Resumen de un 2016 cargado de viajes

Hacer balance sienta bien, sobre todo cuando uno lleva a cabo una suma de momentos y sensaciones que sabe que recordará siempre. Curiosamente cuando estoy de viaje, suelo pensar en que habrá un día como hoy al final año en que todo eso que estoy viviendo va a formar parte de un resumen. El presente se hace pasado en un pequeño instante, pero el recuerdo lo convierte en algo muchísimo más grande. Y escribir en este blog me ayuda, sobre todo, a recordar todas esas cosas que han hecho que estos últimos doce meses hayan merecido mucho la pena.

Felicitación año 2017 en El rincón de Sele

2016 ha sido un año cargado de viajes largos y algún que otro sueño cumplido. Hemos visto bailar nuestras primeras auroras boreales en Laponia Noruega, la profunda mirada del tigre de Bengala en las selvas de la India, el brillo las nieves perpetuas del Monte Ararat en Armenia y la muralla natural de la cordillera del Cáucaso en Georgia. Hemos perseguido las huellas de Juego de Tronos en Irlanda del Norte, del Emperador Carlos V en Flandes o incluso la luz de los mercados de Navidad en el Norte de Baviera. Hemos descifrado el secreto mejor guardado de China en Yunnan y Sichuan y nos han falado portugués en Macao. Hemos recorrido Valonia en coche así como rincones de España que siempre nos habían estado esperando. ¿Os apetece acompañarnos a todos estos lugares mes a mes? ¡Adelante! Hay sitio para tod@s.

ENERO: Escapada termal al Monasterio de Valbuena y sabores de Marrakech

Nos estamos acostumbrando últimamente a comenzar el año de manera relajada para ir con las pilas bien cargadas de cara a lo que se nos viene encima. Si 2015 lo iniciamos a remojo en el Balneario de Olmedo, a 2016 entramos de la misma forma pero en el Monasterio de Valbuena, a un paso de Peñafiel en nuestra querida provincia de Valladolid.

Sele y Rebeca en el balneario del Monasterio de Valbuena (Valladolid)

Nuestra primera salida internacional no se hizo esperar y para celebrar el cumpleaños de Rebeca nos marchamos a pasar un fin de semana a la ciudad Marrakech, donde disfrutamos de 25 grados en pleno invierno y el imprescindible té a la menta contemplando el adorable bullicio de la Plaza Jemaa el-Fna¡Cuánto nos apasiona viajar a Marruecos!

Plaza Jemaa el-Fna al atardecer (Marrakech)

FEBRERO: Un viaje a la otra Lisboa

Muchos sabéis el significado que tiene para mí Lisboa puesto que fue la ciudad en la que surgió nuestro matrimonio. He estado allí en varias ocasiones pero en el mes de febrero regresé en solitario para hacer una visita alternativa a esa otra Lisboa y conocer muchos de esos sitios que no aparecen en las guías o no dan para un solo fin de semana. Poder perderme entre los panteones del magnífico cementerio de los Placeres fue una de esas cosas que justificaron esta escapada.

Sele en Lisboa (Portugal)

El último día del mes partí a cumplir un sueño. Pero eso mejor os lo cuento en marzo, que es donde se desarrolló todo.

MARZO: Misión Tigre de Bengala en India

Me gustaría viajar a India y no marcharme de allí hasta que pueda mirar a los ojos a un tigre de Bengala en su estado salvaje. Llevaba años repitiendo esa frase, deseando con todas mis fuerzas poder ver en libertad a uno de los animales más fascinantes que habitan nuestro planeta. Y 2016 fue el año marcado en rojo. Los sueños están para cumplirlos y hacia India que nos fuimos, concretamente a los bosques de Madhya Pradesh y las aldeas en las que se basó Rudyard Kipling para escribir El Libro de la Selva. Y, por supuesto, logramos nuestro objetivo. Pudimos mirar a los ojos al gran tigre de Bengala tanto en los parques de Kanha como de Bandhavgarh. ¡Siete tigres vimos en todo el viaje! Fueron no pocos safaris e incursiones al bosque los que hicimos en esta parte de India para buscar esos tigres tan esquivos.

Tigre de Bengala en Bandhavgarh (Safari en India con Comando Piraña)

Pero en este viaje enfocado por completo a la naturaleza hubo tiempo de sumergirnos en la cultura de esa India con la que reconozco me pude reconciliar. Un pedacito de Taj Mahal, otro de Khajuraho y la fiesta de Krishná a la que asistimos en Mathura compusieron algunos de los mejores momentos de un viaje inolvidable a la India. El segundo, pero no el último…

Sele y Víctor en la aldea de El Libro de la Selva en India

El mismo día que regresé a Madrid tras este viaje ofrecí una charla sobre Botswana junto mi amigo Isaac en El Corte Inglés de Callao para presentar en exclusiva el vídeo que contiene una de las escenas de naturaleza más impactantes que hemos presenciado nunca en directo. Se trata del momento en que varios leones cazan un búfalo en Savuti delante de nuestras narices. Tuvimos la suerte de grabar y fotografiar esta escalofriante escena que comenzó con la pregunta: ¿Y si de repente apareciera una manada de leones?

ABRIL: Auroras boreales en Laponia Noruega y viaje a Macao, la China más portuguesa

Si en marzo veía mi primer tigre de Bengala, en abril cumpliría otro de esos propósitos que llevaba muchos años esperando (y no pocos intentos infructuosos). Durante un viaje a Laponia Noruega, que incluía las maravillosas Islas Lofoten, tuve la fortuna de ver por primera vez el contoneo de las auroras boreales y vivir algo que no se puede explicar con las palabras. Tras haber probado suerte anteriormente en Islandia, Finlandia o la propia Noruega durante el invierno, se desplegó sobre nuestras cabezas en Tromsø así como en el archipiélago de Vesterålen este fenómeno único. Y tengo que decir que tras seguir muchos consejos para ver las auroras boreales en vivo y en directo el factor más importante es LA SUERTE.

Aurora boreal en Laponia Noruega

En este viaje al Laponia Noruega tuvo un montón de momentos inmensos. Como cuando pude subirme a un trineo de perros con mi amigo Isaac, hacer varios trekkings con raquetas de nieve, entrar a un lavvu sami o dar de comer a los renos. Aunque poder capturar varias postales extraordinarias de las Lofoten en primavera fue otro regalo de los que cuestan olvidar.

Trineo de perros en Laponia Noruega

Y de Noruega al otro extremo del planeta… porque pocos días después sería el turno de Macao donde saldría a la búsqueda de su rico legado portugués (fue colonia de Portugal hasta 1999, un año después de que Hong Kong dejara de ser británica). Fue un viaje super intenso centrado únicamente en la pequeña Macao donde pude ver y hacer muchas cosas, aunque lo mejor estuvo en saborear esa fusión chino-portuguesa que se aprecia en el patrimonio histórico… y gastronómico. ¡Porque hay que ver lo bien que se come en Macao!

Skyline de Macao

MAYO: En coche por Alemania y Valonia

El mes de mayo lo estrenamos en Alemania en un viaje con amigos a la ciudad de Heidelberg y alrededores (Speyer, Worms, etc.). Alquilamos un coche en Frankfurt y rematamos la aventura a orillas del Rin, concretamente en Bacharach, uno de los pueblos más bonitos de Alemania. Ciertamente no sería el único roadtrip por tierras germanas este año, puesto que semanas antes de las navidades regresaríamos para hacer una bonita ruta de mercadillos. Pero para eso hay que saltar a diciembre y es pronto todavía.

Kornmarkt (Heidelberg)

De hecho aún quedaban más cosas que hacer en el que es uno de mis meses preferidos en todo el año para viajar. Como, por ejemplo, un viaje en coche por Valonia, la parte francófona de Bélgica, en la que recorrí las tierras del gran Godofredo (también en bicicleta), primer protector del Santo Sepulcro en Jerusalén y que en Bouillon queda de recuerdo uno de los castillos europeos más imponentes. Namur, Dinant así como pequeños pueblos con encanto fueron parte de una ruta en Valonia con mucho que ver. Y que pienso repetir cuando pueda, porque esta región es de las grandes desconocidas del continente europeo.

Sele en bicicleta en la Tumba del Gigante (Valonia, Bélgica)

A mi vuelta a Madrid pasé un par de días descubriendo Talavera de la Reina, que es otra ciudad que muchos pasan de largo y que atesora un patrimonio artístico y cultural muy a tener en cuenta. Y donde el arte de los azulejos así como una trilogía asombrosa del mudéjar está presente de manera constante.

Iglesia de Santiago en Talavera de la Reina

JUNIO: Juego de Tronos en Irlanda del Norte y rumbo al Cáucaso

Probablemente fue uno de los meses más viajeros de todo el año porque creo que no llegué a estar una semana completa en casa. Todo comenzó viajando a Irlanda del Norte para llevar a cabo la ruta de la serie Juego de Tronos. Un roadtrip que me sirvió para cubrir por completo la carretera de la Calzada del Gigante, caminar entre los acantilados en The Gobbins y, por supuesto, seguir la estela de los Lannister, Stark y compañía. Porque allí precisamente se encuentran los estudios donde se graba la serie y muchos de los escenarios que aparecen en esta superproducción que ha sido un éxito en todo el mundo.

The Dark Hedges (Escenario de la Ruta de Juego de Tronos en Irlanda del Norte)

Pero aún quedaba lo mejor. En este caso con Rebeca, y no solo, nos pusimos rumbo al Cáucaso, una zona a la que todavía no habíamos viajado y a la que le teníamos muchas ganas. De ese modo hicimos primero una ruta en Armenia hasta cruzar la frontera y hacer otra ruta en Georgia y descubrir de ese modo dos países asombrosos que atesoran un riquísimo patrimonio histórico y natural. Armenia y Georgia, las dos joyas del Cáucaso, fueron los primeros en asumir el cristianismo como religión oficial y por eso en su territorio se encuentran las iglesias y monasterios más antiguos de toda Europa.

Sele y Rebeca en la iglesia más pequeña de Armenia

Viajar a Armenia nos llevó a admirar las cumbres del mítico Monte Ararat y rebuscar en ese cristianismo primitivo que mantiene el mismo ritual que ha tenido siempre. En cambio viajar a Georgia nos aportó no sólo monumentalizad sino la posibilidad de tocar con la yema de los dedos la cordillera del Cáucaso y sus picos infinitos. Los paisajes de la nación que asegura haber traído el vino, con hasta tres pequeñas Capadocias en su territorio (de las cuales visitamos un par), se trata de una de las mayores sorpresas que nos hemos llevado viajando en los últimos años. Acordaros de lo que digo. Georgia dará que hablar más pronto que tarde.

Svaneti (Georgia)

JULIO: Las vacaciones de siempre

En verano… las vacaciones de siempre. Y la cosa dio para algunos revivals, como regresar al Hotel Don Pancho de Benidorm dos décadas después para revivir todo un clásico familiar durante un fin de semana muy divertido. Pero la que tiene mi corazón desde que soy un niño es Galicia. Y por eso pasamos varios días en ese lugar de las Rías Baixas de cuyo nombre no puedo (o no quiero) acordarme y en el que me siento como en ninguna otra parte del mundo. Por supuesto no faltó el clásico paseo por la pasarela de madera de San Vicente do Mar y su espléndido paisaje costero.

Sele y Rebeca en San Vicente do Mar (O Grove, Galicia)

Antes de llegar a ese hotelito rodeado de pinos y recuerdos divagamos por Ourense y la Ribeira Sacra en la que nos relajamos en aguas termales, catamos buen vino y navegamos por el Cañón del Sil en uno de los días más calurosos del mes de julio.

Sele en el Cañón del Sil (Ribeira Sacra, Galicia)

AGOSTO: Tres escapadas cortas pero intensas

Tengo que reconocer que en agosto me gusta quedarme en Madrid y disfrutar de unas semanas en las que la ciudad se vacía casi por completo. Pero no significa que no haya tiempo para hacerse algunas escapadas entre fines de semana y puentes. La primera fue para celebrar mi cumpleaños en el Hotel Los Ánades de Abánades (Guadalajara) con Rebeca, descansar, pasear entre campos de girasoles y hacer una visita corta a Medinaceli, una villa medieval que se conserva de manera excepcional y la cual recibe a los viajeros nada menos que con un arco romano muy singular en la península ibérica.

Rebeca y Sele en Medinaceli (Soria)

Días más tarde me marché a Flandes a perseguir las huellas del Emperador Carlos V en un trabajo de documentación que inicié el año anterior en Gante. La del Rey Emperador es una figura que me interesa muchísimo y que he estudiado a fondo para conocer más rasgos de una de las personalidades más importantes y poderosas que ha habido en Europa a lo largo de la Historia. Esta vez me centré en las ciudades de Malinas, Amberes y Bruselas. En esta última además tuve la suerte de asistir a su colorida alfombra floral que se coloca cada dos años en la Grand Place y que dura tan sólo un fin de semana.

Suzuki en la Alfombra Floral de la Grand Place de Bruselas 2016

A finales de mes vino otra escapada muy cercana a Flandes. Unos kilómetros algo más arriba. En este viaje de apenas un par de días la protagonista fue La Haya, la Corte de Holanda, que visité junto a mi amigo Pau para recorrer una de esas ciudades cargadas de un grandísimo atractivo cultural (allí se expone “La joven de la perla” y “Lección de anatomía” de Rembrandt, entre otros). Y además descubrimos las kilométricas playas de arena blanca que uno no se espera a estas alturas en que el Mar del Norte se erige como dominador absoluto de un agitado litoral.

Sele mirando el cuadro

Septiembre: El mes más tranquilo del año…

Septiembre fue un mes relativamente tranquilo. Comparado con mayo o junio fue un mar en calma. De hecho apenas salí de Madrid salvo para celebrar una despedida de soltero en Sierra de Gata (Cáceres). Este año se casaba mi mejor amigo Pablo (con quien estuve hace años en la Selva Negra o en Sri Lanka) y me pareció una buena idea juntar al grupo en una pequeña aldea medieval que ya conocía como es Trevejo y vivir un fin de semana rural a remojo en piscinas naturales.

Robledillo de Gata (Sierra de Gata, Cáceres)

Muy especial fue la celebración de una nueva edición de las Tertulias viajeras en la residencia del embajador de Portugal. Preparamos una charla realmente interesante sobre el Alentejo en la que hablamos del Lago Alqueva, las capillas de los huesos, los delfines de Troia, Monsaraz o de una ruta en coche por la costa alentejana. Y, por supuesto de los mejores castillos del Alentejo, esa región que va más allá del Tajo y que esconde la Portugal más auténtica.

Tertulias viajeras del Alentejo

Octubre: Ruta de castillos cidianos y el ansia de viajar (a China)

En el comienzo del otoño me marché a hacer una serie de reportajes a Tierras de Berlanga, en la provincia de Soria (acaba de salir en la revista Hola y muy pronto habrá un post en este blog), así como en Molina de Aragón. Esta última, en el extremo nororiental de Guadalajara, no había tenido la ocasión de conocerla antes y me impresionaron bastante sus muchos restos de la Edad Media. Sin duda se trata de uno de los pueblos más bellos de España. Otro gustazo fue viajar a otro de los escenarios de Juego de Tronos, el castillo de Zafra, que aparece en la sexta temporada como la Torre de la alegría en la que acontecen hechos esenciales en la trama.

Castillo de Zafra (Guadalajara). Es la Torre de la Alegría de Juego de Tronos

Llevaba semanas con una profunda ansia de viajar, unas ganas irremediables de comprar un billete de avión y partir a un lugar lejano y no demasiado trillado. Y con poco tiempo de antelación decidí marcharme a China, para recorrer Sichuan y, sobre todo, Yunnan, en el suroeste del país. Así que los últimos días de octubre los pasé contemplando a los osos panda de Chengdú, al gran Buda de Leshan (70 metros en piedra) y saltando a Kunming para iniciar la etapa más potente del viaje.

Oso Panda en Chengdú (China)

Noviembre: Recorriendo Yunnan, el país al sur de las nubes

Esa China que andaba buscando desde hacía muchos años la encontré en Yunnan, cuyo nombre quiere decir “país al sur de las nubes”. Allí caminé entre arrozales, ciudades monumentales y montañas que preceden a un no muy lejano Himalaya. Un viaje a una tierra de gran riqueza paisajística y cultural habitada por nada menos que 25 etinas (la mitad de todo el país), al pequeño Tibet de Shangri-La y alrededores, a la ruta del té y los caballos de los que ya nos habló Marco Polo… Y descubrí entonces que Yunnan es el secreto mejor guardado de China. Sin duda la provincia más hermosa y variopinta del gran dragón del Lejano Oriente.

Sele en Yunnan (China)

Diciembre: Navidad en el norte de Baviera y en Bohemia Occidental

Para cerrar la temporada viajera elegimos hacer una recorrido en coche por algunos de los mercadillos navideños más hermosos de Alemania. En este caso, como habíamos hecho en mayo, escogimos Frankfurt como aeropuerto de entrada, alquilamos un vehículo y nos pusimos en marcha para hacer una ruta en coche en busca de la Navidad en el norte de Baviera. Y entonces surgieron rincones encantadores como Rothenburg, Dinkelsbühl, Nordlingen, Núremberg (donde a mi juicio está el mercado navideño más impresionante del país), Bamberg, Würzburg y un largo etcétera.

Sele y Rebeca en un mercadillo navideño en el norte de Baviera (Alemania)

Este roadtrip a la fría Centroeuropa lo completamos visitando las tres ciudades-balneario al oeste de República Checa (Karlovy Vary, Mariánské Lázně y Františkovy Lázně) considerados paraísos terrenales por personajes como Goethe, Freud o Tolstoi, quienes venían ocasionalmente a beneficiarse de las propiedades de las aguas termales que manan en ellas. Y a algún que otro balneario fuimos para relajarnos ante un final de año muy movidito que estaba por llegar.

Sele y Rebeca en Karlovy Vary (República Checa)

UN AÑO MUY ESPECIAL PARA ESTE BLOG

2016 ha sido un año realmente significativo para El rincón de Sele. En el mes de febrero cumplimos una década online. Diez años viajando por el mundo y compartiéndolo con todas las personas que estáis siempre al otro lado de la pantalla de vuestro ordenador, vuestro smartphone y vuestra tablet. Y sin los cuales escribir cada día no tendría sentido. Porque un cuaderno de bitácora como éste se prepara con todo el cariño de saber que muchos estáis ahí desde el principio. Que no falláis nunca. Y que cada vez somos más.

Sele subiendo a un tren (Esta foto fue utilizada para la serie de Mochilero en América)

Si durante el año pasado tuvimos un crecimiento récord en tráfico, en 2016 lo hemos vuelto a hacer. A falta de cerrar los últimos datos hemos tenido en torno a un 80% más de visitas que el año anterior. Por primera vez superamos los dos millones de visitas únicas, el millón y medio de lectores y tocamos con los dedos los tres millones de páginas vistas. Vuestra confianza nos ha permitido también que nos encontremos en una comunidad de más de 55.000 amigos en Facebook, 17.900 seguidores en Twitter y que duplicáramos nuestra presencia en Instagram donde ya somos casi 11.000 locos por la fotografía viajera.

Sele en Islandia

Y para 2017…

Las expectativas e ilusiones ante un nuevo año son muy altas. Por supuesto queremos que sea un año también de crecimiento en lo personal y lo profesional, y que seáis cada vez más personas las que entráis al Rincón de Sele para preparar vuestros viajes. Pero, sobre todo, queremos fidelizaros, que sigáis encontrando aquí una especie de punto de encuentro viajero.

Sele en el castillo de Loket (República Checa)

Y motivos para ello os daremos. Ya estamos pensando en qué nos deparará la temporada viajera de 2017 así como los reportajes que queremos publicar. Sólo con el viaje que acabamos de cerrar para el mes de junio hay para contar muchas cosas. Pero todo a su tiempo. Ahora es momento de despedir este gran año como se merece y recibir los meses venideros con los brazos abiertos.

Un año más viejos. Un año más sabios. Un año más felices…

Felicitación 2017 de El rincón de Sele

¡Que 2017 sea vuestro año! ¡Feliz año nuevo!

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

+ Instagram @elrincondesele

email

10 comentarios en “Resumen de un 2016 cargado de viajes

    1. Hola amiguete!!

      Yo también me quedo con abril y octubre (metiendo noviembre por Yunnan). Aunque cada uno ha tenido algo especial.

      Feliz año para ti y para tu chica. A ver si nos vemos pronto joer! ¿Vienes a FITUR?

      Un abrazo!

      Sele

  1. Felicidades y a por otro año cargado de viajes que ya nos irás contando 😉 Un verdadero placer pasar por aquí y leeros. Menudo gusanillo el que me estás metiendo… “el gusano viajero” 🙂

    Un abrazo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *