El placer de caminar por Dubrovnik, la princesa del Adriático

Dubrovnik es de esas ciudades que no pueden faltar en la pasarela sobre la que desfilan las más bellas del mundo. Orgullo de la Costa Dálmata, de Croacia y, diría que de todo el Adriático, la vieja Ragusa es prima hermana y, a su vez, rival histórica de Venecia. Sin canales pero con gruesas murallas y ese mar azul verdoso tan de postal, le planta cara calle a calle, palacio a palacio y tejado a tejado. Sus días de gloria y fortaleza ya pasaron, pero Dubrovnik sigue exhibiéndose como la princesa del Adriático, abrazándose a las olas y resplandeciendo un blanco marmóreo que fue defendido con uñas y dientes durante toda su historia.

Dubrovnik desde sus murallas (Qué hacer en Dubrovnik)

Os propongo dar un paseo juntos por las calles más famosas de Croacia y así descubrir qué ver y hacer en Dubrovnik durante una escapada a la ciudad amurallada. 

¿Qué ver en Dubrovnik? ¿Por dónde comenzar?

Accedemos a la ciudad amurallada por la puerta principal

Dubrovnik estaba defendida por un sistema de gruesas y altas murallas que la convertían en inexpugnable. Hoy día aún la mayor parte de la gente entra por la conocida como puerta de Pile (pile significa puerta en griego, lo que añade redundancia al nombre), que da acceso a la vía principal de la ciudad. Se trata de una entrada con dos puentes, uno de piedra y un segundo levadizo. Al parecer cada noche se cerraban las puertas de Dubrovnik y las llaves las guardaba el príncipe hasta la mañana siguiente. Así que durante la noche la vieja Ragusa permanecía cerrada a cal y canto, y quedaba al amparo de los centinelas que vigilaban desde lo alto de los muros.

Puerta de Pile durante la noche (Dubrovnik, Croacia)

Stradun, la arteria principal de Dubrovnik

Desde puerta de Pile accedemos a la vía principal de la ciudad, Stradun, también llamada Placa. Es una avenida peatonal de 300 metros de longitud que guarda gran parte de los lugares más interesantes y monumentales de Dubrovnik, así como un buen número de tiendas donde se compran recuerdos. Lo primero que sorprende es la calzada, blanca y suave como el mármol, aunque realmente está hecha con piedra caliza pulida imitando las bondades de este material (y a un coste inferior). Desde ahí es obligatorio ir midiendo cada paso porque a izquierda y derecha nos irán saliendo rincones que no perderse en Dubroknik, como por ejemplo la fuente circular de Onofre  (Siglo XV) y de cuyas figuras místicas sale el agua más pura que nos podamos imaginar.

Stradun, la calle más importante de Dubrovnik

A la izquierda de la fuente aparece el monasterio de San Francisco, coronado por una cúpula oscura. En sus paredes aún se pueden apreciar los disparos del ejército yugoslavo en el inicio de la Guerra de los Balcanes. El claustro merece la pena pero existe un aparte delicioso que es una farmacia del Siglo XIV de la que muchos aseguran que es la más antigua de Europa en funcionamiento (aunque esta disputa la encontramos, en realidad, en muchas ciudades del continente como, por ejemplo, Tallinn en Estonia).

Stradun (Qué ver en Dubrovnik, Croacia)

El final de Stradun llega hasta el corazón nobiliario de la ciudad. El símbolo es la famosa columna de Orlando, con un caballero medieval sosteniendo una espada. Tras ésta no se nos escapan dos edificios esenciales para comprender Dubrovnik como son el Palacio Sponza o la altísima torre del reloj. Ahora sí podemos decir que hemos buceado hasta las entrañas de la antigua República de Ragusia.

La columna de Orlando en Dubrovnik (Croacia)

A la izquierda la Iglesia de San Blas nos muestra un evidente barroco veneciano que vuelve a unir a las dos ciudades a pesar de sus peleas históricas (Antes de ser independiente, perteneció a la Serenísima República de Venecia, con la que luego se enfrentó en numerosas ocasiones). De los tiempos de Ragusia nos queda la sede oficial, denominada “La casa del Rector” y que recuerda una época llena de esplendor.

Continuando nuestro camino por fin vemos la espectacular fachada de la catedral de la Asunción de la Virgen (Velika Gospa), construida en 1192 pero muy afectada por los terremotos de 1671 y 1713 que asolaron la ciudad y son los responsables de que el interior del templo no sea tan majestuoso como podíamos esperar.

Paseo de ronda por las murallas de Dubrovnik

Y aunque después nos queda callejear y descubrir rincones con encanto en los que no hay tanta gente, no podemos irnos de Dubrovnik sin subir a lo alto de sus murallas y hacer un recorrido integral e ininterrumpido por sus fortificaciones. Como si de centinelas se tratase, se puede rodear la vieja Dubrovnik desde las alturas, lo que nos permitirá observarla desde un millón de ángulos prodigiosos.

Dubrovnik desde sus murallas (Qué hacer en Dubrovnik)

Sólo comparable a las olas turquesas de la costa dálmata es la marejada de tejados que se ciernen sobre las calles de la ciudad. Este punto es probablemente el más privilegiado y el que más gusta a los visitantes. Permite observar en silencio y con tiempo, el rostro precioso de la princesa del Adriático. Y para hacer fotos, probablemente sea la mejor elección de todas.

Tejados de Dubrovnik (Croacia)

Luego en Dubrovnik nos quedarán muchas cosas que hacer, como encontrar buenos restaurantes o, si el tiempo acompaña, darnos un bañito extramuros. Tanto en las rocas que dan la espalda a la ciudad o en la playa que tiene a un costado y que ya sólo por el color de sus aguas enamora.

Sabías qué La ciudad de Dubrovnik es uno de los escenarios de la serie Juego de Tronos y en la misma se pueden realizar visitas guiadas que se pueden reservar con antelación. En ella se dieron importantes momentos de tan célebre saga. Ha sido “Desembarco del Rey” en numerosas ocasiones, entre las que destaca el paseo de la penitencia de Cercei en la que todos gritan ¡Vergüenza! ¡Vergüenza! (Shame! Shame!). O la batalla del aguas negras. Y un parque cercano al centro apareció en la famosa boda roja. Nosotros somos muy fans de la serie de la HBO y nos hemos hecho alguna que otra ruta buscando las localizaciones más impactantes. De ahí surgió un viaje en el que pudimos llevar a cabo la ruta de Juego de Tronos en Irlanda del Norte e incluso una escapada hasta el castillo de Zafra en Guadalajara, utilizado como “la torre de la alegría”, esencial para comprender la sexta temporada.

Imagen de Dubrovnik (Croacia)

Por algo dicen que es la perla del Adriático. Pero este apodo se le queda corto. Dubrovnik es su princesa, dueña y señora. Un lugar que por sí solo justifica un viaje a la Costa Dálmata de Croacia.

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

+ Canal Instagram @elrincondesele

email

3 comentarios en “El placer de caminar por Dubrovnik, la princesa del Adriático

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *