Camarero... una de arañas!!!! - El rincón de Sele

Blog

Camarero… una de arañas!!!!

Print Friendly, PDF & Email

Poneros en situación. Imaginad que vais al bar de toda la vida con vuestros amigos a tomar unas cervecitas y compartir unas tapas. Pero que en vez de encargar unas patatas bravas, unos pimientitos de Padrón o unos pinchos de tortilla se os ocurre pedir al camarero que os sirva una buena ración de arañas fritas con un puntito de ajo y sal. Eso podría significar dos cosas, o que estáis muy mal de la cabeza o que tenéis que cambiar de bar de inmediato. Aunque no habría que llegar a tal extremo si nos fuéramos muy lejos, a uno de esos lugares remotos del sudeste asiático en los que tan repugnante extravagancia pasa por ser algo rutinario. Porque en Kampong Cham, una provincia de Camboya, y más concretamente en el pueblo de Skuon, no hay aperitivo, comida o desayuno más demandado que el de una buena fuente de grandes arañas bien pasadas por la freidora.

Arañas fritas en Camboya

Estas delicias arácnidas son indudablemente el plato más típico y que más ingresos genera a los camboyanos que residen en dicha localidad y alrededores. Se paga al peso más que por cualquier otro artrópodo que puedan recolectar, pero está justificado por ese “plus de peligrosidad” que tiene atrapar todo animal venenoso. Por fortuna, cuando se convierten en alimento, sus efectos tóxicos son inexistentes y, por tanto, no deberían causar problema alguno. Aunque somos muchos los que pensamos que tan suculento manjar debe, cuanto menos, tener una digestión complicada. 

Siempre he sido un poco raro con el tema de las comidas, ya que hay muchas cosas que le gustan a casi todo el mundo y que yo aún soy incapaz de llevarme a la boca. Cierto es que cuando estoy de viaje trato de abrirme más y probar otros alimentos de la tierra. Pero la inconsciencia no me cegó cuando tuve delante las bandejas de arañas fritas por primera vez en el Mercado Central de Phnom Penh o días después en la propia Skuon. Me pusiera como me pusiera, no pude ni siquiera tocarlas, por mucho que las vendedoras insistieran en que invirtiera en el producto que tenían expuesto delante de mis narices.

Hay quien dice que la tradición de comer arañas en Camboya se debe a las horripilantes hambrunas en tiempos de Pol Pot (leer más sobre el Genocidio de los Jemeres Rojos), que llevaron a unos habitantes prácticamente desnutridos a alimentarse de lo que fuera con tal de continuar con vida. Aunque otros aseguran que esta es una costumbre mucho más arraigada puesto que en Camboya, así como otros países de su entorno, se practica con gran asiduidad la entomofagia (ingestión de insectos relativamente frecuente) en las que no sólo las arañas son las que acaban sobre el plato.

Insectos para comer en Camboya

Skuon poco a poco va olvidando su nombre original, puesto que extraoficialmente es más conocida como Spiderville, la ciudad de las arañas, precisamente por este hecho. Gran parte de las rutas en bus que unen la capital camboyana con otros puntos del país, tienen una escala interesante precisamente aquí. Y es por ello que la fama de la gastronomía arácnida ha transpasado fronteras al formar parte de los minutos de descanso en los largos viajes de los muchos turistas que viajan a la milenaria Angkor, a Kratie o a Sen Monorom. Las caras de sorpresa y, sobre todo de asco, acompañan movimientos inevitables con las manos para taparse la boca. Algo usual para quienes bajan al servicio y a pedir algo para comer y se encuentran con un menú que incluye tan crujiente manjar.

Puesto de arañas fritas en Skuon (Camboya)

Y me pregunto, ¿a qué saben las arañas fritas? Porque las patas se quedan tiesas y apenas parece que tengan carne, pero, ¿y el abdomen de la tarántula?. He leído en la red que no es demasiado agradecido porque suele conservar líquidos que mezclan órganos, huevas e incluso excrementos. Repugnante, ¿no creéis?

Pero son muchas más las dudas que me asaltan. ¿Se pelan las patas o se comen a pelo como si fueran patatas? ¿Qué se hace con la cabeza? Quien sabe si estas cuestiones las resuelva algún entomófago ocasional que eche un vistazo a este “crujiente” artículo y se convierta en nuestra luz en este asunto.

Arañas fritas en Camboya

Si se os ha revuelto el estómago, os aseguro que no fue mi intención. Simplemente quería hacer mención especial a algo que me llamó poderosamente la atención y que creo que muestra lo diferentes que que somos. Pero no nos quedemos con que “madre mía lo que se come esta gente”. Porque quien sabe si nuestra oreja de cerdo a la plancha o los mejillones que caen en la paella son consideradas por muchos países verdaderas extravagancias gastronómicas.

La próxima vez que viaje a Camboya no se me olvidará gritar eso de “Camarero…. una de arañas!!!!!!!”

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

17 Respuestas a “Camarero… una de arañas!!!!”

  • Deja un comentario