Crónicas de un viaje a Bulgaria y Macedonia 4: Skopje

11 de noviembre: SKOPJE, UNA EXTRAÑA CIUDAD A MEDIO CAMINO ENTRE ORIENTE Y OCCIDENTE

La madrugada fue la tinta de un nuevo sello impreso a una de las hojas rugosas de nuestros pasaportes cercanos a su caducidad. Tras un control fronterizo de aproximadamente una hora de duración, abandonamos suelo búlgaro para acceder a la República de Macedonia (en cirílico Република Македонија) y pasar de la bandera tricolor blanca, verde y roja al Sol de Vergina de Alejandro Magno distorsionado sobre un fondo totalmente rojo. El terrorífico viaje en bus, no sólo por las curvas y los infames adelantamientos que iba haciendo el conductor sino también por un el folclore musical que proyectaban los altavoces impidiendo descansar lo más mínimo, desembocó en una paralizada y dormida Skopje. La peculiar y atípica capital de Macedonia se convirtió en algo más que una simple parada y fonda dentro de la ruta que ejerceríamos por estas viejas y escarpadas tierras. En algo más de 24 horas este punto intermedio entre lo oriental y lo occidental, la Cruz y el Corán, nos invitó a participar en un extraño juego de cartas en el que poder desenmascarar lentamente las claves de una ciudad de compleja definición.

Los minaretes, los bazares y el cordero con especias salpican uno de los lados del Río Vardar, mientras que el otro trata de adaptar el hormigón armado a los nuevos bulevares del barrio cristiano. Una gigantesca cruz metálica regala su luz en la montaña reflejándose en las medias lunas de los edificios históricos del Imperio otomano. Macedonia hace honor a su nombre que nos sugiere mezcla de frutas de todo tipo en una misma fuente o un mismo plato. Y Skopje, así como todo el país e incluso las áreas ex-yugoslavas con las que formó parte no hace demasiado tiempo, es precisamente eso, una amalgama de etnias y religiones compartiendo un espacio especialmente reducido. Bienvenidos seáis todos a la incomprensible, complicada y también hermosa República de Macedonia. Leer artículo completo ➜