Semana Santa 2006 en el Norte de Portugal

Esta Semana Santa (abril 2006) la he pasado con mi amigo Pablo en Portugal. Pero hemos hecho una ruta diferente (ver mapa con el recorrido). Primero, rendimos visita a la ciudad de Oporto, después, estuvimos por los alrededores de Vila Real con mi gran amigo Luis (portugués), que se ha portado fenomenal con nosotros. Y por último, la medieval Bragança y la paradisiaca Miranda do Douro han sido el culmen perfecto a unas vacaciones perfectas.

Daré unas brevísimas pinceladas acerca de la que ha sido nuestra ciudad favorita a lo largo de nuestra estancia en territorio luso. No estoy hablando de otra más que de Oporto, el lugar donde va a morir el Río Duero después de bañar tanto Castilla como el verdísimo norte portugués.  Oporto no es una ciudad monumental como otras a las que uno puede estar acostumbrado, pero tiene un sabor especial a nostalgia, a morriña, al tiempo que no termina de pasar del todo…

P1010076 por ti.

Es otra de esas ciudades que viven de su río y que mezcla en su casco histórico la decadencia con la monumentalidad. En alguna de sus callejuelas que dan al Rio Douro parece que va a salir por la puerta un pescador despidiéndose de su familia antes de irse a Alta Mar durante meses. Se respira la morriña y se saboréa y lo verdadero de las cosas.

Más que los monumentos (que los tiene) lo mejor es callejear. Perderse por sus estrechas callejuelas o acabar en una bodega degustando un dulcísimo vino Oporto es lo mejor que se puede hacer. También vale la pena subirse a uno de los barcos que hacen un buen recorrido por el Douro y que pasan por debajo de los Puentes de hierro estilo Eiffel (de hecho uno de ellos fue proyectado por un discípulo suyo).

Algunos de los imprescindibles de Oporto pueden estar entre los siguientes puntos:

* La subida al castillo desde el funicular
* La Catedral (La Sé) y alrededores donde entre otros está Palacio Episcopal y se obtienen una bella vista de la ribera y del casco antiguo
* Iglesia y Convento de San Francisco: Preciosa Iglesia y museo, pero que destaca sobre todo la cripta subterránea donde están enterrados los cuerpos de religiosos desde hace varios siglos. Incluso es posible ver una gran pila llena de huesos y cráneos. Un lugar fantasmagóricamente hablando, fantástico.
* El Palacio de la Bolsa: Muy cerca de éste último
* Los Puentes: Oporto es conocida como la ciudad de los Puentes gracias a las construcciones tipo “Eiffel” que cruzan el Douro
* Estación de Sao Bento: Para los amantes del mundo del ferrocarril. Es una delicia de Estación para la que parece no haber pasado los años. Las paredes con dibujos en azulejos son dignas de toda visita. Debe ser una pasada llegar a esta ciudad en tren..

Hay muchas más cosas en concreto que ver como las casas de los nobles repartidas por toda la ciudad o la Torre de los Clérigos desde donde se divisa toda la ciudad, pero para saber disfrutar y sentir Oporto tan sólo hace falta dejarse llevar y perderse por las estrechas calles o terminar en los cientos de lugares que hay para tomar algo a precios más económicos que en España.

Y entre esos rinconcitos voy a destacar dos en que se puede mezclar gastronomía, juventud, historia reciente y bellísimas vistas:

* Café Piolho: Uno de los cafés universitarios con más solera de Portugal. Lugar en que antaño los intelectuales se reunían en sus etapas de juventud. Fue allí donde se preparó la famosa Revolución de los Claveles. Actualmente tiene mucha vidilla y preparan unas meriendas tremendas. Todo el mundo lo conoce. porque preparan las mejores francesinhas de la ciudad (Definición de wikipedia: “Es un tipo de sándwich típico de la cocina lusa moderna. La más conocida es la de la ciudad de Oporto, si bien puede ser encontrado en otras regiones del Norte de Portugal. Consiste en una tostada de pan blanco rellena con diversos tipos de embutidos y carne: jamón cocido, chorizo, mortadela, un filete de ternera o cerdo, luego se recubre de lonchas de queso, se gratina y se sirve regado por una salsa picante hecha a partir de cerveza y tomate. El bocadillo lo inventó supuestamente un cocinero emigrante que retornó de Francia. Se trata de un plato contundente y que se acostumbra a tomar antes o después de una noche de juerga”)

Piolho está céntrico y es reúne tanto dentro como en sus alrededores a mucha gente durante toda la noche para beber y charlar a gusto. Su proximidad a la Universidad hace mella a los estudiantes desde hace décadas. El mejor sitio para comenzar una noche movidita y mezclarte con la gente.

* Solar do vinho do Porto: La Lonely Planet lo cataloga como “el mejor lugar de la ciudad para catar el vino de Oporto“. En absoluto se equivoca porque en este lugar próximo al Jardín del Palacio de Cristal (Rua Entre Quintas 220) al que nos llevó nuestro amigo Luis se reúnen todos los condicionantes para seleccionarlo como el número uno. En primer lugar, las vistas del Duero son maravillosas; Segundo, la categoría del local parece sacado de un 5 estrellas; Tercero, la terraza ajardinada amortigüa las posibles altas temperaturas típicas del verano; Cuarto, la carta de vinos es muy variada y sus precios suficientemente económicos para ser sumillier por un día; Cinco, la atención exquisita del personal. Y así podríamos seguir hasta mañana. No os lo perdáis, sobre todo las parejitas enamoradas que saborearéis un lugar romántico y exclusivo digno de regalarse alguna vez.

En esta preciosa ciudad es imprescindible cruzar al otro lado del río, a Vilanova de Gaia, donde se ubican las más importantes bodegas de Vino Oporto. Se puede entrar a ver sus instalaciones y probar sus vinos. En nuestro caso compramos con el “mini crucero por el Douro” la posibilidad de ir a 3 bodegas. Y no creo que me costara más de seis euros. Vale la pena sin duda alguna. El olor a vino dulce y amargo se respira totalmente en esta zona en la que también podéis sentaros en sus jardines mirando la Ribera del Douro.

P1010069 por ti.

El Espacio web oficial de Turismo de Oporto os podrá servir para indagar mucho más allá en torno a los quehaceres y visitas indispensables en esta ciudad. Es de esas páginas que te permiten seleccionar numerosas rutas y conocer hoteles, restaurantes, bodegas y otros muchos lugares de interés.

Está claro que Portugal tiene mucho que ofrecer, y el Norte, a menudo olvidado, guarda aún muchos secretos que están por descubrir…

Ya sabéis que podéis ver las fotos del viaje en este espacio. No os las perdáis. Más vale una imagen que mil palabras.

Disfrutadlas y Muito Obrigado!!

Sele

email

2 comentarios en “Semana Santa 2006 en el Norte de Portugal

  1. Pingback: Escapada a Oporto | El viaje de Lu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *