¿Te cuento un secreto? Domingo García, Paleolítico donde no lo esperas…

No hace mucho estuvimos charlando en una de las ediciones de las Tertulias viajeras sobre ese tipo de lugares de los que nadie o casi nadie habla, que no tienen espacio suficiente en guías de viaje y que cuando uno tiene la ocasión de descubrirlos, a veces por azar, la sorpresa se viste de encantamiento. Son lugares sin focos ni literatura, sin repetidos epítetos, y que nos apropiamos como nuestros propios tesoros, nuestra Arca de la alianza. Hace varias semanas, durante una escapada por la campiña segoviana, llegamos a un lugar del que nunca habíamos escuchado nada. En el cerro de San Isidro, un paraje típicamente castellano próximo al pequeño pueblo de Domingo García, hay un conjunto excepcional de arte rupestre que nos dejó con la boca abierta. En pleno campo, en mitad de la nada, unas rocas tenían grabadas escenas procedentes del Paleolítico. A la vista de todos hay petroglifos profusamente piqueteados por artistas anónimos que inmortalizaron figuras humanas y animales. Muy a pesar de los actos vandálicos propios de la estupidez y la ignorancia, sobreviven milagrosamente estos grabados tan viejos como la propia Historia.

Petroglifo de Domingo Gargía (Segovia)

¿Por qué se encuentra precisamente allí, en un entorno totalmente descontextualizado, semejante colección paleolítica? ¿Cómo nadie se ocupa de proteger los dibujos? Os revelo un secreto de un lugar que jamás me esperé encontrar… Leer artículo completo ➜