Lugares asombrosos que ver en Perú (Guía de viaje)

La cordillera de Los Andes y la selva amazónica. Ríos longevos y el ventoso océano Pacífico donde desembocan. Las cultura moche, chimú, chachapollas o inca con las ruinas de Machu Picchu como indiscutible icono y maravilla de la Humanidad. El vuelo de los cóndores y la mirada penetrante del jaguar. El lago Titicaca y las islas Ballestas. Las líneas de Nazca y la belleza a todo color de las ciudades coloniales del antiguo virreinato. El pisco y el ceviche. El lomo saltado y el ají de gallina. La lengua quechua y el español de acento dulce. El charango y la zampoña. El poncho y el chullo de lana de alpaca. Nada es más peruano que la diversidad y el orgullo de saberse rico de tantas cosas. Viajar a Perú es hacerlo, en realidad, a una representación completa del globo terráqueo donde no falta nada en absoluto. No es que haya mucho que ver en Perú. Hay muchísimo. Porque el Perú no termina nunca. Es un ser eterno e irrepetible.

Detalle de la ciudad chimú de Chan Chan en el norte de Perú

¡Cuántas cosas me enamoraron de este país! Guardo un recuerdo fantástico de cada día y cada hora que pasé recorriéndolo y saboreándolo. Con cierta intensidad y asombro. Por eso cuando me preguntan qué visitar en Perú mi respuesta pasa por decir que no bastan mil viajes para colmar su haber. Pero, como el tiempo y los recursos son los límites de toda persona que viaja, voy a mojarme con 16 lugares magníficos y grandiosos que ver en Perú, al menos, una vez en la vida. Prometo ser justo. Lo que desconozco es si lo lograré.  Leer artículo completo ➜

50 consejos prácticos para viajar a Galápagos por tu cuenta

Cuando puse mis pies en islas Galápagos por primera vez sentí que acababa de cumplir un sueño. No podía creerme que por fin había llegado a uno de los destinos de naturaleza más abrumadores de todo el planeta. Y mi estancia allí no supuso menguar un ápice mis expectativas, ya que aquello me pareció aún más impresionante de lo que me hubiera podido imaginar. Siempre me había preguntado si era posible viajar a Galápagos por tu cuenta sin dejarte un riñón en el camino. Algo a lo que hoy día puedo responder con un SÍ rotundo y en mayúsculas. Habiendo tomado incontables notas de todo lo sucedido en esta aventura maravillosa entre leones marinos, tortugas gigantes y tiburones es momento de que ponga mi granito de arena y pueda aportar información lo más útil posible para que otros viajeros puedan tenerla en cuenta a la hora de visitar las islas encantadas. Para ello he recopilado una lista de 50 consejos útiles para viajar a Islas Galápagos por tu cuenta, con los cuales poner un poco de luz a un destino tan especial.

Iguana de Santa Fe (Galápagos)

Cuál es la mejor época para ir a Galápagos, cómo moverse, qué ver y hacer, precios, excursiones imprescindibles, vacunas, precauciones a tener en cuenta y, en definitiva, múltiples temas de interés a la hora de preparar un viaje al archipiélago en el que Charles Darwin se basó para elaborar su reconocida teoría de la evolución de las especies. Tomad papel y lápiz, que aquí viene una pila de consejos prácticos para viajar por libre a Galápagos que debemos tener presentes. Leer artículo completo ➜

Vídeo de nuestra experiencia con los osos en Alaska

Una de las razones por la que nos animamos a emprender una aventura en Alaska a bordo de una autocaravana era tener la posibilidad de ver y fotografiar osos salvajes en libertad. En pocos lugares del mundo hay una densidad semejante de osos pardos y a principios de verano, cuando los salmones están preparando su última remontada al río en el que nacieron con el objeto de desovar, los osos bajan de las montañas para alimentarse lo suficiente y así soportar un largo invierno de hibernación. En Lake Clark National Park, al norte de Katmai, estos grandes grizzlies de costa, bajan desde principios de junio a la playa para desenterrar moluscos y así hacer más llevadera la espera de los primeros salmones de la temporada. Y allí fue precisamente donde aterrizamos con una pequeña avioneta, en una lengua de arena con marea baja, para poder salir al encuentro de un buen número de osos y vivir nuestra mejor experiencia en Alaska.

Oso en Lake Clark (Alaska)

Durante varias horas pudimos acercarnos a una decena osos aproximadamente para poderlos filmar a una distancia tan mínima como inusual. Algunos con sus crías, otros enormes machos solitarios. Pero todos ellos con un mismo fin, la supervivencia. Al respecto nos gustaría mostraros un vídeo resumen de lo sucedido aquel día. Os aseguro que os va a encantar…  Leer artículo completo ➜

Las experiencias y viajes más asombrosos donde ver animales salvajes en libertad

Algunas de las sensaciones y emociones más bellas en el mundo de los viajes pasa por poder observar una escena de fauna en su hábitat natural. Esos instantes en que eres testigo en vivo y en directo de algo que durante años habías estado presenciando en documentales bajo el filtro de una pantalla justifican por completo todo el esfuerzo requerido para llegar hasta ellos. La primera vez que se escucha rugir un león en la sabana africana nunca se olvida. O contemplar a un oso pardo cazar salmones en un río de Alaska. Y qué decir de los osos polares y las morsas en los hielos del Ártico o cuando se busca la mirada de un jaguar oculta bajo el espesor de la selva y eres plenamente consciente de que cuando te adentras en su territorio, él en realidad te está mirando a ti. Así es, ver animales salvajes deslizarse con sigilo en sus propios dominios te permite percibir tu propia insignificancia ante la naturaleza que nos rodea y, a su vez, desear con mayor firmeza un planeta donde la mayor justicia sería dejar que todo siguiera su curso.

Sele fotografiando una tortuga gigante de Galápagos

Hay algunos viajes o destinos en el mundo donde eres tú quien realiza tu propio documental de fauna. ¿Cuáles son las mejores experiencias o esos encuentros únicos donde ver animales salvajes en libertad? A continuación te propongo un rastreo o safari a través las aventuras más asombrosas donde el mundo, bajo el amparo de la Madre Naturaleza, se encarga de mostrar increíbles escenas, no siempre hermosas, de la vida animal.  Leer artículo completo ➜

Consejos para preparar una vuelta al mundo (Viajes de larga duración y sin billete de vuelta)

Hay un deseo recurrente en el baúl de sueños de quienes tienen a viajar entre sus romances más idealizados y placenteros. Se trata de poder hacer un viaje de larga duración, sin billete de regreso o, al menos, con una fecha de retorno bastante lejana. Dar la vuelta al mundo o plantearse una ruta muy prolongada en el tiempo requiere de una planificación con cierto sosiego para marcharse con las ideas claras y, sobre todo, con un horizonte despejado. Sabiendo qué es lo que queda atrás y cuánto aguarda por delante. Aunque cierto es que quienes hemos tenido la suerte de vivir una circunstancia de este tipo hemos experimentado que lo más difícil de todo el proceso, sin lugar a dudas, pasa por tomar la decisión y marcar una fecha concreta de partida. Pero, a partir de ese instante está en camino una de las mayores aventuras de nuestra vida.

Sele en Machu Picchu (Perú). Guía para preparar una vuelta al mundo o un viaje de larga duración

Hace algunos años pude cumplir el sueño de viajar sin prisas en un viaje con sólo billete de ida, en concreto al continente americano. Fueron meses apasionantes de aprendizaje y múltiples vivencias de los que sólo guardo buenos recuerdos. Gracias a lo cual hoy me gustaría compartir unos cuantos consejos para preparar una vuelta al mundo o cualquier viaje de larga duración, así como comentar determinados momentos y dudas razonables que surgirán en este largo camino.  Leer artículo completo ➜

Razones para viajar al Estado de Yucatán, la puerta al mundo maya en México

En el Estado mexicano de Yucatán el corazón maya sigue latiendo con fuerza. De hecho nunca ha dejado de hacerlo. Más allá de los excepcionales conjuntos arqueológicos que la selva cubrió con su manto verde, los vocablos de una lengua que no se resigna a vivir en silencio, los cenotes sagrados o el sabor inimitable de la cochinita pibil, uno de los platos yucatecos más internacionales. Dentro de la península del mismo nombre, Yucatán vive acompañado de otros dos estados con los que se complementa dentro de un viaje al México maya como son Quintana Roo (al este, con Cancún y Riviera Maya son los exponentes de un litoral privilegiado de aguas cristalinas) o Campeche (al sur, con una de las ciudades coloniales más bellas de América o la enigmática Calakmul en el dosel de árboles del Petén). Dentro del caprichoso reparto que hicieron la Historia y el azar, al Estado de Yucatán le sobrevino la misión de albergar una de las siete maravillas del mundo como es Chichen Itzá, proteger a Uxmal y otros secretos dentro de la ruta Puuc y vestir de vivos colores a sus pueblos mágicos con lo más florido de la arquitectura colonial.

Uxmal, una de las ruinas mayas más importantes en el Estado de Yucatán (México)

Las razones para viajar al Estado de Yucatán se explican por sí solas en el instante en que te dejas llevar por tus propios pies entre inmensas ruinas abrigadas por los rigores de la selva o cuando flotas sobre las aguas de un cenote mientras diriges la mirada a la oquedad por la que se filtra un tímido rayo de sol. Y, sobre todo, en el momento que piensas que tu aventura por lo mejor del universo maya no ha hecho más que comenzar.  Leer artículo completo ➜

Las mejores excursiones de un día en Islas Galápagos

Islas Galápagos se trata, sin lugar a dudas, de uno de los destinos de naturaleza más fascinantes de cuantos se pueden visitar en el mundo. No sólo por el elevado número de especies de animales que se pueden encontrar, muchas de ellas endémicas, sino por la proximidad a la que se pueden contemplar y fotografiar. Este archipiélago del Ecuador, cuyo origen volcánico ha derivado en paisajes soberbios y cambiantes, permite observar con nitidez y cercanía a los leones marinos, los pingüinos, sus peculiares tortugas gigantes, aves como el piquero de patas azules o la fragata y, bajo el mar, tiburones de varios tipos y una cantidad asombrosa de fauna marina. Pero este santuario protegido bajo las siglas de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad que inspiró a Charles Darwin para elaborar su Teoría de la evolución de las especies no parece a primera vista un destino precisamente para todos los bolsillos. Proliferan los cruceros de lujo en yates súper equipados cuyos precios en ocasiones hacen desistir a muchos posibles visitantes que desean conocer este lugar.

Piqueros de patas azules en las islas Galápagos (Mejores excursiones que hacer si viajas a islas Galápagos)

Hace algún tiempo tuve la gran suerte de viajar a las islas Galápagos haciendo un recorrido por múltiples rincones emblemáticos del archipiélago utilizando varias bases terrestres y realizando excursiones de un día de duración. Sin crucero. Tanto desde Santa Cruz como Isabela y San Cristóbal resulta posible salir a explorar algunas islas deshabitadas, ir en busca de la fauna autóctona y, por supuesto, realizar actividades de buceo/snorkeling bajo las aguas de esta reserva marina de incalculable valor para nuestro planeta. Por ello he recopilado a continuación algunas de las mejores excursiones que se pueden hacer en Galápagos y así aprovechar al máximo la experiencia a la vez que limitar mucho más el gasto.  Leer artículo completo ➜

Ruta con kayak entre icebergs en Groenlandia

Dicen los inuits que “uno no debe subirse a un kayak sin más sino ponérselo, lograr que la embarcación forme parte de tu propio cuerpo”. De hecho su significado viene a ser algo así como “hombre-barca”, un encaje perfecto a algo que va más allá de un mero objeto o medio de transporte. En eso precisamente se convertían sus inventores cuando miles de años atrás cruzaron el Estrecho de Bering o arribaron a las costas de Groenlandia para cazar focas, narvales o caribúes, tradición que se mantiene en los pueblos esquimales que habitan las regiones del Ártico en América. El uso del kayak se extendió, por supuesto, a una modalidad más deportiva y de ocio, y hoy día son muchos los aficionados a darle a la pala en todo el mundo y sentirse en plena comunión con el medio acuático. En mi caso, tuve la suerte de estrenarme con el kayak nada menos que en Groenlandia, al abrigo de una bahía inundada de icebergs y acompañado por las focas que asomaban su cabeza de manera fugaz para curiosear.

Sele y Álvaro haciendo kayak en Groenlandia (Bahía de los icebergs de Tasiusaq)

Practicar kayak en Groenlandia y hacer ruta entre los icebergs que flotaban en Tasiusaq fue una de las mejores experiencias que me llevé de aquel viaje por tierras polares. Creo que fue en ese preciso instante en el que me di cuenta de que no habría nunca marcha atrás. Ni con el kayak ni con Groenlandia. Aquel había sido un flechazo para toda la vida.  Leer artículo completo ➜

Un verano en Groenlandia

Las noches de verano en Groenlandia invitan a ponerse el antifaz para dormir porque la luz no llega apagarse del todo en esos cielos rasos acostumbrados a la luz de las auroras boreales, las cuales empiezan a tocar las ventanas ya a finales del mes de agosto. El calor del saco sirve en estos casos para amortiguar los rigores de un frescor estival del todo insuficiente para mantener la nieve y que permite disfrutar por unas semanas de las verdes y floridas praderas junto al fiordo. Razón que explica que cuando los primeros vikingos liderados por el gran Erik el Rojo llegaron a esta parte del mundo y fundaron en el año 985 la primera colonia en la aldea de Brattahlíð (ahora llamada Qassiarsuk), denominaran Grønland (que significa país verde) a un inmenso territorio que navega entre el Atlántico y el Ártico. Aún no conocían el durísimo invierno groenlandés y vieron en el estío una buena oportunidad de iniciar una nueva vida. Quienes amamos los viajes y, sobre todo, los relacionados con la naturaleza en su faceta más salvaje, el verano es la ocasión idónea que nos permite conocer un poco mejor y transitar por ese gran planeta polar llamado Groenlandia.

Campamento Fletanes en Qaleraliq (Verano en Groenlandia)

Cada día en el sur de Groenlandia deparaba momentos extraordinarios. A la pregunta de – ¿Qué hacemos hoy? – sobrevolaban numerosas respuestas, a cada cual mejor. Como caminar con crampones en un glaciar, navegar por un fiordo repleto de icebergs, acercarnos a un grupo de renos salvajes, dejarnos llevar en un kayak o saber a qué huele la carne de foca en un mercado inuit en el que parecen estar demasiado acostumbrados a los turistas.  Leer artículo completo ➜

10 razones para viajar a Belice, un país entre selva y Caribe

Hace varios años tuve la oportunidad de visitar Belice en el marco de un largo viaje por América (De Buenos Aires a Nueva York) al que me marché con un solo billete de ida y tantas preguntas como ilusiones fundadas. Me quedé realmente prendado por lo mucho que tiene para ofrecer el pequeño país centroamericano de piel negra y habla inglesa donde la jungla se empeña al máximo en tocar las aguas cristalinas del mar Caribe. Pero Belice se siente cómodo en esta dualidad, en el fondo una gran ventaja, puesto que en cuestión de kilómetros (o minutos) uno puede estar visitando una antigua ciudad maya abrazada por la tupida vegetación tropical y ser observado por el esquivo jaguar para después estar buceando entre tiburones en la segunda barrera coralina más larga del mundo en longitud.

Blue Hole en Belice

¿Por qué viajar a Belice? Una cuestión donde las respuestas hablan por sí solas en este peculiar enclave entre Guatemala y la Riviera Maya donde lo difícil es decidir entre lo mucho que se puede hacer en este destino de sangre caliente que tiempo atrás enamoró a Jacques Cousteau.  Leer artículo completo ➜

Qué ver en un viaje a Florida (Guía y consejos para una ruta en coche)

Se cuenta que cuando el español Juan Ponce de León desembarca en las costas de Florida en el año 1513, lo hace buscando la Fuente de la eterna juventud. Por supuesto no logra su cometido, a pesar de su afán de perseguir una leyenda que embaucó a no pocos exploradores y conquistadores en aquel tiempo. Bien salvándose de flechas envenenadas de los indígenas, así como de la mordida de los astutos caimanes custodios de humedales y ciénagas, halló para la posteridad una península que, hoy día, cinco siglos más tarde de aquel hecho, es capaz de proporcionar a sus visitantes uno de los mejores viajes posibles en los Estados Unidos de América. Una aventura apta para toda clase de viajeros y viajeras en busca de nuevas experiencias, y sobre todo, de la fuente de la eterna juventud cuyo significado real no es otro que divertirse y disfrutar de la vida como si no hubiera un mañana.

Atardecer en Key West, uno de los imprescindibles que ver en Florida

Miami, Orlando, la naturaleza indómita de los Everglades, una sucesión de cayos de aguas cristalinas y playas de arena fina, los mejores parques de atracciones del mundo, el lugar donde se lanzan los cohetes al espacio o la ciudad más antigua del país son algunas de las muchas cosas que ver en Florida. Da igual si en solitario, en pareja, en familia o con los amigos. En realidad, se trata de un destino para todo el mundo. Con objeto de poderle sacar todo el partido a un nuevo desembarque a este rincón privilegiado, presento a continuación una breve guía con mis lugares preferidos (e imprescindibles) que visitar en Florida junto con algunos consejos prácticos que pueden resultar de utilizad para preparar un viaje lleno de posibilidades. Leer artículo completo ➜