Molina de Aragón, corazón medieval y valiente del viejo Señorío

En el extremo oriental de Guadalajara, en un lugar perpetrado a base de batallas y de largos inviernos, surge uno de los pueblos más hermosos y medievales de Castilla. Molina de Aragón atesora viejas historias de moros y cristianos, de señores, señoríos y princesas. Una alineación de calles estrechas que atrapan las noches más frías miran hacia arriba buscando el abrigo de su inmenso castillo-fortaleza. Esta localidad de sangre castellana y apellido aragonés es capaz de proporcionar una de esas escapadas inolvidables en las que uno es capaz de escuchar cómo se funde el repique de campanas con un ruido de tambores y espadas escapándose como lo hacen los siglos por las aguas del río Gallo bajo su puente de piedra.

Molina de Aragón (Guadalajara)

Molina de Aragón, sabedora de su ubicación limítrofe que absorbe de todos sus extremos, ofrece a sus visitantes una serie de posibilidades que tienen mucho que ver con un pasado glorioso de banderas, religiones y esa sensación constante de sentirse demasiado lejos de todo. 

En este artículo os ayudaré a entender algunas particularidades históricas de Molina de Aragón, su relación con el Cid Campeador, el porqué su nombre cuando es castellana, las visitas imprescindibles de la localidad o de los alrededores así como algunos consejos prácticos con buenos sitios donde comer, la posibilidad de dormir en un viejo molino o los puntos clave desde los que tomar las mejores fotografías panorámicas de la capital del Señorío de Molina.

Castillo de Molina de Aragón (Guadalajara)

Molina de Aragón, parada y fonda del Camino del Cid

Por Santa María iréis a pasar,
id a Molina, que queda más adelante,
la gobierna Abengalbón, que es mi amigo de paz,
con otros cien caballeros bien os escoltará.
CANTAR DE MÍO CID.

Esta sucesión de versos nos confirman que en tiempos de la Molina islámica, regida por un tal Abengalbon, ese personaje por todos conocido como es Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, tuvo en ella una plaza segura para encontrar custodia y protección a su esposa y a sus hijas camino a Valencia (La villa soriana de Medinaceli formó parte previamente y de manera similar de una de estas etapas). Documentación de la época nos habla de la existencia de Ibn Galbun entre los siglos XI y XII como regidor de un posible reino de taifas independiente (“El Rey Moro de Molina” se escribiría en algunas crónicas de la época) y como uno de los aliados del Cid Campeador, quien ya sabemos que se entendía bien tanto con cristianos como con musulmanes, sobre todo en lo que confería a la recepción de tributos. Eso explica que Molina forme parte de pleno derecho de lo que se conoce como Camino del Cid, un itinerario turístico-cultural que atraviesa España de noroeste a sudeste siguiendo las huellas literarias e históricas de Rodrigo Díaz de Vivar.

Castillo de Molina de Aragón (Guadalajara)

Molina de Aragón, protagonista de una historia fascinante

Sobre un antiguo castro celtíbero los árabes levantaron un castillo. Y en lo más alto una atalaya desde la que vigilar una vieja frontera que iba y venía como lo hacen en la orilla las olas del mar. Ya entonces Molina, que después vería añadido el apodo “de los Caballeros” pensaba de manera independiente, quizás por una ubicación siempre lejana con otros grandes núcleos urbanos. Sería el tomada por el rey aragonés Alfonso I el Batallador quien la reconquistara para los cristianos en 1128, aunque muy pronto su hermano Ramiro II cedería a Castilla este territorio. Y, aunque los almorávides volvieron a establecerse en Molina unos años más, la ciudad sería recuperada de manera definitiva. Entonces  Manrique Pérez de Lara sería proclamado primer Señor de Molina. Fue él quien le dio fueros a Molina y convirtió al suyo en uno de los linajes más poderosos de Castilla en los siglos sucesivos.

Rebeca en la puerta del castillo de Molina de Aragón (Guadalajara)

Ciertas desavenencias entre el tercer Señor de Molina, Gonzalo Pérez de Lara y el Rey Fernando III El Santo llevaron a que el monarca castellano rodeara con su ejército al castillo de Zafra (a 25 km) donde se refugiaba éste con su familia. Tras intervenir la madre del Rey, Berenguela de Castilla, se puso solución al cerco mediante la concordia de Zafra, que obligaría al propio Gonzalo Pérez de Lara a desheredar a su primogénito para que fuera su hija Mafalda González de Lara la que se quedara con el Señorío. Y a su vez ésta aceptaba a casarse con el infante Alfonso de Molina, como así ocurrió finalmente, de modo que las manos castellanas volvieron a acariciar este territorio.

Escudo de Molina de Aragón

¿Por qué se llama Molina de Aragón si se encuentra en Guadalajara?

Más de un siglo más tarde, en 1366, el rey castellano de la dinastía Trastámara, Enrique II, compensó por su ayuda en la guerra contra su hermano al condestable francés Beltrán Duguesclín, a quien otorgó la titularidad del Señorío de Molina. Esto enfureció tanto a los ciudadanos molineses que entregaron su soberanía al Rey de Aragón, Pedro IV, ya que preferían ser aragoneses a ser títeres de quien consideraban un mercenario que nada tenía que ver con ellos. Tres años después se aceptó por el rey aragonés esta entrega del Ducado de Molina y el municipio pasó a llamarse Molina de Aragón, apellido que mantiene hoy día, aunque en 1375 volvería definitivamente a manos castellanas y sería conocida en capítulos posteriores de la historia de España como la “Muy Noble y Muy Leal Ciudad Capital comarcal del Señorío de Molina y Alto Tajo” (proclamación que recibiría en las Cortes de Cádiz de 1812 por su resistencia y testarudez ante la invasión napoleónica).

Sele haciendo fotos en el castillo-fortaleza de Molina de Aragón (Guadalajara)

¿Qué ver en Molina de Aragón? Un gran viaje a la sombra de un gran castillo

Toda esta historia se refleja en lo que hoy se conserva en Molina de Aragón. Un castillo sin parangón, restos románicos, palacetes renacentistas y barrocos y la idiosincrasia del viejo barrio judío así como de una morería con casas abombadas a las que les sostienen sus gruesos entramados de madera. Y la confirmación de que se trata de uno de los emplazamientos más fotogénicos que existen en todo el país. Razones más que de sobra que justificaran que no quisiéramos perdérnoslo por nada del mundo y nos escapásemos a conocer tanto la capital del Señorío de Molina así como otras maravillas de la comarca tales como el castillo de Zafra o el Barranco de la Hoz.

Sele y Rebeca en Molina de Aragón (Guadalajara)

Pero, ¿cuáles son esos imprescindibles que tienen que formar parte de una escapada a Molina de Aragón? Adelante, que vamos a dar un paseo juntos por la localidad:

El castillo-alcázar de Molina de Aragón

El más grande e impresionante de cuantos castillos hay en Guadalajara marca por completo la forma de ser de Molina de Aragón. Y le confiere la imagen por la que muchos viajeros y amantes de lo medieval acudimos a su llamada. El viejo alcázar andalusí fue renovado por completo tras la victoria de Alfonso I El Batallador y la proclamación del Señorío de Molina con el linaje de los Pérez de Lara marcando sus designios. Entonces este ejemplar colosal de castillo románico fue agrandado sus hechuras de las que ocho siglos más tarde uno puede admirar algo más que el esqueleto. De las ocho torres que había quedan seis (cuatro en excelente estado) en el recinto interior, aunque este viene protegido por otro cinturón de murallas que se comen por completo la ladera en la que se ubica esta fortificación asombrosa. El acceso a la fortaleza se hace por la puerta del reloj, a la que se llega subiendo desde la Plaza de San Pedro por la calle Enseñanza.

Castillo de Molina de Aragón (Guadalajara)

En lo más alto la conocida Torre de Aragón pasó de atalaya islámica a ser uno de los mejores baluartes construidos en la península, con nada menos que 30 metros de altura y la capacidad de vigilar, así como defender, a todo un Señorío desde su terraza almenada.

Torre de Aragón (Molina de Aragón, Guadalajara)

InformaciónLa visita al castillo se puede hacer guiada (5€) o por cuenta propia (3€). A las 11:30 y a las 16:00 parten grupos de la Oficina de Turismo (Calle las Tiendas, 62. Teléfono: 949 832098) para subir al castillo, aunque conviene consultar los días en que se puede realizar además de los fines de semana. La Torre de Aragón, convertida en centro de interpretación, se visita de manera separada (2,5€) tras subir una cuesta muy empinada. Aunque las vistas justifican todo el esfuerzo.

La iglesia de Santa Clara

En el casco viejo, ya muy cerca de la carretera que da a las murallas exteriores del castillo, se encuentra uno de los templos más deliciosos de cuantos se pueden visitar en Molina de Aragón. En este edificio religioso se advierte la presencia de los últimos coletazos del románico en la península. Muros con sillería de piedra arenisca rojiza y un interior una nave de un único tramo, así como una y cabecera dividida en presbiterio recto y ábside semicircular.

Iglesia de Santa Clara (Molina de Aragón, Guadalajara)

Comunicada con el convento de Santa Clara (de ahí su nombre, aunque en la Edad Media se llamó Santa María de Pero Gómez) tiene su acceso principal en una destacada portada abierta en el lateral de la iglesia tras subir por unas escalinatas.

Monasterio de San Francisco – Museo de Molina de Aragón

Un monasterio fundado a finales del siglo XIII por Blanca Alfonso de Molina a extramuros de la ciudad señorial. Conocido por la sublevación de algunos frailes ante la reforma franciscana planteada por el Cardenal Cisneros, quienes fueron sacados de allí en una “auténtica batalla campal” bajo las órdenes del Emperador Carlos V. Aunque tras la desamortización de Mendizábal en el XIX perdió su función original y el edificio pasó a ser de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, quienes lo reconvirtieron hospital para pobres (y hoy residencia de ancianos). La iglesia, de estilo gótico, aunque fue renovada con posterioridad, tiene una veleta con un arcángel portando una bandera, al que se le conoce como el Giraldo de Molina y que es un auténtico símbolo para todos los molineses (una versión diferente al famoso giraldillo de Sevilla).

Giraldo de San Francisco en Molina de Aragón (Guadalajara)

Parte del monasterio franciscano se utiliza hoy día para albergar el museo comarcal de Molina de Aragón que entremezcla distintos elementos como fósiles (también de dinosaurios), insectos, animales disecados, restos arqueológicos y una exhibición de la evolución humana. Es un museo curioso, cuanto menos, que si se tiene un rato resulta bastante entretenido y ayuda a conocer el entorno natural, geológico e histórico del Señorío de Molina.

Fósil de dinosaurio en el museo de Molina de Aragón (Guadalajara)

InformaciónDurante los meses de verano el museo abre entre las 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas. Mientras que si se visita durante el horario de invierno se puede acceder al mismo 10.30 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas. Cierra sus puertas los domingos por la tarde, los lunes durante todo el día y los martes por la mañana. El precio de entrada es bastante módico, 2 euros.

Otras iglesias destacadas en Molina de Aragón

Además de Santa Clara y San Francisco no son pocas las iglesias que elevan sus campanarios y espadañas sobre los tejados molineses. La más destacada e importante es la iglesia de Santa María la Mayor de San Gil (o directamente San Gil), de origen románico, aunque completamente renovada tras sufrir un aparatoso incendio en 1915 que le causó daños irreparables. Al lado del consistorio municipal de Molina de Aragón, en la Plaza Mayor, se encuentra la iglesia de Santa María del Conde, la cual fundada por el propio Manrique González de Lara, primer Señor de Molina, aunque desgraciadamente no se conserva nada de aquella época. También San Pedro en la plaza del mismo nombre, capitalizada por su espadaña mudéjar, uno de los elementos originales que mantiene de sus primeros tiempos. San Felipe Neri (barroca con fachada neoclásica) o San Martín son otros lugares de culto a tener en cuenta.

Torre de una iglesia en Molina de Aragón (Guadalajara)

El puente viejo

Un puente de estilo románico se ocupa de saltar el río Gallo, afluente del Tajo. Construido en piedra arenisca rojiza y formado por tres ojos se encarga desde hace siglos de comunicar la ciudad vieja con el Monasterio de San Francisco. Si nos colocamos a uno metros de él en el Paseo los Adarves podemos realizar auténticas fotos de postal de Molina de Aragón. Desde la ciudad hay que cruzarlo y girar a mano derecha para ir al Barranco de la Hoz, aunque si se sigue de frente hay dos buenos miradores (en lo alto de la ermita de Santa Lucía así como un kilómetro más adelante).

Puente Viejo en Molina de Aragón (Guadalajara)

Tierra de palacios

Durante el largo periodo de gloria que vivió Molina de Aragón, la localidad acogió a numerosas familias nobiliarias que se hicieron construir allí mismo buenos palacios y residencias dignas de su estatus. De ahí que Molina sea uno de los municipios castellanos con más palacetes por habitante. Y no hay más que darse un paseo por el casco histórico. De pronto aparecen el Palacio de los Molina, el de los Montesoro (color azul), Arias, Garcés de Marcilla, Marqués de Villel y compañía. Pero uno de los que más me gustó ver, quizás por tener que ver con esos viajes de ultramar, fue el palacio del Virrey de Manila, Don Fernando de Valdés y Tamón, quien gobernó las Filipinas durante una década (1729-1739), siendo el más longevo en su cargo de quienes lo llevaron a cabo durante los siglos en que el archipiélago asiático estuvo bajo dominio español.

Palacio del Virrey de Manila en Molina de Aragón (Guadalajara)

Callejeando por Molina de Aragón

Molina de Aragón se descubre andando, perdiéndose por su callejero poseído por las estrecheces de muchas casas antiguas con entramados de madera. Por esa judería vieja que se abraza con las antiguas murallas. Y, sobre todo, por la morería en la que se conserva un buen número de casas típicas molinesas que no han sucumbido al derrumbe.

Calle de la morería en Molina de Aragón (Guadalajara)

Callejando por Molina es como se llega a los Judíos, Calle Abajo, Quemadales y muchas otras vías en las que tus pasos te persiguen. De día, pero también de noche, sin importar el frío bajo cero de sus muchos jornadas de invierno, Molina de Aragón se convierte en todo un placer viendo sus tenues luces y el pasar incesante de gatos de una ventana a otra, o por esas escaleras vacías que no llevan a ninguna parte.

Molina de Aragón por la noche

SI VIAJAS A MOLINA DE ARAGÓN TOMA NOTA DE ESTOS CONSEJOS:

Infórmate en la Oficina de Turismo (Calle las Tiendas, 62. Teléfono: 949 832098) sobre visitas guiadas, horarios y excursiones por el Señorío de Molina. Tienen mucha información de castillos y rutas. Desde allí se hace la visita guiada al castillo de Molina de Aragón.

+ No dejes de probar la morcilla molinesa, el morteruelo, los torreznos y las buenas carnes que se sirven en los asadores y restaurantes de la localidad. Mucho ojo al cordero asado en horno de leña y a la caldereta de cabrito…

+ En Molina de Aragón recomiendo comer en el Casino de la amistad (Calle Chorro, 16, hace esquina con Los Adarves). Su menú de 18 euros es muy variado y contundente. Y se llena rápido si apareces más tarde de la cuenta (teléfono 949 832145). También en Manlia ofrecen muy buenos platos y un excelente servicio. Además el bar El Torero (San Francisco 6) está dentro de la ruta de los mejores torreznos de Guadalajara.

 

Entrecot de ternera (restaurante La Amistad de Molina de Aragón)

+ Un buen sitio para dormir es el Hotel Rural Molino de Batán (www.molinodelbatan.com). Se trata de un antiguo molino de agua convertido en un hospedaje acogedor situado a las afueras del pueblo (camino a Castilnuevo). Muy tranquilo y confortable (tiene apartamentos con cocina perfectos para familias). Se trata, además, del alojamiento que utilizó el equipo de rodaje de Juego de Tronos cuando estuvieron en el otoño de 2015 grabando en el cercano castillo de Zafra.

Hotel rural Molino del Batán (Molina de Aragón, Guadalajara)

Las mejores fotos panorámicas de Molina de Aragón se toman desde la ermita del cerro de Santa Lucía, al que se sube al poco de dejar atrás el Monasterio de San Francisco. Pero continuando por la carretera CM-210 poco más de un kilómetro existe un mirador que ofrece una perspectiva excelente de todo el pueblo. La tarde es momento excelente para acercarse. Y si no queremos irnos muy lejos, es cierto que desde Los Adarves mirando el puente se pueden tomar preciosas fotografías de Molina.

Imagen panorámica de Molina de Aragón (Guadalajara)

No te pierdas algunas maravillas que ver en la comarca muy próximas a Molina de Aragón. Sobre todo éstas:

El castillo de Zafra, escenario de Juego de Tronos

Apenas a 25 kilómetros al este de Molina de Aragón se encuentra el castillo de Zafra, todo un escenario de Juego de Tronos y que representa a la Torre de la Alegría en la que suceden aspectos muy importantes de la sexta temporada de la serie. Pero más allá de un mero rodaje, el castillo de Zafra se ha descubierto al mundo como uno de los castillos establecidos sobre la roca más fascinantes de todo el mundo. Solitario, en plena Sierra de Caldereros, y al que se llega a través de una pista de tierra (el camino más corto desde Molina de Aragón es utilizando el desvío de Hombrados en la N-211, aunque el castillo pertenece al término de Campillo de Dueñas) supone una de las mejores experiencias que se pueden tener en el Señorío de Molina y Alto Tajo.

Castillo de Zafra (Guadalajara). Es la Torre de la Alegría de Juego de Tronos

El Barranco de la Hoz

A sólo 10 kilómetros de Molina de Aragón, siguiendo el curso del río Gallo, surge sin que apenas nos demos cuenta uno de esos parajes naturales que te dejan con la boca abierta. El Barranco de la Hoz es un gran cañón de piedra arenisca rojiza que saca a la luz los sedimentos del que mucho tiempo atrás tuvo un gran río (mucho más grande de todos cuantos pueda haber actualmente en la Península Ibérica) deslizándose por sus paredes y modelando extraordinarias formaciones.

Barranco de la Hoz (Señorío de Molina, Guadalajara)

Bien desde Molina por la GU-958 o también desde Corduente, se llega a la ermita de la Virgen de la Hoz, una iglesia del siglo XIII encajada entre grandes farallones en la que se cuenta que un pastor tuvo una aparición mariana. Desde allí surge un camino de escaleras que lleva a diversos miradores situados en lo más alto de las rocas y donde se puede disfrutar de unas increíbles vistas (para fotos del cañón la tarde es buena hora por la luz, aunque merece subir en cualquier momento del día). Existe la posibilidad de hacer una ruta de senderismo circular (poca dificultad, aprox 5 horas) desde el centro de interpretación de Corduente, que te lleva directamente a los miradores (Más info en senderismoguadalajara.es/barranco-de-la-hoz-corduente)

Barranco de la Hoz (Señorío de Molina, Guadalajara)

Y mucho más…

Pero el Señorío de Molina esconde muchos más rincones para dedicarle más tiempo. A la mente vienen el castillo de Embid (aunque la reconstrucción de la torre del homenaje no es que me convenza demasiado), Castilnuevo, Rillo de Gallo con su casa inspirada en Gaudí o profundizar, porque lo merece, en el Parque Natural del Alto Tajo, con rincones tan increíbles como el ya mencionado Barranco de la Hoz.

Casa estilo Gaudí en Rillo de Gallo (Señorío de Molina, Guadalajara)

Nosotros a la vuelta a Madrid nos perdimos a propósito por Soria para ir a conocer un pueblo al que le teníamos tomada la matrícula como es Chaorna (desvío en la N-211 en Maranchón) y visitar el Monasterio de Santa María de Huerta (junto a la A-2 antes de seguir dirección Calatayud). En Medinaceli, la cual recomiendo 100%, ya habíamos estado por lo que completamos por sus tierras de alrededor al otro lado del río Jalón.

Ruta de castillos de Guadalajara

Con Molina de Aragón, el castillo de Zafra y compañía, rematábamos una ruta por los castillos más espectaculares de Guadalajara que iniciamos hace algún tiempo con nombres propios como Sigüenza, Atienza, Jadraque, Palazuelos, Torija, Pelegrina, Cifuentes o Torresaviñán. Y que nos recuerda que tenemos siempre un viaje a la vuelta de la esquina. Aunque a veces no queramos darnos cuenta.

Muralla medieval de Molina de Aragón (Guadalajara)

¡Viajaz mucho. Y viajaz felices!

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

+ Instagram @elrincondesele

PD: No os perdáis más artículos con escapadas por el país en la sección a RINCONES DE ESPAÑA.

email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *