Mis 5 rincones de Madrid en Navidad

Blog

Mis 5 rincones de Madrid en Navidad

Print Friendly, PDF & Email

P1180285Ya ha llegado la Navidad. No hay más que caminar por las calles iluminadas para la ocasión, encender la televisión y ver los anuncios de turrones o juguetes, estar pendientes de si nos ha tocado la Lotería para decir nuevamente que otra vez será o pensar qué regalos nos van a traer los Reyes Magos. Estas fechas son muy especiales para todos, se quiera o no. Hay cabida para la ilusión, la nostalgia y el recuerdo, tanto para creyentes como para escépticos, y esto llega cada año con una serie de parámetros que se repiten en los lugares donde vivimos. Cada uno vive la Navidad a su manera y se agarra más o menos a las tradiciones con las que ha jugado desde la infancia. En mi caso celebraré las Fiestas en mi ciudad, Madrid, bien acompañado de mi familia, mi chica y mis amigos. Aquí las he pasado siempre y creo que aquí las pasaré en el futuro. Por eso en el post de hoy me gustaría hablaros de cómo es Madrid en Navidad. Concretamente me apetece contaros cuáles son mis rincones favoritos de Madrid durante las Fiestas.

Siempre me gusta pasear por el centro de Madrid y ver los adornos navideños. En algunas ocasiones aprovecho a tomar algunas fotografías con objeto de mostrarlas en la web y repetir con todo el que quiera un breve paseo virtual por la ciudad de los gatos. ¿Queréis saber cuáles son mis cinco rincones preferidos de Madrid en Navidad?

Para esta ocasión no se nos hace necesario invertir en vuelos low cost ni pisar un solo aeropuerto. Aunque en estas fechas se recomienda encarecidamente utilizar el transporte público, hay quien llega bastante rápido hasta Plaza de España en coche, dejándolo allí mismo en un parking. De ese modo iniciamos un recorrido sencillo a pie por el Madrid navideño y centrándonos en este Top 5 que os indico a continuación. A ver qué tal os parece esta elección:

GRAN VÍA: LA HERMANA DE BROADWAY CUMPLE 100 NAVIDADES

En Madrid hay calles con carácter, pero ninguna tiene la personalidad de la Gran Vía. Es vibrante y cosmopolita, te atrapa desde Plaza España hasta que su desembocadura en Alcalá. Gran Vía huele a Teatro del bueno, al glamour de los artistas y bailarinas de los grandes musicales. Lo que Broadway a Nueva York y el West End a Londres. Esa es la Gran Vía. No hace demasiado celebró su centenario por todo lo alto, tal y como se merecía. Un lugar en el que puede suceder de todo, como que se coloque una alfombra de más de un kilómetro para convertirla en el salón de todos los madrileños o que miles y miles de personas se junten para bailar una canción de los Black Eyed Peas perfectamente coreografiada. Creo firmemente que sin la Gran Vía, Madrid sería menos Madrid. Pero por fortuna la tenemos y cuando podemos la disfrutamos, como en esta Navidad centenaria que la convierte en plena convulsión.

CALLAO Y PRECIADOS

P1180261Subiendo por Gran Vía llegamos a la Plaza de Callao, la puerta a los puntos más comerciales de Madrid, desde hace poco peatonalizada casi por completo. Aquí la Navidad tiene una huella especial. Hay un árbol gigante con una estrella en la cúspide, luces por todas partes y una pista de patinaje con un montón de niños dando sus primeros pasos por el hielo. Una caseta de madera blanca de estilo escandinavo emerge del suelo como ocasional centro de venta de peluches y muñecas. El edificio con el Cartel lumínico de Schweppes, para siempre inmortal desde que Santiago Segura se colgara mirando al vacío en el Día de la Bestia, combinaba tonalidades eléctricas desde la cabecera de la Calle Preciados. Sin duda es todo un clásico.

 

De Callao a la Puerta del Sol se abre la vía con mayor bullicio no sólo del centro sino de toda la ciudad, la Calle de Preciados. Fue llamada así porque en otros tiempos residían dos hermanos con el apellido Preciado que trabajaban como almotacenes, controlando que los pesos y medidas en los mercados fueran los correctos para evitar estafas en las transacciones económicas que allí se realizaran. Ahora es una arteria comercial tan tumultuosa que no cabe un alfiler. El Corte Inglés a un lado y la Fnac al otro comparten su espacio con las tiendas que pagan más euros por metro cuadrado que nadie por colocar sus firmas a la vista de todos. Un techo inundado de bolas de luz más psicodélicas que navideñas ilumina las cabezas de la marea humana que se detiene a escuchar las trompetas de los músicos callejeros, mientras una chica que pasea con su novio se sujeta la falda a lo Marilyn Monroe cuando camina sobre la rejilla por la que respira la línea 5 de metro.

De todos los comercios de Preciados hay uno en el que es Navidad todo el año. El Sanatorio de Muñecos lleva desde 1916 arreglando juguetes rotos y devolviendo la vida a barbies que perdieron un brazo, a ositos de peluche “despeluchados”. También venden verdaderos objetos de colección (la estrella es, sin duda, la Mariquita Pérez) que miran con más pasión los mayores que los niños. Sin duda recuerda a tiempos no tan lejanos en los que los juguetes no eran demasiado complicados pero que convertían en una fiesta el día de Reyes.

P1180295

CORTYLANDIA, CORTYLANDIA, VAMOS TODOS A CANTAR…

En los cuartos traseros de Preciados, justo en Maestro Victoria a la vista del Monasterio de las Descalzas y otros edificios emblemáticos de Madrid, ofrece su fachada principal el Corte Inglés con un cuento infantil que lleva muchos años en alza, Cortylandia. Más de una vez he escuchado que las Fiestas Navideñas no comienzan hasta que Cortylandia no está funcionando. Dicha afirmación puede ser algo exagerada pero tiene cierto sentido para muchos madrileños que hemos vivido la Navidad asistiendo de pequeños a este escenario de muñecos cantarines contándonos y cantándonos una historia distinta cada año (con este lleva 31!). La de 2010, que podéis ver en la foto, tuvo como título “Los Juguetes del mundo” y trataba de cómo algunos monumentos famosos como la Torre Eiffel, la Estatua de la Libertad, el Big Ben, la Torre de Pisa, la Catedral del San Basilio de Moscú o una Puerta Sintoísta típica japonesa celebran las Navidades en sus respectivos países. A Madrid la representaba la Diosa Cibeles, que cabalgando en sus dos leones lleva siempre la voz cantante.

En 2014 la cosa va sobre los pingüinos de la película Madagascar con el lema “Cantando sobre la nieve”. Las funciones son seis veces al día entre semana  y siete los sábados, domingos y festivos, recortando la frecuencia que había otros años.

De los 15 minutos que dura la función, el público enloquece con la canción de Cortylandia que no duda en tararear. Los papás y las mamás con sus niños a hombros se saben de memoria su gran himno que dice “Cortylandia, Cortylandia, vamos todos a cantar, alegría en estas fechas porque ya es Navidad”. He aquí un vídeo con el show completo de este año:

Funcionará desde el 22 de noviembre hasta el 5 de enero de 2015, por lo que si alguien está interesado en ir y no quiere perderse alguno de sus pases aquí dejo los horarios de Cortylandia 2014:

  • De lunes a viernes: 12.00, 13.00, 14.00 (mañanas), 18.30, 19.30 y 21.00 (tardes).
  • Sábados, domingos y festivos: 12.30, 13.30, 14.30, (mañanas), 17.00, 18.00, 19.00, 20.00 y 21.00 (tardes).
  • Nochebuena y Nochevieja: 12.00, 13.00, 14.00, 15.00 (mañanas), 18.00, 19.00 y 19.30 (tardes).
  • Navidad: 17.00, 18.00, 19.00 y 20.00 (tardes)
  • Año Nuevo: 18.00, 19.00 y 20.00 (tardes).

EN LA PUERTA DEL SOL, COMO EL AÑO QUE FUE…

Preciados, el Carmen, Carretas y Alcalá confluyen en esta Plaza que para los españoles es sinónimo de Nochevieja. ElP1180283 Reloj de la Puerta del Sol, colocado en la Real Casa de Correos en 1863, despide los años y da la bienvenida a los nuevos bajo el jolgorio de un público enfervorizado con champán, matasuegras y petardos que acompañan a las míticas campanadas. Doce en total, al igual que las uvas que toman millones y millones de personas que nos ponemos frente a la televisión para escuchar los siempre liosos cuatro cuartos que dan paso a los toques definitivos. La Puerta del Sol significa Nochevieja y tanto en Madrid como en otras ciudades españolas el kilómetro cero marca el paso a un nuevo año. <<Entre gritos y pitos los españolitos, enormes, bajitos hacemos por una vez algo a la vez >>. Quien no conoce la canción del grupo Mecano que por mucho tiempo que pase continúa teniendo plena vigencia. Creo que es buen momento de escucharla de nuevo por medio del show “Hoy no me puedo levantar” que sigue arrasando en Madrid.

<<En la Puerta del Sol como el año que fue, otra vez el champán y las uvas y el alquitrán de alfombra están (…) Y en el reloj de antaño como de año en año, cinco minutos más para la cuenta atrás, hacemos el balance de lo bueno y malo>>

El mayor adorno navideño de los últimos años en la Puerta del Sol es un enorme árbol de Navidad de luces (el de la foto con corazones fue diseñado por Agatha Ruiz de la Prada, aunque el de este año es completamente amarillo). Ya está preparado para última noche del año en que todos al unísono gritaremos ¡¡FELIZ 2015!!

LOS PUESTOS DE LA PLAZA MAYOR

P1180276Los últimos serán los primeros. Para mí no hay rincón de Madrid que represente mejor la Navidad de siempre que la Plaza Mayor. Históricamente ha tenido un sinfín de funciones, desde plaza de toros hasta sede de autos de fe inquisitoriales. Pero sin duda es en estas fechas cuando al igual nosotros que nuestros padres o abuelos nos da por caminamos entre puestos que muestran toda clase de figuras del Belén o los artilugios más lúdicos relacionados con los disfraces y las bromas propias de la Navidad. Ingeniosas inocentadas dignas de buenas carcajadas tienen su origen precisamente aquí. Yo mismo siendo más pequeño me hacía con unP1180281 arsenal de bombas fétidas, cacas de plástico, falsos cubos de hielo con mosca, polvos pica-pica y de ahí a un sinfín de maldades con la que reirme muy mucho tanto el 28 de Diciembre (Día de los Inocentes en España) como en la víspera. Ya soy más calmado en ese sentido (por el bien de muchos) y para mí los 365 días del año son perfectos para una buena inocentada, pero no dejo de volver cada Navidad a la Plaza Mayor para ver cómo evoluciona el género. Bueno, esa es la excusa, en realidad me muero por el olor a los míticos bocadillos de calamares de los bares de alrededor de la que es para mí es el más ingenioso Teatro al aire libre de Madrid. Este año, con luces redondas que más bien parecían platillos volantes y con los mismos puestos de siempre, Felipe III montando a caballo era una pura sombra entre los mil encantos escondidos en todas y cada una de las figuritas del Belén.

Estos son, por tanto, los protagonistas de un recorrido callejero que he tenido la suerte de realizar en incontables ocasiones. Muchas ciudades europeas tienen un encanto especial en Navidad pero pienso que Madrid no es menos. Quienes viven aquí lo saben y si no es así os animo a descubrir el chispeante centro de la ciudad en estas Fiestas.

Os animo, por tanto, a venir a conocer otra de las facetas de Madrid, camaleónica cuando hay que serlo y abierta para quienes cuando la visitan no se sientan extranjeros. No es gato sólo el que nace en ella sino el que la da sentido cada día, se sea de donde se sea.

OS DESEO UNA FELIZ NAVIDAD A TODOS

Antes de despedirme dejad que os transmita mis más siceros deseos para tod@s vosotr@s ante estas Fiestas que espero disfrutéis con vuestra gente más cercana. Ójala todos esos sueños que tenéis se os cumplan y, ya que en elrincondesele.com hablamos de viajes, podáis tocar con las manos un pedacito más de este mundo que guarda muchos lugares maravillosos y personas dignas de ser conocidas.

Sed felices!

Sele

* Mi agradecimiento a Rebeca, Víctor y Guadalupe que me acompañaron una fría noche de diciembre a recoger estas instantáneas navideñas de Madrid.

34 Respuestas a “Mis 5 rincones de Madrid en Navidad”

  • Deja un comentario