Crónicas de un viaje a Sri Lanka: Introducción y Guía Práctica

Blog

Crónicas de un viaje a Sri Lanka: Introducción y Guía Práctica

Print Friendly, PDF & Email

El poder de una sonrisa es extraordinario. Cuando es de verdad se sumerge en el interior de la persona que la recibe como un regalo en lo más profundo del alma. Sri Lanka es un mar de sonrisas, en cada paso, en cada mirada, en cada gesto. Durante un viaje a la Isla siempre te acompaña como el ave que sobrevuela P1200336selvas, ríos y océanos, convirtiendo las barreras en suelo firme y llano donde tan sólo hay que poner los pies. La gente de este país es la esencia de la más deliciosa taza de té bebida a sorbitos en las tierras altas tras un largo viaje en tren de juguete. Una taza humeante que nos invita a olerla una y otra vez, a embriagarnos del puro reflejo de los ojos de quien lo recolectó con sus suaves manos. La cuchara removiendo los campos verdes e infinitos será la causante de que frente a tí aparezca el cuerpo fino y moteado de un leopardo observándote desde lo alto de su árbol, de que sientas emerger una dagoba milenaria de un lago silencioso, de que penetres en el interior de una cueva con mil tesoros y de que el viento vuelque las palmeras para sombrear la arena blanca de una playa desierta. Incluso de que no dejes de sorprendente nunca, de que te contagies del espíritu de lo que de verdad importa, ser testigo directo de que la vida florece con cada una de las sonrisas con las que te encuentras.

Reconozco que Sri Lanka nos ha dado mucho. En realidad nos lo ha dado todo. Su naturaleza radiante, su Historia grabada en piedra de luna, su voluntad por seguir adelante a pesar del dolor sufrido o, simplemente, tener la voluntad de mostrarse tal y como es ante nuestra mirada foránea. La mochila nunca fue una carga sino un medio más para llegar hasta ella, caminar a pie, a bordo de un tembloroso tuk tuk, de un tren de tiempos lejanos e incluso en elefante. En ella traigo miles de momentos increíbles. Es justo entonces que trate de enseñároslos con la misma ilusión y pasión con que los disfruté yo. Empezaremos con una Guía práctica que resuma muchos de los aspectos de este viaje, con la que podáis viajar a Sri Lanka y resolver algunas de las muchas preguntas que se hace todo el que alguna vez desee emprender una aventura en esta preciosa isla del Índico. ¿Qué ver en Sri Lanka? ¿Qué ruta podemos hacer de un par de semanas? Os animo, si os apetece, a que hablemos de la vieja Ceilán con una taza de té en la mano y la mejor de nuestras sonrisas.

NUESTRA RUTA EN SRI LANKA: MAPA Y LUGARES VISITADOS (¿QUÉ VER EN SRI LANKA?)

En primer lugar, antes de desarrollar cualquier itinerario fue necesario empaparse mucho sobre el país, tanto en las guías como en la red. De ahí surgieron distintos puntos a considerar “imprescindibles”, otros importantes y otros más secundarios pero también interesantes. Ensamblar todo se hizo teniendo en cuenta el tiempo del que disponíamos (dos semanas), que pudiéramos enlazar un transporte con otro sin matarnos a kilómetros (las distancias son muy largas) e incluso, si fuera posible, ir dividiendo el viaje en bloques (parte más cultural, otra más natural, las tierras altas, la costa, etc…). Un mismo punto de partida y de regreso, el Aeropuerto Internacional de Colombo, y entre medias una ruta más o menos circular basada en todas estas premisas.

La ruta que podíamos tener en la cabeza no tenía más cierres echados que el del primer hotel (en Anuradhapura) y el de saber que el domingo 1 de mayo por la mañana teníamos que tomar el vuelo de regreso a Madrid vía Doha (con una escala de un día entero que utilizamos para visitar la capital qatarí). El resto lo impuso la lógica de las distintas cercanías, los lugares indiscutibles, el transporte de que dispusiésemos e incluso nuestras propias ganas para darle un vuelco a la historia si así era necesario.

A continuación podéis ver el mapa de ruta definitiva y que tuvimos la suerte de llevar a cabo:

En la primera semana tratamos de agrupar las ciudades históricas y los monumentos más importantes testigos de un pasado de gran riqueza cultural y religiosa, ya que muchos de ellos se encuentran a una proximidada relativamente cercana: Anuradhapura, el Buda de Aukana, Dambulla, Sigiriya, Polonnaruwa y Kandy. De hecho se les suele considerar parte de lo que se conoce como TRIÁNGULO CULTURAL, que tiene que ver con los reinos más antiguos que ha habido en la isla y más prolíficos en arte y arquitectura. Después hubo unos días para las TIERRAS ALTAS, que es la zona más montañosa del país, y que tiene que ver con la cultura de uno de los tés más deliciosos y reconocidos del mundo. Y que se pueden recorrer en unos trenes anacrónicos y realmente divertidos. El Yala National Park, el Parque Nacional por antonomasia de Sri Lanka, abrió las puertas a un sur de playas de ensueño (Mirissa o Tangalle) y ciudades como Galle, que conserva tras sus muros el sabor de la época colonial holandesa de los siglos XVII y XVIII.

Con esta ruta hemos aglutinado como hemos podido los elementos de esta isla tan variopinta: Arqueología, Naturaleza, Religión-Espiritualidad, la Montaña y el Mar. Siempre dejándonos llevar para no estar en absoluto amarrados a una idea fija. Por esa razón no llevábamos hecha más que una reserva de hotel.

Los lugares visitados más relevantes y que serán desgranados en los postreros relatos de viaje son los siguientes:

+ ANURADHAPURA: La primera y, por tanto, más antigua de las capitales de los distintos reinos cingaleses es Patrimonio de la Humanidad. De hecho se mantuvo firme entre los Siglos IV a.C y IX d.C, lo que le hace ser un lugar indiscutible para comprender Sri Lanka. El budismo más primario entró por aquí y por ello tenemos una ciudadP1190773 bañada de restos arqueológicos relacionados con la religión que navegó desde la India para convertirse en uno de sus reservas espirituales. El esqueje del árbol en el que Buda obtuvo la iluminación atrae a millones de peregrinos todos los años, pero son las dagobas (grandes estupas), los restos de los palacios y las vetustas esculturas de piedra, las que maravillan a los viajeros. El fervor religioso y un complejo arqueológico realmente inmenso llamaron nuestra atención. Aunque siendo de mucha más antigüedad que los presentes en otros lugares, quizás pueda presentarse en ocasiones como imperfecto en comparación con la capital posterior, Polonnaruwa, más explícita y menos imaginada. Dos de las dagobas más impresionantes del país están aquí: Ruvanvelisaya (para mí la más bonita) y Jetavanaragama (la más grande). Además de la más antigua, Thuparama, que puede considerarse una de las primeras en construirse en el mundo.

P1190736P1190814

Fue el primer punto de nuestra ruta por Sri Lanka y le dedicamos un día completo. Nos pareció conveniente recorrer los “lugares históricos” de mayor a menor edad. De esa forma el viaje a la historia también fue cronológico… con cierto orden.

+ BUDA DE AUKANA: Siglo V, 13 metros de altura, modelado en la misma piedra de una montaña. La figura de Buda de pie más magistral de las que existen en todo el país te hace sentir un ser minúsculo e insignificante. De camino entre Anuradhapura y Dambulla… resulta sobrecogedora.

P1190866

+ CUEVAS DE DAMBULLA: Personalmente puedo asegurar que en lo que a “lugares históricos” se refiere, me pareció lo más impactante de todo el viaje. Cinco cuevas de una red mucho mayor, pintadas y esculpidas con figuras de Buda desde hace nada menos que dos milenios. El complejo de cuevas de Dambulla se queda corto con cualquier descripción que pueda ofrecer. De las cinco visitables, la segunda en orden, es la más destacada, por su tamaño y por encontrarse pintada de arriba a abajo y llena de esculturas (se cuentan unas 150 en las 5). Los primeros refugios monásticos de esos ascetas recién convertidos al budismo forman también parte del Patrimonio de la Humanidad y resultan una visita ineludible y reconfortante a partes iguales.

+ SIGIRIYA: La roca del león. Así, literal. De unas garras de un fiero león parte una escalera hacia la base de lo que fue la fortaleza del Rey Kassapa y después un monasterio. Por muchos considerada la Octava maravilla del mundo, esta mole de piedra de 370 metros de altura y producto de una erupción volcánica se hace visible a muchos kilómetros a la redonda. Subir por ella supone desafiar al vértigo e introducirse en uno de los mayores descubrimientos de la arqueología (tiene pinturas similares a las de las Cuevas de Ajanta, en India).

Pero quizás son los estanques que se conservan en la cima los que más enamoran, puesto que desde ellos se advierte un paisaje de selva cerrada e infinita.

P1190986P1200028

+ HABARANA: Entre Sigiriya y Polonnaruwa la Naturaleza es aún más verde y más salvaje. Es la base para hacer safaris en busca de elefantes ya sea en Minneriya o en reservas naturales próximas. Nosotros precisamente lo utilizamos para poder llevar a cabo dos de las actividades que más nos divirtieron: Montar en elefante “a pelo” metiéndonos incluso en un río…

…y recorrer en jeep el Hurulu Eco Park (precio total 6500 Rs, aprox. 20€ cada uno) donde pudimos observar plácidamente a en torno cuarenta elefantes salvajes dentro de un entorno natural realmente hermoso.

+ POLONNARUWA: La capital de Sri Lanka entre los siglos XI y XIII es la poseedora, sin duda alguna, de los más numerosos y mejores restos arqueológicos tanto civiles como religiosos del país. Porque si en Anuradhapura muchos de los templos y palacios se sugieren al visitante, en esta ciudad se exhiben en un estado tal, que el viajero habrá satisfecho sus más altas expectativas. El cuadrángulo dentro del complejo arqueológico me recordó en algunos momentos a algunos de los templos de Angkor, aunque con la personalidad e historia de Sri Lanka de por medio.

Es tal la cantidad de historia en piedra que hay en Polonnaruwa que fueron muchas las horas que necesitamos para visitarla a conciencia. El asombro, acompañado de una sensación de incredulidad, llegó cuando en la roca de Gal Vihara presenciamos tres figuras talladas como si fueran mantequilla que están consideradas como la obra cumbre de la escultura en el Arte Budista. Nunca una sonrisa esculpida superó la perfección del Buda tumbado de Polonnaruwa…

P1200332P1200318

+ KANDY: La reserva espiritual de Sri Lanka se encuentra en esta ciudad rodeada de montañas. Ser el lugar que acoge la reliquia más venerada de Sri Lanka, un diente de Buda salvado de la pira milagrosamente y trasladado a la isla en los cabellos de una princesa, le confiere el honor de contar con un hondo respeto por parte de los cingaleses. El Templo del Diente de Buda (Sri Dalada Maligawa) es puro sentimiento y fervor religioso reflejado en un lago hermosísimo que se nutre de las montañas.

P1200419

Pero no sólo monumentalmente Kandy es una maravilla. Ya que en cada edificio, en cada calle hay huella de los tiempos de la colonia inglesa en los siglos XIX y XX, lo que le da un toque ciertamente delicioso. Nos sentimos realmente cómodos en esta ciudad desde la cual iniciamos nuestra aventura al País de las montañas.

+ NUWARA ELIYA: Llegar hasta esta localidad en tren paga por completo cualquier esfuerzo, porque en el camino estará la virtud. Hay quien la llama “La pequeña Inglaterra” puesto que fue aquí donde muchos colonos ingleses fijaron sus residencias de retiro en busca de un clima menos sofocante. Es por ello que aparecen salpicados en la montaña cottage, parques victorianos, salones de té y entramados de madera más propios de Gran Bretaña que de un país asiático.

P1200690

Pero Nuwara Eliya es conocido por ser el municipio del que para muchos es el mejor té del mundo. El “oro de Ceilán” se extiende en hectáreas y más hectáreasP1200638 de plantaciones de té que se aprovechan de la altura (en torno a 2000 m. por encima del nivel del mar), un clima más fresco que en la planicie, la humedad y un suelo realmente rico. Gran parte del té procedente de “las Indias” proviene de estos campos en los que las mujeres tamiles trabajan duramente para seleccionar las mejores hojas que después terminan en delicadas tazas de porcelana. Nosotros tuvimos la suerte de visitar las tierras de dos factorías con solera como son Pedro Tea State y Mackwoods y ver muy cerca la labor de estas mujeres tan admirables.

Tengo que decir que éste fue uno de los lugares en los que mejor me encontré. Algo tiene Nuwara Eliya que enamora a todo el mundo…

+ ELLA: Procedentes de un tren de juguete tomado en Nanu Oya (muy cerca de Nuwara Eliya) arribamos a esta preciosa localidad idónea para recorrer la montaña, bañarse bajo cascadas de impresión o simplemente relajarse con una buena taza de té frente a unas vistas prodigiosas. El tramo del ferrocarril que une Ella con Haputale (y me apresuro a decir que con Kandy) lo considero un imprescindible en todo viaje a Sri Lanka. Lo mismo ver las primeras luces de la mañana en el Little Adam´s Peak o en la cima de cualquier montaña aledaña.

Nosotros pernoctamos aquí en una pequeña guesthouse de 3 habitaciones en la que bastaba abrir la puerta para darnos cuenta porque Ella es simplemente maravillosa. Un nombre de mujer ante un lugar bucólico que aún me hace suspsirar…

+ TISSAMAHARAMA: Esta pequeñísima ciudad con una dagoba antiquísima y un lago bastante interesante es la base ideal para contratar los safaris en jeep por el Yala National Park. Por eso precisamente fuimos a parar allí en un tuk tuk desde Ella. Y es que no habiendo llegado si quiera a dejar las cosas en la habitación del hotel, ya teníamos justo lo que habíamos venido a buscar. En resumen, la escala perfecta entre las montañas y el sur de la isla para ver el mejor de los Parques de Sri Lanka.

P1200847

+ YALA NATIONAL PARK: ¿Pero estamos en África o qué? Esa pregunta es inevitable hacerla cuando se recorre en jeep este santuario de la Naturaleza tan repleto de sorpresas en formas de vida salvaje. El paisaje de árboles secos reflejándose en los humedales es suficientemente satisfactorio, pero si además uno tiene la fortuna de encontrarse cara a cara con la fauna que lo puebla, el goce será mayúsculo. Más de dos centenares de especies de aves, cuarenta y cuatro de mamíferos, dieciocho de reptiles… son cifras a tener en cuenta.

En el Yala teníamos una misión importante, poder mirarle a los ojos al Rey del Parque, el leopardo. Este escurridizo y elegante felino que había tenido la oportunidad de observar en la naturaleza de Botswana, se oculta también en este lugar del mundo y es quizás la pieza más escurridiza e invisible de este Paraíso salvaje. Teníamos nuestras dudas, ya que éramos conscientes de que la empresa era un tanto compleja, pero nuestro amigo no se hizo esperar. Tumbado sobre una fría roca nos sedujo con su elegancia habitual.

Leopardo en el Yala (elrincondesele.com)

Pero además del leopardo este safari resultó ser muy prolífico (precio total por dos personas con jeep y entrada al parque incluida: 13000 Rupias, aprox 40€ cada uno) teniendo la oportunidad de ver campar libremente a los elefantes salvajes, búfalos de agua, cocodrilos, águilas, varanos, chacales, etc…

¡Cómo lo disfrutamos!

+ TANGALLE: Nuestra primera incursión costera la hicimos en una playa prácticamente desierta, de esas que solemos decir “de postal”. No teníamos pensado en absoluto haber ido a parar aquí pero en el último momento el dato de que “anida tortuga marina” terminó llevándonos hasta allí desde Tissamaharama. Y acertamos, tanto por la playa, para nada invadida de turistas aunque con las aguas muy bravas (mucha corriente), como por lo de las tortugas, ya que vimos poner los huevos a una Tortuga verde que medía fácilmente más de un metro. Es la costa de Sri Lanka más opuesta a las multitudinarias Unawuatuna y Hikkaduwa.

+ MIRISSA: Otra playa de escándalo, aunque bastante más poblada que Tangalle. Tenía un buen desarrollo de la infraestructura turística (mejores hoteles y restaurantes, actividades acuáticas, etc..), aunque escogimos un hotel tan malo que no la disfrutamos como deberíamos. Fue el lugar donde contratamos un bote de pesca para avistar ballenas mar adentro.

P1210035

+ GALLE: Irremediablemente deliciosa. Es un pedacito de la colonia holandesa que habitó la misma en los siglos XVII y XVIII. La fortificación que se mete prácticamente en el agua es Patrimonio de la Humanidad. Su interior está repleto de casonas de época estupendamente conservadas. Es otra Sri Lanka, mucho más sosegada, con un silencio imperturbable dentro de sus muros. Probablemente estemos hablando de la ciudad más bella del país…

P1210063P1210075

+ NEGOMBO: Su cercanía al Aeropuerto Internacional (aprox 15 min.) nos hizo preferirla a la vasta y desordenada Colombo. Tiene una playa inmensa, aunque nada tiene que ver con las de postal del sur. Esta villa portuaria habitada por pescadores y con numerosos hoteles a pie de playa suele ser el punto de partida o de fin de muchos viajeros que quieren algo más tranquilo a la capital y estar a tiro de piedra del aeropuerto. En nuestro caso nos regaló el último atardecer en la vieja Ceilán.

P1210103

+ DOHA (QATAR): Obviamente no hablamos de la parte de la ruta que tocó Sri Lanka. La capital de Qatar, Doha, fue nuestra escala tanto a la ida como a laP1210127 vuelta. Utilizamos su flamante (y lioso) aeropuerto como hotel, pero en el viaje de regreso pudimos pasar un largo día visitando la ciudad. Tiene un zoco interesante en el que compramos, fumamos  shisha, tomamos unos buenos tés y observamos la cara más auténtica y tradicional de este pequeño emirato. Aunque con la compañía de Diego, un canario que vive y trabaja allí, pudimos adentrarnos en una línea de rascacielos futuristas que no dejan de crecer, tomar un buen zumo en The Pearl, un lugar de lujo ganado el mar al más puro Palm Jumeirah de Dubai (una de las islas palmera) y, por supuesto, conocer lo que es Qatar de la mano de quien la conoce de verdad. Mejor anfitrión no pudimos tener.

Creo firmemente que en este viaje llevamos a cabo un itinerario que tuvo un poco de todo y con el que pudimos tocar las distintas vertientes de una isla en la que hay mucho que ver y que hacer. La limitación fue temporal, como siempre, pero tengo la impresión de que dos semanas vividas con intensidad pueden ser suficientes para darle un buen repaso a Sri Lanka.

EL ALOJAMIENTO DURANTE EL VIAJE. NUESTROS HOTELES EN SRI LANKA

Probablemente el de Sri Lanka ha sido uno de los viajes realizados en los últimos años en que menos anticipación hemos tomado respecto a la reserva de alojamiento. Prácticamente no ha habido ninguna salvo la de las primeras dos noches en Anuradhapura donde teníamos el convencimiento y la determinación de comenzar nuestra ruta. El resto lo hemos ido contratando sobre la marcha, viendo las habitaciones primero y escogiendo entre varios Hoteles o Guest houses que o bien llevábamos anotados o nos iban siendo recomendados.

Desde aquí puedo decir que salvo en festividades importantes del tipo Esala Perahera en Kandy (suele ser en agosto), es muy fácil encontrar un sitio donde dormir sin internet de por medio. Eso es muy útil para dejarse llevar en mayor medida por la improvisación y no tener demasiadas ataduras en el camino. Normalmente si utilizas un coche con conductor (tuk tuk o taxi) puedes darle un repaso a uno, dos, tres hoteles o los que quieras y después decantarte con el que más te guste y se ajuste a tu presupuesto.

La cantidad de ofertas de alojamiento es importante, aunque directamente proporcional a la calidad del mismo. Los de gama alta, si los hay, son imposibles para un presupuesto medio, ya que están destinados a gente que puede permitirse pagar 200€ o 300€ la noche (incluso más). Los más normalitos, que son en los que nos movimos nosotros, tienden a moverse en una horquilla que va entre las 2500 y las 5000 rupias (15-30€, total de una doble).  Es decir, siendo dos y pagando a escote se puede uno gastar entre los 7 y los 15 euros cada día en alojamiento, que no está mal. Aunque tampoco son los 5€ que uno puede invertir en numerosos países asiáticos. Sri Lanka es un poco más caro  que todos ellos (desde un prisma oriental, no occidental), tanto en el dormir, en el comer como sobre todo en las entradas a los monumentos.

Es importante no llevar a cabo comparativas con Europa en cuanto a limpieza se refiere. No hay que ser demasiado “aséptico” porque entonces nos llevaremos un descontento tras otro. Tampoco hablamos de mugre, pero ni las sábanas tienen blancos inmaculados ni los cuartos de baño son los del anuncio de Mister Proper. Digamos que la calidad es media-baja, pero más que suficiente para el que sabe a lo que va y a lo que puede aspirar a encontrar por 7 u 8 euros. Aunque de vez en cuando surgen sorpresas muy positivas…

Y muy importante, en la mayoría de los hoteles pudimos regatear el precio de la habitación, por lo que recomiendo intentar bajar el primer precio que nos den.

He aquí todos nuestros alojamientos con los precios (de hab. doble/noche) y una opinión sobre los mismos:

+ Anuradhapura: Milano Tourist Rest (17 y 18 de abril), 3100 Rs la doble por noche desayuno no incl. (aprox 9€ pers/noche). Fue el primer hotel del viaje yImagen Milano Tourist Rest el único que habíamos reservado a través de internet, ya que era nuestro punto de partida. En cuanto a calidad/precio puedo decir que fue una de las mejores que vimos en Sri Lanka. Habitaciones amplias y relativamente limpias, salvo los baños que no eran la octava maravilla del mundo. Disponía de aire acondicionado y wi-fi de pago, aunque cogíamos una señal gratuita que debía provenir de algún router próximo. El restaurante contaba con un menú interesante que no sólo ofrecía, como otros, el típico Rice&Curry sino muchos más platos a un precio más que aceptable. Con ellos contratamos también el servicio de pick-up del aeropuerto (8000 Rs, casi 5 horas de viaje) con un conductor que contrataríamos para más tiempos. Nos acordaríamos mucho del Milano en todo el viaje porque realmente estaba muy bien.

+ Sigiriya: Lakmini Lodge (19 de abril), 3500 Rs la doble por noche desayuno incl. (aprox 10€ pers/noche). Es lo que viene a ser un pequeño hotel rústico en mitad del campo. Se entra desde un camino que parte de la oficina de correos y que tiene una tienda de alimentación que es propiedad del amabilísimo dueño de este lodge. Tenía pocas habitaciones y eran muy sencillas. Contaba con el inconveniente de tener aperturas en las ventanas que dejaba entrar muchos bichos durante la noche, sobre todo mosquitos, aunque las camas disponían de mosquitera para evitar más de un picotazo incómodo. Lo mejor del mismo era una caseta elevada que se utilizaba como mirador de “La Roca” y la naturaleza aledaña, y en la que pasamos un buen rato con algunos cingaleses y unos australianos mientras nos resguardábamos de una tormenta feroz. Es extremadamente tranquilo y para pasar una noche como mucho.

Imagen Lakmini Lodge

+ Polonnaruwa: The Village (20 de abril), 6500 Rs. la doble por noche desayuno incl. (aprox 20€ pers/noche). A unos 2 km de la ciudad vieja y junto a un lago se encuentra este tranquilísimo hotel con piscina, aire acondicionado y una atención al cliente extraordinaria. Aunque reconozco que nos quedamos porque tenían televisión por satélite y teníamos la confianza de ver la Final de Copa del Rey entre el Real Madrid y el Barcelona, algo que al final no logramos aunque revolucionáramos al personal para que moviera las antenas parabólicas y buscaran la señal del partido. Fue el único alojamiento que se nos fue un poco de presupuesto y que particularmente creo que no vale tanto gasto.

+ Kandy: Casamara Hotel (21 y 22 de abril), 5000 Rs. la doble por noche desayuno no incl. (aprox 15€ pers/noche). En cuanto a ubicación (céntrico), limpieza, confort y atención fue el mejor de las dos semanas que pasamos en Sri Lanka. Es de un carácter más occidental que oriental, aunque se tiende a agradecer de vez en cuando una cama cómoda y limpia, sin riesgo de insectos pululando alrededor. Tiene un restaurante excelente, piscina, aire acondicionado, ordenadores con internet (aprox 1€ la hora) y un personal tan amable como atento. Recomiendo los cuartos altos con vistas de la ciudad y de las montañas.

P1200439

+ Nuwara Eliya: The Trevene (23 de abril), 5000 Rs. la doble por noche desayuno incl. (aprox 15€ pers/noche). Si Nuwara Eliya es la pequeña Inglaterra, The Trevene es la clásica casita de campo británica. Pertenece a los tiempos de las colonias cuando los jerifaltes ingleses se retiraban a las montañas a descansar de los calores tropicales y gozar de un clima más fresco en sus cottages.. Habitaciones amplias y limpias, con muebles clásicos e incluso con chimenea. Los baños más que aceptables y unos espacios comunes realmente acogedores. Se puede llegar caminando a cualquier lugar de la ciudad (queda bajo sus pies el Victoria Park) y es preferible para levantarse con el único ruido de los pájaros, ya que si estuviese más abajo, se escucharía más jaleo. Un buen lugar para hospedarse en Nuwara Eliya, no cabe duda.

P1200693P1200538

+ Ella: Green Hill (24 de abril), 2500 Rs. la doble por noche desayuno no incl. (aprox 7´5€ pers/noche). En el andén de Nanu Oya un señor nos comentó que si queríamos buenas vistas y un lugar bonito y nuevo preguntásemos por “Green Hill” nada más llegar a la estación. No hizo falta, ya que ellos nos vieron antes a nosotros y nos llevaron a echar una ojeada a esta guest house de sólo 3 habitaciones con LAS VISTAS MÁS EXTRAORDINARIAS que podíamos tener. Las habitaciones son sencillas, espaciosas y limpias, pero el premio gordo está en el balcón que se asoma a las montañas que terminan muriendo en el mar del sur de la isla. Creo que ese es el mejor regalo que se puede disfrutar en la hermosísima Ella. Quien llega y lo ve, se queda. Seguro…

Además, como son nuevos, los dueños tratan de dejar un buen sabor de boca a sus clientes y atienden todas sus dudas y peticiones. No sólo nos prepararon los mejores spaguetti que he comido en mucho tiempo sino que nos prestaron su ordenador portátil durante casi dos horas para poder conectarnos a internet. Son muy buena gente.

P1200747P1200748

TissamaharamaLake Side Hotel (25 de abril), 4000 Rs. la doble por noche desayuno no incl. (Aprox 12€ pers/noche). Junto al Lago Tissa (Tissa Wewa) y a un paso de la antigua Dagoba, este hotel con piscina posee un buen número de habitaciones con y sin aire acondicionado (algo más baratas, pero no mucho). Sencillo y en la media de la mayoría de hoteles de Sri Lanka, aunque su cercanía con la naturaleza y el gran lago hace que sea un gran foco de mosquitos. Afortunadamente siempre estarán los geckos para custodiar las paredes y salvarnos de sus molestos picotazos… Está bien, sin más.

Imagen Lakeside hotel Tissamaharama

+ Tangalle: Sandy Cabanas (26 de abril), 2500 Rs. la doble por noche desayuno no incl. (Aprox 7´5€ pers/noche). Bungalows a pie de playa con hamacas y un buen chiringuito donde cenar y beber hasta tarde. Está bastante solitario, lo que permite no escuchar ni un ruido de coche y dormirse con la mejor banda sonora posible, la de las olas. Las habitaciones son enormes y al no tener aire acondicionado, vienen surtidas con eficaces ventiladores que se agradecen en mitad de la noche. Calidad, precio y, sobre todo, situación en la misma playa… hace que no se tenga que buscar más allá para sentirse muy a gusto en el Paraíso.

P1200995P1200999

+ Mirissa: Dinu´s Resort (27 de abril), 2500 Rs. la doble por noche desayuno no incl. (Aprox 7´5€ pers/noche). Nuestro gran error. Con todo lo bueno que había por la zona no sé cómo demonios fuimos a parar a este cuchitril que es a un Resort lo que Gadafi a la Paz. Es decir, nada de nada. Quizás que el precio no estaba mal, que en el restaurante daban buena comida, que se situaba relativamente cerca de la playa (aunque no tanto como otros) o que fuera el único con wi-fi gratis funcionando nos tapó los ojos, pero ese ventilador que daba menos aire que un suspiro, esa enorme rana dentro del cuarto, esa suciedad manifiesta y ese mandamás de media tonelada de peso que te hablaba mientras se rascaba el culo y te ofrecía “todo lo que necesitaras en Mirissa” nos hizo seleccionar al Dinu´s como EL PEOR HOTEL DEL VIAJE.

+ Galle: Fort Inn Guest House (28 y 29 de abril), 3200 Rs. la doble por noche desayuno no incl. (Aprox 9´5€ pers/noche). Este fue uno de los mayores aciertos, y eso que vino por casualidad, ya que pensábamos que estábamos entrando al Frangipani Hotel, que está justo al lado. Pero rápidamente Rasika, y su marido (del mismo nombre, Rasika), los dueños, nos llevaron a una habitación realmente confortable, amplia y limpia con aire acondicionado (sin él sale a 2500 Rs) y wi-fi gratis (estábamos a medio metro del router, por lo que internet iba velocísimo). Los desayunos que preparaban nos parecieron de matrícula de honor, pero indiscutiblemente lo mejor nos pareció el trato de Rasika&Rasika, que nos hicieron sentirnos más que nunca COMO EN NUESTRA CASA. Nos aconsejaron para las compras, dónde darnos un masaje, nos consiguieron un coche para viajar a Negombo y, sobre todo, nos entregaron constantemente su amabilidad y esa sonrisa implícita en su rostro.

Imagen Fort Inn Galle 1Imagen Fort Inn Galle 2

El Fort Inn, situado dentro de los muros de la fortaleza, es una casa colonial que uno rápidamente la considera como suya. ¡Un diez!

+ Negombo: Topaz Beach Hotel (30 de abril), 5000 Rs. la doble por noche desayuno no incl. (aprox 15€ pers/noche). Junto a la playa, con piscina y con aire acondicionado. Las habitaciones nos parecieron amplias y relativamente limpias, aunque si se esmeraran un poco más podían tenerlas mejor. Está en la “calle de los hoteles de Negombo”, utilizados bien al comienzo o al fin de los viajes a Sri Lanka por quienes preferimos estar más lejos de la ruidosa capital y quedarnos más cerca del aeropuerto. Hay bastante ambiente alrededor,sobre todo por las noches, donde hay sitios para comer y salir un rato a beber algo y bailar.

P1210099P1210088

Y aunque no fue un hotel, no puedo dejar de mencionar otro lugar en el que pasamos nada menos que dos noches, el Aeropuerto de Doha (Qatar). La terminal de tránsitos del complejo aeroportuario nos dejó un rinconcito junto a una de las puertas de embarque en el que situamos nuestras mochilas y desplegamos los sacos de dormir. A partir de las 2 de la mañana, cuando apenas ya salen vuelos y no hay demasiada gente, es el momento perfecto para echar una cabezadita. Parece mentira entre tanta luz y la pista a un paso, pero pudimos dormir unas cuantas horas tanto a la ida como a la vuelta. Ya para otra vez sabemos dónde se encuentra “el rincón de Sele y Pablo” en el Aeropuerto de Doha. Un hotel limpio y a coste cero…

P1190685P1190687

Haciendo suma de todo esto nos aparece un GASTO TOTAL POR PERSONA DE ALOJAMIENTO EN SRI LANKA PARA DOS SEMANAS DE 28300 RUPIAS CINGALESAS (Aproximadamente 170 euros).

MEDIOS DE TRANSPORTE UTILIZADOS DURANTE EL VIAJE

AVIÓN

El avión fue el transporte utilizado para viajar de Madrid a Colombo (Capital de Sri Lanka) vía Doha (Qatar) y al revés con la aerolínea Qatar Airways. El precio de los billetes, comprados con un par de meses de antelación, fue de 750€. En el momento del viaje no existían vuelos directos desde Madrid y lo más económico pasaba por detenerse en la capital qatarí. En el resto de Europa sí conocíamos vuelos directos a Colombo, como por ejemplo Londres, París, Frankfurt, Roma o Bruselas con la compañía SriLankan Airlines.

Los vuelos y aviones de Qatar Airways rozaron la excelencia al igual que la aerolínea vecina Emirates, aunque creo que el Aeropuerto de Dubai aún está a años luz del de Doha donde hay una mayor confusión (podemos movernos en tránsito si tenemos billetes color amarillo, si el destino final es Doha y se quiere poder salir del aeropuerto deben ser azules), existen más controles y lentitud de salida del equipaje, y no disponen de taquillas donde guardar las mochilas/maletas en el caso de querer salir a visitar la ciudad y no estar en tránsito.

TREN

Sri Lanka tiene al ferrocarril como una de las mejores herencias de su pasado como colonia inglesa. Dispone de una red bastante amplia con la que moverse por toda la isla y es una forma idónea de mezclarse con la gente y palpar toda la esencia de un país muy ligado al tren. Las instalaciones, sobre todo en lo que concierne a las máquinas, son tan antiguas que da la sensación de encontrarse en un museo viviente del ferrocarril. Es posible, entonces, vivir los largos viajes en tren de antaño en vagones que superan de sobra la cincuentena, detenerse en estaciones encantadoras en mitad de la nada y observar unos paisajes siempre soberbios.

Nosotros utilizamos el tren para atravesar las Tierras Altas (también conocidas como el País de las montañas) desde Kandy a Nanu Oya (para ir a Nuwara Eliya) y desde ésta hasta Ella. Y reconozco que es de las mejoras cosas que hicimos en el viaje. Debería ser obligatorio tomar al menos un tren una vez en Sri Lanka para conocer desde el fondo todo lo que representa para sus gentes y para el viajero que retrocederá muchas décadas en el tiempo y disfrutará de un viaje fabuloso.

Los trenes son lentos a rabiar, pero poco importa si uno se involucra de lleno en los mismos, si recorre los vagones, si charla con la gente, si se queda ensimismado observando el paisaje por la ventana o desde una puerta abierta en la que se percibe cierto olor a libertad. Ya digo que considero a nuestra experiencia en tren como algo fantástico que tuvimos por suerte vivir.

El precio de los billetes es, en ocasiones, ridículo, siendo difícil que superen los 5 euros en tramos largos y en primera clase. Nosotros pagamos 750 Rs. por un billete en Observation Saloon 1st class (los más adecuados para ver mejor el paisaje) entre Kandy y Nanu Oya, y otros 750 entre Nanu Oya y Ella. Dado que son los mejores asientos, se agotan fácilmente. Para conseguirlos en Kandy hizo falta algo más que convencer al ofuscado taquillero de la estación. Una agradable conversación con el Chief Station Master (Jefe de Estación) nos puso en bandeja lo que andábamos buscando.

P1200463P1200709

Atravesar las montañas en tren y sortear los campos de té fue una experiencia inolvidable e imprescindible…

Una web interesante para conocer los horarios y precios aproximados (los definitivos se conocen en las estaciones) de los distintos trayectos en tren es www.railway.gov.lk. No dispone de servicio de reserva online, simplemente es informativa.

TUK TUK (RICKSHAW)

La cultura del Rickshaw, un ciclomotor a cubierto en el que caben varios pasajeros, está implícita en Sri Lanka tanto como en la vecina India. Estos vehículos son perfectos para cubrir distancias cortas o recorrer a fondo una ciudad entera si es el caso. Los simpáticos tuk tuk se encuentran en todas partes, por lo que pudimos subirnos a ellos en incontables ocasiones, negociando previamente el precio a pagar por el trayecto. Siempre… siempre podíamos bajar el primer precio que nos daban sus conductores que no sólo se limitaban a hacer el trayecto sino a esperarnos si lo necesitábamos y acordábamos con ellos.

Así a vuelapluma me vienen a la cabeza distintos trayectos relativamente largos en tuk tuk:

+ Todo el día en Anuradhapura (para recorrer las ruinas, muy separadas las unas de las otras e ir y venir del hotel): 4000 Rs (24€ total)

+ Viaje de 3 horas entre Ella y Tissamaharama: 2000 Rs (12€ total)

+ De Tangalle a Mirissa (38 km.) deteniéndonos en el Blow Hole, en el Templo del Gran Buda (Weherahena), en un viejo faro y en ver a los pescadores: 3000 Rs (18€ total)

En lo que respecta a trayectos cortos, de no más de 10 ó 15 minutos, pagamos en torno a 100-250 Rs (0´60 cts de euro – 1´5 euros) por los mismos.

Sea como fuere, traemos con nosotros una frase que pudimos escuchar miles de veces en Sri Lanka tras dos toques breves de claxon: “Do you wanna tuk tuk”? Todo un clásico…

TAXI CON CONDUCTOR

Más confortables e ideales para trayectos largos que los tuk tuk, aunque también algo más caros. Normalmente son vans o minivans espaciosas con aire acondicionado y no son nada difíciles de encontrar. También se acuerda un precio previo que incluye la gasolina y el mantenimiento del conductor en el caso de ser varios días (cuantos más jornadas de viaje, más se ajusta el coste a proporción).

He aquí los viajes hechos en este medio con sus respectivos precios:

+ Recogida del Aeropuerto Internacional de Colombo y traslado a Anuradhapura (141 km en 4 horas y media): 8000 Rs total (aprox 50€). Lo acordamos escribiendo un e-mail al Hotel Milano.

+ Tres días completos para hacer la ruta Anuradhapura-Aukana-Dambulla-Sigiriya-Habarana-Polonnaruwa-Kandy: 22000 Rs total (aprox 132€ los dos, individualmente 66€). Al principio el conductor nos pidió 30000 Rs, pero conseguimos bajarlo después de un largo rato negociando. Dejamos muy claro que estaba incluida la gasolina y todos sus gastos, y que no existiría ninguna imposición de hoteles/restaurantes. Esto incluía visitas a ciudades, traslados a monumentos, esperas, búsqueda de alojamiento, regreso del taxi a su lugar de origen, etc… Salió a una media de 7000 Rs aproximadas por día (42€).

+  Tissamaharama – Tangalle (aprox 90 km en 2 horas y media): 3500 Rs (21€).

+ Galle – Negombo (aprox 136 kilómetros en 5 horas): 7500 Rs (45€). Atravesar Colombo es la locura e hizo que se retardara un trayecto que no parece tan largo a priori.

Un consejo en cuanto a las distancias en carretera es no pensar en kilómetros sino en horas. No son los mismos 50 kilómetros en España que en Sri Lanka… ni mucho menos.

JEEP PARA SAFARI

Dado que para los safaris suele hacer falta un todoterreno, ya que los caminos son complicados (por no decir imposibles) para vehículos normales, tuvimos que contratar un jeep tanto para movernos por el Hurulu Eco Park (reserva próxima al Minneriya National Park) como por el Yala National Park.

P1200110

Los precios fueron los siguientes:

+ Safari de 3 horas en el Hurulu Eco Park (jeep, entradas, conductor y tracker incluidos): 6500 Rs total (aprox 20€ por persona)

+ Safari entre las 5:00 y las 12:00 en el Yala National Park (jeep, entradas y conductor incluidos): 13000 Rs total (aprox 40€ por persona).

Ambos los reservamos sobre la marcha, ya que no son pocos los que se ofrecen tanto en Habarana como en Tissamaharama respectivamente. Conviene que especifiquen cuál es el coste del ticket del parque para saber qué es lo que se está pagando por el jeep en cuestión. De esa forma el coste por el vehículo debe ser el mismo llevando a uno, a dos o a seis. Lo que incrementarán los costes son dichas entradas a los parques/reservas de la Naturaleza.

BARCO DE PESCA

En Mirissa utilizamos un barco de pesca para salir a avistar ballenas. Estaba preparado para unas 15 ó 20 plazas como máximo, aunque no ocupamos asiento ni la mitad de pasajeros. Entre ida y vuelta pudimos estar prácticamente cuatro horas, aunque con tanto vaivén y tanto mareo para mí fueron como veinte.

Pagamos 4000 Rs. por persona (aprox 24€), aunque iban pidiendo bastante más. Es una excursión que te ofrecen constantemente en la costa sur de Sri Lanka, por lo que no existe dificultad para contratarla.

LA CASA DE CAMBIO: MONEDA UTILIZADA EN SRI LANKA Y EN QATAR

+ La moneda de Sri Lanka es la rupia cingalesa. En el momento del viaje 1 euro equivalía a 157 rupias. Puedes consultar la cotización oficial actualizada haciendo clic aquí.

La rupia se suele mover siempre por la horquilla de lo que valían antes las pesetas en España. Más o menos es lo mismo por lo que el mejor truco para no perderse en cálculos es regresar al tiempo de las pesetas (siempre que uno haya vivido en España o no sea demasiado joven para no acordarse). Si algo vale 1000 rupias, son más o menos los 6 euros de ahora.

Rupias cingalesasNosotros cambiamos en el aeropuerto gran parte del dinero que llevábamos y algo más en una casa de cambio en Kandy. Se encuentran estas oficinas en todas las ciudades, al igual que ATM´s, es decir, cajeros automáticos que aceptan tarjetas de crédito/débito extranjeras. Sri Lanka no es un país en el que haya demasiadas complicaciones para cambiar o sacar dinero. Lo que sí se debe tener más cuidado es si se obtiene moneda en los hoteles o pedimos pagar en euros porque la cotización que llevarán ellos siempre será más baja y, por tanto, más perjudicial para el que quiere realizar el cambio de dinero. Los pagos con tarjeta de crédito suelen llevar un recargo de en torno al 3%.

En cuanto a comercios y puestos ambulantes aceptarán por igual las rupias que los dólares o euros. En el caso de estos dos últimos NUNCA aceptan los billetes que tengan algún roto o se haya escrito en ellos porque no se los cambia el banco.

+ La moneda en Qatar es el Rial qatarí. En el momento del viaje 1 euro equivalía a 5 riales. Puedes consultar la cotización oficial actualizada haciendo clic aquí.

Rial de Qatar

Igualmente no hay problema en hacerse con esta moneda en cualquier casa de cambio de prácticamente cualquier aeropuerto. Y hay cajeros en prácticamente todas partes. Tampoco tienen inconveniente alguno en los comercios para aceptar euros o dólares en las compras.

REQUISITOS DE ENTRADA A SRI LANKA Y QATAR (Aplicable a ciudadanos de la UE)

Passport control

ACTUALIZADO A NOVIEMBRE DE 2014

+ Para entrar en Sri Lanka hasta 2011 (cuando nosotros fuimos) no hacía falta obtener visado alguno con antelación, ya que te daban un visado de hasta 30 días totalmente gratuito. Pero en estos momentos no es así y conviene tramitarlo de forma previa a través de un formulario online llamado ETA (Electronic Travel Authorization) muy similar al ESTA de EEUU. Tan sólo hay que introducir los datos de tu pasaporte siempre que tenga una validez de mínimo 6 meses desde la fecha de entrada al país y poner la información que intuitivamente te pide este formulario, además de pagar un coste de 30$. Al poco de enviar este formulario (el 99% de veces en el mismo día) recibirás en tu e-mail la carta de aprobación que deberás entregar en el aeropuerto de destino junto al típico papel de aduanas que te dan en el avión .

Existe la posibilidad también de hacer la visa on arrival sin este trámite previo, aunque pagando 35$ en el propio aeropuerto, pero dado que es algo bastante fácil yo aconsejo dejarlo hecho con antelación y evitarnos sorpresas innecesarias. Por otro lado este tipo de información burocrática suele ser cambiante y conviene informarse en páginas oficiales.

+ Para visitar Qatar se puede obtener un visado en el aeropuerto que tiene un coste de 100 Riales qataríes, que vienen a ser más o menos 20 euros. Se pagan a la entrada con tarjeta de crédito (Aceptan Visa, Visa Electron, Mastercard o Maestro). Es válido para dos semanas, pero si se quiere pedir más tiempo eso hay que tramitarlo por adelantado en la Embajada o Consulado correspondiente. Para tránsitos no se necesita nada, ya que no te mueves de la terminal. El pasaporte debe contar con una validez de mínimo 6 meses desde la fecha de entrada al país.

POR SI ACASO, VIAJA SEGURO (Y CON SEGURO)

– Siempre que viajamos al extranjero conviene estar bien cubiertos por lo que pueda pasar, por lo que siempre salimos con seguro de viaje. Y Vietnam no es una excepción. No conviene hacer un viaje de este tipo sin una buena póliza que nos cubra en Sri Lanka ante posibles accidentes, enfermedades o contratiempos que puedan suponernos un sobrecoste (la hospitalización o atención médica en este país para un extranjero es extremadamente cara). En nuestro caso para viajar a Sri Lanka  utilizamos el Seguro de viajes de IATI porque nos parece que cuenta con una cobertura superior a la media (100.000 euros), te adelantan el dinero si sucede algún problema y ofrecen un trato personalizado. Los lectores de este blog pueden contratar el Seguro de viajes de IATI que mejor se adecué a lo que están buscando con un 5% de descuento (que se aplica de forma directa entrando a través este enlace).

 

Contrata tu seguro de viajes con un 5% de descuento para los lectores de El rincón de Sele

VACUNAS OBLIGATORIAS Y RECOMENDADAS

Este apartado no va a diferir demasiado de lo que suelo decir de gran parte de los países asiáticos de clima tropical o subtropical. No hay ninguna vacuna obligatoria , aunque hay que tener ciertas precauciones para estar lo más protegido posible. La Malaria está presente en muchas regiones de Sri Lanka, la cual se contagia por medio de los mosquitos, como otras muchas enfermedades. Por lo que la mejor recomendación es visitar tu Centro de Vacunación Internacional para que te den consejo y, sobre todo, protegerte de las picaduras. Manga larga, sobre todo en el amanecer y el atardecer, que es cuando más mosquitos salen, echarte el típico antimosquitos (yo uso Relec Extrafuerte) y usar mosquiteras si vas a dormir al raso o en lugares abiertos. Prácticamente todos los hoteles, ya sea de la categoría que sean, están surtidos de dichas mosquiteras porque es inevitable que se cuelen bichos.

En esta zona para el paludismo (malaria) los médicos recomiendan Malarone para tomar antes, durante y después del viaje. Todo dependerá de los efectos secundarios que puedan darse en el individuo. Pablo tomó la profilaxis de la malaria en este viaje, aunque reconozco que yo no lo hice.

mosquito

Si uno suele viajar a esta clase de viajes nunca está de más estar vacunado de las fiebres tifoideas, del tétanos o de las Hepatitis A y B. Siempre dentro de la recomendación y no de la obligación.

Algo esencial es beber agua siempre embotellada (o purificada con pastillas potabilizadoras), evitar los hielos y comprobar el estado de las comidas. Recomiendo llevarse un botiquín con lo imprescindible para salir del paso como antitérmicos, antidiarreicos, tiritas, suero fisiológico y algo que venga bien para alejar los síntomas del resfriado. Y a quien le sienten mal las comidas pesadas o picantes, un buen protector de estómago será lo mejor.

En este viaje nos hemos sentido perfectamente. Ni una triste diarrea. Y sin ninguna psicosis de por medio. Algo de cabeza, saber dónde se encuentra uno y cuidarse un poco. Sobre todo de los mosquitos, del agua…  y del Sol, que pega que es un primor.

UN INCISO SOBRE LA SEGURIDAD

Sri Lanka es un destino un tanto especial. No hay que olvidar que ha estado envuelta en un largo conflicto bélico en su territorio hasta el año 2009, aunque nunca dejó de llegar turismo al país. Ahora, con la guerra entre el ejército cingalés y los Tigres Tamiles totalmente concluida, el viajero puede sentirse completamente seguro en Sri Lanka. La amenaza terrorista ha disminuido notablemente y aún así las medidas de la seguridad son máximas por parte de la milicia y la policía. Pero no son medidas que alteren la vida normal del turista, que no verá ni sufrirá más controles que en numerosos países occidentales. Así que por ese lado, tengo el convencimiento de que se puede viajar totalmente tranquilo a Sri Lanka e incluso pasar a áreas que hasta hace muy poco estuvieron completamente cerradas a los extranjeros. Si alguien fuera hasta allí desconociendo por completo el conflicto bélico, no se percatará en ningún modo que la lucha ha estado viva hasta muy recientemente. Lo mejor, de todas formas, es estar informado antes de viajar, como diría en casi cualquier parte del mundo.

En cuanto a delincuencia, Sri Lanka es un país en el que uno puede ir por la calle muy tranquilo a cualquier hora. Siempre se deben tomar las precauciones que uno tomaría en su propia ciudad, pero en absoluto debe haber preocupación porque no existe un índice de robos o hurtos superior a cualquier país occidental. No hemos percibido inseguridad en ninguna ocasión en todo el viaje. Más bien todo lo contrario.

Aún así el mayor cuidado lo tendría con los busca-comisiones que te quieren llevar al hotel de su primo y llevarse una propina, al igual que no me subiría a un vehículo tipo taxi o tuk tuk sin haber acordado un precio de forma previa. Nada que no sea lógico.

Sri Lanka es seguro para toda clase de viajeros, desde mochileros hasta familias con niños pequeños.

Respecto a Qatar, la seguridad es extrema en todos los sentidos. Y robos u otros actos delictivos no tienen demasiado sentido, sobre todo siendo un país en el que las penas que se aplican son máximas. Sobre todo en cuestión de posesión de drogas. Me temo que la delincuencia roza más a los jerifaltes del petróleo y otros mandamases que juegan con el dinero del mundo, que en la gente de la calle.

“CURIOSIDADES MUY CURIOSAS” DE SRI LANKA

– En Sri Lanka hay un buen número de locales con carteles de “Hotel” y que en realidad son sólo restaurantes.

– Los locales, tanto cingaleses como tamiles, contonean la cabeza de forma que parece que dicen no cuando en realidad están diciendo que sí.

– En el Aeropuerto de Colombo hay tiendas de electrodomésticos y uno puede salir de allí con lavadoras, hornos o lavavajillas. Al ser zona “sin impuestos” hay quien aprovecha y se hace con algo que en la calle cuesta más.

– Sri Lanka es probablemente el país del que provenga un mayor porcentaje de piedras preciosas que se venden en todo el mundo.

– Junto a la India y Kenia, Sri Lanka es el mayor exportador de té del mundo.

Sello té de Ceilán

– La palabra Serendipidad, que tiene que ver con el Arte de descrubrir por casualidad algo que no se buscaba, proviene del antiguo nombre de Sri Lanka, Serendip.

– La película de “El puente sobre el Río Kwai” fue rodada en Sri Lanka cuando en realidad el río Kwai y el célebre puente están en Thailandia.

– Sri Lanka fue, tras Indonesia, el país con más muertes ocasionadas (aprox. 30000 confirmadas) por el Gran Tsunami del Índico del 26 de diciembre de 2004.

– Sri Lanka eligió en 1960 a la que sería la primera mujer Presidenta del Gobierno en todo el mundo, Sirimavo Bandaranaike.

LO MÁS Y LO MENOS DEL VIAJE

Un viaje siempre da para mucho. Surgen sorpresas y grandes momentos junto a otros que no son tan buenos. De todos ellos se aprende porque conforman la mejor metáfora de lo que es en realidad la vida. He tratado de agrupar qué es lo que más y lo que menos me ha gustado de este viaje.

LO + DEL VIAJE

– La gente. Siempre amable, simpática, hospitalaria. Es el más grande de los tesoros de este país.

– La segunda cueva del Conjunto de Dambulla. La belleza más absoluta de un Budismo casi primerizo.

– Poder mirarle a la cara a un leopardo en el Yala National Park.

– Las dagobas de Ruvanvelisaya, Jetavaranaragama (Anuradhapura) y Rangut Viahara (Polonnaruwa).

P1200289

– La serenidad esculpida en piedra que se advierte en el Buda tumbado de Gal Vihara (Polonnaruwa)

– Asistir al desove de una Tortuga verde de más de un metro de larga en una playa desierta de Tangalle.

– Las vistas desde lo alto de la Roca de Sigiriya.

– Atravesar el País de las Montañas en unos trenes que pensaba habían dejado de existir.

– Saborear en incontables ocasiones el que probablemente sea el mejor té del mundo.

– Rasika él y Rasika ella… los adorables dueños del Hotel Fort Inn de Galle.

– Sentirnos diminutos frente al Gran Buda de Aukana nacido de la misma roca.

– Tener a pocos metros a más de una docena de elefantes salvajes en el Hurulu Eco Park, una reserva natural próxima a Minneriya a la que no esperábamos ir y que nos terminó fascinando.

– Nuwara Eliya y sus alrededores…magníficos.

– Observar las montañas verdes desde lo alto del Little Adam´s Peak, en la preciosa localidad de Ella.

– El paisaje del Yala National Park es sobrecogedor, sobre todo en la vida que florece en los humedales.

– Montar “a pelo” (sin monturas) en un elefante, con el que entramos en una laguna.

– ¡Que nos salió todo que ni pintado!

LO – DEL VIAJE

– Alguna que otra tormenta vespertina que nos detuvo hasta su finalización, sobre todo en la primera semana.

– Las seis sanguijuelas que se adosaron a mis piernas y que tuve que arrancarme en un tren lleno de gente.

– El hotel cochambroso que “mal-escogimos” en Mirissa, con todo lo bueno que había alrededor.

– La gran cantidad de perros callejeros enfermos y famélicos que hay en todo el país.

– La madre de los mareos en el barco de pesca que nos llevó a ver a la gran Ballena Azul.

– La duración del efecto de una refrescante ducha no supera el momento en el que vuelves a salir a la calle.

– La dictadura gastronómica del Rice & Curry.

– Las distancias no se miden en kilómetros sino en horas. Cuando haces 150 km en 5 horas te das cuenta de cuál es la razón de que sea así.

– La pesca tradicional sobre palos en Sri Lanka ha dejado de ser verdad. Ahora es un espectáculo para sacar el dinero a los turistas.

– La obligatoriedad de descalzarse en todos los monumentos religiosos. Y no me refiero en las salas interiores sino en todo el recinto, haya barro, hierba o queme el suelo como el infierno.

– Conocer de primera mano de las mujeres tamiles que recolectan el té que su sueldo mensual no suele sobrepasar los 50 euros.

– Los precios de las entradas a los monumentos son de todo menos “asiáticos”. Sri Lanka es barata, pero no tanto como uno presume.

LOS RELATOS DEL VIAJE

A partir de ahora es el momento de ir publicando los relatos. Iremos añadiendo los enlaces aquí a medida que los vaya terminando. Corresponderán a las narraciones de todo lo vivido junto a información práctica, fotografías y un buen número de vídeos. Por ahora disonemos de los siguientes:

– Capítulo primero de las Crónicas de un viaje a Sri Lanka: Anuradhapura y “el choque”

Capítulo segundo de las Crónicas de un viaje a Sri Lanka: El Buda de Aukana y las Cuevas de Dambulla

Capítulo tercero de las Crónicas de un viaje a Sri Lanka: Sigiriya y la senda de los elefantes

Capítulo cuarto de las Crónicas de un viaje a Sri Lanka: Polonnaruwa

Capítulo quinto de las Crónicas de un viaje a Sri Lanka: Kandy y el Templo del diente de Buda

Capítulo sexto de las Crónicas de un viaje a Sri Lanka: En tren por las Tierras Altas

Capítulo séptimo de las Crónicas de un viaje a Sri Lanka: Nuwara Eliya y el té

Safari en el Parque Nacional Yala de Sri Lanka

Vídeo del Yala National Park desde la trasera de un pick-up NUEVO

Espero que esta Introducción y Guía Práctica de Sri Lanka sea el mejor comienzo posible para ir conociendo este país tan fascinante. A partir de ahora descubriremos las mil maravillas de una isla repleta de vida y en el que jamás faltará “el poder de una sonrisa”.

Hasta pronto!

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

+ Canal Facebook

138 Respuestas a “Crónicas de un viaje a Sri Lanka: Introducción y Guía Práctica”

  • […] El inmenso desierto arábigo estiró uno de sus brazos hacia las aguas cálidas del Golfo Pérsico para formar la Península de Qatar. Por esta inhóspita y estéril lengua de arena disputada por persas y otomanos pasaron grupos de nómadas beduinos que se dedicaron eminentemente a la actividad pesquera. Su situación estratégica fue bien aprovechada por los británicos para su vasto Imperio hasta casi el último tercio del Siglo XX, ya que sería declarado un Emirato completamente independiente en 1971 y, por qué no decirlo, uno de los países más ricos del mundo gracias a la venta de petróleo y gas líquido. Entonces una villa nómada sin apenas población como era su humilde capital, Doha, vivió a partir de los noventa una transformación radical. Los petrodólares cimentaron los rascacielos más extravagantes y los hoteles de mayor lujo, mientras que yates gigantescos se amarraron a un puerto hasta entonces preparado para balsas y dhows. Su economía se multiplicó exponencialmente gracias, también a una diversificación que fue más allá de la venta de barriles de petróleo. Y a la presencia de un Aeropuerto Internacional capaz de absorber a un número superior a veinte millones de pasajeros al año y servir de enlace a más de 100 destinos con su compañía de bandera, Qatar Airways. Esa es la clave que ha hecho a Doha abrirse a un turismo antes impensable y seguramente la que nos llevó a conocerla en las casi veinticuatro horas que tuvimos de escala en nuestro regreso a casa desde la lejana Sri Lanka. […]

  • Deja un comentario