12 cosas que ver y hacer de viaje por Núremberg

Nadie hubiera imaginado que Núremberg, la segunda ciudad más grande de Baviera después de Múnich, esa urbe celosamente amurallada y próspera que acogiera a emperadores y príncipes electores en algunas de las dietas o asambleas más importantes en la historia del Sacro Imperio Romano Germánico, fuera recordada para siempre por el dolor y las fotografías en blanco y negro de la II Guerra Mundial. La capital de la región histórica de Franconia pasó de la gloria a las cenizas, siendo herida de muerte con más de un 90% de su territorio devastado por la ignominia de las bombas. Pero como si fuera el Ave Fénix, desplegó sus alas doloridas para cicatrizar sus muchas heridas y erigirse de nuevo como una de las ciudades más hermosas y atractivas en territorio germano. Entre todos se pudo recomponer el puzzle de sus ruinas y, pieza a pieza, con mucho tesón, aspiró con éxito a ser algo más que la sede del juicio más famoso de la Historia. Y de ese modo Núremberg salió de su amnesia temporal para volver a ser la casa natal de Alberto Durero, un pintoresco enclave medieval atravesado por el río Pegnitz y, por supuesto, el mercado de Navidad más famoso e increíble de Alemania.

Puente del verdugo de Núremberg (Baviera, Alemania)

Un casco histórico rejuvenecido, interesantísimos museos, una oferta cultural y gastronómica de altura, así como la opción número uno para vivir la Navidad en el norte de Baviera. Con el objetivo de aprovechar al máximo una visita de dos o tres días en la ciudad he juntado una serie de ideas y consejos rescatados de mi cuaderno de notas. A continuación me gustaría mostraros 12 cosas que ver y hacer en Núremberg, un lugar que entendió a la perfección que sólo se puede avanzar teniendo en cuenta el pasado. 

Núremberg, la ciudad de los dos pasados

Una Ciudad Imperial Libre adelantada a su tiempo

En el año 1219 Núremberg fue declarada Ciudad Imperial Libre. Dentro del vasto territorio del Sacro Imperio Romano Germánico sólo rendía cuentas ante el Emperador de turno y no ante los señores feudales de la época en forma de príncipes, obispos, arzobispos o duques con afán recaudatorio. Siempre fue una ciudad-estado abierta a las nuevas ideas nacida a base de sus intensas relaciones comerciales con otras urbes europeas.

Casco viejo de Núremberg desde la torre del pecado

Rodeada por una gruesa muralla de cinco kilómetros de longitud y coronada por un poderoso castillo Núremberg se convirtió en una de las sedes más habituales para celebrar los Reichstag o dietas imperiales. Es decir, las asambleas en las que los príncipes, obispos y señores de cada uno de los estados imperiales se reunían para dirimir cuestiones de vital importancia en el grueso del territorio del Imperio.  En el convulso siglo XVI se celebraron en la ciudad diversas dietas que tenían en común la cuestión compleja de qué hacer ante el imparable ascenso de las teorías reformistas de Martín Lutero. De hecho Núremberg fue una de las primeras ciudades en aceptar las tesis protestantes, algo que no hizo gracia, en absoluto, al Emperador nacido en Flandes, Carlos V, quien también era Rey de las Españas.

Nuremberg y su castillo

La riqueza de Núremberg fue más allá de la relacionada con la economía. A su influjo se arrimaron artesanos, pintores, escultores, literatos, geógrafos e incluso quienes se dedicaron por completo a la astronomía. De hecho de aquí salieron miles de mapas y material utilizado para estudiar las estrellas y los planetas. Pero además de a importantes cartógrafos y astrónomos Núremberg vio nacer al adalid del Renacimiento alemán, Alberto Durero, cuyas pinturas y grabados fueron aplaudidos por emperadores (recibió una pensión anual tanto de Maximiliano I como de Carlos V), aristócratas y otros genios como como el italiano Rafael, quien admiraba profundamente la obra del maestro nuremburgúes.

Águila bicéfala en la puerta del castillo imperial de Núremberg (Baviera, Alemania)

Protagonista de la II Guerra Mundial

Precisamente el pasado glorioso de Núremberg pesó como una losa cuando se convirtió en la sede elegida por el régimen nazi para sus concentraciones. Su marcada simbología “imperial” le hacía ser la más indicada para celebrar los congresos (Reichsparteitag) del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán. De ese modo se hizo famosa por la predilección de Adolf Hitler a acudir a dar sus discursos y mostrar la unidad de su pueblo mediante desfiles multitudinarios. Entonces Núremberg pasó a ser el centro de la diana de una II Guerra Mundial que le pasaría sobrada factura, sobre todo al final de la contienda. Si bien sufrió diversos ataques desde 1943, nada fue comparable a lo acontecido en enero de 1945 cuando la mayor parte de la ciudad fue completamente destrozada por los bombardeos. Así moría una ciudad que todos habían previsto que sería inmortal.

Hitler en el Campo Zeppelin de Nuremberg (Alemania)

Pero Núremberg resucitó

Que el juicio más importante de la Historia del siglo XX se celebrara en Núremberg fue una elección igualmente cargada de simbolismo. Debía ser una ciudad que diera ejemplo desde sus cenizas para juzgar a los líderes nazis que quedaban vivos (o que no habían escapado a otros países del mundo auspiciados por sus regímenes políticos) y de ese modo volver otra vez a andar.

Núremberg tras la II Guerra Mundial

Y en cierto modo así fue. Núremberg resucitó. Década a década fue bordando el futuro con los hilos que tejieron sus dos pasados. Se reconstruyeron los edificios históricos y se levantaron otros nuevos. Recuperó su fuerte actividad comercial y se reencontró nuevamente con su larga tradición para ser la capital de la Navidad en el país. Pasó de celebrar los históricos Juicios de Núremberg a festejar con uno de los mejores mercados navideños de todo el mundo, el cual visitan anualmente más de dos millones de personas.

Foto de archivo de los Juicios de Nuremberg

Consejos para ver y hacer en Núremberg

En nuestro caso conocimos la ciudad en el marco de un viaje en busca de la Navidad en el norte de Baviera utilizando un coche alquilado en el aeropuerto de Frankfurt a través de la compañía Sixt. Otros, en cambio, la visitan tras aterrizar en su aeropuerto internacional (al final del artículo detallo cómo llegar en transporte público al centro). En España las compañías Vueling o Ryanair vuelan a este destino. Incluso se puede decir que hay muchos que llegan a Núremberg en tren desde Múnich (sólo se tarda una hora y cuarto) o Frankfurt (se requieren apenas un par de horas). Hasta la bella Praga está a situada tres horas y media sin necesidad de hacer transbordo alguno.

Sele en coche de alquiler Sixt

Suele surgir la pregunta de que cuántos días hacen falta para visitar Núremberg. Mi consejo es que un día me parecería demasiado justo y que es necesario pasar un mínimo dos días para ver la ciudad en condiciones. Y que si uno es de profundizar puede incluso que no sobre un tercero. Es un destino fácil para hacer caminando olvidándose del coche (el metro no es mal aliado tampoco en función de algunas visitas). Lo hagas como lo hagas hay 12 cosas que están muy bien de Núremberg y que debes saber para exprimir al máximo tu viaje. Y son estas:

1. Compra la Nürnberg Card

Hay lugares en los que las tarjetas turísticas agrupan tantos lugares que puede merecer la pena hacerse con ellas. En el caso de querer visitar en profundidad la ciudad, así como los alrededores, me parece muy interesante la opción de hacerse con la Nürnberg Card + Fürth que incluye las entradas a las principales atracciones turísticas de ambas localidades (Fürth fue fundada en el siglo X por Carlomagno y se encuentra tan sólo a 10 km de Núremberg). Hablamos, por ejemplo, del castillo de Núremberg, el centro de documentación sobre la II Guerra Mundial, la casa-museo de Alberto Durero, el Museo del Juguete o del ferrocarril, el memorial de los juicios de Núremberg así como las diversas visitas subterráneas a búnkeres, casamatas y mazmorras (la ciudad está prácticamente hueca por debajo y muestra otro mundo completamente diferente).

Nürnberg Card + Furth

Pero son muchos más los sitios en los que se incluye la visita. Además de costear al 100% durante dos días el transporte público de Núremberg, Fürth y Stein). Se pueden utilizar metros, tranvías, autobuses, así como los trenes regionales y S-Bahn sin suplemente alguno.

¿DÓNDE CONSEGUIR LA NÜRNBERG + FÜRTH CARD? ¿CUÁNTO CUESTA?

Esta tarjeta se puede conseguir en el propio aeropuerto de Núremberg así como en sus diversas oficinas de turismo que hay en la ciudad. El precio es de 25€ para los adultos, mientras que los niños de hasta 5 años no pagan nada y de 6 a 11 años sólo pagan 5€. Más información en https://tourismus.nuernberg.de/es/buchen-sparen/nuernbergcard.html.

2. Visita el castillo imperial y disfruta de las mejores vistas desde la torre del pecado

Como una de las ciudades libres imperiales más importantes en territorio germano, a Núremberg no le falta su Kaiserburg o castillo imperial. En la parte oriental de la ciudad y ataviado por una red de murallas de hasta cinco kilómetros de extensión se puede decir que Núremberg atesora una fortaleza militar de la Edad Media que nació para ser inexpugnable. De hecho sólo las bombas de la II Guerra Mundial fueron capaces de hacerle daño (que no derribarlo por completo), aunque lugares como la capilla o la Sinwellturm (Torre redonda o del pecado) quedaron intactos.

Castillo imperial de Núremberg (Baviera, Alemania)

Durante siglos hospedó a distinguidos dignatarios entre los que destacan los emperadores Carlos IV y Carlos V, cuya férrea personalidad le da sentido a unos muros adheridos al rocaje de la colina. El Kaiserburg preside toda una ciudad que vigila desde lo más alto. La conocida como torre del pecado permite obtener unas panorámicas extraordinarias de los tejados de Núremberg y estudiar cómo quedó la ciudad al final de los bombardeos de la contienda que convirtió a una ciudad poderosa en un auténtico esqueleto.

Vistas de Núremberg desde la Torre del pecado

Visitar el castillo imperial que guardara las joyas y símbolos del Sacro Imperio Romano Germánico es uno de esos imprescindibles sin los cuales no se puede concebir una escapada a Núremberg.

HORARIOS DE APERTURA Y TARIFAS DEL CASTILLO IMPERIAL DE NÚREMBERG

+ Horarios: El castillo imperial abre a diario, aunque con distintos horarios en función de la temporada. De abril a septiembre (incluidos) lo hace de 9 a 18 horas, mientras que entre octubre y marzo se puede visitar de 10 a 16 horas. Cuando hay mercado de navidad y coincide en fin de semana abre entre las 9 y las 17 horas.

+ Precios: La visita completa (Castillo, cuartos residenciales con doble capilla,museo del castillo, pozo Profundo y Torre Sinwell) cuesta 7€. Si sólo se quiere ver el pozo y subir a la torre Sinwell para disfrutar de las vistas de Núremberg hay que pagar 3,50€. Si se desea hacer todo pero no subir a la torre, 5,50€. Con la Nürnberg Card no se paga nada. Los jardines del castillo así como el Jardín de Maria Sibylla Merian son totalmente gratuitos.

3. Busca la foto de postal de Núremberg en el puente del verdugo

Toma nota de esto que te digo. Si no tienes una foto con el puente del verdugo de fondo es que no has estado en Núremberg. Fuera de bromas y sin ser muy radicales. Se trata probablemente de la postal más medieval de cuantas nos quedan en la capital de Franconia. El puente es de madera, aunque antes llegó a tener tres arcadas de piedra. El torreón que surge a un lado de la orilla era la casa del verdugo, cuya labor de ejecutar reos no era muy popular entonces y todo el mundo evitaba encontrarse con él.

Puente del Verdugo en Nuremberg (Baviera, Alemania)

Prácticamente adosada a la torre se encuentra el antiguo almacén de vino (Weinstadel) , reconocible por sus muros con entramados de madera y un inmenso tejado a dos aguas. Al parecer, este edificio erigido a mediados del siglo XV, sirvió durante mucho como hospedería de leprosos (quienes sólo podían entrar a la ciudad durante tres días en Semana Santa) antes de que fuera dedicado por completo a almacenar vino (aunque después pasó a ser un asilo de pobres). Es, junto al puente del verdugo, uno icono muy reconocible en la ciudad al que muchos escapan para hacerle fotos en distintas horas del día. ¡No seas tú la excepción y ve a por tu postal de Núremberg!

Sele en el puente del verdugo de Nuremberg (Baviera, Alemania)

CONSEJO: Las mejores fotos del puente del verdugo y el almacén del vino se toman desde otro puente, el Maxbrücke, que está justo al lado. Sigue la cuenca del río Pegnitz y lo encontrarás…

4. Llama a las puertas de la casa de Alberto Durero…¡y conoce a su esposa!

Si Núremberg ha tenido un hijo favorito, éste ha sido, sin lugar a dudas, Alberto Durero. ¡Con lo difícil que es ser profeta en tu propia tierra! Pero el artista alemán lo logró elevando a muy altas cotas al Renacimiento alemán (que fue tardío), de quien el nuremburgués fue su máximo exponente.

Autorretrato de Alberto Durero

La casa desde la que se veía el castillo imperial, y en la que tantos años viviera el propio Durero, está abierta al público desde nada menos que 1871. En ella uno puede admirar las estancias de una casa que milagrosamente no fue derrumbada tras los bombardeos de las II Guerra Mundial y en la que se realizaron muchas de las obras maestras del genio alemán que encandiló a las principales cortes europeas (como, por ejemplo, la pintura más famosa que existe de Adán y Eva que se expone en el madrileño Museo del Prado).

Vistas desde la casa de Alberto Durero en Nuremberg (Baviera, Alemania)

La visita es realmente original, puesto que se hace con una audioguía en la que la esposa del artista cuenta su historia en primera persona. ¿Qué mejor anfitriona que la buena de Agnes Dürer para hablarnos de su residencia familiar y de si son tan raros y caprichosos los artistas como dicen?

HORARIOS DE APERTURA Y TARIFAS DE LA CASA-MUSEO DE ALBERTO DURERO

+ Horarios: Abre de martes y miércoles de 10 a 17 horas, mientras que los jueves cierra a las 20:00 y los sábados y domingos lo hace a las 18:00. Durante los meses de verano (julio a septiembre incluidos), así como en las semanas de adviento en los que está en pleno funcionamiento el Mercado de Navidad también abre los lunes de 10 a 17 horas. Hay visitas guiadas en inglés todos los sábados a las 14:0o horas.

+ Precios: La entrada de la Albrecht-Dürer-Haus tiene un coste de 5€ (tarifa reducida 3€). Si se lleva la Nürnberg Card no se paga nada.

5. Haz el triángulo del gótico

La ciudad de mayoría protestante de Núremberg tiene casi treinta iglesias en su núcleo urbano. De todas ellas destacan tres (dos protestantes y una católica) en los que los elementos góticos destacan sobre otros románicos también presentes (puesto que éste fue su origen). Este triángulo del gótico es tan impresionante que uno no sabría decir si una está por encima de otra. Las tres merecen ser denominadas catedrales, aunque oficialmente no lo sean.

Detalle de la iglesia gótica de San Lorenzo en Núremberg (Alemania)

En la plaza central (hauptmarkt) destaca la iglesia católica de Nuestra Señora (Frauenkirche), levantada en 1350 por orden del Emperador Carlos IV sobre lo que había sido una sinagoga judía. Se cree que esta iglesia de planta cuadrada y tres naves fue diseñada por Peter Parler, el mismo que se ocuparía de la catedral de San Vito así como del puente de Carlos en Praga. El arquitecto de cabecera del siglo XIV en el Sacro Imperio Romano Germánico la erigió en ladrillo, la pobló de estatuas y, en definitiva, la hizo a medida de su gran líder, el gran Carlos IV, de quien hay referencias en todo el monumento. En el reloj con su simpático carrillón que funciona cada día a las doce de la mañana los príncipes electores se mueven en torno al gran emperador.

Frauenkirche en Núremberg (Baviera, Alemania)

Antes de haber cruzado el río Pegnitz lo más probable es que te cruces con la iglesia de San Lorenzo (Lorenzkirche), utilizada en la actualidad para el culto luterano evangelista, aunque fue levantada un siglo antes de la de Nuestra Señora. El pórtico de la fachada principal sólo es sobrepasado en belleza por el grandísimo rosetón que gobierna en el edificio. El interior es una joya del gótico tardío y muestra algunas obras maestras de la época como, por ejemplo, “La Anunciación” de Veit Stoß, o el Tabernáculo de Adam Kraft.

Fachada iluminada de la iglesia de San Lorenzo (Baviera, Alemania)

La hermana gemela de San Lorenzo está al otro lado de la Hauptmarkt y camino del castillo. La iglesia de San Sebaldo, también luterana, fue levantada varias décadas antes, por lo que se le puede considerar el más antiguo de los templos cristianos en Núremberg. Su origen en románico tardío es evidente, aunque se funde con composiciones góticas postreras como la de su magnífico triple coro. También el maestro Adam Kraft dejó su impronta en Sebalduskirche y se conserva la tumba que contiene los restos de San Sebaldo, eremita que predicó en tierras franconas y falleció en Núremberg. Dicho sarcófago está soportado por una estructura superior elaborada por Peter Vischer el viejo, otro de los maestros del renacimiento alemán, que para tan ardua tarea contó con la ayuda de dos de sus hijos.

Iglesia de San Sebaldo en Núremberg (Baviera, Alemania)

6. Escucha palpitar el corazón de Núremberg en la Hauptmarkt

Si hubiera que encontrarle el corazón a Núremberg para medirle los latidos tendríamos que irnos a Hauptmarkt, donde se lleva celebrando desde la Edad Media el mercado principal de la ciudad. Sin lugar a dudas se trata del santo y seña de la capital de Franconia y sus camaleónicos puestos con los reconocibles rayas rojas y blancas se adaptan a las distintas épocas del año para no dejar de ser un mercado absolutamente vivo.

Plaza del mercado en Núremberg (Baviera, Alemania)

Aunque fue una de las partes más dañadas tras la II Guerra Mundial, la iglesia de Nuestra Señora preside todas y cada una de las escenas que tienen lugar en esta vasta plaza. Desde el mercado de productos agrícolas al de otoño pasando por el de Pascua. Aunque cabe decir que todo el esplendor de la Hauptmarkt se vive cuando durante las semanas de adviento se coloca aquí el mercado de Navidad más impresionante de toda Alemania.

Rebeca en uno de los puestos del mercado navideño de Núremberg en Hauptmarkt

Opuesto a la iglesia de Nuestra Señora se alza la conocida como Fuente Hermosa (en alemán Schöner Brunnen), que recuerda a un chapitel gótico enrejado. Tiene diversas figuras que representan la visión del Sacro Imperio Romano Germánico, aunque son múltiples las estatuas de connotación religiosa. Fue severamente dañada pero tras su restauración esta obra nacida a finales del siglo XIV vuelve a ser uno de los elementos esenciales de la gran plaza del mercado.

NOTA: En esta plaza está una de las dos oficinas de turismo más importantes de la ciudad. Y te vendrá muy bien entrar para planificar tu estancia en Núremberg. La otra está en Koningstrasse, frente a la Estación Central.

7. Si puedes, viaja a Núremberg en tiempo de Mercados navideños

Aunque todas las épocas del año son buenas para viajar a Núremberg, si buscas ese instante en el que la magia se apodera por completo de la ciudad no lo dudes y vente cuando estén funcionando los mercadillos navideños. El mercado de Navidad de la Hauptmarkt es el más grande y conocido de Alemania, aunque su estela de puestos, bolas de Navidad, cascanueces y belenes fluye como un río por muchas de las calles de su almendra central (recorre toda la Koningstrasse, empieza a imponer frente a la iglesia de San Lorenzo y se cuela en el patio del antiguo ayuntamiento, muy cerca de San Sebaldo).

Gran Mercado de Navidad de Nuremberg (Baviera, Alemania)

Pero si quieres disfrutar de los mercados navideños de Núremberg no cometas un error de principiante. En Alemania los mercadillos de este tipo, sin importar si estás en Heidelberg, Frankfurt, Coblenza, Mainz o en cualquier rincón del Estado de Baviera, permanecen abiertos durante la época de adviento. Eso nos lleva a las cuatro semanas previas al inicio de las navidades en sí mismas.

Mercado navideño de Nuremberg en la Hauptmarkt (Alemania)

Los mercados de Navidad de Núremberg (y buena parte de Alemania) suelen comenzar el viernes anterior al primer domingo de adviento terminando el mismo 24 de diciembre, ya en Nochebuena. Eso sitúa el comienzo del mercado navideño de 2017 en el viernes 1 de diciembre y el de 2018 en el viernes 30 de noviembre.

Mercado de Navidad de Núremberg (Baviera, Alemania)

TRES RINCONES ÚNICOS PARA VIVIR LA NAVIDAD EN NÚREMBERG

  • Frente a la Köningstor, la torre circular que hay al otro lado de la Hauptbanhof (Estación Central) de Núremberg, se encuentra el patio de los artesanos (Handwerkerhof en alemán). En diminutas casas de entramados de madera trabajan los alfareros, orfebres, fundidores o jugueteros que se vuelcan durante la Navidad para mostrarnos sus creaciones ideales para adornar la casa o regalar a un ser querido.

Patio de los artesanos en Nuremberg

  • En Hans-Sachs-Platz, una pequeña plaza a la que se accede a mano derecha nada más atravesar el Museumsbrücke, surge uno de los mercadillos navideños preferidos por los los visitantes, sobre todo los de menor edad. Allí tiene lugar el Kinderweihnacht, el mercado de Navidad de los niños, que cuenta con su propio carrusel (con renos y el trineo de Papá Noel) e incluso con su propia noria. Entrañables figuras autómatas sobre las casetas del mercadillo se mueven para mostrarnos escenas famosas de los cuentos de los Hermanos Grimm y otros autores alemanes.

Kinderweihnacht de Nuremberg

  • Muy cerca de Hauptmarkt y su gran mercado navideño (En Karlstrasse 13-15) se halla uno de los mejores museos de juguetes de Alemania (el conocido como Spielzeugmuseum), el cual abre sus puertas durante todo el año.

Cartel del Museo del Juguete de Núremberg (Alemania)

Así que ya sabes, si viajas a Núremberg cuando los mercadillos navideños están a pleno rendimiento no te olvides de brindar con glühwein o vino caliente en la típica taza de dibujos (que se coleccionan), comerte una galleta de jengibre en forma de corazón y comprar una pieza que cuelgue de tu árbol. Salir en busca de la Navidad en el norte de Baviera supone seguir las luces de un faro. Y ese faro se llama Núremberg.

Mercadillo navideño de Nuremberg (Baviera, Alemania)

8. Recorre los escenarios del nazismo y la II Guerra Mundial

El pasado supuestamente glorioso de Núremberg fue la razón por la que aquí el NSDAP liderado por Hitler quisiera celebrar los congresos del partido y mostrar al mundo cómo miles de alemanes apoyaban al régimen. Años antes de la II Guerra Mundial los nazis ya se daban en esta ciudad grandes baños de masas. Sería la sede de sus Reichsparteitag y de esas muchas concentraciones que tantas veces hemos visto en blanco y negro en las que Hitler arengaba a las masas desde un púlpito de cemento o pasaba revista a las tropas con gesto inmutable.

Campo Zeppelin de Nuremberg durante una de las concentraciones del partido nazi

Para viajar a los escenarios del III Reich más importantes de Núremberg no deberías perderte estos lugares que nos han llegado hasta hoy:

+ Campo Zeppelin: La ciudad-nazi ideada por el arquitecto del III Reich, Albert Speer, se situaba fuera del casco viejo de Núremberg. Lo que se conocía como Campo Zeppelin (Zeppelinfeld) donde años atrás se probaban los artilugios voladores creados por el propio Ferdinand von Zeppelin cambió radicalmente su función y en vez de que aterrizaran los dirigibles lo llenaron de cientos de miles de alemanes partidarios del NSDAP durante mínimo una semana al año. El campo de desfiles de los nazis fue completado por el propio Speer en 1934 cuando ideó su gran tribuna de personalidades coronada por una inmensa esvástica de piedra.

Tribuna de personalidades en el Campo Zeppelin de Núremberg (Baviera, Alemania)

Aunque esta zona fue bombardeada en la actualidad se conserva este espacio en el que uno puede viajar a muchas de las imágenes de la contienda. E incluso subir a mismo púlpito desde el que Hitler compartía sus discursos de forma encolerizada. Buena parte del graderío está devorado por la hierba, aunque se intuyen los asientos, pero la tribuna de personalidades sí que permanece intacta (salvo la esvástica, que explosionó el ejército aliado), siendo pura arqueología nazi a la vista de todo el mundo. El silencio de aquel lugar, sobre todo en lo más crudo del invierno, te engulle por completo.

Sele en el Campo Zeppelin de Núremberg (Baviera, Alemania)

CÓMO LLEGAR: Desde la Estación Central hay que tomar el tren S2 y detenerse en la parada Nürnberg Frankenstadion Sonderbahnsteig. El trayecto es de apenas un cuarto de hora. También se puede ir en el tranvía nº9, pero tarda algo más y después hay que caminar.

Nota: La entrada es libre y gratuita. No existe ningún control de acceso.

+ Centro de Documentación en el Antiguo Terreno de Congresos del Partido Nacionalsocialista: Uno de los iconos de la megalomanía del nazismo tiene forma de coliseo romano. A causa de la guerra no pudo ser terminado y le falta el techo para para cerrar un centro de congresos preparado para albergar a más de 50.000 personas. Hoy día este edificio inmenso alberga un interesantísimo Centro de Documentación en el que se puede seguir de forma cronológica el antes, durante y después del III Reich (te dan una audioguía). La colección documental del Dokumentationszentrum Reichsparteitagsgelände es asombrosa y está recomendada para todo aquel al que le interese bucear en el contexto de la II Guerra Mundial y desee solventar muchos porqués.

Centro de Documentación de Núremberg (Baviera, Alemania)

Está a poca distancia del Campo Zeppelin, suficiente para hacer caminando. Desde la Estación Central se puede ir en el tranvía 9 en algo menos de un cuarto de hora.

HORARIOS DE APERTURA Y TARIFAS DEL CENTRO DE DOCUMENTACIÓN

+ Horarios: Abre todos los días de la semana de 9 a 18 horas, salvo sábados y domingos en que empieza a funcionar a las 10 de la mañana. Admiten entradas hasta las 17:00 de la tarde.

+ Precios: La entrada al Centro de Documentación de Núremberg tiene un coste de 5€ (tarifa reducida 3€). Si se lleva la Nürnberg Card no se paga nada.

+ Búnkeres y refugios antiaéreos: La ciudad de Núremberg por debajo es como un queso suizo. Muchas de esas galerías y casamatas de origen medieval fueron utilizados por la población, así como por miembros del partido nazi, para refugiarse de los ataques aéreos que vivía la ciudad desde 1943 y que la devastó casi por completo en 1945. Si bien se pueden hacer diversas visitas a la Núremberg subterránea hay una especialmente interesante en Obere Schmiedgasse número 52, al lado de la casa-museo de Alberto Durero. En estas grutas se ocultaron obras de arte de iglesias y museos de la ciudad. Sería la versión nuremburguesa de los Monument Men, puesto que sirvió para que hoy día se puedan seguir disfrutando de cuadros y estatuas de gran valor histórico-artístico.

Búnker del arte en Núremberg (Baviera, Alemania)

HORARIOS DE APERTURA Y TARIFAS DEL HISTORISCHER KUNSTBUNKER

+ Horarios: Sólo se puede visitar con guía (habla alemán pero te pueden dar una audioguía en inglés). Los turnos de visita son a las 14:30 horas a diario, aunque los sábados añaden otro turno a las 17:30.

+ Precios: Los accesos se reservan en cualquiera de las oficinas de turismo de la ciudad así como en la tienda-cervecería que hay a un minuto del búnker en Bergstraße nº 19 (que además sirve siempre de punto de encuentro de los visitantes). El coste de la entrada es de 6€. Si se lleva la Nürnberg Card no se paga nada.

9. Revive los Juicios de Núremberg en el tribunal original

Tras el apocalipsis del final de la II Guerra Mundial tuvieron lugar en esta ciudad entre el 20 de noviembre de 1945 y el 1 de octubre de 1946, los famosos juicios de Núremberg en contra de los principales dirigentes capturados del partido nazi así como de su red organizativa. Pocos procesos, o más bien ninguno, han tenido mayor repercusión mundial que los dirigidos por el Tribunal Militar Internacional y en el que el nacieron nuevos delitos así como una serie de reglas básicas con las que perseguir y condenar a los criminales de guerra.

Sala 600 donde se celebraron los Juicios de Núremberg

La elección de Núremberg como sede del juicio más mediático del siglo XX no tuvo que ver con el azar. Impartir justicia en una ciudad en ruinas que había servido de adalid del III Reich tenía que ver con dar una lección a todo el mundo. Y, en cierto modo, poner las bases para la reconstrucción de una ciudad que no querría jamás olvidar su pasado para seguir avanzando.

Es posible entrar a la famosa sala 600 que sirvió como escenario del proceso de Núremberg. Situada en el palacio de la audiencia provincial de Núremberg-Fürth, se mantiene prácticamente igual que hace sesenta años y es posible sentirse parte del jurado en una de las sillas que miran al estrado. La visita se puede completar subiendo unas escaleras para recorrer una exposición permanente que informa de manera detallada de lo sucedido aquellos días. Todo viene en alemán pero te surten de una audioguía a la entrada al memorial.

Cartel de entrada al Memorium Nürnberger Prozesse

Para llegar hay que tomar línea 1 de metro (U1) en dirección Fürth y bajarse en la quinta parada (Bärenschanze). El trayecto es de apenas diez minutos.

HORARIOS DE APERTURA Y TARIFAS DEL MEMORIUM NÜRNBERGER PROZESSE

+ Horarios: Del 1 de abril al 31 de octubre abre lunes,miércoles, jueves y viernes de 9:00 a 18:00, mientras que del 1 de noviembre al 31 de marzo lo hace de miércoles a lunes (incluido). Siempre permanece cerrado los martes.

+ Precios: Los accesos se reservan en cualquiera de las oficinas de turismo de la ciudad así como en la tienda-cervecería que hay a un minuto del búnker en Bergstraße nº 19 (que además sirve siempre de punto de encuentro de los visitantes). El coste de la entrada es de 6€. Si se lleva la Nürnberg Card no se paga nada.

Nota: Dado que la Sala 600 sigue utilizándose actualmente es posible que el acceso a la misma no esté garantizada.

10. Come (y bebe) como un buen nuremburgués

En Núremberg opciones para comer bien no faltan. De hecho, como toda ciudad alemana que se precie, hay restaurantes de todo el mundo. Pero, por supuesto, mantiene la esencia de sus tabernas o biergarten tradicionales, algunas de gran antigüedad, en las que beber cerveza y comer codillo asado o salchichas hasta hartarse. Un clásico básico nuremburgués lo encuentras frente al ayuntamiento, a un paso de la iglesia de San Sebaldo. Se trata de Bratwursthausle (Rathausplatz número 1), un restaurante muy conocido en Núremberg en el que se comparte mesa para probar sus famosas salchichas a la parrilla bratwurst con ensalada de patata o chucrut (col fermentada), entre otros platos típicos de la gastronomía bávara. El local es bastante pequeño y suele estar hasta los topes pero los camareros se las ingenian para buscarte sitio rápidamente.

Bratwusthausle (Núremberg, Alemania)

Para comer un delicioso codillo y sentirse en la Edad Media una muy buena opción es el Augustiner zur Schranke en la famosa Tiergärtnerplatz donde está, entre otras construcciones, la casa-museo de Alberto Durero.

Codillo con mucha corteza típico de Núremberg (Baviera, Alemania)

Asímismo los puestos callejeros, sobre todo en tiempo de mercados de Navidad o en verano, te permiten comer o cenar por poco más de 3€. ¡Lo que ya te quieras gastar en cerveza o glühwein depende ya de ti!

11. Siéntete niñ@ otra vez (o traete a tus peques) en el gran museo del juguete

En el Spielzeugmuseum o Museo del Juguete no hace falta ser un niño para pasárselo como un enano. A través de un recorrido a través de la nostalgia de los juegos y juguetes más antiguos pasamos a salas donde empezamos a recordar muchas de esas cosas con las que nos divertíamos en la infancia. Hablamos de 1400 metros cuadrados repartidos en cuatro plantas, lo que lo convierte en uno de los museos de juguetes más grandes de todo el mundo. Las secciones pasan de juguetes de madera a muñecas y sus accesorios (hay unas casas de muñecas que son auténticas joyas). Subiendo la escalera desde el mundo de las muñecas se llega a un lugar gobernado por los trenes y juguetes técnicos. Al final de este edificio (cuya fachada renacentista destaca bastante) se ha añadido una galería dedicada a las piezas de Lego, los clic de Playmobil o las barbies. También en la sección Kids on Top los niños disfrutan de la faceta más interactiva del museo a base de dibujar, echar un apartida a los juegos de mesa de toda la vida, leer cuentos o incluso hacer experimentos sin peligro de que explote la cocina de casa.

Museo del Juguete en Núremberg (Baviera, Alemania)

Se encuentra en Karlstrasse 13-15, siguiendo por la calle que continúa detrás de Bratwursthausle (recordamos que se situaba frente al ayuntamiento y junto a San Sebaldo).

HORARIOS DE APERTURA Y TARIFAS DEL MUSEO DEL JUGUETE DE NÚREMBERG

+ Horarios: Este museo abre sus puertas de martes a viernes de10 a 17 horas, mientras que sábados y domingos cierra a las 18:00. Permanece cerrado los lunes salvo cuando hay mercado de Navidad o se celebra la Feria del Juguete que suele celebrarse anualmente a primeros de febrero.
+ Precios: Adultos 5€ y  tarifa reducida 3€. Por 1€ más disponen de audioguía en castellano.

 

Museo del Juguete de Núremberg (Baviera, Alemania)

12. Descubre muchos más secretos en el norte de Baviera

Núremberg ofrece una escapada de dos o tres días si además se une a Fürth. Pero el norte de Baviera da para muchas opciones dentro de un viaje más largo en el que utilicemos un vehículo alquilado o el transporte público. A una hora al norte está, por ejemplo, la ciudad de Bamberg, que es Patrimonio de la Humanidad UNESCO y uno de los mejores ejemplos del barroco alemán. Más o menos a la misma distancia se encuentra la segunda ciudad más poblada de la región histórica de Franconia, Würzburg, con un cierto aire a Praga. Un viaje precioso puede llevarnos a bajar por Würzburg hasta los Alpes bávaros utilizando la Romantischestrasse (Ruta romántica) y pasando por pueblos de cuento como Rothenburg, Dinkelsbühl o Nordlingen, terminando la jugada en el Castillo del Rey Loco (Neuschwanstein).

Castillo del Rey Loco (Neuschwanstein) en el sur de Baviera (Alemania)

También puede visitarse Núremberg en el marco de una ruta por los mejores mercadillos navideños del norte de Baviera y atravesar a lo ancho este Estado alemán. Ese fue precisamente nuestro caso, en el que incluimos visitas a Rothenburg, Dinkelsbühl, Nordlingen, Bamberg, Coburg, Würzburg y Aschaffenburg.

Foto nocturna y con niebla de Rothenburg ob der Tauber (Norte de Baviera, Alemania)

InformaciónTienes un montón de información de recorridos por Alemania en la web oficial de turismo del país www.germany.travel/es/. Mientras que si te quieres centrar en la ciudad de Núremberg, cabe destacar que tienen una página muy completa en castellano (tourismus.nuernberg.de/es/ en el que obtener muy buenas ideas e informarse de horarios y precios de manera actualizada.

Alemania es un destino que nos encanta diseccionar poco a poco para descubrirlo en pequeños sorbos. En un 2016 cargado de viajes llegamos a viajar a este país hasta en dos ocasiones. Y las ganas están intactas para seguir descubriendo destinos nuevos que se nos han escapado (de momento).

Sele y Rebeca en la Plaza del Mercado de Núremberg durante la Navidad

Espero haberte podido ayudar en esta breve guía de viaje de Núremberg con el que poder sacarle todo el provecho a una escapada de la que seguro no te arrepentirás. Palabra de viajero.

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

+ Instagram @elrincondesele

PD: Si te interesa este destino puedes leer todos los artículos publicados sobre Alemania en este blog.

email

6 comentarios en “12 cosas que ver y hacer de viaje por Núremberg

  1. gracias por tus relatos,siempre ayudan a preparar los viajes,soy de Viveiro,una ciudad de la mariña lucense,una región preciosa,que deberías visitar,seguro que te gusta,un saludo

    1. Gracias Maria. ¿Sabes que tengo unos tíos viviendo en San Ciprián? 😉 Se enamoraron de la zona y se fueron para allá. Y no tienen la más mínima intención de volver.

      Un saludo!!!

      Sele

  2. hola,nos vamos a los mercadillos de Navidad de Núremberg ,pensamos coger el alojamiento en rothenburg ob der tauber y desde allí movernos,quisiera saber si te parece buena opción,volamos al aeropuerto de Frankfurt gracias y perdona por darte la lata, Maria de Viveiro

    1. Hola María,

      Rothenburg está como a una hora de Núremberg. Está bien, dependiendo de los días que vayáis y lo que queráis visitar. Si vais más de 4 días sí me planteaba tener otra base en Núremberg.

      Un saludo!!

      Sele

  3. Hola, somos un grupo que viajamos ahora en septiembre a Selb, a ver un festival folk y aterrizamos en Núremberg, el cual después de ver tu blog visitaremos, y nos recomiendas algo cerca de Selb por si el festival no es lo que esperamos. Nos vamos a alojar en una localidad cercana de Chequia a 10 kms de Selb.
    Gracias.

  4. Muy interesantes, y amplios vuestros comentarios, de queé visitar en Núremberg, quizás encuentro a faltar un pequeño mapa donde se ubican cada uno de los puntos de interes que indicais, de todos modos os felicito de vuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *