10 razones para viajar a Belice, un país entre selva y Caribe

Hace varios años tuve la oportunidad de visitar Belice en el marco de un largo viaje por América (De Buenos Aires a Nueva York) al que me marché con un solo billete de ida y tantas preguntas como ilusiones fundadas. Me quedé realmente prendado por lo mucho que tiene para ofrecer el pequeño país centroamericano de piel negra y habla inglesa donde la jungla se empeña al máximo en tocar las aguas cristalinas del mar Caribe. Pero Belice se siente cómodo en esta dualidad, en el fondo una gran ventaja, puesto que en cuestión de kilómetros (o minutos) uno puede estar visitando una antigua ciudad maya abrazada por la tupida vegetación tropical y ser observado por el esquivo jaguar para después estar buceando entre tiburones en la segunda barrera coralina más larga del mundo en longitud.

Blue Hole en Belice

¿Por qué viajar a Belice? Una cuestión donde las respuestas hablan por sí solas en este peculiar enclave entre Guatemala y la Riviera Maya donde lo difícil es decidir entre lo mucho que se puede hacer en este destino de sangre caliente que tiempo atrás enamoró a Jacques Cousteau.  Leer artículo completo ➜

Cayos Zapatillas, el lugar donde comenzó Supervivientes

En el nordeste de Panamá el mar Caribe detiene la fuerza de sus olas para quedarse completamente quieto. Las aguas, como si se hubiesen paralizado de repente, dejan ver unos fondos turquesas deslumbrantes, mecidos únicamente por infinidad de peces de colores y delfines atraídos por la riqueza de los corales. Las tortugas anidan en playas vírgenes de arena blanca que se escapan de la frondosidad de las selvas tropicales que les dan abrigo. Allí es donde nace el archipiélago de Bocas del Toro, uno de los mayores paraísos que nos deja la costa panameña, en cuyas islas no existe la prisa ni tan siquiera el tiempo. Lejanos de todo, prácticamente en un extremo, se vislumbran tímidamente dos minúsculos cayos que no están habitados más que por las aves, los cangrejos y algún que otro reptil. Son los Cayos Zapatillas, los cuales sintetizan en sí mismos toda esas historias de náufragos, robinsones varios y tesoros escondidos en la playa por piratas con parche en el ojo y pata de palo.

 Cayos Zapatillas (islas de Supervivientes en Bocas del Toro)

Llegamos al Cayo Zapatilla Mayor en la lancha motora del capitán Jeff, con quien habíamos partido de Isla Colón, para poder darnos un buen baño y hacer snorkeling en el lugar donde se rodó el primer “Supervivientes” que se emitió por televisión en España. Sin más compañía que la del mar y los cocoteros nos sumergimos dentro de una isla completamente desierta en la que sólo cabía suspirar y confirmar que definitivamente era real.  Leer artículo completo ➜

Mis 5 Rincones de Naturaleza del mundo

Cierro los ojos y me pongo a rebuscar en el baúl de los recuerdos aquellos lugares de Naturaleza Pura que he tenido la suerte de disfrutar a lo largo de los viajes realizados hasta el momento. Un millón de imágenes pasan por mi cabeza a toda velocidad, se mezclan las unas con las otras sin solución de continuidad, a fogonazos. De pronto creo aspirar un aire limpio y fresco y escucho de lejos cómo el agua golpea las rocas y un grupo de elefantes emiten un barrito estruendoso que rebota dentro de mis oídos. Me pierdo en las sensaciones que esta Tierra maravillosa me ha proporcionado. No existe la ciudad, ni las prisas y todo sigue su curso natural. Las imágenes que antes veía de forma fugaz ahora las tengo delante de forma nítida. Pertenecen a los cinco lugares Naturales que más me han entusiasmado en mi vida.

Cinco tesoros de la Naturaleza que estaban ahí mucho antes que nosotros, los cuales permanecen vírgenes pero que a su vez esperan que el Hombre no les ponga la mano encima. Todo parte de una lista que es y será imperfecta aunque tenga más vidas que un gato, porque son tantas las maravillas natuales que ni la inmortalidad valdría como garantía para presenciarlas todas. Pero allá va un intento de recopilar las mías. Leer artículo completo ➜

Mi Homenaje a la Ranita de Ojos Rojos

Ayer cuando presentaba el nuevo logo del Rincón de Sele os decía que el dibujo correspondía a la fotografía de una Ranita de Ojos Rojos tomada en Cahuíta (Costa Rica) en mayo de 2007 cuando tanto mi amigo Inti como yo nos dejamos seducir por sus vivos colores y simpática apariencia. Personalmente a partir de ese momento siempre consideré que aquella imagen acabaría siendo una metáfora de mi proyecto viajero escrito-fotográfico. Y es que la ranita representa el exotismo, la lejanía, aquellos lugares tan escondidos que parecen inalcanzables, la luminosidad y el color de un mundo lleno de sorpresas que esperan ser descubiertas por nosotros. Es por ello que me gustaría homenajear a tan insigne anfibio dedicándole el primer artículo de este nuevo Rincón.
Leer artículo completo ➜

Costa Rica y Bocas del Toro: En busca de la Pura Vida

Costa Rica 2007 por ti.

Desde el sábado 28 de abril de 2007 y durante 3 semanas estuve gozándolo en tierras paradisiacas de Centroamérica. Costa Rica por entero y el privilegiado Archipiélago de Bocas del Toro, en Panamá, fueron los lugares escogidos para llevar a cabo uno de los viajes más deseados desde hace mucho tiempo.
No sólo porque supuso la primera vez en cruzar el charco para pasar a América sino también porque fue algo muy diferente a lo que estaba acostumbrado. La razón es muy simple, no es un destino donde destacan las ciudades o los monumentos. Al contrario, es una zona en que la protagonista al 100% es la Naturaleza. Selvas tropicales, manglares, volcanes, playas de ensueño, animales salvajes, aves de mil colores… Exotismo puro y casi virgen.

P1010839 por ti.

Leer artículo completo ➜