5 ciudades de Europa que… ¡me vuelven loco!

Europa me vuelve loco por contar con muchas de las ciudades más increíbles del mundo. El viejo continente aúna Historia, arte, vanguardia y cosmopolitismo. La riqueza cultural y la mezcla de gentes venidas de aquí y de allí se sostiene gracias a los cimientos modelados hace más tiempo del que cualquiera podamos imaginar. Es un continente realmente diverso con metrópolis que nada tienen que ver las unas con las otras, pero que riegan de personalidad la bandera azulada de una Unión Europea, a la que cuesta mantenerse en pie cada vez más. Quizás se debe a que los europeos somos demasiado diferentes y a que los políticos ponen mucho más interés en los mercados que en las personas. Creo que no debe unirnos tan sólo el euro sino nuestro sentido de la libertad, nuestro entusiasmo por las fronteras abiertas, la innovación en todas las facetas de la vida y el orgullo común por ser la cuna de personajes imprescindibles en la Historia de nuestro Planeta. En Europa, una de las grandes bazas para los viajeros, se tiene la posibilidad de poder disfrutar de ciudades magníficas a unas distancias cada vez más reducidas gracias a la democratización de los medios de transporte, sobre todo aéreos. Muchos de mis viajes han tenido a Europa como protagonista y son, esas grandes urbes, las que han cosido los primeros hilos de mi primera y única mochila. Por eso hoy me gustaría contaros cuáles son esas cinco ciudades europeas que me vuelven loco y a las que no me importaría regresar una y otra vez.

Son cinco nada más, las cuales he agrupado por distintos motivos. Podría hacer un sinfín de listados o rankings de ciudades del continente europeo pero cuando he cerrado los ojos me han venido éstas a la mente. Quizás si volviera a cerrarlos ahora mismo aparecerían otras cinco completamente diferentes. Por ciudades de Europa que no sea… Leer artículo completo ➜

Un domingo cualquiera en Camden Town Market

Adoro Londres. Me encanta caminar entre los miles de tópicos y símbolos british que me son tan reconocibles desde mucho antes de que viajara allí por primera vez hará unos tres años. Fijáos si debió gustarme que, desde entonces, al menos una vez al año regreso a la capital inglesa con la más mínima excusa. El Big Ben, Buckhingham Palace, Hyde Park, Picadilly Circus, Tower Bridge, Leicester Square o el paso de cebra de Abbey Road son lugares tan cotidianos para todos que no es necesario haber salido de casa para saber perfectamente cómo son y lo que significan. Pero el post de hoy no va dedicado a ellos, ni mucho menos. En esta ocasión quiero centrar la mirada en otro lugar que simplemente me fascina, Camden Town Market. Muchos lo conoceréis en persona, otros estaréis a punto de verlo por primera vez e incluso habrá quien no sepa de la existencia del mercado con más personalidad de Londres. Es mucho más que todo eso. Tribus urbanas, música Punk, Rock, Metal o incluso Brit Pop, crestas, botas Martens, cazadoras de cuero, comida thailandesa, olor a curry, tatuajes y anillos en la nariz…son siempre bienvenidos en Camden.

Os propongo que hoy tomemos juntos uno de los muchos vuelos Low Cost que salen dirección Londres,  nos subamos a la Northern Line de metro y pongamos nuestros pies en Camden High Street para encontrarnos de repente en una mañana cualquiera de domingo en la que la lluvia fina no impide que nos metamos de lleno en un laberinto de psicodelia y remover en cada uno de nuestros pasos los setenta, los ochenta y los noventa. Londres será nuestra Gran Babilonia. Presenciaremos más de mil maneras de ver la vida en un solo lugar. Leer artículo completo ➜

Crónicas de un viaje a Indonesia 1: Llegada y Yogyakarta

2 de Julio: PISTOLETAZO DE SALIDA A UN GRAN VIAJE

Tres, dos, uno…cero!! Se terminó una cuenta atrás que había arrancado el mes de marzo cuando compramos los billetes de avión destino Indonesia. Cualquier mínimo tema laboral dejaba de tener sentido para mi. Al menos, hasta que pasaran 24 días muy pero que muy lejos de cualquier atisbo de normalidad y rutina. El padre de Rebeca pasaba por casa para acercarnos al aeropuerto. A partir de ese mismo instante sólo teníamos un baluarte que defender hasta morir, la mochila. Desde que jurara lealtad a la misma que me llevé a los campamentos con catorce y quince años, nunca nos hemos separado. Parafraseando a Mel Gibson en Braveheart “Podrán quitarnos la vida, pero jamás nos quitarán…LA MOCHILA !!!!!”. Bueno, en la película no se dice eso exactamente, pero viene al pelo.

El viaje de Madrid a Jakarta prometía ser largo. Para ir casi de una punta a otra del mundo teníamos previsto lo siguiente: Ir a Londres y hacer noche ese viernes. El sábado a la hora de comer tomar un avión de Emirates a Dubai, hacer escala de cuatro horas en su aeropuerto y marchar definitivamente a la capital de Indonesia a la que llegaríamos el domingo a eso de las cuatro de la tarde (hora local). Muchas horas subidos a un avión, muchos miles de kilómetros bajo nuestros pies, y un objetivo muy claro…INDONESIA. Hacia allá íbamos con ilusión y fervor, e incluso con cierto enloquecimiento. Ya se había dado el pistoletazo de salida, y la meta era aún lejana. Leer artículo completo ➜

Stonehenge y Salisbury en un fin de semana

Banner Stonehenge por ti.

Uno de los últimos viajes cortos previos al “Grande” del verano, tuvo lugar durante el fin de semana del 7 al 9 de junio en el suroeste de Inglaterra. Teníamos marcado como objetivo desde hace meses al conjunto prehistórico de Stonehenge y hacia allí marchamos Rebeca y yo para poner otra equis a la lista de lugares imprescindibles que ver en esta vida.

Este es uno de los lugares con más Carácter e Historia de las islas británicas. Se quiera o no se ha convertido en un icono que aparece en incontables medios. Y si no, no hay más que ponerse a buscar los millones de posters y fondos de pantalla que este monumento ha generado en los últimos años. Catalogado fuera de toda duda como uno de los mejores ejemplos que se conservan de la Prehistoria, este conjunto megalítico de estructura circular ha sido objeto de reverencia de numerosas civilizaciones como la celta o la romana. Incluso ha recibido apasionadas visitas de aborígenes autralianos o budistas tibetanos que no pasan por alto ese halo mágico que le rodea.

P1060764 por ti.

Leer artículo completo ➜

Londres 2007 + 2008

Londres 2007 por ti.

Londres, capital de Inglaterra y del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, era otra de esas cuentas pendientes que con más fuerza tenía apuntada en mi cuaderno de propósitos. Hay tantos medios para ir, está tan P1060040cerca relativamente, que fui dejando una vez tras otra mi visita a la que por muchos es una de las ciudades más cosmopolitas y recomendables del mundo. Ese lugar que nadie debería perderse y que reúne alicientes para los amantes de la Historia, del Arte, de la Fiesta, de la Música, del Teatro, de la Lectura, de las Compras, del Fútbol… Londres tiene mucho de todo esto. No obstante fue la tierra en que el mítico Shakespeare desarrolló su labor que se ha convertido en eterna. Y es el paraíso de una de las Monarquías más antiguas del mundo, que marca desde hace siglos el ser y el hacer de sus pobladores. Es el país donde se inventó el fútbol y donde salieron (y siguen saliendo) algunos de los más grandes grupos y cantantes de la Historia de la Música. Y eso se nota a cada palmo en un Londres habitado por gente de aquí y de allá que aportan un mestizaje convertido en seña de identidad. La ciudad del Támesis, frenética y dinámica, culmina una serie de tópicos típicos que ya se han hecho familiares para todos. Muchos no habíamos estado nunca allí, pero conocíamos mil historias, mil calles, mil personajes, mil leyendas… Y tarde o temprano debía llegar el momento de poner mis pies en la ciudad más grande de Europa.

P1060112 por ti.

Leer artículo completo ➜