Interrail 2007: De Rumanía a Polonia en tren (Paseo Fotográfico) - El rincón de Sele

Blog

Interrail 2007: De Rumanía a Polonia en tren (Paseo Fotográfico)

Print Friendly, PDF & Email

Dos semanas perfectas. Esa es la conclusión con la que quiero catalogar el viaje del que regresé el 19 de agosto. El recorrido planteado se cumplió por entero y tuvimos la fortuna de ver y vivir ciudades, regiones y países realmente espectaculares.

Me imagino que la mayoría sabréis que el Interrail es un billete que permite viajar en tren por gran parte de los países europeos durante un tiempo igual o inferior a un mes. Yo ya había dado cuenta de esa experiencia en el verano de 2001 cuando con otros cinco amigos logramos el objetivo marcado, que no era otro que llegar a Cabo Norte (Noruega). Entre medias estuvimos en lugares como París, Gante, Brujas, Amsterdam, Copenhague, Oslo, Bergen, Trondheim, Bodo, Islas Lofoten y fiordos del Norte, Alta, Narvik, Estocolmo, Hamburgo, Berlín, Munich, Salzburgo, Innsbruck, Nyon, Niza, Cannes y Mónaco. Inexpertos y novatos dejamos el pabellón de Aluche bien alto. Pero esa fue otra historia…

Seis años después, con un mayor bagaje a nuestras espaldas, preparé un itinerario por algunos de los países del Este europeo que se encontraban en el lado comunista del telón de acero desde la finalización de la II Guerra Mundial (1945) hasta la caída del muro de Berlín en 1989. Julián, que ya me acompañó en otros viajes a Bélgica, Holanda y Finlandia, y Edu, que por fín estrenó “internacionalidad”, se enfundaron las mochilas, sacos y esterillas para compartir conmigo esta nueva experiencia.

La ruta prevista se cumplió sobradamente. En la siguiente imagen podéis seguirla:

Mapa con el recorrido del viaje

 Itinerario realizado: Bucarest-Sinaia-Bran-Brasov-Sighisoara-Budapest-Bratislava-Viena-Dresden-Praga-Cracovia (y Auschwitz)-Varsovia-Gdansk-Berlín.

La figura del mochilero, imprescindible en todo interrail

Partiendo desde la capital de Rumanía, Bucarest, visitamos algunos de los lugares más emblemáticos de la Región de Transilvania (Sinaia, Bran, Brasov, Sighisoara), más conocida en nuestros días por las Leyendas de Drácula que por las verdaderas maravillas que esconden sus montañosos parajes. Después pasamos a la emblemática ciudad húngara de Budapest, donde estuvimos dos días. La siguiente parada fue otra capital que me sorprendió muy gratamente, en este caso de Eslovaquia, y no es otra que Bratislava, a una hora de Viena, el siguiente objetivo al que dedicamos otras dos jornadas. Esta ciudad fue probablemente la que más me caló. La próxima parada fue Dresden (Alemania), que ha sabido salir adelante después de los trágicos bombardeos aliados que asolaron la ciudad. A tres horas se encuentra Praga, que es sin duda la gran perla no sólo de la República Checa sino también del Continente europeo. Eternamente bella pero quizá demasiado masificada. El siguiente país en el que nos internamos era una cuenta pendiente desde hace mucho tiempo: Polonia. Allí nuestros objetivos estaban muy marcados. La ciudad de Cracovia, el Campo de Concentración de Auschwitz, la revitalizada Varsovia y Gdansk, la joya del Báltico. Desde esta última tomamos un tren nocturno a Berlín donde volví por tercera vez, aunque tan solo unas horas, ya que fue desde el Aeropuerto Schoenefeld donde tomamos un avión Easyjet para retornar a casa.

P1020916 por ti.

Han sido siete países, impresionantes ciudades, monumentos de gran belleza, parajes de ensueño, y un cúmulo de experiencias que recordaré durante toda la vida. Pero también estos dieciséis días me han mostrado la mejor cara de dos amigos como Edu y Julián que se han portado de maravilla, que han disfrutado y que han captado de la mejor manera esa magia de los viajes. Sin duda compartir este tiempo con ellos ha sido lo mejor.

Ya tenéis disponible una SELECCIÓN DE FOTOS relativas al viaje. Os invito a daros un paseo en imágenes para que también tengáis oportunidad de subiros virtualmente a todos los trenes que atravesaron el este europeo.

Hasta la próxima!

José Miguel Redondo (Sele)

9 Respuestas a “Interrail 2007: De Rumanía a Polonia en tren (Paseo Fotográfico)”

  • Deja un comentario