El Museo del oro en Bogotá, fulgor y lágrimas de América

Hubo un tiempo en América en el que el oro no poseía valor económico sino sagrado. Los nativos americanos pensaban que eran las lágrimas que se le escapaban al Sol cayendo sobre la tierra y, por tanto, siendo un mensaje lanzado a los hombres y a otras criaturas de la Naturaleza. Muchas de las culturas que poblaban el continente americano eran conocedoras de este material y lo utilizaban como ornamentación y reliquia con la que contentar a los entes divinos y, por ende, a las figuras importantes que regían los designios de los pueblos. Su brillo cubría estatuíllas, bastones e incluso doraba algunos de los edificios sagrados. Era un símbolo de tal sacralidad que se utilizaba incluso en las trepanaciones por considerársele incorrompible y portador de energía suficiente para curar a las personas. El oro careció siempre de valor monetario hasta la llegada de la conquista, cuando recibió una mirada exclusivamente occidental y fue objeto de saqueos y de la más absoluta desnaturalización del Nuevo Mundo. Desde entonces en todas partes prevalece el afán más puramente económico del oro, creciendo su cotización día a día, pero quedan lugares en los que aún se conserva parte de ese espíritu y donde podemos observar numerosísimas piezas salvadas de ser fundidas o vendidas al mejor postor. Es el caso del Museo del oro que hay en Bogotá, que posee una de las mejores colecciones de oro prehispánico que se conocen en el mundo. Fue una de las visitas en la capital colombiana que más nos impresionaron porque no se trata de un museo cualquiera sino de uno de los mejores, con diferencia, de toda Sudamérica.

Porque tras las vitrinas pudimos apreciar el oro desde un punto de vista más relacionado con la belleza y su significado original. Un destello que ha dado fulgor y lágrimas a un continente, a todos sus pueblos. Allá donde las cosas pueden disfrutarse visualmente, por su estética, por ser parte del Arte y la Historia de un mundo muchas veces cegado por la codicia. Leer artículo completo ➜