48 horas en Delhi (Qué ver y hacer)

Si buscáramos la palabra “caótica” en el diccionario no sería para nada extraño que una foto de Delhi ilustrara la definición. Porque la capital de la India es la madre de todos los caos. Y aún así sigue siendo un excitante destino viajero como pocos, que posee valiosos lugares dentro de su condición de ser inabarcable. Además de ese ir y venir de rickshaws con su sinfonía de claxons, vacas cruzando la calle y mucha más gente de la que nos podamos imaginar, Delhi te gana con argumentos basados en un buen número de renglones sueltos de un pasado glorioso, sus propias mil y una noches.

Jama Masjid de Delhi (India)

Muchas veces la metrópoli de Delhi supone la puerta de entrada (y de salida) de quienes visitan India. Y, aunque muchos viajeros la utilizan como mero enlace a destinos muy variopintos, cuenta con rincones que merece la pena no perderse por nada del mundo. Para muestra esta selección de imprescindibles con los que disfrutar de la ciudad en dos días que sirve para demostrar que esta locura habitada por muchos millones de personas es capaz de derretir el corazoncito de cualquier viajero.

¿Qué ver y hacer en Delhi en dos días?

Durante mi primer viaje a India, del que han pasado ya unos cuantos años, recuerdo (entre otras cosas) que entré y salí del país por su capital. Y que le dediqué cuatro días completos, aunque no como me hubiera gustado, puesto que me puse bastante enfermo (en esos momentos mi estómago no estaba inmunizado a la comida india) y un par de ellos los pasé en la cama de un hotel. Por tanto, conté con apenas dos días para visitar la ciudad de Delhi y hacerme alguna que otra excursión por los alrededores.

Rostro fotografiado en Delhi (India)

Delhi en un primer momento me pareció una enorme locura, una ciudad ruidosa y destartalada sin principio, fin, ni sentido alguno. Pero al cabo de las horas entendí que todo ello tenía que ver con el dulce caos de la India, ese te quiero pero te odio que te viene a la cabeza a cada instante. Aunque reconozco que un viaje por estas tierras sin esa extraña mezcla de frustración y alegría, de azúcar y sal (o como titularía a uno de sus libros el admirado periodista de viajes Ángel Martínez Bermejo, de “Mango con pimienta”) sería otra cosa. Directamente no sería India. Y Delhi, para no romper con esa esencia, tiene lo mejor y lo peor de un país que puede llegar a desesperar pero que te termina enganchando.

Delhi desde lo alto de un minarete de Jama Masjid

Así que si hubiera que escoger 7 lugares que ver en Delhi por primera vez (y en dos días) me quedaría con éstos para regresar lo bastante contento a casa:

El fuerte rojo de Delhi (Lāl Qila)

La monumentalidad del que fuera el palacio de la antigua ciudad musulmana de Shahjahanabad (ahora Delhi) está fuera de toda duda. Nombrado Patrimonio de la Humanidad en 2007 es uno de los símbolos de la grandiosidad de la capital india, a la cual en el siglo XVII Agra le entregó el relevo. Sus pabellones y jardines nos hacen olvidarnos del tráfico de ahí fuera, a tan sólo unos metros de la entrada. Las puertas y muros de arenisca roja son la pátina de lo mejor de Delhi, aunque si hay un edificio capaz de entusiasmar al viajero es Moti Masjid, la mezquita de mármol blanco y tres preciosas cúpulas de cebolla coronando la construcción religiosa.

Fuerte Rojo de Delhi (India)

InformaciónEl fuerte rojo de Delhi abre todos los días excepto los lunes entre las 9:30 y las 16:30. El precio de la entrada para extranjeros es de 150 rupias (aprox 2€). Puede requerir un par de horas de visita y si es con guía o audioguía mejor para poder enterarse más de las cosas. (OPINIÓN PERSONAL: Este fuerte es el más conocido pero particularmente disfruté mucho más la visita del que hay en Agra)

 Fuerte Rojo de Delhi (India)

La mezquita del viernes (Jama Masjid)

Más de medio millar de artesanos de todo el Imperio colaboraron con la construcción de Jama Masjid o, lo que es lo mismo, la mezquita del viernes, destinada a ser la más importante de la ciudad. Con capacidad para albergar a más de 25.000 fieles, estando entre las más grandes de todo el país, se convirtió en otra de las obras maestras de los tiempos de Shah Jahan, el mismo emperador mogol que encargara la construcción del Taj Mahal. Y cierto parecido tiene su pabellón central a los de los extremos del Taj, aprovechando el uso del mármol y la piedra arenisca roja que encontramos justo enfrente, en el fuerte rojo.

Jama Masjid (Delhi, India)

Muy recomendable mezclarse con la gente y buscarse la manera de terminar en lo alto de uno de sus minaretes, algo que se puede hacer sin ninguna dificultad. Las vistas lo merecen.

Sabías quéEl Islam es la segunda religión de India en número de fieles. Se calcula que casi un 14% de la población profesa la religión islámica (algo más de 150 millones de personas) siendo éste el tercer país del mundo con mayor número de musulmanes, sólo por detrás de Indonesia y Pakistán. Por supuesto la religión mayoritaria en India (con casi un 80%) es el hinduísmo. Y con cifras mucho más bajas aparecen los cristianos, sikhs, jainitas, budistas, judíos o incluso animistas.

Las tiendas y puestos del alocado Chandni Chowk

Sin salir de la zona en la que se encuentran el Fuerte Rojo y Jama Masjid nace un bazar que indescriptiblemente roza el desequilibrio más absoluto. Hablamos de uno de los mercados tradicionales de la ciudad en los que hay que buscar entre puesto y puesto, fijándose en lo variopinto del personal que comparte la calle contigo. Es Delhi en su máxima expresión.

Delhi (India) con el Fuerte Rojo de fondo

Rajpath y la puerta de la India

Añadimos a Delhi el adjetivo de “Nueva” cuando vemos que la avenida más importante de la ciudad tiene poco que ver con Chandni Chowk y todo lo que se precie de las profundidades de la ciudad vieja. Hablamos de un bulevar kilométrico, ancho y arbolado que trata de versionar a las avenidas principales de las grandes capitales del mundo, allá donde nacen las celebraciones (el 26 de enero, día nacional de India, reúne a millones de personas) y símbolos patrios como la Puerta de la India o varios edificios gubernamentales.

Puerta de la India (Delhi)

Un desfile en Rajpath es algo más que un desfile. Y pasar por allí es Ley en la ciudad.

El templo de loto

No todo en Delhi está guardado por los siglos sino que también hay espacio para la modernidad y la vanguardia, aunque tenga que ver con una temática religiosa. Y si no, como muestra un botón… el Templo de Loto, Casa de adoración Bahá’í, galardonada con los más grandes premios de arquitectura y que ha superado desde su creación en 1986 los 50 millones de visitantes, algo a lo que en el país ha llegado tan sólo el Taj Mahal. Una flor de loto con 27 grandes pétalos de mármol justifica cuanto menos una visita a la India del Siglo XXI.

VISTA AÉREA DEL TEMPLO DE LOTO DE DELHI

Google Maps es un buen aliado para capturar imágenes satelitales que explican ciertos monumentos. Un ejemplo es lo que sucede si ponemos “Templo de Loto en Delhi” en el buscador de mapas y nos permite tener esta preciosa e insólita vista aérea de un monumento que se postula a formar parte (y no creo que sea demasiado tarde) de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Una imagen vale más que mil palabras…

 

Vista aérea del Templo de Loto de Delhi en India

La Tumba de Humayun

El padre del Taj Mahal es la Tumba de Humayun, ya que al parecer desde su diseño nació una de las nuevas siete maravillas del mundo. Pero este mausoleo de rey mogol no cuenta con tanta fama o número de turistas. Por eso se puede asegurar que se trata de uno de los rincones más hermosos de la ciudad sin discusión alguna. La perfección estética del mausoleo, con la simetría y belleza a la que nos tienen acostumbrados los mejores artistas mogoles, hace de esta una visita ineludible en la capital india. En la tumba de Humayun (Patrimonio de la Humanidad desde 1993) no cabe la decepción.

Tumba de Humayun (Delhi, India)

No te pierdas Sobre la Tumba de Humayun podéis leer un detallado artículo en este mismo blog en el que comentamos la visita al documento y las razones por las que se dice que es el abuelo del mítico Taj Mahal.

Qutab Minar

Dentro de un complejo arqueológico islámico que cuenta con más de ocho siglos de antigüedad, a las afueras de Nueva Delhi (una hora de viaje desde el Fuerte Rojo) está otro de esos monumentos irresistibles. Y si no, no hay más que observar de arriba a abajo, con detectivesca minuciosidad, un minarete asombrosamente esculpido. El más alto de los construidos en ladrillo, con 72,5 metros, los cuales están tallados con todo detalle, requiere una escapada para darse cuenta que esta ciudad es poseedora de maravillas como esta (que también es Patrimonio de la Humanidad).

Minarete de Qutab Minar (Delhi, India)

Y estos son algunos ejemplos de que en Delhi también cabe la poesía. Aunque su caótica prosa también nos entusiasme a muchos viajeros. Y que hace que entre la sempiterna dicotomía amor/odio a India nos decantemos sin dudarlo por la primera opción.

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

+ Canal Instagram @elrincondesele

PD: No te pierdas todos los artículos sobre India publicados en este blog.

email

6 comentarios en “48 horas en Delhi (Qué ver y hacer)

  1. ¡Me gusta!. Yo habría añadido también el templo Sigh “Gurdwara Bangla Saib” y la casa donde asesinaron a Ghandi “Ghandi srimiti”. La verdad que Delhi es una ciudad que cuesta disfrutarla sobre todo si es tu puerta de entrada a la India, es demasiado hard core. A mi me encantaría volver para poder saborearla con más tranquilidad sin tanto estrés e incluso miedo como la primera vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *