Ruta en coche por la Sierra del Segura y Alcaraz, el corazón verde de Albacete

Hay quien todavía piensa que la provincia de Albacete es un territorio plano y sin más malicie orográfica que la de un inmenso campo de cereal achicharrándose con la canícula a los pies de una autovía. Un bar de carretera abierto las 24 horas y un muestrario de navajas tras un cristal. Desafortunadamente los tópicos son la forma que tiene la ignorancia de justificarse a sí misma, no querer mirar más allá, hacer de la parte el todo y convertir en suyas las opiniones ajenas. Pero los tópicos no están para otra cosa que para romperlos. ¿Cómo lograrlo? Basta avanzar unos kilómetros dejando atrás la carretera que se dirige a la costa y darse cuenta de que llanura manchega desaparece por completo para entrar de lleno en un territorio de montañas, bosques y cascadas, de riscos de piedra anaranjados bajo la luz del sol y coronados por la silueta de las cabras montesas. O escuchar el rumor de ríos como el Mundo y el Tus alimentando el curso medio del río Segura en un entorno caracterizado por su verdor. Albacete demuestra que es mucho más en la Sierra del Segura y Alcaraz, con una amalgama de pueblos pendiendo de un paisaje escarpado, castillos recordando su función de centinela de piedra en la vieja frontera cristiano-musulmana, pinturas rupestres al descubierto en cuevas y abrigos rocosos. Y agua, mucha agua.

Paisaje de la Sierra del Segura de Albacete (Liétor)

Durante cuatro días estuve haciendo un recorrido en coche por esta zona injustamente desconocida de la geografía española. Y ésta fue la hoja de ruta en la Sierra del Segura y Alcaraz, donde las frases hechas no tuvieron más remedio que deshacerse en lugares como Aýna, Letur, Yeste, Liétor, Nerpio, Molinicos, Riópar, el Nacimiento del río Mundo o la monumental Alcaraz, por medio de una colección de curvas, recodos y miradores poco transitados que demuestran que aquí es posible vivir una de las mejores escapadas posibles en Castilla-La Mancha. Un viaje al interior de un tópico muy poco certero. 

HOJA DE RUTA EN LA SIERRA DEL SEGURA Y ALCARAZ – LA SUIZA MANCHEGA

La primera vez que escuché eso de la Suiza Manchega fue al director de cine José Luis Cuerda durante un reportaje sobre su obra maestra, Amanece que no es poco, que durante el verano de 1988 había rodado en tres pueblos de la Sierra del Segura como son Aýna, Liétor y Molinicos (Es muy popular, de hecho, la ruta de Amanece que no es poco con la que perseguir los escenarios de la película, que son muchos). Fue en torno a 2012 cuando tuve la ocasión de visitar Aýna así como el nacimiento del río Mundo en el interior del Parque Natural de de los Calares del Mundo y de la Sima para darme cuenta de que aquel apodo no era, en absoluto exagerado. Seis años más tarde regresé para viajar en solitario a la Sierra del Segura y Alcaraz con el objetivo de recorrer, ya con más tiempo, esta zona de montaña de Albacete con mi propio vehículo e indagar en las muchas maravillas que jalonan estos paisajes escarpados, cargados de viveza y autenticidad, a los que aún, por suerte, no ha llegado el turismo masivo.

Paisaje de la Sierra del Segura y Alcaraz (Albacete)

Cuatro días en coche por la Sierra del Segura y Alcaraz

Este viaje contó con una duración de cuatro días. Si bien hubiese sido recomendable culminar una semana completa (razones no faltan), pude cumplir buena parte de los propósitos que tenía previstos así como, lo más importante, dejarme llevar por esas muchas veces en las que me gusta salir de la ruta marcada para perderme y descubrir lugares que no se encontraban en el plan inicial.

Sele en Aýna (Albacete)

Mi campamento base lo situé en Aýna, concretamente en el Hostal Miralmundo (sencillo, familiar y acogedor, con unas vistas maravillosas del pueblo y los paisajes que lo rodean), desde donde fui planteando una ruta diaria. Una opción excelente y que repetiría sin dudar. Eso sí, para ir al extremo más meridional de la Sierra del Segura, concretamente a Nerpio y ver sus pinturas rupestres, quizás hubiese sido más cómodo dormir, al menos, una noche por este área, ya que las distancias en la zona son completamente engañosas y pasar de un extremo al otro de la comarca pueden suponer cerca de tres horas de carretera (y no precisamente recta). Otra opción intermedia bastante interesante es Yeste. E incluso Letur.

Vistas de Aýna desde el Hostal Miralmundo

Mapa de la ruta realizada en la Sierra del Segura y Alcaraz

Aquí podéis ver el mapa del recorrido que incluye las localidades y paradas en “la Suiza Manchega” donde pude disfrutar de parajes de ensueño, pueblos pintorescos, vetustos torreones, pinturas prehistóricas y, en definitiva, romper de una vez por todas con los tópicos de Albacete. Que tiene muchísimo más que ver que los clásicos llanos cerealistas.

Lugares visitados (por este orden y siempre partiendo de Aýna):

Día 1º–> Llegada desde Madrid. Visita de Aýna y Liétor.

Día 2º–> Nerpio, Yeste, Letur y Socovos.

Día 3º–> Riópar (nuevo y viejo), Parque Natural Calares del Río Mundo y de la Sima (Nacimiento del río Mundo) y Molinicos. Caminata vespertina por Aýna.

Día 4º –> Visita a la ciudad monumental de Alcaraz. Regreso a casa previo paso por San Carlos del Valle (que para mí, sin ser muy conocido, está entre los pueblos más bonitos que se pueden ver en Castilla-La Mancha, aunque ya forma parte de Ciudad Real y que nada tiene que ver con la ruta).

Por supuesto que hubo unos cuantos lugares que no tuve tiempo de visitar, aunque me hubiese gustado, y que emplazo para próximas ocasiones. Falta Elche de la Sierra, el más grande de los pueblos de la Sierra del Segura y Alcaraz, que días antes había celebrado su fiesta de interés Nacional en que se despierta con maravillosas alfombras de Serrín). Falta Bogarra, con su ya popular ruta de las esculturas en la naturaleza o las bellas cascadas del Batán. Y muchos más. Prometo regresar y dedicarle tiempo a todos esos sitios que no tuve la fortuna de conocer durante este roadtrip manchego.

Paisaje de la Sierra del Segura y Alcaraz (Albacete)

NOTA: Como siempre digo sobre mis hojas de ruta de destinos, mi intención es de escribir sobre lugares que haya visitado y basarme en mi experiencia personal. Ni tratan de sentar cátedra, recuerdan que no siempre se puede visitar todo lo habido y por haber (por mucho en que uno se empeñe) y muestran un ejemplo más de los muchos que se pueden tomar en la red o en guías en papel. No es la guía definitiva sobre qué ver y hacer en la Sierra del Segura y Alcaraz sino el resumen mundano de mi experiencia con algunos consejos que creo convenientes (y me ilusiona) compartir con los lectores. Si no todo, al menos una parte, estoy convencido de que este escrito puede servir para inspirar rincones de la zona o ayudar a planificar un viaje o escapada. Esa, y no otra, es la intención de escribir en este blog nacido en 2006.

 

Carretera a Riópar en la Sierra del Segura y Alcaraz (Albacete)

¿Qué lugares pude ver en la Sierra del Segura y Alcaraz? Tras el corazón verde de Albacete

Aýna, una postal de la Sierra del Segura

En Aýna amanece que no es poco. Y no es un decir por decir. Este pueblo carismático y de postal de la Sierra del Segura y Alcaraz fue utilizado durante el verano de 1988 para el rodaje de buena parte de las escenas de la película más surrealista del cine español. Con su posición estratégica entre riscos y bañada por las aguas del río Mundo, encabeza la ruta de los pueblos de Amanece que no es poco (los otros son Liétor y Molinicos). El pueblo ofrece un recorrido por localizaciones de la cinta de José Luis Cuerda convenientemente señalizadas. Además de poseer un Centro de Interpretación sobre la película en una antigua Ermita de Nuestra Señora de los Remedios, mantiene espacios reales como la taberna, el semillero de hombres (donde poder hacerse una foto con figuras de cartón-piedra como el personaje de Garcinuño) e incluso marca las casas de los muchos extras anónimos que fueron clave durante la filmación. Sus habitantes viven en un constante “amanecer al revés” como el que vivieron el Cabo Santo, Jimmy y Teodoro.

Aýna desde el mirador de Amanece que no es poco

Si eres fan de Amanece que no es poco te recomiendo leer este itinerario amanecista por la localidad de Aýna. O la ruta por los pueblos que sirvieron de escenario para la película.

 

En la taberna de Amanece que no es poco

Pero además de amanecista, Aýna es un pueblo “con vistas” (y entre los más bellos de Castilla-La Mancha) que mantiene parte de los restos de un viejo castillo con cueva de origen musulmán, el sorprendente interior de la iglesia de Santa María de lo Alto, los artesonados de la ya mencionada ermita de los Remedios (Bien de Interés Cultural), así como un montón de opciones de senderismo, escalada o rutas de bicicletas de montaña. Y, la que para mí, es una de las fotografías de la Sierra del Segura y Alcaraz, que es la que ofrece el Mirador del Diablo, a menos de 1 km de entrar al pueblo si se viene desde la ciudad de Albacete. Aunque en la carretera  CM-3206 camino a Elche de la Sierra, el Mirador del infierno tampoco está nada pero que nada mal.

Aýna desde el Mirador del Diablo (Ruta de pueblos de Amanece que no es poco)

TOMA NOTA EN AÝNA

 

+ Para comer: El Restaurante La Toba (Av. Manuel Carrera, S/N, tel 658 31 11 56) es uno de los más recomendables (buena comida casera a precios asequibles) en la carretera a Elche de la Sierra, casi al final del pueblo. Un clásico para pedir raciones y menús diarios.

+ Para dormir: Calidad, precio, familiaridad y las mejores vistas desde las habitaciones en el Hostal Miralmundo.

Desde Aýna hay que partir para ver una de las cuevas prehistóricas más interesantes de la región. La conocida como Cueva del niño es una de las muestras que la provincia tiene dentro del conjunto del arte rupestre del arco mediterráneo en la península ibérica protegido desde 1998 como bien cultural perteneciente a la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Algo que comparte con otras localidades de la comarca como Letur, Socovos, Yeste o Nerpio. Sin duda, esta cueva es una de las más destacadas, pero se debe visitar de manera guiada, algo que se ofrece contratándolo (con días de antelación preferentemente) en la Oficina de Turismo de la propia Aýna.

Cueva del Niño en Aýna (Sierra del Segura y Alcaraz, Albacete)
Fotografía del interior de la Cueva del Niño. Asociación de Turismo Rural Sierra del Segura. Albacete.

 

SOBRE LAS VISITAS GUIADAS A LA CUEVA DEL NIÑO

 

La de la Cueva del Niño se trata de una excursión que viene a durar aproximadamente cuatro horas. La primera parte requiere de vehículo (privado) a lo largo de 16 km de carretera y otros 2 km de pista forestal. La segunda parte es más física pero no muy exigente, con un kilómetro y medio (desnivel 200 m.) que viene a requerir de 30-45 minutos en función de la velocidad de cada uno.  La entrada a la cueva se abre sólo con las visitas guiadas por motivos de seguridad.

Se recomienda llevar buen calzado apto para senderismo así como linterna (en la cueva no hay luz) y agua suficiente para la excursión.

 

El horario de visitas es el siguiente:

 

+ Sábados de invierno: 10 de la mañana.

+ Sábados de verano: 4:30 h. de la tarde.

+ Resto de días, reserva previa.

 

El precio es de 5 € los adultos y la mitad los menores de 15 años.

Para más información y reservas (se requiere antelación suficiente):  Teléfono de la Oficina de Turismo 967 29 53 16.  Más info en www.ayna.es/

Liétor, el patrimonio escondido de un pueblo laberíntico

La localidad de Liétor forma parte también de la ruta de Amanece que no es poco junto a Aýna y Molinicos. Tiene menos localizaciones, pero dos de ellas son clave como la Ermita de Nuestra Señora de Belén, que hace de la iglesia donde se celebra misa cada día, así como la antigua casa solariega de los Tovarra que sirve de sede para la inclasificable asamblea de mujeres. Pero Liétor va mucho más allá de su mera clave amanecista y cuenta con maravillas dignas de mostrar y apreciar, aunque no se haya visto la película de Cuerda una sola vez (craso error, por otra parte).

Casa de los Tovarra en Liétor (Sierra del Segura y Alcaraz)

Liétor, como otros muchos pueblos de la provincia, no supo guardar buena parte de la arquitectura rural típica que se había mantenido en el pueblo hasta bien entrado el siglo XX, pero sí ha sido capaz de conservar el espíritu que siempre tuvo y ofrecer la posibilidad de que los visitantes merodeen por la Historia perdiendo completamente el rumbo. El trazado de las calles es tan árabe que uno duda si realmente camina por un pueblo de la Sierra del Segura o más bien por una enmarañada medina andalusí. El mapa de Liétor representa un laberinto de pasajes a ninguna parte en el que lo mejor que te puede pasar es que te dejes llevar. Con suerte salgas a un mirador, a una casa solariega con escudo heráldico o termines en la plaza mayor mirando cómo cae el agua en las fuentes de azulejo que antes fueron abrevadero.

Liétor (Sierra del Segura y Alcaraz)

Pero, como no todo es perderse, una buena idea es poder hacer una visita guiada (a través de la oficina de turismo, junto a la casa consistorial) y poder entrar a tres lugares normalmente cerrados bajo llave (salvo liturgia) que merecen mucho la pena:

+ La ermita de Nuestra Señora de Belén: Si bien se tiene conocimiento de su existencia desde el siglo XV, no fue hasta entrado el siglo XVIII cuando goza de su mayor esplendor. Entonces su interior fue profusamente decorado con escenas religiosas, ornamentos vegetales y distintos elementos pictóricos que hoy día la convierten en uno de los mejores ejemplos existentes de pintura popular de la época. Hay quien apoda a este templo religioso como “la Capilla Sixtina de La Mancha”. Un patrimonio del que se sienten orgullosos en Liétor y en la Sierra del Segura porque, probablemente, no exista mejor reclamo artístico que el de la narativa pictórica de sus paredes. Horror vacui evidente en la que Cuerda eligió como la iglesia de la película “Amanece que no es poco”, aunque esta es una excusa más para no dejar de visitar la ermita de Belén si se viene a la Sierra del Segura y Alcaraz.

Ermita de Nuestra Señora de Belén en Liétor (Sierra del Segura, Albacete)

+ El ex convento de los Carmelitas Descalzos y la cripta de las momias: Lo de ex convento carmelita viene de los tiempos de la desamortización de Mendizábal y el posterior abandono del recinto religioso por parte de una comunidad monástica que llevaba siglos asentada en Liétor. Afortunadamente la iglesia levantada a comienzos del siglo XVIII se sigue utilizando tanto para la liturgia como para el ciclo de conciertos de órgano que lleva celebrándose desde hace más de tres décadas. Aunque a muchos nos llama la atención lo que esconde bajo el suelo del altar mayor (donde hay una Virgen atribuida a Salzillo), la cripta de las momias. Un espacio fúnebre (y del que ya hablamos en este blog) en el que se pueden ver momificados tras los cristales varios cuerpos de frailes y feligreses. Y que se puede visitar bajo petición previa a la oficina de turismo de la localidad.

Momia en Liétor (Albacete)

+ La iglesia de Santiago Apóstol y su particular museo: Liétor, al igual que todos los pueblos de la zona, formaron parte del territorio en el que se expandió la Orden de Santiago. De ahí que existan tantas iglesias dedicadas a este santo. La de la localidad, a un costado de la plaza mayor, cuenta con varios tesoros distribuidos a lo largo y ancho del templo, aunque el más destacado e impresionante es el altar de la Virgen del Espino, una de las grandes obras maestras del barroco en Castilla-La Mancha. También posee un museo de arte sacro, arqueología y etnología con auténticas curiosidades expuestas en sus vitrinas.

Retablo de la Virgen del Espino (Liétor, Sierra del Segura)

Horarios de la Oficina de Turismo (Plaza Mayor 18): De lunes a viernes de 10:30 a 14:00 horas. Sábados de 10:30 a 13:30 y de 17:00 a 20:00. Domingos y festivos de 10:30 a 13:30. Teléfonos 967 200 906 y 673 60 31 28. E-mail: lietorturismo@gmail.com. Grupos requieren reserva con cita previa.

 

Puente de piedra del Liétor fotografiado desde el lavadero

Con un lavadero como sala de exposiciones (junto al ex convento carmelita y la cripta de las momias) o una piscina natural excepcional en “La Bermeja”, presa utilizada para la canalización del río Mundo para uso de las huertas de Liétor, sobran los motivos para visitar este rincón de la Sierra de Albacete.

TOMA NOTA PARA COMER BIEN:

 

+ Posada Maruja: Plaza Mayor 16. Teléfono: 967 20 00 39. Comida típica manchega en el corazón de Liétor.

Nerpio, al abrigo de las pinturas rupestres

Para llegar a Nerpio hay que buscar el extremo más meridional de la Sierra del Segura (más de dos horas de coche desde Aýna). Mas cerca de la ciudad de Murcia que de la propia Albacete, aunque limita con las provincias de Jaén, Granada y la propia Murcia, se trata de uno de esos pueblos que reciben de muy buena gana a los visitantes para mostrarles las excelencias históricas y naturales que les aguardan en aquellas montañas en las que empieza a verse volar al quebrantahuesos en uno de los programas de reintroducción más ambiciosos y exitosos con esta especie (Gran trabajo el de la Fundación Gypaetus en la Sierra de Cazorla, Jaén).

Nerpio (Sierra del Segura, Albacete)

Mi objetivo principal en Nerpio, a sabiendas de la cantidad de kilómetros y curvas que me iba a tragar ese día, coincidía con el de muchos viajeros amantes de la Historia. Aunque, para ser más exactos, tendría que especificar “de la prehistoria”. Y es que hablamos que en el entorno de Nerpio se conserva alrededor de un 70% de las pinturas rupestres de la provincia de Albacete, algunas de ellas dentro del ya mencionado conjunto del arte rupestre del arco mediterráneo en la península ibérica Patrimonio Mundial de la Humanidad (UNESCO). Son muchos los abrigos rocosos y cavidades en los que se pueden encontrar algunos dibujos de animales, personas cazando o incluso chamanes de miles de años de antigüedad, aunque el principal lugar para disfrutar de los tesoros pictóricos de los tiempos prehistóricos sea el conjunto de la Solana de las Covachas. Aquí, en este gran abrigo al que venían a refugiarse los pastores, se han clasificado nada menos que 99 motivos pictóricos, considerándose uno de los mejores conjuntos de la región junto con el Torcal de Bojadillas, también en la zona.

Pinturas rupestres en la Solana de las Covachas (Nerpio, Sierra del Segura)

La visita a la Solana de las Covachas se puede hacer de manera guiada únicamente, a través de la oficina de turismo de Nerpio (Teléfonos: 967 43 81 70 / 967 43 81 96), con quien habría que contratar la actividad con suficiente antelación. Particularmente disfruté muchísimo con esta visita y las explicaciones de la guía que me hizo sumergirme varios miles de años en el tiempo para comprender más sobre el pensamiento expresado en estos abrigos de piedra y que muestran la transición entre el arte levantino y el esquemático. De ahí la riqueza de este lugar.

Pinturas rupestres en Solana de las Covachas (Sierra del Segura, Albacete)

Por otro lado Nerpio también ofrece paisajes para volverse loco como en el embalse del Taibilla, rutas de senderismo y, a pocos minutos del pueblo, el castillo también llamado Taibilla en la carretera de Pedro Andrés (a 7 km) y que representa uno de los fortines de frontera entre los reinos cristianos y musulmanes ya avanzada la reconquista de la península ibérica. Cuenta con buena oferta de turismo rural y de aventura para todos los públicos. Además es un municipio muy enfocado al turismo ornitológico. Y es que nada menos que 180 especies de aves han sido observadas y catalogadas en este entorno protegido.

TOMA NOTA PARA COMER BIEN

 

+ Restaurante El Molino: Paraje El Molino, s/n. Nerpio (Albacete)

967 43 82 74

 

+ Restaurante Nogales: Huerta Ventura, 1. Nerpio (Albacete)

967 43 80 70

Yeste, el castillo de frontera

Un antiguo castillo de origen árabe refundado a posteriori por la Orden de Santiago sirve como punto de partida para comprender la importancia histórica de un enclave medieval utilizado para asegurar la frontera entre el mundo cristiano y el musulmán. Y es que el Reino de Granada se extendía al otro lado, por lo que el empeño en mantener esta línea defensiva se hizo bastante evidente. El lugar fue ampliamente repoblado con gente venida de distintas comunidades, dados los beneficios que recibirían los nuevos vecinos. Hoy el de Yeste se trata del castillo o fortificación más importante de la Sierra del Segura y, sin duda, el imán por el que los visitantes caemos por el pueblo.

Castillo de Yeste (Sierra del Segura y Alcaraz, Albacete)

El castillo de Yeste, que va a la par entre el gótico y el renacimiento, es, bajo mi punto de vista, el monumento de mayor relevancia en la comarca junto a los privilegiados interiores de la ermita de Belén en Liétor. Para acceder al mismo hay que pasar por la oficina de turismo, a sus pies, para contratar la visita. De ahí es posible realizar recorrido amplio por su patio de armas de doble planta así como a sus dependencias musealizadas en las que se puede seguir la historia del lugar así como lo fundamental de un fortín fronterizo de este tipo (Centro de interpretación “vivir en la frontera”) cuya función era mantener a raya cualquier aspiración ofensiva del considerado como “infiel”. También hay una exposición de tintes etnológicos para conocer más sobre la comarca. Las vistas desde la torre del homenaje, a la cual se puede subir, son fantásticas.

Vistas de Yeste desde el castillo (Sierra del Segura y Alcaraz, Albacete)

Oficina de Turismo de Yeste

Calle Rayo, 1

02480 Yeste (Albacete)

HORARIOS

De lunes a Sábado de 10:30 a 14:00 y de 16:30 a 18:30 .

Domingos de 10:30  a 14:00.

Teléfono : 967 43 11 54 ; E-mail: info@yesteturismo.com.

 

Yeste (Sierra del Segura y Alcaraz, Albacete)

Sin duda el castillo acapara todo el protagonismo de Yeste, pero compensa pasear por la localidad y buscar buenos ángulos para tomar fotos, admirar las arcadas del edificio del ayuntamiento y, por supuesto, acceder al interior de la la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Un lugar visible desde el castillo y fácilmente reconocible por su espigado campanario que entremezcla también la arquitectura gótica con la renacentista (en la portada de acceso está la huella del gran Andrés de Vandelvira). Posee, entre otras cosas, una Virgen Dolorosa atribuida a Salzillo.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (Yeste, Sierra del Segura y Alcaraz)

PARA COMER Y DORMIR BIEN:

 

+ Balneario de Tus (a 15 km de Yeste): Un rincón idílico para aprovecharse de los beneficios para la salud de sus aguas mineromedicinales y con uno de los mejores restaurantes de la zona. Más info en www.balneariodetus.com. Puro relax en la Sierra del Segura.

Letur y su profunda huella árabe

Antes si quiera de poner mis pies sobre la calzada de Letur ya me habían advertido de que lo que iba a ver era “la perla de la Sierra del Segura”. Quizás se trate, por méritos propios, del pueblo de la comarca donde la armonía de su arquitectura y el orden aleatorio de sus trazos ofrezca más motivos a los visitantes para rendirse a sus encantos. Ya no le sobrevive su castillo, que se situaba en su actual plaza mayor (con un museo en el bar), pero tiene una huella árabe tan evidente en su madeja de callejones empedrados, que ven cómo las fachadas se enfrentan las unas a las otras en un espacio casi ridículo, que en el año 1983 no tuvo más remedio que ser enmarcado dentro del Conjunto Histórico Artístico dada la ejemplar conservación de un diseño urbano nacido en la época islámica.

Letur (Sierra del Segura y Alcaraz, Albacete)

Si se atraviesa el arco de las moreras, parte del viejo acueducto, se puede asegurar que se está caminando bajo el trazado que le dieron los árabes al lugar. Al otro lado de la plaza mayor se yergue la iglesia de Iglesia de Santa María de la Asunción, del siglo XV, y con buena parte de sus elementos en estilo gótico (como su espléndida bóveda de crucería), aunque la portada refleja claramente una tendencia renacentista.

Iglesia de Santa María de la Asunción en Letur (Sierra del Segura y Alcaraz, Albacete)

A ambos costados de la iglesia surgen las callejuelas estrechas de muros encalados. A mano derecha la calle Albayacín se convierte en la mejor máquina del tiempo para visitar una ciudad andalusí. Con sus pequeños portales (allí “portalicos”), que bajo un arco de medio punto de piedra permiten el acceso a varias casas. Ventanas enrejadas con flores, paredes blancas y la imagen de la que podría ser una medina de Marruecos.

Portalico de la calle Albaycín (Letur, Sierra del Segura)

Letur es de esos sitios en los que perderse es un placer, aunque cuando uno está agotado por las particularidades de una ruta larga y coincide con la época de calor, al otro lado del arco de las moreras hay escondida una piscina natural (Las Canales) donde el frescor de sus aguas es capaz de curar todas las penas posibles. ¡Y dentro del casco urbano! Para más inri es gratuita.

Piscina natural

TOMA NOTA PARA COMER BIEN:

 

+ Restaurante La Artezuela: Camino de la Artezuela S/N. Teléfono: 608 46 67 13. Comida casera con los mejores productos de la Sierra del Segura.

Callejón de Letur (Sierra del Segura y Alcaraz)

Un lugar absolutamente imprescindible en toda ruta a la Sierra del Segura que se precie. Y a 25 km el Cerro Barbatón es otra de esas maravillas del arte rupestre con las que cuenta la comarca.

Socovos, cruce de caminos

Socovos es prácticamente un enlace (junto a Ferez) en la ruta por carretera que se hace entre Letur y Aýna (o Elche de la Sierra). Apenas conlleva un desvío de un par de minutos. A este pueblo, que en ocasiones suele pasar desapercibido, cuenta con los restos de un antiguo castillo que los musulmanes levantaron en torno al siglo XII y que posteriormente fue reformado en tiempos de Felipe II, aunque en todo en el conjunto se parecia, sobre todo, las huellas de la primera época en la gran torre almohade de planta poligonal, un ejemplo único en la provincia.

Castillo de Socovos (Sierra del Segura y Alcaraz, Albacete)

Por otro lado es la base para visitar las pinturas rupestres de la Solana del Molinico en el extremo oriental de la que llaman “Loma del Conjuraor” donde hay buena presencia del conocido como arte esquemático. Para ir a este otro enclave dentro del “arco mediterráneo” Patrimonio de la Humanidad conviene reservar cita con suficiente antelación (Tel: 967 295 001).

Riópar y la vieja fábrica de bronce

En tiempos del rey Carlos III nacieron en este enclave las Reales Fábricas de Bronce que llegaron a ser las primeras en importancia en toda España y las segundas en toda Europa. Se abandonó la ubicación original del pueblo (ahora llamado Riópar Viejo) porque la gente se trasladó unos kilómetros más adelante para poder vivir junto a sus puestos de trabajo. Las fábricas funcionaron hasta bien entrados los años noventa, pero el espíritu de aquellos tiempos sigue latente en las calles del nuevo Riópar que  además, ha abogado por conservar buena parte del patrimonio industrial que durante siglos creó millones de piezas y figuras de bronce y latón. De ahí que la visita al Museo de las Reales Fábricas de San Juan de Alcaraz se haya convertido en un atractivo a tener en cuenta si uno se encuentra haciendo una visita por la zona.

Museo Reales Fábricas de bronce (Riópar, Albacete)

El museo de las Reales Fábricas de San Juan de Alcaraz (Riópar) abre a diario, salvo los lunes, entre las 10:30 y las 13:00, las tardes de 17:00 a 20:00 horas, mientras que los domingos sólo lo hace de mañana (10:30 a 13:30). El precio de la entrada es de 2€.

 

Museo de las Reales fábricas de bronce de Riópar (Sierra del Segura y Alcaraz, Albacete)

Riópar es el núcleo de población más próximo a la entrada al lugar más visitado de la Sierra del Segura y Alcaraz, el Nacimiento del río Mundo, dentro del Parque Natural Calares del Mundo y de la Sima. Una buena idea es combinar ambos escenarios para una bonita escapada de un día o si se está llevando a cabo una ruta de varios días por la sierra.

TOMA NOTA PARA COMER BIEN:

 

+ Puerta del Arco: Calle San Vicente, 23. Teléfono: 967 43 50 52.

+ Restaurante Asador Emilio: Calle Maestro Galindo Arjona, 14. Teléfono: 967 43 53 52.

+ Restaurante San Juan: Calle Maestro Galindo Arjona 10. Teléfono: 967 43 53 52.

Por otro lado la visita a Riópar viejo me parece todo un acierto (a sólo 6km por la CM-412 y desviándose a mano derecha por la AB-415). No sólo por subir hasta su castillo sino también por las panorámicas del paisaje que se ven para llegar hasta el lugar. Hoy día muchas de las casas están reformadas para servir de alojamiento rural y también tiene opciones para comer en el célebre asador-tasca Pedro, a la entrada del pueblo.

Paisaje de camino a Riópar viejo (Sierra del Segura y Alcaraz, Albacete)

Nacimiento del río Mundo (Parque Natural Calares del Mundo y de la Sima)

El rincón número uno en visitas de la Sierra del Segura y Alcaraz es “el lugar donde nace el Mundo”. Que da para un buen juego de palabras pero que, en realidad, se refiere al origen del río Mundo (topónimo que tiene que ver con el antónimo o contrario del término “inmundo”, es decir, limpio, pulcro) en el corazón de la Sierra de Alcaraz.

Nacimiento del río Mundo (Sierra del Segura y Alcaraz, Albacete)

Partiendo de Riópar por la carretera CM 3204, avanzando apenas 7 km dirección Villaverde de Guadalimar se encuentra el desvío al corazón del Parque Natural de los Calares Río del Mundo y de la Sima, que ofrece, sin lugar a dudas, la colección de paisajes de mayor grandiosidad de la provincia de Albacete así como de la Comunidad de Castilla-La Mancha. El acceso al parking controlado (en torno a 3km) es limitado, puesto que éste permite que haya en torno a un centenar de coches aparcados, por lo que cuando se coincide con fechas señaladas como fines de semana, festivos y “el reventón”, el mero hecho de acceder con el vehículo privado puede requerir algo de tiempo, por lo que el mejor consejo es acudir a primera hora de la mañana (a las 9:00 en verano, a las 10:00 durante el resto del año, precio 4€) y ser los primeros en entrar para evitar atascos. Otra posibilidad es dejar el coche arriba, en el Puerto del Arenal (en la carretera a Siles), y bajar caminando por una senda señalizada hasta los miradores. La ruta es bonita y, como esto al fin y al cabo trata de pasar un buen día de campo, qué mejor que olvidarse del coche y transitar por plena naturaleza. La variedad de vegetación es enorme, así como la presencia de un buen número de aves rapaces.

Nacimiento del río Mundo (Sierra del Segura y Alcaraz, Albacete)

El río Mundo nace realmente en kilómetros y kilómetros de galerías dentro de una gran cueva kárstica sin parangón en la península ibérica (es toda una montaña). En dicha cavidad se acumula el agua de la lluvia (y de la nieve al derretirse) que se va filtrando por el suelo. En el momento en el que ya no puede acoger más cantidad, ésta es expulsada con una fuerza capaz de formar un potentístimo salto de agua. A este fenómeno se le conoce como “el Reventón” y suele suceder de manera impredecible. Cuando ocurre viene a durar varios días y atrae un buen número de visitantes que se quedan impresionados con un paraje de extraordinaria belleza. En años de muchas lluvias (como 2018) el número de reventones es mayor, principalmente durante la primavera que es cuando resulta más sencillo que las cuevas se llenen. Aún así la visita al nacimiento del río Mundo a través de senderos bien marcados y miradores, es agradecida en cualquier época del año. He tenido la suerte de ir en un par de ocasiones y, sin reventón, disfrutar de la experiencia en la mayor contradicción que he encontrado al tópico de que “Albacete es toda llana y seca”.

El Reventón en el Nacimiento del Río Mundo
Fotografía del Nacimiento del río Mundo durante el reventón tomada por Juan Ángel Martínez el 14 de febrero de 2016.

Molinicos, sede de las elecciones amanecistas

Regresando de Riópar a Aýna aproveché para completar la trilogía de pueblos que forman parte de la ruta de Amanece que no es poco. Y es que Molinicos tiene una pose amanecista que va a permanecer con él toda la vida. Cuenta con varias localizaciones bastante reconocibles, sobre todo la de su Plaza Mayor aún con el suelo de tierra en el que el “señor Alcalde”, el munícipe por antonomasia, lo mismo pedía hacer flashback que convocaba elecciones con un día de antelación sin necesidad de campaña, ni pegar carteles (“Que ya nos conocemos todos las jetas”). E incluso donde le dio por llover arroz de Calasparra a raudales tras las pertinentes rogativas.

Plaza Mayor de Molinicos (Sierra del Segura y Alcaraz, Albacete)

Cercanas se hallan las ruinas del antiguo castillo de Molinicos, aunque su estado no es el mejor posible precisamente.

TOMA NOTA PARA COMER BIEN:

 

+ Restaurante Los Olivos: Calle la Granja, 15. Teléfono: 661 87 28 76. Especializado en asados y carnes a la brasa.

Molinicos que no es poco

Alcaraz, la cuna y musa de Vandelvira

Inmerso en nada menos que cuanto cuencas hidrográficas (Segura, Guadiana, Gualdalquivir y Júcar) Alcaraz es historia pura. Y PATRIMONIO con mayúsculas. Ciudad cargada de nobleza y monumentalidad como pocas en Albacete. Su solera se observa nada más echar un vistazo a su prodigiosa Plaza Mayor (entre las más destacadas de toda España) en las que se ve la mano de su hijo más conocido, Andrés de Vandelvira, el arquitecto que trabajó en las ciudades de Baeza y Úbeda (ambas Patrimonio de la Humanidad), en la catedral de Jaén y en algunos de las mejores obras civiles y religiosas del Renacimiento tanto en La Mancha como en el norte de Andalucía.

Alcaraz (Albacete). Vistas desde el castillo.

Titulada por los Reyes Católicos como “Muy noble y muy leal” por su apoyo a la Reina Isabel, quien además tuvo la ocasión de conocerla, Alcaraz agrupa una ordenada recopilación de edificios de corte renacentista. Sus muros rojizos se ocupan de colorear las áreas más monumentales de la ciudad, aunque, como he dicho antes, el punto más relevante es la Playa Mayor, un rectángulo irregular con lonjas dispuestas en arcadas y dos torreones, el de la iglesia de la Santísima Trinidad y la del reloj (Torre del Tardón), una de las obras maestras del alcaraceño Vandelvira. Desde la calle que divide ambos edificios (llamada “entreiglesias” se puede apreciar cómo la una es complemento de la otra, pudiéndose unir en una sola si las acercáramos de manera imaginaria con nuestros dedos.

Plaza Mayor de Alcaraz (Albacete)

La iglesia es una maravilla en su conjunto, desde la portada a los retablos de su interior (las esculturas del pequeño museo de arte sacro merecen la pena como, por ejemplo, la obra hispano-flamenca representando el llanto sobre Cristo muerto). Desde la propia plaza, tomando la Plaza Mayor, resulta imposible no percatarse de la admirable Portada del Alhorí o de la aduana a un costado del edificio del ayuntamiento, una joya de estilo plateresco atribuido al propio Vandelvira (quién si no).

Pórtico de la iglesia de la Trinidad y Santa María en Alcaraz

Se puede visitar la iglesia de San Miguel donde fue bautizado el arquitecto (y enterrados sus padres en la capilla del Rosario) o, si se prefiere, subir hasta la loma del castillo para encontrar el origen islámico de Alcaraz (cuyo nombre proviene de la Sierra de Alcaraz, que quería decir “de los cerezos” en el idioma árabe). Es ahí donde este municipio se convierte en una auténtica maqueta de sí misma. A la entrada a la localidad se pueden ver los restos del antiguo acueducto o acercarse al Real Monasterio y Santuario de Cortes situado a 4 km de Alcaraz y que fuera un centro de peregrinación desde el siglo XIII.

Calle Mayor (Alcaraz)

TOMA NOTA PARA COMER BIEN:

 

+ Restaurante Alfonso VIII: Calle Padre Pareja 1. Teléfono: 967 38 04 14. Es el restaurante del hotel del mismo nombre.

Definitivamente, tras visitar Alcaraz, debería revistar mi lista de los pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha. ¡No debería faltar bajo ningún modo!

FIN DE RUTA POR LA SIERRA DEL SEGURA Y ALCARAZ

Pude terminar saliendo por Munera y el Bonillo (escenarios de la ruta de Don Quijote de La Mancha dentro del capítulo de “las bodas de Camacho”) y acercarme a las Lagunas de Ruidera, que tuve la oportunidad de conocer el año anterior. Finalmente partí hacia Villanueva de los Infantes (la última morada de Quevedo y uno de mis rincones manchegos preferidos) para terminar almorzando en la hermosísima Plaza Mayor de San Carlos del Valle, en la provincia de Ciudad Real (la Hospedería Santa Elena es un 10) y estar ya en casa por la tarde.

Así dije adiós a la ruta por la Sierra del Segura y Alcaraz, un lugar que demuestra con razones que Castilla-La Mancha ES MUCHO MÁS…

Sele

+ En Twitter @elrincondesele

Canal Facebook

Instagram @elrincondesele

PD: Podéis leer más artículos como éste dentro de la categoría RINCONES DE ESPAÑA. También los específicos de Castilla-La Mancha.

email

2 comentarios en “Ruta en coche por la Sierra del Segura y Alcaraz, el corazón verde de Albacete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.