24 horas en Milán

Quizás sea la menos italiana de las ciudades italianas, pero Milán cuenta sus propias armas y su propio encanto. Con la elegancia por bandera, esta metrópoli tan cosmopolita tiene los nervios de acero de sus vecinos del norte pero también la belleza serena de los regalos que la Historia le fue haciendo. Su genialidad está en sorprender, en atrapar lo mejor de un país para después vestirle de gala. Milán lleva el cetro de la distinción dentro de Italia, y presume de ello tanto en las grandes galerías como en la más humilde de sus trattorias.

Catedral de Milán

Pero, ¿qué podemos ver y hacer en un día en Milán? ¿Cuánto puede dar de sí una escapada fugaz a la capital lombarda? Más de lo que nos podamos imaginar, ya lo verás. 

Cuando viajo a Milán soy capaz de sentir los influjos de países situados al otro lado de los Alpes como, por ejemplo, quien le ha aportado mucho de su carácter. Tampoco el tráfico es tan caótico como en otras urbes italianas. Y el carácter de la gente es más pausado, más comedido. La ciudad busca mantener el ritmo y un cierto orden en todo lo que hace. No es Venecia, ni Roma ni Florencia, pero no lo necesita. Tiene otros motivos con los que convencer al viajero.

¿Qué ver en Milán en un día? Lugares imprescindibles para una escapada de 24 horas

El castillo sforzesco

Si nos bajamos de la estación del norte (Milano Cadorna) nos pondremos en apenas cinco minutos frente al castillo de los Sforza. Se trata de la fortaleza de una de las familias más poderosas de la Italia medieval, los archirrivales de los Borgia. Se puede visitar su interior que, además cuenta con numerosos museos entre los que destaca el de arte antiguo, el egipcio así como la pinacoteca. La torre del Filarete apunta hacia el cielo milanés como uno de sus grandes iconos.

Castello Sforzesco de Milán

InformaciónEl castillo, que está abierto a diario entre las 7:00 a 19:30 horas permite entrar a sus instalaciones de manera gratuita, teniendo que pagar por acceder a los museos (5€) de martes a domingo, desde las 9:00 hasta las 17:30 horas. Pero hay distintas fechas en que incluso se puede acceder gratis a todos los museos como, por ejemplo, todos los martes del año desde las 14:00 horas, de miércoles a domingo durante la última hora antes del cierre, así como todos los primeros domingos de cada mes.

dd

Castillo Sforzesco (Imprescindible para ver en Milán en un día)

Via Dante, la calle comercial con más carácter

Una estatua de Garibaldi nos señala el camino. Y es que debemos continuar la ruta por Via Dante, la calle con más personalidad de Milán. Peatonalizada hasta Piazza Cordusio, viene repleta de tiendas y terrazas a ambos lados (cuando el tiempo lo permite porque Milán tiene inviernos muy fríos). No falta gente ningún día y a ninguna hora. Siempre tiene animación y, además, es la muestra de la bien sabida elegancia que viste a la ciudad milanesa y a su gente. Fachadas del Siglo XVIII y XIX acompañan al viajero en un paseo indiscutiblemente milanés.

Via Dante de Milán

En Cordusio, centro neurálgico de la ciudad, deberemos esquivar los clásicos tranvías amarillos. Estamos mucho más cerca del propósito que justifica una visita a Milán: Il Duomo.

Il Duomo de Milán

Desde Piazza Cordusio se puede llegar desde distintas maneras a la catedral de Milán. Siempre recomiendo hacerlo por Via dei Mercanti, una de las calles más antiguas de la ciudad, sin quitar la vista a la rigidez de los edificios renacentistas que la decoran. Sin duda se trata del mejor preludio de lo que se nos viene encima… Il Duomo. No obstante la fachada marmórea y gótica de este impresionante edificio religioso plantea siempre la misma pregunta. ¿Existe una catedral más bella que en todo el mundo?

Il Duomo. El lugar más imprescindible que ver en Milán

El gótico brilla con un color blanco refulgente. Plagado de detalles y con un refinamiento que brota en cada centímetro, este templo religioso es de emoción asegurada. Sencillamente extraordinario Il Duomo, tanto por fuera como por dentro, donde en oficios religiosos ha llegado a albergar nada menos que 40.000 feligreses.

InformaciónLa catedral abre a diario de 8:00 a 19:00 horas, mientras que el museo lo hace de 10:00 a 18:00 (cierra los miércoles). No se cobra entrada por acceder a la catedral pero sí para visitiar el museo (2€) o subir a la terraza superior (5€ por la escalera, 8€ si se utiliza el ascensor).

 

Sele en la catedral de Milán

Galería de Víctor Manuel II

Dejando la catedral a nuestra derecha emerge un enorme arco. Corresponde al acceso principal de la Galleria Vittorio Emanuele II, un pasaje comercial cubierto apodado por muchos como el “salón de Milán”. Construida en el último tercio del Siglo XIX a imagen y semejanza de las que empezaban a verse en la ciudad de París, tiene nada menos que cuatro plantas y un techo de cristal y hierro fundido que deja entrar la luz natural al complejo.

Galería de Victor Manuel II (Uno de los imprescindibles que ver en Milán)

La finura del edificio está completamente acorde con los establecimientos de su interior. Un paseo por la galería nos lleva a descubrir una sucesión de tiendas de diseño y marcas distinguidas, que para eso estamos en la capital de la moda. Pero restaurantes y cafeterías no se quedan atrás. Están destinadas a auténticos gourmets y amigos de los platos más elaborados.

Interior de la Galería Victor Manuel II (Uno de los imprescindibles que ver en Milán)

Sabías quéUno no puede salir de la Vittorio Emanuele II sin cumplir una curiosa tradición. En el suelo bajo la cúpula octogonal hay que buscar el mosaico con toro de Turín. Si se quiere tener suerte y regresar a Milán hay que pisar con el talón derecho los genitales del toro y dar tres vueltas sobre sí mismo. No se parece mucho a tirar la moneda en la Fontana de Trevi de Roma, pero hay que reconocer que tiene su gracia.

Teatro de la Scala

Saliendo de la Galería de Victor Manuel II llegamos a otra de las celebridades milanesas, el Teatro de la Scala. Un lugar en el que Verdi, Callas, Pavarotti y los más grandes pusieron en solfa sus talentos. La Scala es una de las catedrales de la operística mundial y conseguir entradas para alguna de sus obras es como buscar una aguja en un pajar (se puede intentar en su web oficial www.teatroallascala.org), aunque por fortuna sí se puede visitar su interior (visita guiada). Todo un regalo para todos los amantes de la música.

Teatro de la Scala de Milán

InformaciónEl Teatro de la Scala cuenta con un importante museo que exhibe trajes de época y una importante colección pictórica relacionada con la música. Además permite conocer el vestíbulo del teatro y asomarse a uno de los palcos honoríficos desde donde se suelen presenciar las distintas funciones. Abre todos los días de 9:30 a 17:30 y tiene un precio de 7€ (menores de 12 años gratis).

Éste puede ser el final de un recorrido muy asequible para un solo día. Aunque nunca está de más extender la estancia y profundizar de ese modo tanto en la ciudad como en los alrededores.

Algunos consejos extra para descubrir Milán

– Si sois de los que os gusta ir recibiendo información durante vuestro recorrido, seguro que os puede interesar inscribiros en alguna de las visitas guiadas que se hacen en castellano (y que incluyen la entrada para ver “La última Cena” de Da Vinci.

– Aunque no entra dentro de los circuitos típicos de 24 horas en Milán el barrio de Navigli es absolutamente encantador, tanto de día como de noche. Tiene canales por los que navegar (fue un importantísimo puerto fluvial), hay mercadillos de antigüedades, buenos sitios para comer. ¡Y es uno de los mejores lugares de Milán para salir de fiesta por la noche!

– Si os gustan las compras, además de Via Dante conviene no olvidar que muchas de las mejores tiendas de ropa están en Via Montenapoleone y la Via della Spiga.

– En Milán se encuentra La última cena de Leonardo Da Vinci. Concretamente este cuadro de fama mundial está en la iglesia de Santa Maria delle Grazie. Para contemplar el cuadro se requiere reservar con suficiente antelación (ver visita guiada en castellano con entradas incluidas).

Cuadro de la Última Cena (Milán)

– Uno de los platos más típicos de la ciudad es el ossobucco a la milanesa (carne de ternera con hueso hueco) que viene acompañado normalmente de rissotto. Lo preparan especialmente bien en el Ristorante Antica Osteria Stendhal, situado en Via Ancona 20121.

– Si bien con Il Duomo tenemos para dedicarle mucho tiempo a un edificio religioso, la Basílica de San Ambrosio (metro S. Ambrogio, línea M2 o cualquier bus de las líneas 50, 58, 94) merece completamente nuestra atención. ¡Es MAGNÍFICA!

– Apenas a media hora de Milán se encuentra la preciosa ciudad de Bérgamo. Recomiendo 100% llevar a cabo esta escapada con sabor medieval. Ideal para combinar con la capital de la Lombardía. Y si tenemos más días nada mejor que ponernos a la orilla del Lago Como (en coche o en tren, subiéndonos en la estación Milano Cadorna destino Como Nord Lago y realizando un trayecto de 1 hora). También existe la posibilidad de hacer una visita guiada desde Milán (bus y barco-crucero) al Lago Como con Bellagio como una de las protagonistas.

Estación Central de Milán

Uno empieza con un día en Milán y al final termina volviendo a Italia durante toda su vida….

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

+ Canal Instagram @elrincondesele

email

Un comentario en “24 horas en Milán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *