Hoja de ruta de un gran viaje en barco por las islas del Caribe (Crucero en Islas del Caribe)

Asomado a cubierta, acompañado por un ejército de alcatraces y gaviotas, el Caribe se desplegaba ante mis ojos con un puzzle de islas en el horizonte. Se sucedían en mi cabeza algunos capítulos de “La isla del tesoro” de Robert Louis Stevenson así como esas muchas historias de galeones, piratas y polizones a bordo surcando fronteras invisibles en busca de libertad y aventuras. Siempre había querido viajar a las islas del Caribe y dejarme llevar por la imaginación que durante mi infancia me impulsó a jugar con viejos mapas y catalejos sin cristal. Y allí estaba, a escasos minutos de desembarcar en una de esas islas dispuestas en un recorrido marcado por pequeños paraísos con playas de palmeras, aguas turquesas, volcanes dormidos, destilerías de ron, sabor a chocolate y ritmos africanos de descendientes de esclavos que ahora enarbolan con orgullo las banderas de diminutas naciones sobre el mar. Pienso, ahora en la vuelta, con todas las emociones de aquella travesía marítima aún en caliente, que mi primer crucero por las islas del Caribe fue fantástico.

San Vicente y las Granadinas (Islas del Caribe en crucero)

Desde Santo Domingo, la ciudad primada de América, disfruté de una ruta cautivadora que me llevó a algunas de las maravillas de las Antillas Menores como Martinica, Barbados, Granada o San Vicente y las Granadinas. Si te apetece seguirme y conocer más sobre lo mucho que pude ver y hacer en las islas del Caribe durante este crucero te animo a que continúes leyendo. ¡Se admiten parches en el ojo y patas de palo!   Leer artículo completo ➜

Pero entonces llegaste tú…

Los templos de Petra tornándose rosas al atardecer y los de Angkor abrazados por la fiereza de la selva. La Navidad en un mercadillo alemán, Bagan desde un globo o ser testigo de cómo una manada de leones caza su almuerzo en el corazón de BotswanaMachu Picchu entre neblinas, un baño en las aguas termales en Karlovy Vary o ese tiro de moneda a la Fontana di Trevi como garantía de un regreso soñado. No puedo compararlos con un segundo a tu lado. Ni tan siquiera amanecer sobre una duna en el Namib o nadar junto a una tortuga en las Galápagos. Nada es comparable al momento en el que tú naciste y a lo que vivo contigo y con tu madre cada día. Y es que llegaste tú y desde entonces mis sueños únicamente los puedo consultar en esos ojos convertidos en mi propio oráculo de Delfos. Sólo pienso en cómo me enternecen tus primeras sonrisas y esa forma en la que tienes de mirarme cuando te echo a la cuna. Ahora para mi todos esos amaneceres increíbles, ese iceberg a medio derretir y esas ruinas del antiguo Egipto las busco y las encuentro en ti, Unai.

Unai

Suena a tópico pero es increíble cómo te cambia la vida cuando sucede algo así. Es como si tu mente se reconstruyera por completo, de los cimientos al tejado y desapareciera por completo la primera persona del singular. Pero entonces llegaste tú y sólo existe lo que vivo junto a vosotros cada día. Leer artículo completo ➜

Claves para una escapada a Las Médulas (Rutas y consejos prácticos)

No cabe duda que lo acontecido hace dos mil años en el corazón de la comarca de El Bierzo podría haberse tildado con ojos de hoy de auténtica catástrofe medioambiental. Porque, en realidad, sí lo fue. Durante la época romana las montañas de Las Médulas se transformaron en unas minas de oro a cielo abierto, reventadas literalmente por la fuerza del agua que se ocupaban de canalizar a kilómetros de allí con el principal objetivo de extraer el noble metal para las arcas del Imperio. Pero cuando los romanos abandonaron aquella explotación ya supuestamente vacía de oro la montaña rota, deshecha y hueca dejó que se abalanzara sobre ella la naturaleza, abriéndose paso los robles, encinas, castaños y carrascas, así como animales que vieron recuperado su territorio. Década a década, siglo a siglo, los promontorios y galerías de arena roja que no se deshicieron durante las extracciones conjuntaron el que para muchos se trata de uno de los paisajes más bellos de cuantos hay en España. El tiempo había sido el encargado de reconvertir la montaña en un nuevo espectáculo que no tenía nada que ver con el anterior.

Paisaje de Las Médulas desde el Mirador de Orellán (El Bierzo, León)

No hace mucho tuve la ocasión de visitar Las Médulas durante un fin de semana con buenos amigos. Allí nos interesamos de cómo se había formado aquel extraordinario paisaje de montañas desnudas, nos las ingeniamos para buscar los mejores miradores para tomar fotografías y realizar alguna que otra ruta de senderismo en los adentros, sin olvidarnos de cultivar el estómago con ciertas delicias gastronómicas bercianas. Y durante la visita tomé muchas notas para compartir algunos consejos para sacarle partido a una escapada a Las Médulas, contar qué se puede ver y hacer por la zona y, en definitiva, recorrer juntos una vez más esta maravilla considerada con todo merecimiento Patrimonio de la Humanidad.  Leer artículo completo ➜

Rumbo a las islas del Caribe en crucero

El último viaje a Groenlandia va quedando demasiado lejos. Y aparecen nuevos objetivos en el horizonte. De hecho ya está todo preparado para tomar un nuevo rumbo. Desde hoy y durante los próximos días estaré navegando por el mar Caribe para disfrutar de algunas de sus maravillosas islas como Barbados, Granada, Martinica o San Vicente, sin olvidarme del punto de partida y de llegada, la República Dominicana. De hecho Santo Domingo marcará pues los pasos de uno de los viajes en barco que más ganas e ilusión tenía de hacer, uno que tuviera como destino a las islas del Caribe.

Playa de postal típica como las que se ven en las islas del Caribe

Un poquito de playas de postal y snorkeling. Otro de ron al atardecer en cubierta. De arquitectura colonial, palmeras doblándose junto a la carretera, fruta tropical y cascadas nutriendo un bosque lluvioso. De historias de piratas y conquistadores. Próximo destino, islas del Caribe en crucero. ¡Allá vamos! Leer artículo completo ➜

El parque de las iguanas de Guayaquil

Iguana en el Parque de las Iguanas (Guayaquil, Ecuador)

En Guayaquil, la ciudad con mayor población del Ecuador, los mapas nos llevan al parque Seminario o incluso a veces a Plaza Bolívar, pero cierto es que muy pocos se refieren a dicho lugar con estos nombres. Para locales y turistas el recinto ajardinado que se sitúa frente a la fachada de la catedral metropolitana es y será por siempre el parque de las iguanas. Y no por una cuestión baladí o un capricho de cualquiera. Es la pura realidad que en en pleno centro histórico de Guayaquil el parque más conocido y frondoso sirve de residencia estable de enormes iguanas que conviven plácidamente con los viandantes de la ciudad y con una estatua ecuestre del libertador Simón Bolívar. Nadie sabe a ciencia cierta desde cuándo están allí pero es un hecho que se han convertido en las dueñas de la que durante el siglo XVII, en pleno período colonial, fuese la Plaza de Armas.
Leer artículo completo ➜

60 consejos prácticos para viajar a Alaska en autocaravana

Por una carretera solitaria custodiada por paisajes imperiales vamos en busca de la verdadera Alaska, aquella a la que dicen que se trata de la última frontera. Por la ventanilla de la autocaravana contemplamos un reguero infinito montañas con la cúspide siempre blanca, el rigor de grandes glaciares modelando los valles del mañana y extremamos la precaución por si aparece de la nada un alce, un lobo o incluso un enorme oso. Para nosotros el sueño era ese, llevar a cabo un roadtrip al rincón más salvaje de los Estados Unidos donde los bosques, los lagos o los volcanes se ocuparan de dibujar una aventura donde podríamos ver más animales en libertad de lo que jamás hubiésemos imaginado. Y sin rumbo fijo con una casa de ruedas que cada noche se convertía en un hotel de mil estrellas. Tras regresar de un apasionante viaje a Alaska ponemos a vuestra disposición en este blog un escrito con múltiple información práctica que pueda resultarle útil a quienes estén interesados en realizar un viaje de este tipo. Por medio de anotaciones realizadas durante una intensa experiencia en tierras del norte nace esta lista documentada que agrupa nada menos que 60 consejos para viajar a Alaska en autocaravana con los que ayudar a planificar una ruta del todo inolvidable.

Oso en Alaska (Foto de nuestro viaje a Alaska en autocaravana)

¿Cuál es la mejor época para visitar Alaska? ¿Es fácil o difícil manejarse con la autocaravana? ¿Cuál es el mejor sitio para ver osos salvajes? ¿Cómo son los precios? ¿Compensaría ir con coche y de hotel en hotel? ¿Cuántos días se recomiendan? ¿Cuál es el estado de las carreteras? ¿Cómo llegar a Alaska? ¿Se ven auroras boreales? Como veis, son muchos temas los que conviene tener en cuenta a la hora de preparar un roadtrip de este tipo, por lo que os recomiendo que no os perdáis esta serie de consejos prácticos aplicables en un viaje a Alaska en autocaravanaLeer artículo completo ➜

Murillo, Sevilla y secretos en claroscuro

No todos los días se tiene tan cerca una de las obras maestras del barroco sevillano en su paso por la enfermería. No siempre uno posee la fortuna de estar a la sombra del gran Murillo mientras las finas y delicadas manos de una restauradora realiza una cirugía milimétrica con su pincel para devolver a la vida un lienzo cumbre en la vida del genio del claroscuro en la España del Siglo de Oro. La iglesia del que fuera un importante convento mercedario, en la actualidad la privilegiada sede del Museo de Bellas Artes de Sevilla, una pinacoteca con una colección irrepetible, compone el escenario perfecto en el que se pretende cerrar un círculo roto hace doscientos años cuando con motivo de las invasiones napoleónicas salieron numerosos trabajos pictóricos que terminaron esparcidos por medio mundo. Y es que, tras cerca de dos siglos dando vueltas por Europa, la obra central de Murillo encargada para vestir el convento sevillano de los capuchinos, El Jubileo de la Porcíuncula, ha regresado para, una vez recuperado, engalanar el retablo principal del templo y dar luz verde al cuarto centenario del nacimiento del pintor.

Restauradora del Museo de Bellas Artes de Sevilla trabajando en el Jubileo de la Porcíuncula de Murillo

Sevilla y Murillo. Murillo y Sevilla. Pura simbiosis creativa. Y muchos secretos que contar al claroscuro de inmaculadas, santos, escenas bíblicas, milagros y tiernos pastorcillos con los que Bartolomé Esteban Murillo hizo de Sevilla, su casa, un museo al que le dedicó toda su vidaLeer artículo completo ➜

Abecedario para viajar a Groenlandia: Una experiencia de la A a la Z

Hay viajes que merecen su propio abecedario. Y puedo asegurar que Groenlandia se trata de uno de ellos. Sin lugar a dudas viajar a Groenlandia supuso para mí vivir un recorrido de emociones claramente definidas con consonantes y vocales en las que los fiordos, los frentes glaciares y sus hijos los icebergs, marcaron su territorio de forma rotunda. En la tierra de los inuits, donde permanecen aún las huellas de Erik el Rojo y otros navegantes vikingos, tuve la suerte de retomar el sentido original de la aventura y toparme con un inabarcable planeta polar, confín de una y mil grandes historias.

Sele en Groenlandia

Os propongo realizar un viaje al sur de Groenlandia de la A a la Z con el que resumir los condimentos que endulzaron uno de esos episodios a los que nunca quise ponerle la rúbrica final. Una sucesión ordenada de letras y sus correspondientes palabras con las que definir y vestir una vivencia magnífica dentro de uno de los grandes santuarios de la naturaleza salvaje de los que nuestro mundo depende más de lo que muchos piensan.  Leer artículo completo ➜

Paisajes de Yunnan

En el país al sur de las nubes, que es lo que significa precisamente Yunnan, habita una colección de paisajes memorables. Esta provincia de la China suroccidental resulta tan variopinta que se pierde en los reflejos de ondulados arrozales para después alzar el vuelo sobre gigantestas y nevadas montañas que dan forma a una pequeña porción de Tibet. Entre medias el mítico río Yangtzé hace de las suyas en meandros y cañones superlativos, los bosques se convierten en laberintos de piedra y las tierras cultivadas mezclan tal cantidad de colores que hay quien dice que Dios perdió allí la paleta con la que pintó el mundo.

Sele en los arrozales de Yuanyang (Yunnan, China)

Yunnan es poseedora de un collage de paisajes espléndidos que varían casi a cada kilómetro. Pedacitos del Sudeste Asiático y de las estribaciones de los Himalayas, espiral blanca del dragón de jade al que adora este pueblo de pueblos. Bienvenidos a Yunnan, la atalaya de esa China profunda con la que tantos hemos soñado alguna vez.  Leer artículo completo ➜

Postales para enamorarse de Flandes y Bruselas

No me costaría asegurar que Flandes se trata de una de las regiones europeas que mejor conozco y a la que más veces he regresado a lo largo de mi vida. Siempre me ha parecido un viaje agradecido, tanto para corta como larga estancia y, si se combina con la ciudad de Bruselas, permite rastrear auténticas bellezas aquitectónicas, su leyenda como parte de uno de los mayores imperios que jamás han existido, así como ese inspirador aroma a gofre que te acompaña en cada paseo, en cada atardecer. Y un destino para el que viajar enamorado o, sencillamente, enamorarse de lo que el horizonte guarda para tus ojos. Hay tal colección de rincones románticos en los que perderse con la mirada, solo o acompañado, para entrelazar las manos o gustarse con la cámara de fotos, que me gustaría recopilar al menos unos cuantos para regresar a Flandes y Bruselas cuando sienta que ha pasado demasiado tiempo de la última vez.

Postal nocturna de Brujas (Flandes)

¿Qué lugares de la región son ideales para contemplar solo o en pareja? ¿Dónde están esos rincones que se fotografían con un simple parpadeo de ojos? No os perdáis esta serie de postales de Flandes y Bruselas por los que merece pagar cada euro que cuesta el billete de avión.  Leer artículo completo ➜

Ruta con kayak entre icebergs en Groenlandia

Dicen los inuits que “uno no debe subirse a un kayak sin más sino ponérselo, lograr que la embarcación forme parte de tu propio cuerpo”. De hecho su significado viene a ser algo así como “hombre-barca”, un encaje perfecto a algo que va más allá de un mero objeto o medio de transporte. En eso precisamente se convertían sus inventores cuando miles de años atrás cruzaron el Estrecho de Bering o arribaron a las costas de Groenlandia para cazar focas, narvales o caribúes, tradición que se mantiene en los pueblos esquimales que habitan las regiones del Ártico en América. El uso del kayak se extendió, por supuesto, a una modalidad más deportiva y de ocio, y hoy día son muchos los aficionados a darle a la pala en todo el mundo y sentirse en plena comunión con el medio acuático. En mi caso, tuve la suerte de estrenarme con el kayak nada menos que en Groenlandia, al abrigo de una bahía inundada de icebergs y acompañado por las focas que asomaban su cabeza de manera fugaz para curiosear.

Sele y Álvaro haciendo kayak en Groenlandia (Bahía de los icebergs de Tasiusaq)

Practicar kayak en Groenlandia y hacer ruta entre los icebergs que flotaban en Tasiusaq fue una de las mejores experiencias que me llevé de aquel viaje por tierras polares. Creo que fue en ese preciso instante en el que me di cuenta de que no habría nunca marcha atrás. Ni con el kayak ni con Groenlandia. Aquel había sido un flechazo para toda la vida.  Leer artículo completo ➜