¿Cuales son los BIG FIVE en África? Los 5 grandes de un safari - El rincón de Sele

Blog

Los BIG FIVE en África – ¿Cuáles son los cinco grandes de un safari africano?

Print Friendly, PDF & Email

Cuando se habla de hacer un safari en África uno de los objetivos más recurrentes consiste en poder observar y, con suerte, fotografiar a los Big Five. Todo un ilustre elenco de fauna autóctona envuelve un concepto muy manido por monarcas y cazadores desde la época colonial con respecto a las presas más deseadas y difíciles. En la actualidad, por fortuna, esta denominación se emplea no pensando en objetivos a tiro de escopeta sino para todas aquellas personas que viajan a África para ver animales en su estado salvaje y a quienes les apasiona la fotografía de naturaleza.

León en África (¿Qué animales forman parte de los Big Five en África?)

¿Pero cuáles son los Big Five o los cinco grandes en África? A continuación desvelaré qué animales forman parte de tan prestigioso quinteto faunístico, la cima de un codiciado baúl de naturaleza. 

EN BUSCA DE LOS BIG FIVE

Escribiría Karen Blixen en su autobiografía Out of Africa (En castellano conocida como “Memorias de África”, gran historia llevada al cine en 1985) que “lo bueno que tiene ir de safari es que te sientes el día entero como si llevases dentro media botella de champán, lleno del más íntimo agradecimiento por sentirte vivo”. Advierto que si esto se lee o se recita escuchando la melodía de John Barry acontece un inevitable y reconfortante escalofrío en la piel. De los de olor a tierra mojada y brisa del amanecer. De los de las grandes ocasiones. Venga, pruébalo, no te quedes con las ganas.

En realidad, no se me ocurriría mejor manera de definir un viaje de este tipo (de hecho “safari” significa viaje en swahili). Pero no resulta menos cierto que el concepto de safari que tenía la autora danesa durante las primeras décadas del siglo XX distaba mucho del actual. Durante el largo e intenso periodo colonial, donde se dividió y trató a África como si fuese un simple pastel a repartir, la caza mayor se convirtió en el entretenimiento predilecto de monarcas, aristócratas y, en definitiva, de la clase alta que miraba las llanuras del continente negro con cierta altivez, como si aquel fuese su particular patrio de recreo. Con millones de hectáreas, animales y también personas.

Leonas en África

El término “Big Five” o “los cinco grandes de África” respondía por entonces a la pérfida necesidad de los cazadores de catalogar o englobar las que para ellos eran las presas u objetivos más difíciles y cotizados durante una caza a pie. Sin importar el tamaño de los animales sino la supuesta complejidad o peligro que conllevaba cazarlos.

Con el tiempo este concepto se refundó con valores más conservacionistas y turísticos. Los parques naturales y reservas se convirtieron en el objetivo de auténticos amantes de la naturaleza cuyo gozo no involucraba apuntar con un arma a un animal indefenso en su propia casa sino poder verlo con sus propios ojos. Rastrear huellas y sonidos para después contemplar una apasionante escena de fauna y poder atrapar el momento con la cámara de fotos es el gran objetivo de un safari en África. Ser meros espectadores de uno de los mayores espectáculos de la naturaleza que tienen lugar en el Planeta Tierra. Y, por supuesto, los Big Five o los cinco grandes continuaron siendo una deseada ambición.

¿Cuáles son los animales que conforman la lista de los cinco grandes?

Los animales que forman parte del concepto BIG FIVE, los cinco grandes de África son el león, el elefante, el rinoceronte, el leopardo y el búfalo. Auténticos reyes de la sabana cuya popularidad está más que contrastada, protagonistas de documentales y diana de quienes apuntan con sus teleobjetivos o incluso sus prismáticos para apreciar tan ilustres mamíferos.

Big Five en África

Poder observar a estos grandiosos miembros del reino animal se ha convertido en una pasión, una obsesión, una misión y también un juego. Sólo unos cuantos países de África disponen de este ilustre quinteto entre sus especies autóctonas. Y se enorgullecen de ello. No hay más que comprobar que existen cinco tipos de billetes de rands sudafricanos con la efigie de estos animales. Para quien tenga curiosidad, el rinoceronte vale 10, el elefante 20, el león 50, el búfalo 100 y el leopardo 200. ¡Da hasta pena gastar ese dinero!

¿Y si hablamos, aunque sea de manera breve, de cada uno de los animales que forman parte de los Big Five?

El león

Le llaman el rey de la selva, pero quien de verdad conoce África bien sabe que no hay otro rey que el elefante, al que mencionaré más adelante. Pero la capacidad de imponer y amedrentar de este gran felino le convierten, con seguridad, en el más fiero y poderoso de los depredadores en el continente africano. Las hembras son cazadoras natas y generan auténtico terror en sus (muchas) presas potenciales. Sus dotes para la estrategia, sumada a una gran fuerza y al buen trabajo en equipo logra buenos réditos para la manada. Los machos resultan menos proclives a derrochar energía. En realidad son más de dormir (pueden pasarse casi veinte horas al día tumbados a la sombra) y también copular (hay días donde lo hacen hasta en cuarenta ocasiones). Pero su mera presencia como líder del harén deja muy claro a todos quien manda. Y el día que mueve su gruesa melena, tiembla hasta el último impala de la sabana. De hecho es sabido el mejor bocado siempre está reservado para él.

Leones alimentándose en Botswana (El león es miembro de los BIG FIVE de África)

Se calcula que quedan alrededor de 25.000 ejemplares (en el continente africano, aunque quedan alrededor de 600 leones asiáticos en el Bosque de Gir de la India). Su población ha disminuido notablemente en las últimas tres décadas por la caza legal y furtiva así como por una constante pérdida del hábitat. Pero continúa siendo el más popular y deseado por quienes deciden hacer un safari en África. Y uno de los mejores momentos es dejar que la banda sonora por la noche la pongan ellos. Puedo asegurar que escuchar el rugido de un león cuando todo lo demás está en silencio es de esas cosas que no se olvidan y que justifican emprender un viaje de este tipo.

Leona en Sudáfrica

¿Es fácil ver cazar a los leones?

Presenciar una escena de caza durante un safari es algo extremadamente complicado. Tienen que darse las circunstancias, asistir a un corto momento de tiempo en el lugar oportuno. Por supuesto que es posible. Es algo que sucede todo el tiempo. Aunque haya quienes lleven una decena de safaris y jamás hayan podido ver a los grandes depredadores cazar. En mi caso sería tras varios intentos de safari cuando un día en Savuti (Botswana) aconteció el milagro. ¡Y lo tengo todo grabado!

 

La duración de este vídeo es de 12 minutos que resumen más de dos horas de escena. Advierto que el contenido de las imágenes puede afectar a la sensibilidad de algunas personas. Aunque es una representación veraz del ciclo de la vida. La sabana africana no es como la pintan en la película de “El rey león”. Aunque quien prefiera leer únicamente el relato de esta vivencia y mirar las fotografías también puede hacerlo.

 

Leona comiendo tras cazar un búfalo en el Parque Chobe de Botswana (Big Five)

El elefante

Los elefantes se comportan con el medio donde viven como auténticos bulldozers. ¡Arramplan con todo! Cuando salgas de safari y observes troncos de árbol partidos o ramas desperdigadas por todas partes ya sabes quién ha sido. El mamífero terrestre más grande del mundo (el macho pesa entre seis y diez toneladas) es tratado con respeto incluso por leones y otras fieras que saben que una carga les puede dejar KO. Tanto si van solos, cuando se ponen más nerviosos, como cuando van en manada junto a varios miembros de la especie. No hay animal de la sabana africana que pueda con ellos.

Elefantes en Moremi (Animales que ver en Botswana)

Nunca subestimes a un elefante ni le cortes el paso. Porque ni es lento ni torpe. Ni tampoco paciente. Puede llegar a alcanzar los 40 kilómetros por hora y voltear por completo un todoterreno si éste le llega a molestar. Pero en realidad los elefantes son seres absolutamente pacíficos que demasiado tienen que aguantar que sus apreciados colmillos sean su verdadera cruz, la razón por la que los furtivos y la venta de marfil (hacia China) haya pronunciado un descenso poblacional evidente. Se calcula que hay alrededor de 350.000 en África pero que nada menos que un 10% es abatido cada año por los insaciables cazadores.

El elefante es uno de los miembros del reino animal perteneciente a los BIG FIVE de África

Atención a la posición de la trompa

Si el extremo de la trompa toca la boca o la oreja es una señal de sumisión. La cabeza agachda es símbolo de cierta tranquilidad. Si ves que levanta la trompa es que permanece en estado de alerta ante lo que considera una posible amenaza. Y si coloca la trompa contra el pecho, huye, porque está a punto de atacar.

Elefante con la tropa levantada (¿Cuáles son los Big Five en África?)

Probablemente el lugar de África donde se puede observar un mayor número de elefantes es la zona del río Chobe en Botswana durante los meses de junio y octubre. También hay una gran población en Namibia, Kenia o Tanzania. Pero realmente se puede avistar en múltiples países del continente. Sobre todo en el sur y en el este. Las poblaciones de África occidental y central son bastante menores, aunque hay una falta evidente de censos para calcular este número con cierta fiabilidad en determinados países.

Elefantes en el río Chobe de Botswana (El más grande de los Big Five de África)

El rinoceronte

El miembro de los Big Five con un estado máximo de vulnerabilidad por el cual tiene más difícil tiene su continuidad es, sin duda, el rinoceronte. Al igual que sucede con el marfil de los elefantes, en China son capaces de pagar auténticas fortunas por su afilado cuerno de queratina, al que achacan dudosas propiedades curativas, lo que ha comprometido su permanencia en este mundo si no se logra revertir la situación. De lo contrario nos quedan una o, siendo muy optimistas, dos décadas de la presencia salvaje del rinoceronte de este gran herbívoro. Por lo que poder observar y fotografiar un rinoceronte en libertad deberíamos empezarlo a considerar un milagro con sabor a despedida.

Rinoceronte en el Kruger de Sudáfrica (Miembro de los Big Five de África)

Animal de proporciones antediluvianas, de muy poca vista pero con un olfato prodigioso. En África se ven dos tipos, el blanco y el negro. El primero es mucho más abundante, ya que el rinoceronte negro está en un peligro de extinción cada vez más acuciante. Solitario o en grupos muy pequeños, es mucho más tranquilo, paciente y bonachón de lo que cabría imaginar. Para que realice una carga en un vehículo tiene que verse muy atosigado. Evita los problemas, como si fuera sabedor de que ya lo tiene suficientemente difícil como para complicarse la vida.

Rinocerontes en Swazilandia

¿Cómo diferenciar al rinoceronte blanco del rinoceronte negro? Claves:

  • La diferencia entre ambos no está en el color precisamente, ya que el nombre de “rinoceronte blanco” se debe a una mala interpretación que los británicos dieron del término holandés “Widje” que aplicaron a esta especie. Su significado es “ancho” y se refiere a su labio amplio y recto. Pero como widje se pronuncia de manera similar a white (blanco) en inglés, se mantuvo esta confusión hasta día de hoy.
  • Por lo tanto la manera más eficaz de diferenciar a un rinoceronte blanco del negro está en fijarse en la forma del hocico. Mientras el del blanco es suficientemente ancho, el del negro es mucho más picudo.

  • La forma de ambos hocicos está directamente relacionada con la alimentación de estas especies. Mientras al blanco se le ve normalmente arrancando hierba del suelo, al rinoceronte negro se le ve comiendo hojas y tallos de los arbustos, mucho más duros y asequibles a sus labios en punta.
  • La población de rinoceronte blanco en libertad es de alrededor de 20.000 ejemplares, mientras que la de rinoceronte negro ha descendido a unos 5.000. Por lo que la probabilidad de ver un rinoceronte blanco es cinco veces mayor que la de hacerlo con un rinoceronte negro. De hecho los puristas de la fotografía animal especifican que el miembro de los Big Five, si se tiene en cuenta el factor de “dificultad”, es concretamente el negro.

El leopardo

Felino solitario y escurridizo caracterizado por su elegancia y su astucia. También por su voracidad. El leopardo es casi un fantasma que se aprovecha del silencio y el sigilo en sus calculados y precisos movimientos. Sus presas no le ven venir. Son conscientes de que encontrarse con este carnívoro de afilados colmillos es sinónimo de problemas. Su cuerpo moteado y fibrado le otorga la capacidad de ser uno de los depredadores más veloces del mundo, sólo detrás del guepardo, esa especie de Usain Bolt del mundo animal.

El leopardo es uno de los animales más esquivos entre los BIG FIVE en África

Los leopardos van siempre solos, con la salvedad de las hembras que se encuentren a cargo de sus crías. Y es que los machos se desentienden por completo de sus vástagos. Las madres son unas auténticas luchadoras por la continuidad de la especie, no sólo por el proceso de gestación sino porque cuidan de sus cachorros, les alimentan y les enseñan a cazar hasta que se vuelven suficientemente independientes para valerse por sí mismos.

Leopardo en África

Criaturas de ojos claros y mirada penetrante. Los leopardos son hábiles y escurridizos. De ahí que sea una de las especies más difíciles de observar durante un safari, por lo que sólo un buen rastreo o la suerte nos permitirá tan deseado encuentro. Les gusta usar los senderos de arena para trasladarse de un lugar a otro, aunque en no pocas ocasiones se les puede llegar a ver subidos a las ramas más gruesas de los árboles donde nadie puede molestarles y, de ese modo, conservar más tiempo la carne de sus presas a quienes que no dudan en subir a lo más alto. Evitando, por tanto, que los leones y hienas, enemigos íntimos, puedan arrebatarles el alimento. Impalas y gacelas, sobre todo machos, son el plato preferido del felino de suave pelaje, ya que además de apreciar sus sabor puede encajar los cadáveres en las ramas aprovechando su poblada cornamenta. La capacidad de adaptación al medio es extraordinaria, desenvolviéndose bien en selva, sabana, desierto o montaña.

Leopardo cazando un impala en Moremi (Botswana)

El búfalo

De los Big Five es seguramente el búfalo el que menos entusiasmo genere entre quienes realizan un safari en África. Quizás porque su presencia es mucho más numerosa. Pero no por ello es menos importante entre los miembros de este selecto club de la fauna del continente. Estos animales suelen vivir en grandes manadas salvo cuando se hacen viejos y se ven obligados a abandonar el grupo (lo que les convierte en mucho más peligrosos ante una mayor exposición a los peligros que les acechan). Sin duda es la manada su mejor pasaporte hacia una calma que, aunque tensa, le sirve de protección ante los leones, sus mayores enemigos (los leopardos también, aunque prefieren encargarse de las crías aprovechando su tierna debilidad).

Búfalos bañándose en Sabi Sand (Parque Nacional Kruger de Sudáfrica)

Su cráneo-cornamenta también sirve de arma. No duda en usarlo para embestir a lo que sea necesario con una fuerza que puede dejar muy malheridos a alguno de sus depredadores. Durante las cacerías que se hacían a pie uno de los mayores problemas para la integridad de los cazadores era no acertar con el disparo y que uno o varios de estos animales fuesen corriendo hacia ellos. De ahí que fuese lógica su inclusión dentro del emblemático listado de los cinco grandes de África.

Búfalos en Sudáfrica (Big Five en África)

¿En qué países de África se pueden ver los Big Five al completo?

Hay elefantes, leones, rinocerontes, leopardos y búfalos en bastantes países africanos pero hoy día no son tantos los que pueden presumir de tenerlos todos en su territorio. En la actualidad los Big Five al completo se pueden ver en Botswana, Namibia, Sudáfrica, Swazilandia, Zambia, Zimbabwe, Malawi, Kenia, Tanzania, Uganda, República Democrática del Congo y Etiopía (aunque aquí casi de forma milagrosa y testimonial).

¿Has visto alguna vez a los cinco grandes de África? ¿Te falta alguna de la lista? ¿Cuál de todos ellos es tu animal preferido? No dudes que en El rincón de Sele somos muy fans de las experiencias de naturaleza salvaje donde intervengan animales en libertad y que son muchos los artículos en los que se trata este tema.

Sele

Deja un comentario