Entradas con la etiqueta ‘Sri Lanka’

En su momento narré el espectacular safari que hicimos en el Parque Nacional Yala de Sri Lanka, donde hallamos una explosión de Naturaleza brutal que se desplegó ante nuestras narices. Subidos en la trasera de un pick-up destartalado que hacía de poderoso 4×4 (versión vintage ochentera) vivimos una serie de escenas de fauna con las mejores panorámicas que nos pudiésemos imaginar en este país que resultó ser toda una sorpresa de las buenas. Las cámaras de fotos y de vídeo no daban abasto para retratar aquellos paisajes cegadores en los que, de repente, le daba por aparecer un elefante, una manada de búfalos, el nado silencioso de los cocodrilos o el huidizo leopardo que aquel día decidió dejarse ver en lo alto de una roca.

Leopardo del Parque Nacional Yala (Sri Lanka)

Hoy no os traigo palabras, que ya las hubo suficientes dentro de un relato enclavado dentro de las Crónicas de un viaje a Sri Lanka: El país de las sonrisas, sino un vídeo resumen con algunas de las tomas que hicimos de este safari desde un vehículo que nos hacía temblar con cada bache que sobrepasaba. Leer el resto de esta entrada »

Post to Twitter

Share

Que Sri Lanka es un país que me fascina ya lo he recalcado en muchas ocasiones. Probablemente supuso una de las mejores sorpresas que me he llevado viajando en toda mi vida. Y por muchas razones, como tener nada menos que ocho lugares Patrimonio de la Humanidad en un reducido espacio, la calidez de sus gentes, el choque cultural que se aprecia a primera vista, su herencia colonial… Pero, sobre todo, por esa Naturaleza tan despampanante que recorre la totalidad del territorio. Uno de los mejores ejemplos lo hallé en el Parque Nacional Yala (Yala National Park), que se encuentra en el extremo sudeste de la isla, del que pareciera que un buen pedazo de la África salvaje se hubiese ido flotando hasta el país asiático para recargarlo de paisajes hilarantes y una fauna única. Y es que, ¿sabéis que el Yala posee la mayor densidad de leopardos de todo el mundo? Pero no es el único caso, ni mucho menos. Por lo tanto, hacer un safari en el Parque Yala es una de las mejores cosas que nos ofrece Sri Lanka, esa lágrima de la India vertida en el Océano Índico. Desde Tissamaharama nos embarcamos en un viaje a la Naturaleza más deslumbrante que nos podamos imaginar.

Imagen del Yala National Park (Sri Lanka)

Donde el agua actúa como espejo de árboles desarrapados y colinas de piedra, donde los cocodrilos esperan con impaciencia que un búfalo se sumerga en su guarida encharcada, donde el leopardo te observa sin que te des cuenta… Ese lugar existe en Sri Lanka y no nos lo quisimos perder por nada del mundo. Leer el resto de esta entrada »

Post to Twitter

Share

Pocas costumbres son tan típicamente inglesas como la del té de las cinco. Eso lo sabe hasta el más pintado. Quizás lo que no se suele decir es que ese té envuelto delicadamente en bolsitas viene de muy lejos y que dejarse caer en el agua caliente de una taza es tan sólo el final de un proceso realmente largo. Sri Lanka, al igual que países como India o Kenia, es una de las mayores potencias en la producción de hojas de té negro. La denominación de origen Ceylon Tea (Té de Ceilán) es ciertamente indiscutible. Su cultivo en la Naturaleza de áreas tropicales o subtropicales mejora el resultado, aunque el toque de calidad ideal viene si a este factor le sumamos la altura. Precisamente en las Tierras altas de Sri Lanka, también conocidas como El País de las montañas, nace el que probablemente está considerado el mejor té del mundo. Se empezó a cultivar en el Siglo XIX cuando se demostró que aquel suelo (entre 1000 y 2000 m. de altura) era el más idóneo para situar las plantaciones. Nuwara Eliya, una villa puramente colonial de sabor inglés a la que se le conoce coloquialmente como “Little England” (la pequeña Inglaterra), fue la base de los cultivos de un té verdaderamente prodigioso, de gran pureza y mejor aroma. Allí los colonos británicos establecieron sus fincas y sus casitas de campo, aprovechando un clima más fresco y similar al de la Madre Patria. Nació con ellos un negocio que hoy en día sigue dando grandes resultados y que el país ha tomado como propio. Las estampas de las mujeres tamiles recolectando hojas de té a una velocidad de vértigo son ya parte de la esencia de Sri Lanka.

Nuestro largo viaje en tren por las Tierras altas nos llevó en su primera etapa a Nuwara Eliya donde nos establecimos en un antiguo cottage inglés para salir a conocer una villa colonial realmente encantadora y perdernos en la frescura de las plantaciones de té. El lugar donde comienza todo antes de que aproximes lentamente la taza a tus labios… Leer el resto de esta entrada »

Post to Twitter

Share

Atravesar la región de las Tierras altas de Sri Lanka en trenes de juguete, deteniéndonos en pequeñas estaciones del Siglo XIX con maquinaria original, y disfrutando de unas panorámicas excelentes de las montañas se convirtió en una de las experiencias más fascinantes del viaje. Allá donde la niebla se funde por los campos de té, las nubes bajan al suelo y los niños que acuden al colegio atravesando caminos de barro saludan con pasión a los viajeros, no existe más universo que el que se sostiene tembloroso sobre raíles de vía estrecha. Cuando las distancias se miden en horas, los otros pasajeros se convierten en tu familia y las ventanas por las que miras te regalan el Paraíso, no importa lo demás en absoluto. La mejor decisión posible para conocer y palpar de lleno el espíritu de Sri Lanka fue subirnos al tren y formar parte de un auténtico museo viviente del ferrocarril que dieron a luz los colonos británicos en 1864 cuando comenzó a funcionar el primero de todos ellos. Desde entonces poco o nada ha cambiado y esa cultura ferroviaria decimonónica sigue desafiando a las alturas en los adentros del País de las montañas.

Viajajamos en tren desde Kandy hasta Ella parando en Nuwara Eliya. Pero hoy no toca hablaros de estos inolvidables destinos. Deseo mostraros cómo fue nuestra aventura en el interior de un vagón recorriendo las Tierras Altas. Los nostálgicos de los trenes antiguos y los viajeros de siempre que prefieren ir con los pies en el suelo tienen su asiento asegurado. Comienza el viaje, dáos prisa… viajeros al tren! Leer el resto de esta entrada »

Post to Twitter

Share

Se cuenta que cuando murió Siddharta Gautama, Buda, y estaba siendo incinerado como era costumbre hacer con los muertos, alguien rescató de la pira uno de sus dientes. Acababa de nacer una de las más importanes reliquias de la religión budista, forjándose además la creencia de que el poseedor del diente tenía el Derecho divino a gobernar la tierra en la que residiera. Éste fue trasladado a Ceilán por una princesa del Reino indio de Kalinga, quien lo escondió en su cabello para protegerlo y asegurar que llegara sano y salvo a su destino, que era el mayor baluarte del Budismo en aquella época. Primero se llevó la reliquia a la que era la capital de la isla, Anuradhapura, convertida a los nuevos preceptos de Fe por otro príncipe indio, Mahinda. Allí fue guardada durante siglos, aunque cuando Anuradhapura fue abandonada pasó a estar guardada en un santuario de Polonnaruwa. Su última morada, a pesar de ser robada en varias ocasiones por holandeses, ingleses y portugueses, ha sido y es la ciudad de Kandy, la cual custodia la venerada reliquia en el espectacular Templo del Diente de Buda. Abrazada por las montañas, goza de un escenario magnífico que nadie debe perderse si viaja a Sri Lanka. Y es que Kandy, la incomparable Kandy, tiene algo que va más allá de un diente sagrado que se salvó del fuego.

Allá donde nacen las primeras plantaciones de té en un fantástico preludio de las Tierras altas, Kandy representa dos facetas de Sri Lanka, la del arraigo a sus tradiciones más antiguas y la de la absorción de los vientos venidos en los tiempos en que fueron Colonia británica. Esa mezcla nos trae una ciudad realmente agradable y con alma propia, y quizás nunca deje de irradiar su energía al no dejar de latir por ser el corazón de ese país sorprendente llamado Sri Lanka. Leer el resto de esta entrada »

Post to Twitter

Share

La belleza eterna de Polonnaruwa está al alcance de muy pocos. La que fuera capital del poderoso Reino cingalés entre los siglos XI y XII eclipsó a la hasta entonces protagonista Anuradhapura, relegándola a los caprichos del olvido y el ramaje de la selva. En ese tiempo se construyeron los monumentos más fascinantes de la isla, los cuales envejecieron más lentamente, lo que hoy permite dar una idea más certera a los viajeros del esplendor de una ciudad grandiosa.  Pulula la gente entre los templos, palacios, bibliotecas, inmensas dagobas y la perfección manifiesta de un conjunto de esculturas budistas que obligan replantearse si se ha alcanzado la cima a la hora de plasmar expresiones de un virtuosismo imposible bajo los rostros modelados en la misma roca.

Entusiastas de la arqueología, de los templos desgastados entre los árboles, apasionados del Arte, Polonnaruwa es el lugar que andáis buscando. Caminemos juntos para conocer mejor otro pedacito de la Historia de Sri Lanka y agudicemos la vista para disfrutar en compañía de ninfas, Budas y dioses de otro mundo que cobran vida en la piedra esculpida por genios sin nombre. Leer el resto de esta entrada »

Post to Twitter

Share

La diversidad cultural, natural y de ocio en Sri Lanka es asombrosa. Para muestra todo lo vivido en un sólo día de P1190981intensidad brutal. Temprano, antes de que el Sol nos estrangulara con sus rayos, ascendimos la Roca de Sigiriya, quizás el baluarte monumental más poderoso del país que, aprovechando su espigada forma nacida de una erupción volcánica, sirvió de palacio, fortaleza e incluso monasterio, al que se podía por unas escaleras flanqueadas por grandes garras de pieda que subían hasta las fauces de un león gigante. En ningún modo es algo fantástico e irreal sino una verdad que se puede palpar y saborear en esta lengua rocosa y vertical rodeada de selva, la cual asegura un “vértigo” emocional al viajero que gozará desentrañando algunos de sus enigmas. Sigiriya, cuyo nombre viene a decir “la Roca del León”, nos hizo sudar y suspirar al mismo tiempo mientras nos veíamos inmersos en una película de aventuras al más puro Indiana Jones.

Pero en Sigiriya no acabó la cosa. Porque en apenas unas horas nos encontrábamos subidos sin montura alguna sobreP1200070 el lomo de un elefante que nos llevó a atravesar lentamente un humedal en compañía de las garzas y otras aves en busca de comida. Y como no debió bastarnos, nos subimos a un jeep para observar de cerca manadas de elefantes y búfalos salvajes en mitad de un territorio boscoso tan verde como exhuberante. Decenas de paquidermos protagonizaron un safari apasionante dentro de una red de senderos de barro que sólo se puede hacer de forma segura con un vehículo tracción a las cuatro ruedas. La Naturaleza más vibrante salió de sus escondrijos para mostrarse sin complejos y reivindicar una de las facetas más agradecidas de un país en el que los límites no parecen existir.

Esa dualidad entre un patrimonio cultural-natural tan rico es el secreto mejor guardado de Sri Lanka. ¿Cómo puede dar tanto de sí una sola isla casi inapreciable en los atlas y mapamundis?

Leer el resto de esta entrada »

Post to Twitter

Share

P1190855Serendip es el nombre que los árabes le dieron antiguamente a esa Isla del Índico llamada Sri Lanka. Cuando el cuento persa de “Los tres príncipes de Serendip”,  cayó en las manos del británico Horace Walpole, nacía una nueva palabra, hermosa en su pronunciación y más aún en su significado: Serendipia. Dicho cuento narra la historia de estos tres príncipes que siempre descubrían, por accidente o por sagacidad, cosas que no estaban buscando pero que les aportaban un nuevo conocimiento de mayor trascendencia que en lo que realidad requerían sus pesquisas. El término, por tanto, define a esas coincidencias no buscadas en las que se realizan descubrimientos inesperados. Serendipidad, sería entonces la capacidad del sujeto para encontrar soluciones a temas que ni si quiera se había planteado. A Newton, por ejemplo, se le cayó una manzana en la cabeza y fue absolutamente esencial para poder conocer la Ley de la Gravedad. No lo andaba buscando, pero era una persona con curiosidad que supo transformar la suerte o la casualidad en un nuevo descubrimiento.

Sri Lanka, hace justicia a su neologismo, dado que es pura “serendipia”. Día a día, minuto a minuto, el viajero realiza descubrimientos maravillosos que uno no se espera por mucho que haya podido leer o le hayan podido contar. Tomarle el pulso a la isla es un acto de curiosidad innata con un resultado siempre sorprendente que lleva a adentrarse en lugares fantásticos que parecen no ser reales sino recreaciones vivientes de un escenario sólo posible en los libros de aventuras. La búsqueda, el azar, la realidad… el tesoro como final feliz. Así es Sri Lanka, que posee momentos y rincones que en un viaje no tenemos más remedio que traducirlos como hallazgos increíbles.

La Serendipia viajera de este capítulo viene de la mano de un Buda gigante esculpido en una montaña solitaria (Aukana) y de una red de cuevas en la localidad de Dambulla en las que los monjes transformaron lo inhóspito en Arte hace más de dos mil años, creando un lugar mágico e irrepetible.  Dentro de una de estas cuevas dudé si lo que tenía frente a mí formaba parte de la realidad o si era un sueño del que no me quería despertar. Y lo mejor de todo es que aún no lo sé con certeza. Leer el resto de esta entrada »

Post to Twitter

Share

Una de las cosas que más disfruto de los viajes es lo me gusta llamar “el choque”. Con esta palabra me refiero a cambiar un mundo por otro en cuestión de horas. Pasar de la rutina de la ciudad a jugar en un tablero de juego con unas reglas completamente distintas. No cabe duda que entre España o cualquier país occidental y Sri Lanka, hay más diferencias que las horarias. Bajarse del avión nos trasladó en un santiamén a un scalextric de tuk tuks, bueyes invadiendo la carretera, un 90% de humedad, monjes resguardándose en sus paraguas naranjas, niños bañándose en el río al caer la tarde, un mar de palmeras y cierto olor a curry. Un constraste apasionante que se vio reflejado en el que sería nuestro primer campamento base en la vieja Ceilán: Anuradhapura. En la primera de las capitales de un Reino antiquísimo (nacido en el Siglo V antes de Cristo) se expandió el Budismo a la isla. Muchos son los restos arqueológicos de más de dos milenios de vida dispersos entre estanques y lagunas invadidas por las garzas. Casi a partir del esqueje del árbol en que Buda obtuvo la iluminación, vino a nacer una ciudad en la que la religión se encuentra implícita en todas partes, tanto como el blanco que hace relucir a las dagobas que esconden algo más que reliquias.

El fervor de un pueblo que entrega su fé a los símbolos y a estatuas de piedra es el cultivo de Anuradhapura y de otras ciudades Patrimonio de la Humanidad de Sri Lanka en los que la arqueología tiene que ver mucho con la religión. Iniciábamos una etapa en un nuevo país dentro de lo que se conoce como el Triángulo cultural, el alma vestido de raíces dentro de la sugerente lágrima derramada por India. Se puede decir que probablemente todo comenzó en este lugar donde creímos mejor dar nuestros primeros pasos y vivir ese “choque”. Leer el resto de esta entrada »

Post to Twitter

Share

El poder de una sonrisa es extraordinario. Cuando es de verdad se sumerge en el interior de la persona que la recibe como un regalo en lo más profundo del alma. Sri Lanka es un mar de sonrisas, en cada paso, en cada mirada, en cada gesto. Durante un viaje a la Isla siempre te acompaña como el ave que sobrevuela P1200336selvas, ríos y océanos, convirtiendo las barreras en suelo firme y llano donde tan sólo hay que poner los pies. La gente de este país es la esencia de la más deliciosa taza de té bebida a sorbitos en las tierras altas tras un largo viaje en tren de juguete. Una taza humeante que nos invita a olerla una y otra vez, a embriagarnos del puro reflejo de los ojos de quien lo recolectó con sus suaves manos. La cuchara removiendo los campos verdes e infinitos será la causante de que frente a tí aparezca el cuerpo fino y moteado de un leopardo observándote desde lo alto de su árbol, de que sientas emerger una dagoba milenaria de un lago silencioso, de que penetres en el interior de una cueva con mil tesoros y de que el viento vuelque las palmeras para sombrear la arena blanca de una playa desierta. Incluso de que no dejes de sorprendente nunca, de que te contagies del espíritu de lo que de verdad importa, ser testigo directo de que la vida florece con cada una de las sonrisas con las que te encuentras.

Reconozco que Sri Lanka nos ha dado mucho. En realidad nos lo ha dado todo. Su Naturaleza radiante, su Historia grabada en piedra de luna, su voluntad por seguir adelante a pesar del dolor sufrido o, simplemente, tener la voluntad de mostrarse tal y como es ante nuestra mirada foránea. La mochila nunca fue una carga sino un medio más para llegar hasta ella, caminar a pie, a bordo de un tembloroso tuk tuk, de un tren de tiempos lejanos e incluso en elefante. En ella traigo miles de momentos increíbles. Es justo entonces que trate de enseñároslos con la misma ilusión y pasión con que los disfruté yo. Empezaremos con una Guía práctica que resuma muchos de los aspectos de este viaje, con la que podáis viajar a Sri Lanka y resolver algunas de las muchas preguntas que se hace todo el que alguna vez desee emprender una aventura en esta preciosa isla del Índico. Una guía de viaje a la que le sucederán los relatos con los que recorreremos cada uno de los lugares en los que estuvimos. Os animo, si os apetece, a que hablemos de Sri Lanka con una taza de té en la mano y la mejor de nuestras sonrisas. Leer el resto de esta entrada »

Post to Twitter

Share

Se fue el olor a incienso que perfumaba el gran Buda tumbado que nació de las rocas hace más de mil años. Se fue el aroma del té cultivado en las montañas que se abrazaban a las primeras nieblas de la mañana. Atrás quedaron las puertas abiertas y ese suave y sincero gesto en los labios tan lleno de bondad. También lo hicieron las ramas y troncos doblados por el paso inquebrantable de una manada de elefantes tan libres como el mismo suspiro que mecía las palmeras hasta acercarlas a las olas del mar. Todo está de nuevo muy lejos, a una distancia casi impronunciable que llegamos a tocar con las yemas de los dedos y que ahora se nubla en los mapas y en el tiempo. Nuestros pasos los ha borrado la tierra, pero soy capaz de asegurar que esa lágrima llamada Sri Lanka se ha quedado para siempre dentro de nosotros.

Siempre es complicado asumir que el color verde de una Naturaleza atronadora se vuelca en tonos más grises, que hay que buscar de nuevo la paleta y los pinceles. Pero no hay mejor solución que cerrar de nuevo los ojos, apretar los puños con mucha fuerza y volver a soñar. Lo que queda atrás ya está con nosotros. Serán los recuerdos y los deseos quienes den un nuevo equilibro a la balanza de las experiencias. Sólo así lograremos no detenernos en el camino. Leer el resto de esta entrada »

Post to Twitter

Share
Sígueme en Twitter
Hazte amigo en las Redes Sociales

Hazte amig@ de esta web viajera en las Redes Sociales Facebook y Twitter y podrás enterarte de las últimas novedades, comentar fotografías, vídeos y muchas más sorpresas.

Logo Facebook





Relatos y artículos
Léeme también aquí

Mis artículos en Cadenaserviajes

Mis artículos en Los40viajes

Destino Sudamérica

Lee mis artículos de Destino Sudamérica

 
HOY NO TE PIERDAS…

+ La guía más útil y completa de un viaje en coche a la Provenza / Costa Azul en Francia.

Típica casa provenzal (Gourdon, Costa Azul, Francia)

+ Tenemos sección de fotografía: El instante viajero. ¿La echas un vistazo?

El hombre santo de Benarés (Sadhu de India)

+ Quetzaltenango, la sangre caliente y auténtica de Guatemala (Ruta recomendada).

Mercado de Almolonga (Quetzaltenango, Guatemala)

+ Entramos a las minas de Potosí en Bolivia y grabamos la experiencia en vídeo.

Mineros en Potosí (Bolivia)

+ Viajamos a Lituania para conocer uno de los castillos más bellos de las Repúblicas Bálticas, el castillo de Trakai.

Foto del castillo de Trakai (Lituania)

+ Un amplio reportaje sobre la Expedición Kamal al Desierto Líbico en Egipto y todos los diarios de viaje. Una aventura de una vez en la vida...

Desierto Líbico (cerca de Peter & Paul, Egipto)

+ Un castillo contra los piratas del Caribe en Guatemala: San Felipe de Lara

Castillo de San Felipe de Lara en Izabal (Guatemala)

+ El lugar más sagrado del chiísmo en Irán, el Santuario de Imam Reza en Mashhad

Santuario de Imam Reza en Mashhad (Irán)

+ Recorremos el Lago Atitlán, el espejo del mundo maya en Guatemala.

Lago Atitlán desde Panajachel (Guatemala)

+ Los últimos orangutanes de Borneo, una experiencia en Sepilok (Malasia).

Orangután en Sepilok (Borneo, Malasia)

+ Mis últimos reportajes sobre Cantabria (Picos de Europa, Cabárceno, espeleología en cuevas, etc...)

Fotografía de Picos de Europa (Cantabria) camino a El Áliva

+ Tres viajes en uno y muy mediterráneos a bordo del neoRiviera Costa Cruceros

Faro de Saint-Tropez (Francia)

+ Todos los reportajes de un viaje al interior de la provincia de Valladolid

Castillo de Tiedra (Valladolid)

+ Lugares increíbles que se están perdiendo en Siria por culpa de la guerra

Casas colmena de Siria

+ La ruta de los castillos de Guadalajara, una escapada fabulosa desde Madrid.

Castillo de Sigüenza (Guadalajara)

+ Una guía detallada y útil del viaje a la Aquitania (Francia): Burdeos y el Périgord

Castillo de Monbazillac (Périgord, Francia)

+ Os damos 50 consejos útiles para tu viaje a Irán. Imprescindible para quienes quieran ir a tierras persas.

Foto de mujer en un callejón de Yazd (Irán)

+ Paseamos por la que fuera Embajada de Estados Unidos en Teherán para ver sus curiosos graffitis antiamericanos.

Pintura en la que fuera Embajada de Estados Unidos en Irán

+ ¿Sabéis cuáles son los 5 desiertos más espectaculares que he visto nunca? Os lo cuento...

Foto de Ksar Gilane (Túnez)

+ Lisboa, probablemente la ciudad más romántica del mundo, fue el escenario para pedirle matrimonio a Rebeca.

Tranvía de Lisboa

+ La guía práctica más completa del viaje a Irán. La primera parte está dedicada a la ruta.

Cúpula de Mahan (Irán)

+ Una de las rutas terrestres más apasionantes del mundo: El Altiplano andino entre San Pedro y Uyuni.

+ Estuvimos en la televisión contando intensas experiencias viajeras en África. Ya puedes ver el vídeo de nuestra intervención en "Tenemos que hablar".

Fotograma de

SOY TRAVEL INSPIRERS

Travel Inspirers

TERTULIAS VIAJERAS

Tertulias viajeras

MOCHILERO EN AMÉRICA

Mochilero en América ha sido una aventura de 7 meses narrada en directo. Un viaje que comenzó sin billete de vuelta a través de los ojos de un viajero.
Colaboro con:

Paralelo 20, cada sábado se habla de viajes en Radio Marca

Archivos