ¿Queréis entrar al corazón de las tiendas de campaña donde pasábamos la noche al son de hienas y leones? ¿Ver dónde desayunábamos cada mañana o la hoguera donde depositábamos nuestros deseos? Adelante y poneros cómodos. ¡Estáis invitados a pasar dentro! Leer artículo completo ➜

Guía alternativa con esas otras cosas que ver y hacer en Lisboa

Con el término olisipófilo se define a “aquella persona que ama o le tiene un afecto superlativo a la ciudad de Lisboa, la cual los romanos denominaban Olissipo en lengua latina”. La vez que supe de la existencia de esta curiosa filia me di cuenta de que la padecía por los cuatro costados. Pero que no se trataba de nada malo en absoluto. Al contrario, eso explicaba que todos mis viajes a ella me parezcan pocos y que siempre me quede con ganas de más. Si bien ya había podido estar unas cuantas veces en la capital portuguesa, incluyendo petición de matrimonio en uno de los fines de semana más románticos que he vivido nunca, tuve la suerte de regresar una ocasión más abandonando los consejos de las guías de viaje y de repetir las mismas visitas a la parte más monumental de la ciudad. Tenía ganas de conocer otra Lisboa, la de los alfacinhas (que significa lechuguitas, el apodo cariñoso con el que se les conoce también a los lisboetas en Portugal por sus cultivos de lechugas en la antigüedad) y así descubrir nuevos escenarios en los que no había reparado en mis anteriores recorridos.

Tranvías de Lisboa (Portugal)

En una escapada express de 48 horas hice una visita alternativa que me sirviera para conocer esas otras cosas que ver y hacer en Lisboa. Una ruta diferente, con un toque de fado, arte urbano, cementerios que parecen museos, jardines majestuosos que no quedan a la vista, factorías reconvertidas en cultura, historias curiosísimas e incluso pastelerías donde preparan unos pastelitos de nata tan buenos o más que los de Belém (y eso es decir mucho). Y tras regresar de la ciudad de los tranvías amarillos, del Tajo, de Camões, Pessoa o del aroma al mejor café que se toma en Europa me gustaría compartir con vosotros una breve guía alternativa con la que sacarle más partido a un viaje sólo apto para olisipófilos reincidentes.  Leer artículo completo ➜

Los Saltos del Monday, desconocida joya natural de Paraguay

En el mundo hay rincones sumamente extraordinarios de los que nunca o casi nunca se habla, que por alguna razón carecen de la publicidad de otros grandes lugares y que terminan siendo un auténtico regalo para quien llega hasta ellos. Tuve la suerte de que en Paraguay, muy cerca de la frontera con Brasil (Foz do Iguaçú) donde me estaba quedando a dormir para recorrer en varios días las fabulosas Cataratas de Iguazú, descubriera un tesoro natural magnífico en el que no me encontré un solo visitante. Se trata de los Saltos del Río Monday, el cual, antes de desembocar en el gran Paraná, cae estrepitosamente más de cuarenta metros rompiéndose en un lejano vacío de bruma y vapor. El estar a no muchos kilómetros de una de las 7 maravillas naturales del mundo forma la pared que lo hace invisible a la mirada del turismo, pero en el fondo es su mayor baza, y los viajeros encuentran premio seguro en lo que precisamente le falta a Iguazú, la soledad. De esa forma cuando llegué pude disfrutar de estas espectaculares caídas de agua sin más compañía que la de los pájaros o la del rumor quebradizo que se genera en semejante estallido de naturaleza. Sin duda mereció la pena salirse de las rutas marcadas una vez más y echar por tierra ese muro de desconocimiento nacido por tener un hermano mayor mucho más famoso.

Saltos del Monday (Paraguay)

A continuación os contaré más acerca de esta maravilla natural paraguaya y cómo pude llegar hasta ella. Sin duda una opción más que interesante para quienes tengan pensado estar un tiempo visitando Iguazú y quieran ir un poco más allá. Paraguay está casi al lado esperando a que paséis a conocerla y los Saltos del Monday son una gran oportunidad de darle un primer pellizco al país guaraní. Leer artículo completo ➜