Viaje a Japón y las 2 Coreas: Capítulo 10

Banner Corea del Sur por ti.

17 de Julio: REGRESO VIRTUOSO A LA DINASTÍA JOSEON

El cielo soleado y limpio de la mañana del jueves me hizo levantarme de la cama como un resorte. No hay nada mejor que un buen Sol para despertarse con ánimo, ganas e ilusión. Estaba exultante y feliz de poder disfrutar de una ciudad como Seúl, que tenía aún mucho que ofrecerme. El plan tenía suficientes alicientes como para no aburrirse y además no faltaban ni 24 horas para lograr uno de los retos viajeros más importantes de mi vida, entrar por un día a la impenetrable Corea del Norte. Eso si nada ni nadie lo impedía, por supuesto, porque de lo único en que podía confiar era en que estábamos a 17 de julio.

La ruta que había pensado constaba de tres fases bien diferenciadas para primera hora de la mañana, mediodía y tarde respectivamente: 1ª Colina Inwangsan (barrio chamanista) + Cárcel Seodaemun (Prisión japonesa), 2ª Monumentos de la Dinastía Joseon y 3ª Compras en Insadong. Lugares distintos de índole religiosa, política, histórica y puramente comercial, que componen un eje más que interesante que define de forma certera una completa excursión de un día por la Seúl más tradicional. Vamos allá.

Leer artículo completo ➜

Viaje a Japón y las 2 Coreas: Capítulo 9

Banner Corea del Sur por ti.

15 de Julio: GOLGULSA Y YANGDONG, ESTANDARTES DE LA COREA MÁS TRADICIONAL

P1000451

Antes de comprar algo de desayuno en el supermercado de al lado fui directo al teléfono para llamar a los de la agencia Gonsee, con quienes había contratado mi tour norcoreano. Con mi inglés carabanchelero y con el inglés made in Corea del Sur de la chica que atendía el teléfono llegamos a la conclusión de que si nadie decía nada, debía estar el viernes en el punto acordado. Se habían suspendido sine die los tours a la Montaña Diamante, pero no los de Kaesong, por lo que no debía preocuparme. Aunque ese era un tema que se estaba tratando en las altas esferas políticas y no podía hacer más que estar atento a las noticias. O se daba un cierre total de fronteras o bien podía llevar a cabo «con normalidad» mi paso a Corea del Norte. De todo esto a mi familia no le había dicho absolutamente nada. Si ya de por sí no verían con buenos ojos tratar de pasar a uno de los países del famoso «Eje del Mal», menos sería si días antes a una turista le habían pegado tres tiros por «salirse del camino». Era algo suficientemente arriesgado, y más en las condiciones en que uno accede al interior del país y que contaré más adelante. Así que con calma más o menos moderada, salí fuera a proseguir con mi descubrimiento de la capital histórica y cultural de Corea del Sur. Como se suele decir, a otra cosa mariposa.

Lo de la dispersión monumental de Gyeongju es más una realidad que una opinión personal. Y para muestra los lugares visitados durante aquel martes 15 de julio: El Templo Golgulsa y la Aldea de Yangdong. Uno al sureste de la región y el otro al norte, casi fuera de los límites marcados en los planos. Medios de transporte diferentes que hacen que utilizando la base de la Estación de autobuses tengas que ir a un sitio primero, retornar a Gyeongju una vez terminada la visita, y otra vez a empezar. Con razón se necesita tanto tiempo para recorrer todo el área. No bastan ni dos, ni tres ni cuatro días. Es por ello que hay que ser sumamente selectivos y apostar por lo que más te apetezca conocer. Lo que está claro, a no ser que uno sea tan afortunado de no contar con límites de tiempo, es que es imposible verlo todo.

Leer artículo completo ➜

Viaje a Japón y las 2 Coreas: Capítulo 8

Banner Corea del Sur por ti.

13 de Julio: EL DESEMBARCO DE BUSAN

Tres horas…únicamente tres horas en ferry separan Japón de la Península de Corea desde sus extremos más próximos. Aunque quizás la palabra ferry no sea la más adecuada porque el conocido como Beetle, que une el Puerto Internacional de Fukuoka/Hakata (Japón) con el de Busan (Corea del Sur), es más bien un Hydrofoil (Hidroalas pasándolo al castellano). La diferencia de un Hydrofoil con la de un barco normal y corriente está en puede elevar su casco para tomar velocidad debido a que posee unas «alas» en su base que lo sustentan y que no ofrecen tanta resistencia con las olas del mar como si no las llevara. Al quedar sumergidas tan sólo las hélices y el timón de dirección puede alcanzar velocidades superiores a los de una embarcación normal. Concretamente el Beetle, que navega entre 80 y 90 kilómetros por hora, invierte una tercera parte del tiempo que utilizan otros medios de transporte marítimos que cubren un recorrido similar. Sin duda es la forma más rápida y sencilla de cruzar al otro lado.

Leer artículo completo ➜

Viaje a Japón y las 2 Coreas (INTRODUCCIÓN)

Banner viaje a Japón y las 2 Coreas por ti.

INTRODUCCIÓN

banderasjaponycoreas por ti.

La lluvia virulenta que golpea en la ventana de mi pequeño y desordenado cuarto de Seúl me da a entender que mi último día de viaje tendrá más de reflexión que de aventura. Observando mudo la precuela de un tifón que se aproxima a la Península de Corea me vienen a la mente recuerdos ya de por sí imborrables.

Tres semanas dan para mucho, y más cuando se trata de lugares tan remotos y diferentes como son los del Lejano Oriente. Fueron apenas unos días después de volver de mi periplo californiano cuando tomé la decisión de escoger Japón y Corea como destinos veraniegos. Suelen ser muchas las dudas y opciones que dibujan EL GRAN VIAJE DEL AÑO.. Aunque era plenamente consciente de que el cuerpo me pedía Asia. El precio más económico de lo normal del billete a Nagoya (Japón) con vuelta a Madrid desde Seúl (Corea del Sur) me hizo decantarme por estos países antes que por Thailandia o India, serios candidatos y que tendrán que esperar un poco más.

P1110274 por ti.

Otra particularidad para este viaje que pone su rúbrica el 20 de julio estaba en que iba a marchar yo solo. No era la primera vez que lo hacía pero en esta ocasión la duración sería mayor que los anteriores (Balcanes, Provenza, Marruecos y País Cátaro). Y queráis que no, impone un poco, aunque no tuve problemas en encontrar compañeros transitorios tanto nacionales como internacionales que formaran parte de algunos de los mejores capítulos de mi travesía oriental. Para ese aspecto, internet es todo un lujo.

Leer artículo completo ➜