Jizōs de piedra por los niños condenados

En Japón me llamó poderosamente la atención encontrarme en algunos cementerios, templos o senderos próximos a los cauces de los ríos, a grupos de pequeños bebés esculpidos en piedra con sus gorritos, sus baberos e incluso algún que otro juguete junto a ellos. Es, sin duda, una imagen muy llamativa y que tiene una explicación. La de los niños de piedra es una tradición muy arraigada para los japoneses y parte de una historia realmente emotiva. Una historia a la que se aferran los padres desesperados por la pérdida de sus hijos pequeños para tratar de aliviar el profundo dolor que les rompe desde que se marcharon.

Jizos de Nikko (Japón)

Ya se sabe que éste es un país muy rico en creencias y cuentos, los cuales muchos desconocemos, e ir descifrándolos nos va permitiendo comprender cada vez más porqués de la cultura nipona. Para ello, hoy os voy a contar el cuento de Jizō y los niños condenados. Leer artículo completo ➜

El instante viajero (XI): Un pasadizo de puertas rojas en Japón

Templo de Fushimi Inari en Japón

Un instante también puede llegar a ser un lugar. Como si de un escenario posible únicamente en el anime o el manga se tratara aparece Fushimi Inari alejada lo suficiente del bullicio de Kyoto, apenas a cinco minutos en tren y en una zona de colinas boscosas donde gobierna el silencio. En realidad en este templo sintoísta, la religión ancestral japonesa presente en la vida de sus ciudadanos mucho antes de la llegada del budismo a las islas niponas, lo mundano se queda atrás. Una vez atraviesas la primera de sus puertas rojas sólo permanece el interior de uno mismo. Leer artículo completo ➜

Viaje a la Segunda Guerra Mundial

Suena Lili Marleen en una vieja radio de madera convertida en la única luz de un salón desordenado. Sólo la voz lánguida de Marlene Dietrich es capaz de detener el silencio dentro de un abismo de cuatro paredes. Se repite una y otra vez, aunque no hay nadie sentado escuchándola. En la calle tampoco hay transeúntes, ni tiendas de flores, ni se aprecia el olor de la panadería que horneaba pan y pasteles antes de cada amanecer. No veo sonrisas dibujadas en las caras de los niños porque ya no están. La desolación forma parte de esa pesadilla sin final, de esa visión del túnel de la muerte sin una sola luz a la que salir corriendo. No hay huída posible, y tiemblan los recuerdos de los supervivientes convertidos en un collage de imágenes en blanco y negro para quienes ni siquiera habíamos estado allí. Porque no hace falta haber nacido en la primera mitad del Siglo XX para sentirnos todos víctimas de la II Guerra Mundial. Por eso os pido que hoy me acompañéis a un viaje al pasado para poner nuestros pies y caminar a través de cinco rincones significativos dentro de la  contienda más mortífera que jamás ha existido.

Vamos a hacer un viaje a la II Guerra Mundial en cinco pasos, visitando lugares en los que todavía es perceptible el aroma del horror. Allá donde Lili Marleen se escuchaba con mucho miedo y lágrimas en los ojos. Leer artículo completo ➜

Entrevista en el Programa de radio Paralelo 20

El Paralelo 20 fue el sendero oceánico que trazaron las naves de Cristobal Colón para llegar a América. Este símbolo tan significativo es el título además de un programa de radio cuya temática no puede ser otra que la de los viajes y que ya lleva unos añitos navegando por los siete mares para acercarnos a muchos de los rincones del mundo. Presentado por Marcial Corrales y con el trabajo indiscutible de Eva Madruga y Eduardo Ruiz (sin olvidarme de Laura Rodríguez, interactuando con los oyentes), Paralelo 20 es un referente para todos los apasionados de los viajes. Después de mucho tiempo escuchándolo me tocó estar al otro lado y ser entrevistado con razón del blog además de participar en una charla amenísima sobre el destino de la semana, Japón. En el estudio del Hotel Mirasierra Suites viajamos al Lejano Oriente e hicimos del micrófono y los cascos nuestra particular mochila…

Sin duda fue una experiencia muy positiva esta participación y estaré encantado de que podáis escuchar el intercambio de impresiones que tuvimos “el día que cruzamos el paralelo 20”. Leer artículo completo ➜

La experiencia de dormir en una Cápsula

Japón es uno de los países con el suelo más caro del mundo, sobre todo en las grandes ciudades. Esta condición favoreció que a finales de los setenta y primeros de los ochenta comenzara a aparecer una categoría de hoteles que rompía con los moldes establecidos para reducir el coste de las inversiones por parte de los empresarios, y a su vez  captar a una clase de clientes muy concreta que se estaba multiplicando en esos años, los empleados que trabajaban en la oficina hasta última hora.

Capsule hotel pequeño por ti.La solución pasó por crear los ya famosos Hoteles Cápsula, inconcebibles para una mentalidad occidental, pero tan útiles como solicitados en un país que parece ubicarse cuatro planetas más allá de nuestra Galaxia. Los gurús nipones pensaron “Si no queremos reducir el servicio y la atención a nuestro clientes y continuar ofreciendo  precios asequibles, lo que haremos es menguar el tamaño de las habitaciones”. Y así procedieron, limitando el espacio de los cuartos para llegar a albergar en sus instalaciones un numero elevadísimo de habitáculos de 1metro de ancho, 1 metro de alto y 1´90 metros de largo. De esa forma donde antes cabían cien, ahora caben dos mil.

capsule hotel ejemplos por ti.

Leer artículo completo ➜

Viaje a Japón y las 2 Coreas: Capítulo 7

Banner viaje a Japón y las 2 Coreas por ti.

11 de Julio: 8 HORAS, 15 MINUTOS Y 17 SEGUNDOS

Viajar en tren bala por Japón es alucinante. El shinkansen es escrupulosamente puntual, amplio de espacios, sumamente confortable, silencioso y, por supuesto, veloz. Medio de transporte eficaz donde los haya, refleja perfectamente el desarrollo de un país que no deja de avanzar. Aquel viernes 11 de julio tomé no uno sino dos, y los trayectos fueron tan cortos que ni me enteré de la jugada. El primero salió temprano de la Estación Central de Kyoto con dirección Himeji, ciudad que hospeda el castillo más hermoso de Japón, cubriendo los 130 kilómetros que separan ambas poblaciones en 58 minutos de reloj. A mediodía aproximadamente salió el segundo desde la propia Himeji hasta Hiroshima en un trayecto mucho más largo (250 km) que realizó en un tiempo sorprendentemente similar al anterior (59 minutos). Ambos son destinos a los que muchos viajeros visitan en excursiones de un día teniendo a Kyoto u Osaka como base. Opción más que factible, aunque si se quiere añadir después la muy recomendable Isla de Miyajima es necesario contar con un día más para visitar los tres lugares. Eso era exactamente lo que yo tenía previsto en mis planes, aunque en vez de retornar a Kyoto me quedaría a dormir en Hiroshima, y así estaría más cerca de mi último puerto en Japón, Fukuoka, donde partiría el domingo a mi periplo coreano de una semana.

Leer artículo completo ➜

Viaje a Japón y las 2 Coreas: Capítulo 6

Banner viaje a Japón y las 2 Coreas por ti.

P1120504 por ti.

8 de Julio: MI PEQUEÑA HABITACIÓN EN AQUEL TEMPLO DE TAKAYAMA

Legañoso, cansado y sin un maldito yen en el bolsillo cambié la cama del hotel por un asiento en ventanilla del tren P1120211de las 8:06 que se dirigía a Takayama. Los euros, los dólares y las tarjetas de crédito fueron inútiles en un trayecto de dos horas donde no pude ni comprar una tableta de chocolate. No entendía cómo podía haber calculado tan mal en aquella casa de cambios de París para haber sacado bastante menos moneda japonesa de la que iba a necesitar. Confiaba en la información que me daba la guía Lonely Planet acerca de la presencia de un cajero próximo a la Estación de trenes de Takayama donde admitirían tarjetas extranjeras. La posibilidad de no poder obtener pasta local no pasaba por mi cabeza, aunque no voy a negar que no estuviera algo nervioso por aquel asunto.

Leer artículo completo ➜

Viaje a Japón y las 2 Coreas: Capítulo 5

Banner viaje a Japón y las 2 Coreas por ti.

6 de Julio: EL LABERINTO DE LAS PUERTAS ROJAS

Siempre he pensado que no valgo para salir hasta las tantas, no sólo en lo que se refiere a aguantar en pie, sino más bien porque me da mucha rabia “perder la mañana”. Creo que soy animal diurno y por eso después de llegar al hotel a las ocho de la mañana del domingo procedente de una larga noche de cena, karaoke y fiesta en Osaka no pude dormir más que tres horas. Había decidido posponer mi visita a Nara al lunes y por tanto debía planificar el que sería mi último día en Kyoto, cuestión que por otra parte no fue demasiado difícil. Porque tenía clavado a fuego un lugar del que había leído y sabido mucho antes de preparar mi viaje, y que ya formaba parte de mis más profundas evocaciones del Japón más mágico y misterioso. Muy cerca de Kyoto, en una esbelta colina, se encuentra Fushimi Inari, el más bello Santuario Sintoísta dedicado al Dios de la Fertilidad y la cosecha, protector del arroz y del sake. Inari es probablemente la deidad más representativa de la Religión Shinto, que como he dicho en alguna ocasión, profesan los japoneses junto al Budismo, sin que unas creencias intercedan en las otras. Así como el Budismo se ocupa de cuestiones del más allá, como a dónde van nuestras almas después de la muerte, el Sintoísmo se enfoca en el “más acá”, en la veneración a la Naturaleza que nos rodea y la cual necesitamos para vivir y donde se establece una serie de entidades protectoras de aquellos elementos básicos con los que subsistir.

Leer artículo completo ➜

Viaje a Japón y las 2 Coreas: Capítulo 4

Banner viaje a Japón y las 2 Coreas por ti.

5 de Julio: KYOTO Y ZEN DE DÍA; OSAKA Y FIESTA DE NOCHE

P1110799 por ti.

Sábado largo e intenso, de esos que parecen tener más de 24 horas, con sus dos amaneceres y sus dos anocheceres. Si de día continué descubriendo rincones legendarios del Kyoto más cautivador, por la noche me deslicé bajo el neón y el murmullo crepuscular de una Osaka electrizante con sabor a sushi y a discoteca. Mis expectativas ante mi primer sábado en Japón (el anterior lo pasé en París y en un avión) eran altísimas pero también merecidas. Era consciente y sabedor de que me esperaba un día grande, que me encontraba ante una de las jornadas marcadas con una equis en el calendario. Por fortuna, la imaginación y el deseo de que todo fuera bien fueron juntos de la mano en una realidad que recordaré siempre con nostalgia y con una sonrisa en los labios.

Leer artículo completo ➜

Viaje a Japón y las 2 Coreas: Capítulo 3

Banner viaje a Japón y las 2 Coreas por ti.

4 de Julio: KYOTO, SALVAGUARDIA DE TRADICIÓN, CORAZÓN DE JAPÓN

A horas tempranas, sentado sobre mi cama, tomé varias notas en un arrugado mapa del Área de Kyoto con el fin de hacerme un itinerario lo más adecuado posible para ese día. Utilizando los comentarios de varias guías y otra documentación que guardaba en la maleta, fui subrayando aquellos lugares señalados o highlights a los que debía ir sí o sí. Kyoto, al igual que Tokyo, es tan extensa que no puede compararse a una ciudad normal con un centro concreto y gran parte de sus atractivos en un mismo núcleo. Hay una dispersión monumental tan descabellada que para moverse hay que alternar el caminar con el metro, el autobús, el tren, e incluso la bici para los más inquietos, y si es posible, centrarse cada día en uno o dos áreas determinados.

Hay que asumir además que el tiempo a dedicar en Kyoto nunca va a ser suficiente para todo lo que tiene. Por ello hay hacer lo posible por adecuarlo generosamente en el calendario del viajero. Para Kyoto todo vale la pena porque en ningún otro sitio es posible encontrarse cara a cara con tantos lugares hermosos que logren trasladarnos al Japón Imperial. Al de las Geishas, los samuráis, los monjes, los jardines, las garzas, los templos…

Leer artículo completo ➜

Viaje a Japón y las 2 Coreas: Capítulo 2

Banner viaje a Japón y las 2 Coreas por ti.

2 de Julio: EN BUSCA DEL GRAN BUDA DE KAMAKURA

P1110416 por ti.

Kamakura, al igual que Nikko, que visité la jornada anterior, es un destino más que apropiado para hacer una excursión de un día desde Tokyo. Su cercanía (50 km sentido suroeste), su fácil comunicación (JR Yokosuka Line desde Tokyo Station, 50 min.) y, sobre todo, su agitada Historia reflejada en la construcción de importantes centros religiosos, hacen que este lugar sea otro de esos “imprescindibles” para quien tenga el tiempo suficiente. En bastantes ocasiones los viajeros dudan a la hora de decantarse si visitar ésta o Nikko. Si así fuera y alguien me preguntara mi opinión le diría, ¿Y por qué no las dos?

Leer artículo completo ➜