10 razones que inspiran viajar a Madeira

Una pequeña isla portuguesa capaz de atesorar paisajes de muchas partes del mundo, que te hace plantearte si tu vida no sería mejor estando siempre a veintitantos grados entre un tupido y nublado bosque de laurisilva o un acantilado para contemplar cada día un atardecer de película en el océano. Razones como éstas son muchas las que inspiran viajar a Madeira, el corazón de un archipiélago de la Macaronesia primo-hermano de las afortunadas Canarias, así como de Azores o Cabo Verde. Una gota color verde a la deriva en el Atlántico donde ondea con orgullo y desde hace casi seis siglos la bandera portuguesa.

Casas de Santana en Madeira

Porque dando dos pasos cambias de mundo, por su clima privilegiado y su estupenda gastronomía. Por las piscinas naturales más caribeñas en esta parte del planeta. Por esa delicia de casas esparcidas en la montaña que llega hasta el puerto llamada Funchal. Por su red de levadas para perderse en uno y mil trekkings. Si estás buscando razones para viajar a Madeira no tendrás excusa.  Leer artículo completo ➜

Collage de paisajes en Madeira

De Madeira podría quedarme con sus espetadas a la brasa en una noche estrellada de verano, con el lomo curvo de una ballena confundiéndose con las olas o con la capacidad de Funchal para reinventarse a sí misma una y otra vez. Pero lo que me hace volverme un entusiasta y absoluto creyente de Ilha da Madeira es la gran cantidad y variedad de paisajes que mutan a cada kilómetro, o más bien a cada paso, dando la impresión de que este barco anclado en el Atlántico se empeñara en crear el collage más hermoso del mundo. La isla acumula tantas tonalidades y relieves que resulta complicado adjetivarlos todos, como si ésta fuese un Arca como el de Noé que en vez de animales salvaguardara bosques de laurisilva, saltos de agua, barrancos imposibles y cuevas de lava petrificada.

Islotes de Ribeira da Janela en Madeira

Sin duda Madeira se trata de una isla pequeña de tamaño pero de corazón verde. Un territorio de la Macaronesia que permite a los viajeros agarrar las nubes con las manos para después deslizarse por ellas con los pies. Porque en un lugar así resulta sencillo perder la perspectiva de si el cielo está encima o debajo de nosotros.  Leer artículo completo ➜

Carta desde Madeira, el paraíso templado

Estimado lector. Hace ya mucho tiempo alguien me habló de un lugar de Portugal que le había llegado al corazón. Contaba que en pleno océano Atlántico se desenvolvía entre nubes y silencio un archipiélago de la Macaronesia tan hermano de las islas Canarias como de las Azores o Cabo Verde. Su nombre era Madeira, dicho de manera muy castellanizada, enfatizando una i latina que los portugueses apenas sugieren al pronunciar. Precisamente desde un balcón de Funchal, su capital, donde sólo escucho el mar meciéndose a mis espaldas, preparo unas palabras para contarte esta vez yo a ti que a una distancia 500 kilómetros de las costas africanas al oeste y de Tenerife al sur, así como a 800 kilómetros de Lisboa, surge una maraña volcánica poblada de acantilados afilados, con cascadas y kilométricas levadas fluyendo por doquier. Un toque de varios verdes que consiguen los intensos refugios de laurisilva que atesora este lugar, una selva templada y nubosa que desprende deliciosos aromas naturales.

Piscinas naturales de Porto Moniz (Madeira)

Algunos dicen que Madeira es la eterna primavera convertida en archipiélago. Otros, refiriéndose sólo a la ilha principal, la definen como la perla portuguesa en el Atlántico. Permíteme, querido lector y querida lectora, que en esta breve carta te narre lo que he encontrado yo en este pequeño y tranquilo paraíso.  Leer artículo completo ➜

Rumbo a Madeira, la isla portuguesa de la eterna primavera

Todavía no me he bajado de la góndola veneciana y ya tengo las maletas preparadas para descubrir un nuevo destino. Esta vez me marcho rumbo a Madeira, enclave portugués en la Macaronesia a 700 kilómetros al norte de las islas Canarias y 800 al sur de Lisboa. La gran isla de Madeira, con Funchal como capital, un evidente origen volcánico y bosques de laurisilva protegidos por la UNESCO dentro del conglomerado de lugares que forman parte del Patrimonio de la Humanidad, se trata de uno de esos destinos a los que le tenía en la lista de espera desde hace tiempo. Por eso deseo recorrerla a fondo, salir a buscar ballenas en barco, degustar platos típicos en tabernas con espíritu luso en su vertiente más subtropical y, en definitiva, sorprenderme de un archipiélago demasiado desconocido para mi como para no haber llamado antes a su puerta.

Paisaje de Madeira

Vamos a ver cuánto pueden dar de sí cinco días en Madeira, viaje que ya ha comenzado y del que os iré contando cosas estos días para que aprendamos juntos sobre la que muchos dicen se trata de la perla lusa del AtlánticoLeer artículo completo ➜