Qué ver y hacer en Macao: Guía de viaje

Érase en China un lugar llamado Macao en el que se escuchan fados y se bebe vino de Oporto mientras el incienso sobrevuela un templo taoísta en una montaña. La niebla imprime saudade a la tierra más portuguesa del Lejano Oriente. Durante más de cuatro siglos y hasta 1999 Macao perteneció a Portugal como colonia lusa en ultramar. Este puerto esencial en la ruta de las especias y en la expansión del cristianismo en China vive ahora su propio presente manteniendo las huellas de su historia por un lado, mientras por el otro no deja de crecer para mirar al mañana. Esta Región Administrativa Especial también tiene algo de Las Vegas con su apuesta clara por los casinos, los hoteles cinco estrellas, el entretenimiento y una gran oferta de lujo asiático.

Rúa da Felicidade en Macao

La ciudad más densamente poblada del planeta, le guiña un ojo a su vecina Hong Kong, para ser uno de los destinos con mayor pujanza de Asia. Pero sin olvidarse de que un día fue un pedacito de Portugal y de que siempre le quedará de la tierra de los navegantes algo más que un casco histórico colonial Patrimonio de la Humanidad. Los viajeros tienen mucho que ver y hacer en Macao y desde aquí os vamos a dar las pistas para sacarle todo el partido a la China que fala portugués. 

¿Dónde está Macao? ¿Cómo llegar?

Macao se halla en la costa sur, o más bien sudeste, de China. Estratégicamente fue siempre considerado un punto clave en el lado meridional del Delta del río de las Perlas, donde los portugueses se establecieron a mediados del siglo XVI para mantener un puerto de suma importancia en territorio chino. El eje Macao-Malaca-Goa fue esencial para los intereses lusos en la ruta de las especias. Fue colonia hasta 1999 cuando se desconectó por completo a Portugal para ser una Región Administrativa Especial de China. Una burbuja capitalista en un país supuestamente comunista en el que, entre otras cosas, tiene permitido el juego. De ahí que sea el auténtico casino de China y su facturación anual en este concepto haya superado con creces a la de Las Vegas.

Casa del Mandarín en Macao

Frente a Macao está Hong Kong, que normalmente sirve como puerta de entrada a la región. Salen constantemente ferries de diversas compañías desde la terminal Hong Kong – Macao que hay en el puerto central. También hay barcos a Macao que se toman en el propio aeropuerto internacional de Hong Kong. Si se reserva plaza con antelación se ocupan incluso de recoger las maletas de la cinta del aeropuerto y devolvértelas ya en la terminal de ferries de Macao. El precio aproximado de un trayecto de ida ronda los 20 euros y la duración del viaje es de máximo una hora. Turbojet y Cotai Water Jet son algunas de las compañías que ofrecen más frecuencias.

Mapa de situación de Macao

Si bien es cierto que se puede llegar volando directamente al pequeño aeropuerto internacional de Macao, ésto sólo lo hacen compañías radicadas en Asia. Existen conexiones mayoritariamente desde ciudades chinas, Taiwan, Japón, Corea, Singapur y Malasia (hay vuelos de Air Asia desde Kuala Lumpur). Pero para los europeos el punto de entrada principal sigue siendo Hong Kong, con quien forma un binomio que justifica por completo un viaje a ambos lados del Delta del río de las Perlas.

Sele en Macao

¿Hace falta visado para viajar a Macao?

Passport control

Tanto Macao como su vecina Hong Kong no requieren visado de entrada para estancias inferiores a 90 días. Es necesario tan sólo estar en posesión un pasaporte con una validez mínima de seis meses. Más fácil imposible, ¿verdad? Eso sí, esto es válido si se accede a Macao desde su propio aeropuerto o desde Hong Kong. Si antes uno tiene pensado estar por China necesitará, por supuesto, un visado chino (y de doble entrada si piensa regresar al país oriental después).

Mis consejos para ver y hacer en Macao

Macao se ha convertido en una maravillosa opción para quienes viajan a Hong Kong. La facilidad de transporte entre ambas regiones, no necesitar visado y, sobre todo, las extraordinarias posibilidades que ofrece Macao a los viajeros, hace de este un destino ideal para rendirle una visita. Hay quien lo visita en el día, aunque lo más recomendable es pasar como mínimo una noche. Y más si quiere ver Macao en profundidad (¡Nosotros pasamos cinco noches!).

Templo taoísta en Macao

Es un viaje fácil para hacerlo por cuenta propia. Con el objeto de que futuros viajeros le saquen el máximo partido a este destino he recopilado 12 consejos prácticos con lo mejor para ver y hacer en Macao durante el viaje. ¡Toma nota!

1. Descubre su legado portugués de Macao recorriendo a pie el casco viejo colonial

Macao es una joya colonial en Asia. Fue el puerto de entrada del mundo occidental a la hermética China del siglo XVI y se mantuvo dentro de la administración portuguesa nada menos que hasta 1999. Gracias a la suma de edificios de la época que conforman el conjunto arquitectónico europeo más antiguo de toda China, así como esa fusión de conceptos oriente-occidente, el centro histórico de Macao fue inscrito el 15 de julio de 2005 en la Lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y designado como el 31º sitio del Patrimonio Mundial en China.

Ruinas de Sao Paulo (Macao)

Es posible seguir un itinerario (mayoritariamente) a pie en busca del legado portugués en la vieja Macao, empezando por el Largo do Senado y sus edificios porticados, divisando São Domingos (la primera iglesia en China) y llegando hasta la fachada en ruinas de São Paulo, una joya barroca con elementos chinos y japoneses considerado el emblema histórico por antonomasia de la región.

Arcos de Largo do Senado (Macao)

El típico empedrado luso (la calçada portuguesa) te acompañará en un viaje a estas delicias arquitectónicas portuguesas en las que existen no pocos imprescindibles:

+ Palacio del Senado: Un palacio de estilo llano que sirvió para gobernar el territorio durante la época portuguesa. Su exterior es sobrio, pero el interior (visitable) muestra un gran ejemplo de la arquitectura lusa de los siglos XVI y XVII que te hará sentir en plena Lisboa.

Interior del Palacio del Senado (Macao)

+ Iglesia de Santo Domingo (São Domingos): La primera iglesia de China fundada por dominicanos españoles construida en un barroco colonial. En su planta superior tiene un museo de arte sacro (entrada gratuita).

Iglesia de Sao Domingos en Macao

+ Ruinas de San Pablo (São Paulo): La foto más típica de Macao es de la fachada de São Paulo desde sus escaleras monumentales. Aunque el edificio fue incendiado hace casi dos siglos, sobrevivió milagrosamente esta fachada barroca que posee iconos católicos típicos como la Virgen con el niño o San Ignacio de Loyola (el templo era jesuíta) junto a otros más orientales como un dragón chino. Existe detrás otro pequeño museo de arte sacro y las ruinas (escasas) que quedaron tras el incendio.

Sele en las ruinas de Sao Paulo de Macao

+ Fortaleza do Monte: La primera y más importante fortaleza portuguesa de Macao está justo a espaldas de São Paulo. Este fortín (el primero de un país occidental en China) vigila la ciudad en 360º (¡Y la vistas merecen mucho la pena!). Se puede acceder al mismo visitando previamente un museo que cuenta al detalle y de manera interactiva la historia de Macao. Muy recomendable.

Vistas de Macao desde la Fortaleza do Monte

+ Faro da Guia: El primer faro de China es también de origen europeo. Un humilde elemento típico en las costas del litoral luso, es una gran atracción en Macao junto a su capilla adyacente en la que se han rescatado unos frescos de gran valor artístico (temas religiosos occidentales mezclados con chinos). Sigue dando luz por la noche desde la colina más alta de la ciudad, aunque el mar ya no llegue a sus pies como hace siglos (en Macao se le está ganando terreno continuamente)  Para llegar hay que subir una colina repleta de búnkeres, algunos de los cuales se pueden visitar por dentro.

Faro da Guia de Macao

+ Largo de Santo Agostinho: Al otro lado de la Avenida Almeida Ribeiro (cerca de la Rúa da Felicidade) hay un precioso núcleo luso que incluye en pocos metros el Teatro Dom Pedro V, que fue el primero de estilo occidental en China, así como la iglesia de San Agustín (Santo Agostinho), cuyo monasterio acogió una comunidad de monjes agustinos españoles a partir del año 1591.

Largo de Santo Agostinho (Macao)

Información Si quieres conocer más sobre esta ruta no te pierdas el reportaje: Macao, el legado portugués en la Gran China.

2. Lleva incienso al templo de A-Má

Uno de los edificios no portugueses protegidos por la UNESCO dentro del casco histórico de Macao es un templo taoísta. De hecho este templo existe incluso antes de que los lusos llegaran a la región. Al parecer A-Ma, también llamada Mazu, es una de las diosas taoístas más veneradas en el sur de China. Sobre esta protectora de los marineros cuenta la Leyenda que en una ocasión se apareció en forma de mujer para alertar a dos embarcaciones, una rica y una pobre, de la llegada de un tifón que sería letal. El barco rico no le hizo caso y rechazó que subiera a bordo, desapareciendo en el océano horas más tarde, mientras que el barco pobre le acogió en su interior y logró llegar sano y salvo a puerto con ella a bordo. Al bajarse en la bahía de Macao desapareció tras una bola de fuego. Y justo en ese lugar se levantó un templo que la recordaría para siempre.

Templo de A-Má en Macao

La denominación lusa de Macau proviene de A-Ma-Gau, que en chino cantonés quiere decir Bahía de A-Ma, refiriéndose a la presencia de este templo que probablemente sea el más visitado e interesante de la parte antigua de la ciudad. El templo de A-Má dispone de varios pabellones, siendo el dedicado a la deidad protectora de los mares el más importante, aunque hay referencias en los demás a otros dioses e incluso a otras religiones abrazadas en China como el confucionismo y el budismo.

Templo de A-Má (Macao)

La visita a este templo (gratuita) se puede hacer entre las 7:00 y las 18:00 horas, coincidiendo de manera aproximada con el amanecer y el atardecer en Macao. Por las mañanas, entre las 10:00 y el mediodía multitud de autobuses chinos lo abarrotan, por lo que resulta más recomendable reservarlo para primera hora de la tarde y así disfrutar de una visita más relajada.

Encendiendo incienso en el Templo de A-Má (Macao)

3. Haz una visita a la Casa del Mandarín

Es posible conocer por dentro y por fuera una mansión china típica de Macao con algunos elementos occidentales incorporados en su estructura. La casa del mandarín (Casa do Mandarim), protegida por la UNESCO dentro del caso histórico macaense, fue construida a mediados del siglo XIX como residencia del literato chino Zheng Guangying. Hoy es uno de los mejores ejemplos que sobreviven en Macao de la arquitectura residencial de la región. Y un lugar extraordinariamente fotogénico (las puertas son una maravilla).

Sele en la Casa del Mandarín de Macao

La casa del mandarín abre sus puertas todos los días salvo los miércoles entre las 10:00am – 18:00pm. La entrada es gratuita. Se encuentra a un costado de la Plaza de Lilau (Largo do Lilau), un pequeño encanto urbano colonial construido sobre un manantial. Precisamente hay una fuente con la cara de un niño echando un chorro de agua de la que se dice que el que bebe de ella regresará a Macao.

Fuente en la Plaza de Lilau (Macao)

4. Sube a la Torre de Macao (y lánzate si quieres)

Si eres de los que vas buscando las mejores vistas de los sitios no lo dudes. La Torre de Macao, además de emitir señales de radio y televisión desde 2001, se ha convertido en una de las visitas estrella de la ciudad (subir cuesta en torno a los 15 euros). Con una altura de 338 metros permite obtener panorámicas de la región (y más allá) en 360 grados. Por dentro además hay tiendas, salas de eventos o restaurantes (muy recomendable el restaurante giratorio de la planta 60º y el portugués que hay abajo, Tromba Rija).

Torre de Macao

Pero la Torre de Macao ofrece una tipología de experiencias más vertiginosas de lo que nos podamos imaginar. Como por ejemplo un skywalk, o lo que es lo mismo, rodear la torre por arriba sostenidos con arneses (precio aprox 80€), o la actividad estrella consistente en hacer el bungee jump comercial a mayor altura del planeta. Pero esta especie de “puenting” en torre tiene un coste que ronda los 400 euros, lo que hace que este capricho adrenalítico de Record Guinness no sea apto para todos los bolsillos.

5. Siéntete Indiana Jones en la Rúa da Felicidade

Suerte tiene la Rúa da Felicidade (en la parte de atrás del Senado, opuesto a la plaza) de llevar la felicidad en su nombre y de ser para muchos la calle más hermosa y fotogénica de Macao. Pero también tiene su lado más cinéfilo (Macao es una ciudad donde se han grabado muchos filmes), ya que aparece en la película de Indiana Jones y el Templo Maldito en la escena en la que el aventurero interpretado por Harrison Ford se tira por una ventana de un local de la Shanghai de los años 30 y recala en el coche conducido por el simpático “Tapón”, quien ya le acompañaría durante todo su viaje.

Rúa da Felicidade (Macao)

Rúa da Felicidade es la típica calle china de ventanas y puertas rojas que apenas se ha tocado en décadas desde que fuera parte del barrio rojo macaense. Y donde hay que dejarse caer al menos una vez durante el viaje a Macao (así como ver las traseras de los becos o callejones). La China de hace 100 años en una sola calle…

Callejón de la Felicidad (Macao)

6. Prueba la mejor gastronomía portuguesa y macaense

Si ya consideras que has caminado demasiado es momento de ponerle un paréntesis a la ruta y sentarse a comer tranquilamente. En Macao el aspecto gastronómico es uno de sus máximos valores, puesto que posee lo mejor de la cocina portuguesa, oriental y macaense, esta última considerada una fusión de distintas tradiciones de ultramar (no sólo lusas o chinas, también africanas o indias). Es posible haber estado minutos antes visitando un templo confucionista y aspirando incienso para después sentarse en el interior de una taberna típica portuguesa para probar un arroz con marisco, bacalhau a brás (bacalao a la brasa), rebañar en pan la salsa de unas deliciosas amêijoas (almejas) y maridar con un excelente vino alentejano conservado en una adega (bodega) típica.

Restaurante portugués en Macao

He aquí unas cuantas recomendaciones donde probar la mejor gastronomía portuguesa y macaense:

+ Restaurante António (Vila da Taipa, Rua dos Clerigos nº 7): Sencillamente el mejor, más auténtico y galardonado restaurante portugués de Macao. La comida es excelente, tanto como su puesta en escena. Antonio es todo un personaje que se ha hecho querer en la ciudad y que te hará sentir en Portugal. Además es de los pocos sitios de Macao donde todavía hay actuaciones de fado en directo.

Imagen del Restaurante António (Macao)

A Lorcha (Macao. 289A Avenida do Almirante Sergio, muy cerca del Templo de A-Má): En la península A Lorcha lleva más de veinte años dando de comer a sus huéspedes los platos portugueses y macaenses más tradicionales. Sus platos más solicitados son el arroz con marisco y las almejas.

A Lorcha (Macao)

Restaurante Litoral (261 Avenida do Almirante Sergio): Cocina macaense al 100% a sólo dos pasos de A Lorcha. Platos que aglutinan lo mejor de la ruta de las especias portuguesa. Imprescindible probar el Minchi (carne picada, arrroz y huevo) o la gallina africana rebozada.

Plato de Minchi del Restaurante Litoral (Macao)

+ Adega Velha (Vila da Taipa, Rua Fernão Mendes Pinto, nº 643): Pequeño local de Taipa donde las carnes y los vinos son su mejor baza.

Costillas en Adega Velha (Taipa, Macao)

+ O Manuel (Vila da Taipa, Rua de Fernao Mendes Pinto, 90): Frente a Adega Velha es el lugar preferido de muchos macaenses para comer almejas. El dueño del local produce su propio queso y dicen que quien prueba su conejo guisado no deja en el plato ni los huesecillos.

Ameijoas en Macao

+Tromba Rija (Macao Tower): Una de las propuestas más interesantes de Macao en cuanto a cocina portuguesa se halla justo a la entrada de la Torre de Macao. Su especialidad es un clásico en Portugal: Balcalhau a brás. Y lo preparan increíblemente bien.

Restaurante Miramar (Zona norte de la Playa de Hác Sá en Isla Coloane): Restaurante cerca del mar en los que las raciones son tan grandes que te tienes que desabrocharte el pantalón si te las quieres terminar. Recomendable pedir mesa en terraza. Sus cazuelas de arroz con marisco o de pescado son tan grandes (y deliciosas) que sólo con una de ellas se podría alimentar a más de medio Macao.

Arroz caldoso del restaurante Miramar (Coloane, Macao)

Pero si quieres hacerle el mejor homenaje a la cocina portuguesa no dejes atrás su repostería. Porque en Macao son también típicos los pasteles de nata (allí llamados egg tarts) y los venden en muchos establecimientos (ligeramente adaptados a Oriente). Quizás el mejor de todos ellos, donde peregrinan muchos macaenses y turistas, es Lord Stow’s Bakery en Isla Coloane (Coloane Town Square, No.1 Rua Da Tassara). Empezaron en 1989 con una receta que los hacía recordar a los de Bélem y ya se han extendido a otros países asiáticos.

Egg tars o pasteles de nata en Lord Stow's Bakery (Coloane, Macao)

Como añadido te diría que terminar una comida o una cena eligiendo serradura como postre es todo un acierto. Es muy típica en Portugal, y por tanto en Macao, y cuenta tan sólo con tres ingredientes: galleta maría triturada como el serrín (de ahí su nombre), nata y leche condensada. No hace falta mucha imaginación para saber que está riquísimo.

7. Recorre el Strip de Cotai, Las Vegas del Lejano Oriente, y juégate unas patacas

Macao, además de la península, cuenta con dos pequeñas islas unidas por puentes como son Taipa y Coloane. En la fusión de ambas en un terreno ganado al mar y que ya las une completamente, se encuentra el área de Cotai. Y es allí donde se concentra la mayor cantidad de casinos y hoteles de lujo de la región, siendo la razón por la que se le denomina a este lugar Las Vegas de Oriente.

The Strip en Cotai (Macao), Las Vegas de Oriente

Entrar a The Venetian, por ejemplo, es hacerlo al mayor complejo hotelero del planeta (tiene más de 3000 habitaciones), con una reproducción de los canales de Venecia (¡Hasta se puede hacer en góndola!) y de los edificios más emblemáticos de la ciudad italiana en un megacentro comercial. Es tan fácil perderse en sus interiores en los que siempre es de día que uno pierde allí la noción del tiempo. Pero también hay una pequeña París en The Parisian (con una Torre Eiffel mitad de tamaño que la original) o un hotel-casino dedicado al cine muy “Gotham City” como es The Studio City en un Strip que no es aún el de Las Vegas pero al que le falta muy poco para parecérsele.

The Venetian (Macao)

Te guste o no el juego, al menos prueba a jugarte unas pocas patacas (moneda oficial de Macao) en la ruleta. Aunque sea sólo para ver cómo alrededor hay cientos de chinos en estado zen mientras poniendo sobre la mesa una cantidad indecente de dinero y no se les mueve ni una pestaña.

8. Date un paseo por la Vila da Taipa

En Taipa, además de la zona de los casinos, se conserva una peculiar y encantadora villa portuguesa que le hace a uno olvidarse de la metrópoli y creerse en un pequeño pueblo. Vila da Taipa se trata de una “pequeña Portugal” en la que no existen los rascacielos. Por ejemplo las casas-museo de Taipa son el mayor exponente de la burguesía colonial de Macao. Se puede acceder a estas construcciones de principios del siglo XX con líneas victorianas (ya estaba demasiado cerca el Imperio Británico) o pasear por los alrededores de la Rúa de Cunha donde se conservan humildes casitas portuguesas que conviven con templos taoístas de cuyas puertas emerge un intenso olor a incienso.

Casa colonial de Taipa (Macao)

En Vila da Taipa además se encuentran algunos de los mejores restaurantes portugueses de Macao, como por ejemplo António o Adega Velha.

9. Busca una buena foto nocturna del skyline de Macao

Sin ser Hong Kong o Shanghai, Macao tiene uno de los skylines más atractivos del Extremo Oriente. La silueta de los rascacielos con el Grand Lisboa destacando como si fuera una antorcha es digno de fotografiar, sobre todo cuando llega la noche. Muy recomendable es pasarse al otro lado del puente que cruza el Lago Nam Van (Ponte Governador Nobre de Carvalho), subirse a la Torre de Macao cuando caiga la tarde o buscar un piso elevado en alguno de los rascacielos de alrededor si se tiene la posibilidad.

Skyline de Macao

La terraza del Sofitel Macau Ponte at 16 es uno de los secretos mejor guardados de la ciudad puesto que no abre más que para fiestas, pero dado que nos hospedamos allí logramos que nos la mostraran y así poder tomar buenas fotografías del skyline nocturno de Macao.

Skyline de Macao

10. No te pierdas la isla “verde” de Coloane

La isla de Coloane fue ocupada por los portugueses a principios del siglo XX después de más de cincuenta años desde la anexión oficial a su territorio, ya que hasta entonces había estado en manos de piratas y contrabandistas chinos. Es, sin lugar a dudas, la más despoblada de la región. De hecho se ha conservado mayoritariamente como un espacio verde para los ciudadanos macaenses que desean escapar del bullicio de la ciudad. Tiene una red de senderos para practicar trekking, algunos elementos religiosos como otro monasterio dedicado a A-Má estilo “Ciudad Prohibida de Pekín” levantado hace pocos años, así como pintorescas playas de arena negra como Hac-Sá.

Sele en Isla Coloane (Macao)

La vila portuguesa es bastante interesante y no llegan demasiados turismo a ella. Y eso que tiene alguna joyita como la Capilla dedicada a San Francisco Javier, santo del que se guardó una reliquia durante muchos años. O el ya mencionado Lord Stow’s Bakery que prepara los mejores pasteles de nata de Macao.

Capilla de San Francisco Javier en Isla Coloane (Macao)

Una actividad más para niños en Coloane es el Pabellón del Oso Panda Gigante de Macao, donde se puede rendir una visita a dos adorables osos panda criados en Chengdu (China) que están dentro de un programa de conservación y reproducción de esta especie en peligro de extinción.

Oso panda gigante en Coloane (Macao)

11. Vigila la frontera en las Portas do Cerco

Un puesto fronterizo con China con mucha historia. La unión a Cantón lo hace precisamente por la ciudad de Zhuhai (de casi dos millones de habitantes). Su edificio de 1870 posee una cita simbólica del poeta Camões que dice: A Pátria honrai, que a Pátria vos comtempla (A la patria honrad, que la patria os contempla). Hoy este puesto de control nos permite ver la auténtica locura de personas  y vehículos que acceden a Macao desde el lado chino. Si te quedas tan sólo 10 minutos podrás ver miles de la que para muchos fue el Check Point Charlie del Lejano Oriente (sobre todo en tiempos de la Revolución Cultural). Es más bien una curiosidad que un imprescindible en Macao.

Portas do cerco de Macao

12. Practica el Tai Chi en un jardín chino

El Jardín Lou Lim Ieoc es, sin duda, el más chino de los jardines que hay en Macao. Formó parte de la residencia de un acaudalado comerciante chino, Lou Kan, aunque se le conoce por el nombre de su hijo. Posee el estilo Suzhou con pabellones, un estanque y un puente en forma de cola de dragón. En su interior hay además una mansión victoriana en la que Lou Kan recibía a sus huéspedes. Actualmente el Jardín Lou Lim Ieoc, una excepción rodeada de edificios poco estéticos apelotonados unos con otros, es uno de los espacios preferidos de los locales para salir por las mañanas a hacer tai chi, practicar la danza de los abanicos o cantar canciones populares o incluso de la ópera china.

Practicando Tai Chi en Macao

Justo al lado se encuentra la Casa Cultural del Té de Macao, en un precioso edificio amarillo que mezcla líneas europeas con un auténtico techo de tejas estilo chino. En su interior se realizan exposiciones sobre la cultura del té no sólo en Macao sino también en China u otros países del mundo. Abre a diario, excepto los lunes, de 9 a 19 horas.

Jardín Lou Lim Ieoc (Macao)

Información Además de todo esto la oferta de museos de Macao es bastante amplia. Existe uno dedicado al Gran Premio de Macao (celebrado ininterrumpidamente desde 1954) para los aficionados al automovilismo. O uno de los mejores museos del vino en todo el continente asiático. Como curiosidad cabe destacar The Michael Jackson Gallery, una exhibición permanente con objetos de la vida personal y profesional del Rey del Pop en el Hotel Sofitel Macau at Ponte 16 (entrada gratuita).

Algunos consejos útiles para tu viaje a Macao

– La moneda oficial de Macao es la pataca (un nombre que ya se utilizaba en el portugués y en el castellano antiguo). Se consigue en cualquier banco, casa de cambio, hoteles, etc. Convive perfectamente con el Dólar de Hong Kong (y su valor es parecido), que se le llega a ver más en la calle que a las propias patacas. Hay cajeros prácticamente en todas partes. En una ciudad que vive de los casinos y el turismo, sacar dinero no suele ser dificultoso.

Cambio de dinero en Macao

– Moverse en Macao es fácil. El casco histórico se puede hacer casi por completo a pie. Si se quiere ir más lejos hay autobuses urbanos que comunican los puntos más emblemáticos de la región. Muy populares (y gratuitos) son los buses que llevan hacia los principales hoteles y casinos de la ciudad, por lo que suelen ser muy útiles para desplazarse a la zona de Cotai, al Grand Lisboa, al Sofitel Macau Ponte at 16, etcétera. Los taxis son más caros que en China pero algo más baratos que en Europa. Y todos llevan taxímetro (aquí no se negocia la carrera como en otros países asiáticos).

Hotel Grand Lisboa (Macao)

– El clima de Macao es subtropical. Las temperaturas no son realmente elevadas en ningún momento del año (con una media de 23º), pero sí lo es la humedad. La época de lluvias va de mayo a septiembre, mientras que de octubre a diciembre son los meses con más sol y una temperatura más templada. Entre enero y abril puede refrescar algo más (15º) pero tiende a tener bastantes días despejados. Aún así la humedad en esta región del mundo hace que sean frecuentes los días nublados y las nieblas en ciertas horas del día.

– La corriente eléctrica en Macao es de 230V a 50Hz. Los enchufes son con tres orificios redondos, aunque los hoteles suelen tener tomas de dos como se usa en casi toda Europa.

Letreros chinos en Macao

– Conseguir wifi en Macao es casi tan fácil como buscar señal con el teléfono móvil. Muchas de las calles principales ofrecen conexión gratuita. Igualmente hoteles, restaurantes, museos, etc. con señal abierta (y de calidad). Es probablemente una de las regiones mejor conectadas del mundo. Y sin elementos censores ni bloqueadores.

– La Oficina de Turismo de Macao ofrece en su página web una valiosísima información para viajeros que deseen conocer no sólo sus atractivos sino todo lo que está sucediendo de interés en la región. Son además bastante activos en Twitter (@turismomacao) y en Facebook (Turismo de Macao).

Detalle de Macao

Viajando a Macao durante casi una semana me he encontrado con un destino que mezcla muchas de las cosas que me gustan. Mi afición por la cultura china y mi amor por Portugal. Una gran colección de patrimonio histórico, opciones de ocio a todas horas y un gastronomía excelente que por sí sola justifica llegar hasta esta Región Administrativa Especial de la que no se habla muy a menudo.

Casa de té de Macao en blanco y negro

Creo que Macao merece la pena. Y que teniendo al lado un gigante como Hong Kong la posibilidad de combinar ambas ciudades resulta siempre tentadora.

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

+ Instagram @elrincondesele

email

3 comentarios en “Qué ver y hacer en Macao: Guía de viaje

  1. Muy buen artículo! Me va a ser muy útil para el viaje que quiero hacer para ver el GP de Macao!
    Muchas gracias! Tiene pinta de que va a ser un gran viaje 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *