1 año después de la gran aventura en el desierto de Egipto

Ha pasado un año de una de las grandes aventuras de mi vida. En compañía de arqueólogos, geógrafos y reporteros de grandes medios como National Geographic, me vi envuelto en una expedición sin igual… en los últimos 80 años. Participar en Expedición Kamal por los rincones más desconocidos del desierto Líbico de Egipto nos sumergió a todo el equipo en un mar de dunas infinitas, altiplanos con pinturas prehistóricas únicas en cuevas e innumerables huellas de vehículos de la II Guerra Mundial que se hundieron en la arena.  Personajes como el príncipe Kamal, descubridor de la meseta de Gilf-el-Kebir o László Almásy, “el Paciente inglés” nos acompañaron en espíritu guiándonos a través de mapas y rodadas interminables.

Desierto líbico de Egipto

Cuando se celebra el primer aniversario de esta aventura todavía puedo oler el polvo del desierto y contemplar el cielo escupiendo estrellas sin parar. Sueño todavía con mi pequeña tienda de campaña, con el plato de judías que ilustraba cada desayuno a la intemperie y la primera vez que vi aquellos dibujos de nadadores en el Sáhara más profundo y desconocido. 

Vídeo del desierto de Egipto del que nadie habla

Un año después de la maravillosa ruta realizada en The Kamal Expedition para conmemorar la muerte del príncipe Kamal he recuperado un brevísimo vídeo grabado por una de mis compañeras de ruta, Florence, quien ha sabido captar en unos segundo la imponente figura de un desierto del que no se habla, que no aparece en las guías y del que no hay tanta gente que conozca su historia. Un lugar acoplado en tres fronteras (Egipto, Libia y Sudán) en el que no existen más carreteras que las de tu propia intuición así como las letras que nos dejara Almásy en sus cuadernos de viaje.

He aquí un pedacito del Sáhara oriental que allí nos encontramos:

Todo sobre la Expedición Kamal

Durante las dos semanas que pasamos en el desierto sin internet, ni tan siquiera cobertura para llamar por teléfono me volqué cada noche en escribir un diario de viaje con todo lo que iba sucediendo (y sintiendo) en esta ruta que nos llevó por Gilf-el-Kebir, el Gran Mar de Arena, Jebel Uweinat o el Desierto blanco. Al poco de volver publiqué un reportaje principal titulado “El Sáhara más inédito en el Egipto de los desiertos” que contenía en su interior los relatos de todos y cada uno de los días de la mayor incursión a esta parte del país desde que finalizara la II Guerra Mundial. Os animo a leerlo para saber más sobre esta región inhóspita del planeta y de las joyas que aguarda en su interior.

Imagen de la Expedición Kamal en el desierto líbico de Egipto

Con algo de nostalgia todavía (y arena en las zapatillas) en ocasiones me gusta regresar con la mente y la ayuda de varias fotografías a un rincón que no parece de este mundo en el que, estando muy perdido, supe encontrarme en la mejor compañía.

Sele

email

6 comentarios en “1 año después de la gran aventura en el desierto de Egipto

  1. Hola! 🙂

    He estado viendo el tema de la seguridad y no estoy muy convencida todavía jejeje pero…¿cuál es el pueblo más cercano para visitar el desierto blanco? Bahariya?

    1. Hola María,

      Pues o Bahariya o Farafra van bien para recorrer después el desierto blanco. Quizás Bahariya sea más grande y tenga más oferta para buscar tours por la zona.

      La seguridad en esa parte está bien. Más adentro (hacia la meseta de Gilf-el Kebir), donde estuvimos nosotros, está vedada al turismo en estos momentos.

      Un saludo!

      Sele

    1. Fue en Bahariya o más adentro? Creía que había sido en una zona fronteriza con Sudán y Libia.

      Aún así, y mira que me duele, no es el mejor momento para ir a esta parte de Egipto. Aunque yo sí que lo haría.

      Un saludo,

      Sele

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *