10 imprescindibles que ver en Marsella (Breve guía para una escapada)

La ciudad más antigua de Francia ha sido, es y será uno de los puertos clave para comprender las rutas marítimas en el Mediterráneo. Mucho antes incluso de que los romanos llamaran a éste Mare Nostrum la vieja Masalia griega se erigía como un importante núcleo comercial que no detendría su expansión. Hoy Marsella, sólo superada por París en cuanto a número de habitantes en tierras francesas, se sigue abriendo al mundo desde su vieux port a Notre-Dame de La Garde constituyéndose como una escapada urbana repleta de propuestas apetecibles para toda clase de perfiles viajeros. Y que, además, no da su espalda a un entorno natural sorprendente cargado de idílicas playas protegidas por afilados acantilados como sucede en el macizo (y Parque Nacional) de Les Calanques. Cobijarse en las fachadas provenzales del inimitable barrio de Le Panier, entender la cultura mediterránea en sus museos, probar buenos pescados en el puerto, trasladarse al medievo en la abadía de San Víctor, recorrer la ciudad en bicicleta, buscar el mejor atardecer sobre en la hierba del Palais du Pharo, navegar e ir de calas son algunas de las muchas cosas que se pueden hacer en Marsella, la capital de la región Provenza-Alpes-Costa Azul.

El Fuerte de Saint Jean y el nuevo MUCEM son dos imprescindibles que ver en Marsella

Si no conoces todavía la ciudad que enarbola el himno de Francia, te invito a que descubras lo mejor que ver en Marsella (o que hacer en ella) a través de una serie de pistas que pueden dar pie a una escapada más que recomendable (o incluso para una escala de crucero). Incluso si ya ha estado te aseguro, que si las sigues, no vas a poder evitar que Manresa te fascine tanto como a mí.  Leer artículo completo ➜

Aix-en-Provence, el lienzo de Cézanne en la Provenza

Se empeñaba el genio Paul Cézanne en asegurar que si bien un museo como el Louvre debía ser el libro en el que muchos pintores aprendían a leer, no parecía de recibo contentarse con retener las fórmulas de sus predecesores sino que era necesario salir de él para estudiar la hermosa naturaleza. Esa era la obsesión del posimpresionista que decidió dar un paso más para saltar antes que nadie al siglo XX y ser, sin saberlo, el padre de nuevos maestros. La naturaleza, la luz transformada en color y ésta en el medio idóneo para lograr la perspectiva de las obras. Pero su Louvre particular, su inspiración, estaría en la ciudad de la Provenza que le vería nacer. Allí donde el arte se respira en cada fachada, en cada callejón, abrazada por un entorno bucólico y verde con la montaña de Sainte-Victoire imponiéndose en la campiña. Sólo Aix-en-Provence podía ser lienzo y a la vez caballete de una de las grandes figuras del arte. Tenía, sin lugar a dudas, mucho de donde beber en esta ciudad encantadora situada apenas a unos minutos de Marsella y que representa como pocas la verdadera esencia provenzal.

Taller de Cézanne en Aix-en-Provence (Francia)

Hoy Aix-en-Provence es parada y fonda de todo viaje a la Provenza que se precie. Con un casco histórico encantador y cuidado, mercados callejeros, ese soplo de vida que provocan sus cafés y terrazas a rebosar encalles, plazas y jardines o algunos de los mejores museos de arte de toda Francia es, al igual que su peculiar catedral, una composición desenfadada de estilos que encajan perfectamente en las expectativas del espectador. No hace falta ser Cézanne para darse cuenta de lo mucho que hay que ver en Aix-en-Provence y su prodigioso entorno antes de proseguir la ruta y seguir empapándose de la luz en la que se inspiraron no pocos artistas.  Leer artículo completo ➜

Un paseo por Nimes, la ciudad más romana de Francia

No sería en absoluto arriesgado asegurar que Nimes se trata de la ciudad más romana de Francia (seguida muy cerca de Arlés, eso sí). Mucha culpa tiene para ello que la antiguamente conocida como Nemausus mantenga tanto el anfiteatro como el templo en el mejor estado de conservación posible, así como numerosos restos con más de 2000 años de antigüedad. Pero Nimes va mucho más allá de su pasado romano, en realidad. La ciudad occitana dibuja en un entramado urbano pequeño, coqueto y manejable, la metáfora perfecta de la buena vida y costumbres de la cultura mediterránea. Entre recios e imponentes monumentos teje una red de callejuelas estrechas que se desahogan en gruesos bulevares y frondosos jardines garantes de un cada vez más valioso anonimato ciudadano. Aquí gusta el terraceo, ir de tapas y se vive con fervor la afición por la tauromaquia. Lo mismo da incluso Picasso que José Tomás. Se escucha hablar el castellano en calles y cafés con cierta soltura y el sonido de las guitarras viaja por los balcones en las largas noches de feria. Porque, en efecto, a esta ciudad le va la marcha.

Maison Carrée, uno de los lugares imprescindibles que ver en Nimes (Francia)

Puente de Occitania con una Provenza que le queda muy próxima, se condimenta con un poquito de Roma, otro poco de España, una buena pizca de Francia y mucho de la cultura del Mediterráneo. El resultado, un plato delicioso e ideal para saborear en una y mil escapadas al sudeste francés. El resto de los ingredientes vienen en forma de ideas a continuación, donde trataré de narrar como pueda, tras dos viajes diferentes a esta ciudad, diez lugares que ver en Nimes y que para mí son indiscutibles. Lo mejor para aprovechar un viaje a esa ciudad que tiene por escudo un cocodrilo encadenado a una palmera y que unta brandada de bacalao para el aperitivo.  Leer artículo completo ➜

Las huellas de Leonardo da Vinci y el Renacimiento en el Valle del Loira

Leonardo da Vinci pasó los tres últimos años de su vida alejado de Florencia o Roma. Fue Francia,  encarnada en la figura del rey Francisco I, recién subido al trono, el impulso que necesitaba, el tan ansiado reconocimiento a su genialidad. Muy pocos antes creyeron en él como lo hizo el monarca francés y gran rival del Emperador Carlos V. Una de sus primeras medidas fue atraer a la corte a Leonardo en una de las decisiones de mezenazgo con mayor trascendencia en la Historia del Arte. Acompañado de varios discípulos y ayudantes, tuvo en la mansión Clos-Lucé, junto al gran castillo de Amboise en pleno corazón del valle del Loira, el taller y la libertad con los que había soñado desde siempre. Bajo el prestigioso título de «primer pintor, primer ingeniero y primer arquitecto del rey» acarició un momento espléndido de ideas y, sobre todo, de confianza. Jamás regresaría a Italia. Aún así, la estancia bajo el incuestionable patronazgo real fue también su epitafio. La leyenda cuenta que el propio Francisco le sostuvo en sus brazos mientras abandonaba este mundo un 2 de mayo del año 1519.

Castillo de Chambord (Valle del Loira, Francia)

Han pasado ya cinco siglos de aquello. Y por esa razón, el valle del Loira, con ese universo inverosímil de castillos de cuento, recuerda el legado del gran Leonardo a la vez que conmemora el 500º aniversario del Renacimiento francés y el inicio de la construcción de le Château de Chambord, una utopía convertida en realidad. Si un viaje al Centro-Valle del Loira siempre está justificado, este año se antoja como excepcional para conocer por primera vez o incluso regresar, si es el caso, a esta región francesa. Leer artículo completo ➜

Cannes, ciudad con sabor a cine en la Costa Azul

Tener una segunda residencia en Cannes fue durante los años veinte una moda entre los más pudientes de Francia y Reino Unido. El clima, la luz y la belleza del litoral que circunda la privilegiada Riviera francesa resultaban ideales para escapar de los fríos y lluviosos inviernos del norte de Europa. Surgieron villas palaciegas, hoteles de lujo y un paseo mítico: La Croisette. Aunque a muchos les suene Cannes solo por su Festival Internacional de Cine, la ciudad más elitista de la Costa Azul lleva décadas como símbolo de glamour y distinción.

Cannes (Costa Azul, Francia)

Cannes ha crecido mucho desde entonces, pero ha sabido mantener su esencia en las calles de Le Suquet, donde una vez hubo un humilde barrio de pescadores. Pasear por esta ciudad es conocer los entresijos de este icono de la Francia del sol, la playa y el placer de disfrutar de la vidaLeer artículo completo ➜

Angulema, un viaje a la ciudad del cómic

Dicen que para visitar Angulema (Angoulême en francés) además de patearse las calles uno debe pasar sus hojas a todo color como si lo hiciera con un tebeo de toda la vida. Quizás porque toda ella forma parte de un gran cómic universal en el que las calles se escriben dentro de bocadillos y las onomatopeyas forman parte del argot local. En realidad basta con buscar los murales pintados con historietas de ayer y hoy que, involucrados en la vida de esta ciudad en pleno País del Cognac, dentro de la región francesa de Poitou-Charentes, pasan a formar parte de su día a día. Angulema vive de la genialidad de aquellos dibujantes que han visto cómo de las fachadas de los edificios surgen escenas, héroes y personajes nacidos de su propia imaginación. La responsable de acoger el Festival Internacional del Cómic más importante de Europa no sólo se limita a promover la lectura de un género considerado por muchos como el noveno arte, sino de convertir la ciudad en el orgullo de todos los que aman esta forma ir más allá a la hora de narrar con ilustraciones este y otros mundos.

El Jardín Extraterrestre es una de las pinturas más célebres de Angulema, capital del cómic

Escaparse a Angulema es llevar a cabo un viaje a la ciudad del cómic y ver cómo escapan por la ventana los hermanos Dalton sin que Lucky Luke se de cuenta mientras la estilizada figura de Corto Maltés busca nuevas aventuras consumiendo lentamente un cigarrillo. La fantasía de un universo paralelo está en el subconsciente de quienes visitan esta curiosa, agradable e intrépida ciudad a orillas del CharenteLeer artículo completo ➜

Port Grimaud, la Venecia elitista de la Costa Azul

La Riviera francesa siempre ha estado ligada estrechamente al glamour y a las vacaciones de millonarios venidos de todo el mundo. En la franja de litoral entre Mónaco y Marsella nacieron numerosos rincones teñidos de exclusividad y elitismo. Y aunque Saint Tropez se llevó a buena parte de la Jet Set, hubo quien buscó el no va más a sólo un paso en lo que a priori no era más que un sucio lodazal. El ingenio del arquitecto François Spoerry le llevó en 1966 a construir una Venecia en estilo provenzal que se convirtió en una de obras más premiadas de Francia en el siglo XX. Su nombre es Port Grimaud y hoy día es la residencia de ricos y famosos que quisieron tener su propia ciudad de los canales.

Port Grimaud (Costa Azul, Francia)

Considerado como uno de los emplazamientos más curiosos y diferentes de la Costa Azul atrae cada vez a más gente que va en busca de esta originalidad de los años sesenta que llegó para quedarse… y deslumbrar.  Leer artículo completo ➜

Isla de Ré, un baño de luz en la costa atlántica de Francia

Dicen que aquellos lugares acariciados por la luz con cierta persistencia son mucho más felices y se respira un cierto optimismo que supera la mera banalidad. Y estoy convencido de que en cierto modo es verdad. Hace muy poco comprobé en Isla de Ré que, sin duda, la luz es su piedra filosofal. De hecho, este trocito de paz inmerso en el Charente Marítimo, en plena Francia Atlántica, recibe al año tantos días de cielos luminosos como la célebre Costa Azul en el Mediterráneo. Una suerte en el que la brisa suave y el olor a salitre inundan los callejones de casas blancas y malvarrosas siempre a punto para ser olidas con deleite. Al otro lado de La Rochelle flota una isla marcada por pueblos cargados de hermosura y vitalidad, magníficas playas de arena fina, una historia intensa que se aprecia en la construcción de bastiones defensivos que la volvieron inmortal así como poderosos faros retando al océano que vieron saltar a más de mil ballenas.

Torre de las ballenas (Isla de Ré, Francia)

Isla de Ré (en francés Île de Ré), una de las escapadas vacacionales más sorprendentes y agradables de toda Francia, es un paréntesis de luz y tranquilidad en la bravura de un Atlántico que muestra una docilidad inusual. Posee muchos atractivos que ver y de los que disfrutar, unos imprescindibles y otros, simplemente, a gusto del consumidor. Porque hay una isla por cada tipo de viajero.  Leer artículo completo ➜

Los pueblos de interior más bonitos del País Vasco francés

Una frontera de papel dobla en dos partes la tierra del euskera, la txapela, los txikitos del aperitivo y toda una forma de ver la vida. A uno y otro lado de las montañas, ya sea desde España o desde Francia, los prados tienen una gama de verdes únicos en la paleta de colores. Y en ellos podemos descubrir algunos rincones de belleza infinita que no suelen copan demasiados reportajes turísticos ni guías. Regresando de un roadtrip por Midi-Pyrénées le dedicamos un aparte a nuestro viaje. Decidimos dejar a un lado las localidades marítimas de la costa vasca y así sumergimos en una ruta diferente por el corazón del País Vasco francés para ir en busca de los pueblos de interior más bonitos que se esconden en valles encantados y en cuyas fachadas con traviesas de madera rojas, verdes o azules se deja secar el pimiento.

Fachadas de La Bastide-Clairence, típicas del País Vasco francés

Siempre tuve un especial interés en conocer esos pueblos con encanto más allá de la frontera que conserva la tradición vasca a flor de piel. Y para ello llevamos a cabo una ruta en coche por los pueblos de interior del País Vasco francés con objeto de descubrir cuáles son los lugares más recomendables para ver en la zona. ¿El resultado? Aquí lo tenéis… Leer artículo completo ➜

Viaje a la Primera Guerra Mundial en el Norte de Francia IV

En 1916 la Gran Guerra se había estancado y mover posiciones, aunque fueran unos pocos metros en Frente occidental, tenía consecuencias letales. Un invierno en las trincheras era convivir puerta a puerta con el frío y la lluvia incesante que convertía todo lo que tocaba en barro inmundo. La moral de los soldados que habían sobrevivido a los dos primeros años de contienda estaba por los suelos. Tras varios intentos fallidos por parte del ejército aliado compuesto por franceses y otras nacionalidades de la Commonwealth se empezó a maquinar el principio del fin de la guerra. Desgajar las líneas alemanas en le Chemin des Dames y forzar su retroceso dependería por completo de una tarea de distracción que se preparó a conciencia durante casi un año en la ciudad de Arras.

Cantera Wellington (Arras, Artois, Nord-Pas de Calais)

Durante la Batalla de Arras, en la primavera de 1917, el factor sorpresa llegaría a través de túneles excavados desde hacía varios meses por un equipo de zapadores neozelandeses expertos en minería. Más de 20.000 soldados saldrían del subsuelo como auténticos muertos vivientes para cercenar al ejército germano al otro lado de Arras. Únicamente de esa manera podrían darle un vuelco a una Primera Guerra Mundial que sólo en el norte de Francia se había llevado a más de un millón de víctimas. Leer artículo completo ➜

Viaje a la Primera Guerra Mundial en el Norte de Francia III

Felices se las prometían unos y otros al inicio de Primera Guerra Mundial de la Historia. Cuando en el verano de 1914 se desencadenó el conflicto tras el asesinato del Archiduque Francisco Fernando en la ciudad de Sarajevo, los alemanes no tenían dudas de que allá por navidades estarían celebrando su entrada en París. Y los franceses, así como sus aliados, sostenían lo mismo con respecto a Berlín. La guerra, según ellos, sería cuestión de semanas o pocos meses. Pero pronto se dieron cuenta de que ya no estaban en el siglo XIX y que cientos de miles, millones de soldados en realidad, perderían la vida y la inocencia en el barro de las trincheras, rodeados de cadáveres y de ratas durante cuatro años que se hicieron eternos.

Ruinas de una iglesia destruida durante la I Guerra Mundial (Saint Nazaire, Norte de Francia)

Recuperar la colina de Notre Dame de Lorette de las manos alemanas iba a costar muy caro. Tanto como cien mil franceses en una de las grandes derrotas del inicio de la Gran Guerra. Sólo por una colina, por avanzar unos metros y no dar un paso atrás. Hoy de aquello no queda más que un reguero de tumbas y un jardín regado por las lágrimas. Leer artículo completo ➜