10 razones para viajar a Belice, un país entre selva y Caribe

Hace varios años tuve la oportunidad de visitar Belice en el marco de un largo viaje por América (De Buenos Aires a Nueva York) al que me marché con un solo billete de ida y tantas preguntas como ilusiones fundadas. Me quedé realmente prendado por lo mucho que tiene para ofrecer el pequeño país centroamericano de piel negra y habla inglesa donde la jungla se empeña al máximo en tocar las aguas cristalinas del mar Caribe. Pero Belice se siente cómodo en esta dualidad, en el fondo una gran ventaja, puesto que en cuestión de kilómetros (o minutos) uno puede estar visitando una antigua ciudad maya abrazada por la tupida vegetación tropical y ser observado por el esquivo jaguar para después estar buceando entre tiburones en la segunda barrera coralina más larga del mundo en longitud.

Blue Hole en Belice

¿Por qué viajar a Belice? Una cuestión donde las respuestas hablan por sí solas en este peculiar enclave entre Guatemala y la Riviera Maya donde lo difícil es decidir entre lo mucho que se puede hacer en este destino de sangre caliente que tiempo atrás enamoró a Jacques Cousteau.  Leer artículo completo ➜

Qué ver en un viaje a Florida (Guía y consejos para una ruta en coche)

Se cuenta que cuando el español Juan Ponce de León desembarca en las costas de Florida en el año 1513, lo hace buscando la Fuente de la eterna juventud. Por supuesto no logra su cometido, a pesar de su afán de perseguir una leyenda que embaucó a no pocos exploradores y conquistadores en aquel tiempo. Bien salvándose de flechas envenenadas de los indígenas, así como de la mordida de los astutos caimanes custodios de humedales y ciénagas, halló para la posteridad una península que, hoy día, cinco siglos más tarde de aquel hecho, es capaz de proporcionar a sus visitantes uno de los mejores viajes posibles en los Estados Unidos de América. Una aventura apta para toda clase de viajeros y viajeras en busca de nuevas experiencias, y sobre todo, de la fuente de la eterna juventud cuyo significado real no es otro que divertirse y disfrutar de la vida como si no hubiera un mañana.

Atardecer en Key West, uno de los imprescindibles que ver en Florida

Miami, Orlando, la naturaleza indómita de los Everglades, una sucesión de cayos de aguas cristalinas y playas de arena fina, los mejores parques de atracciones del mundo, el lugar donde se lanzan los cohetes al espacio o la ciudad más antigua del país son algunas de las muchas cosas que ver en Florida. Da igual si en solitario, en pareja, en familia o con los amigos. En realidad, se trata de un destino para todo el mundo. Con objeto de poderle sacar todo el partido a un nuevo desembarque a este rincón privilegiado, presento a continuación una breve guía con mis lugares preferidos (e imprescindibles) que visitar en Florida junto con algunos consejos prácticos que pueden resultar de utilizad para preparar un viaje lleno de posibilidades. Leer artículo completo ➜

Una visita a Tikal contada a través de 20 postales

Toda mi vida había soñado con Tikal. Mucho antes incluso de que supiera que existía. Quizás porque de niño me encantaba jugar a ser Indiana Jones recreando en mi mente antiguas ciudades escondidas en la selva con pirámides escalonadas y animales salvajes protegiendo lugares sagrados. Cuando por fin tuve la ocasión de viajar a Tikal, en Guatemala, todas aquellas imágenes de la niñez se convirtieron en reales. La ciudad más importante de los mayas en las selvas del Petén, honor compartido con su rival Calakmul, había permanecido abandonada durante más de nueve siglos hasta que la arqueología volvió a recuperar muchas de sus historias enredadas en los árboles. Durante horas, del amanecer a la tarde, visité muchos de sus rincones en una caminata que sumó no pocos kilómetros los cuales me enseñaron uno de los lugares más fascinantes que había visto en mi vida. El tiempo pasó demasiado rápido y entendí que algún día tendría que volver. Pero esa oportunidad llegó incluso antes de lo previsto. Un par de años después tendría la fortuna de regresar a Tikal y poder darme cuenta que, llevando la contraria al dicho popular, segundas partes sí que resultan buenas.

Tikal (Guatemala)

En el Petén, una de las selvas más profundas de Centroamérica, donde todavía moran los jaguares, se encuentra un lugar maravilloso del que llevaba mucho tiempo queriendo hablar pero nunca encontraba las palabras exactas. Me he sentido (y me siento) incapaz de expresar los porqués de lo que supone visitar Tikal, pero considero que es una historia que merece ser contada. Jugando con dos incursiones a la ciudad maya en distintas épocas y distintas horas del día os propongo realizar un viaje juntos a Tikal a través de 20 postales o imágenes disfrazadas de momentos que pude traerme de allí. Leer artículo completo ➜

Vídeo de nuestra experiencia con los osos en Alaska

Una de las razones por la que nos animamos a emprender una aventura en Alaska a bordo de una autocaravana era tener la posibilidad de ver y fotografiar osos salvajes en libertad. En pocos lugares del mundo hay una densidad semejante de osos pardos y a principios de verano, cuando los salmones están preparando su última remontada al río en el que nacieron con el objeto de desovar, los osos bajan de las montañas para alimentarse lo suficiente y así soportar un largo invierno de hibernación. En Lake Clark National Park, al norte de Katmai, estos grandes grizzlies de costa, bajan desde principios de junio a la playa para desenterrar moluscos y así hacer más llevadera la espera de los primeros salmones de la temporada. Y allí fue precisamente donde aterrizamos con una pequeña avioneta, en una lengua de arena con marea baja, para poder salir al encuentro de un buen número de osos y vivir nuestra mejor experiencia en Alaska.

Oso en Lake Clark (Alaska)

Durante varias horas pudimos acercarnos a una decena osos aproximadamente para poderlos filmar a una distancia tan mínima como inusual. Algunos con sus crías, otros enormes machos solitarios. Pero todos ellos con un mismo fin, la supervivencia. Al respecto nos gustaría mostraros un vídeo resumen de lo sucedido aquel día. Os aseguro que os va a encantar…  Leer artículo completo ➜

Isla Plaza Sur, el planeta rojo de Galápagos

Justo al nordeste de la gran isla Santa Cruz nacieron dos islotes gracias a las corrientes subterráneas de lava que emergieron espontáneamente del océano. Esta creación nada extraña en el archipiélago de las Galápagos, dentro de un evidente origen volcánico, se la conoce hoy día como Islas Plazas, nombre puesto en recuerdo del decimosexto presidente de la República del Ecuador, Leónidas Plaza. Ambas formaciones, Isla Plaza Norte e Isla Plaza Sur, cuentan con aproximadamente dos kilómetros de extensión cada una y se miran frente a frente desde su única frontera, un canal de agua cristalina de no más de cien metros de ancho donde la vida marina se despliega con especial intensidad. Esta delgada línea de mar es suficiente para que la evolución de las especies que habitan las islas haya ido de distinta manera como, por ejemplo, que sólo haya iguanas terrestres en sólo una de ellas (la sur). Dado que la isla Plaza Norte no admite visitas turísticas normalmente debido la presencia de investigadores, sí que logramos llegar a Plaza Sur, de la que puedo decir que nos regaló una de las excursiones más recomendables en barco que pudimos hacer desde Santa Cruz.

Isla Plaza Sur (Galápagos)

En isla Plaza Sur nos encontramos con una porción de tierra vestida con el rojo de los pocos vegetales que se han aferrado a ella junto a gigantescos cactus, alimento de las grandes iguanas amarillas que se aferran a la vida al igual que los leones marinos, las gaviotas de cola bifurcada o los multitudinarios grupos de pufinos que sobrevuelan el acantilado. Es uno de los lugares más pintorescos y originales de Galápagos, con una belleza que podríamos tildar de otro planeta.  Leer artículo completo ➜

Granada también es una isla del Caribe (Consejos sobre qué ver y hacer en Granada)

En efecto, Granada también es una isla del Caribe. Además de la ciudad andaluza con su Alhambra y su Albaicín o de la nicaraguense en puro estilo colonial, existe al sur de las Antillas Menores, en pleno mar Caribe, otra Granada con auténticas playas de postal, rudeza volcánica y ritmos tropicales. Una isla sorprendente donde las duchas se disfrutan en cascadas naturales, en la que puedes encontrarte con monos salvajes mientras haces senderismo en un bosque nublado o en la que recopilar un sinfín de especias en sus antiquísimas plantaciones. Y es que este país, cuyo nombre se lo pusieron los españoles y que posee influencias inglesas, francesas, africanas e incluso de India es, para muchos, el tesoro mejor guardado en el mar Caribe.

Saint George (Isla de Granada)

La otra Granada puso el listón muy alto a nuestro crucero por las islas del Caribe. Y es que lo tiene todo. Con el objeto de que la conozcáis mejor he compilado una lista de lugares y consejos sobre qué ver y hacer en la isla de Granada (Grenada oficialmente en inglés) y, de ese modo, poder aprovechar tanto una escala corta como una estadía de mayor duración. Aunque advierto que se trata de uno de esos lugares de los que uno no quiere marcharse después. ¿Para qué cuando existe el auténtico paraíso?  Leer artículo completo ➜

North Pole, la casa de Papá Noel en Alaska

Próximo a Fairbanks en Alaska, apostado sobre el extremo más septentrional de la Richardson Higway, existe una pequeña ciudad en la que es Navidad todo el año. Se trata de lugar donde millones de niños norteamericanos siempre han idealizado la casa de Papá Noel y desde el que esperan la llegada de sus regalos cada año. La razón, que la sede física y postal del barbudo y bonachón Santa Claus está en North Pole, Polo Norte en castellano. Y allí es donde mandan millones de cartas esperando que se cumplan sus deseos después de prometer, aunque no sea la pura verdad, que han sido muy buenos.

North Pole, el pueblo de Alaska donde siempre es Navidad

Nunca me hubiera imaginado encontrar durante mi viaje a Alaska en autocaravana una ciudad dedicada por completo a la Navidad, con farolas simulando bastones de caramelo, avenidas dedicadas a Santa Claus y el hogar en el que éste atiende a niños y mayores los 365 días del año. Y es que resulta que además de la célebre Rovaniemi en Finlandia hay otra ciudad que se postula para ser la capital navideña en el mundo. No es otra que North PoleLeer artículo completo ➜

Por los escenarios de Piratas del Caribe en San Vicente y las Granadinas

“Caballeros, Mi Lady, este día lo recordarán como aquel en el que casi atrapan al Capitán Jack Sparrow”. Raro sería no haber escuchado todavía una de las proclamas más significativas de la genial saga de aventuras Piratas del Caribe protagonizada por el camaleónico y socarrón Johnny Depp. ¿Y qué tiene que ver esto con los viajes? – os preguntaréis. Pues bien, tiene que ver con que recientemente tras realizar un crucero por las Antillas Menores hemos tenido la ocasión de encontrar varios de los escenarios reales donde se grabaron algunas de las películas de Piratas del Caribe. En San Vicente y las Granadinas, uno de los países independientes que forman parte de las islas de Barlovento, se encuentran algunas localizaciones reconocibles en muchas partes de la saga, sobreviviendo incluso un set de rodaje de la figurada Port Royal.

Wallilabou Bay, uno de los escenarios principales de Piratas del Caribe en San Vicente y las Granadinas

San Vicente y las Granadinas se trata, sin duda, de uno de esos países isleños caracterizados por una sucesión de paisajes mayúsculos que vuelven a hacer válido ese dicho de que la realidad supera a la ficción. Porque son, en sí mismos, el mejor fondo posible para ver surcar a la fantasmagórica Perla NegraLeer artículo completo ➜

10 razones por las que viajar en crucero a las islas del Caribe

Soy consciente de que el mero hecho de imaginarnos disfrutando de playas de aguas cristalinas a la sombra de un cocotero puede ser suficiente motivo para que nos planteemos viajar en crucero a las islas del Caribe. ¡Por supuesto! ¿Quién se atrevería decirle no al paraíso? Pero no me refiero a quedarnos en la superficie de una clase de viaje cada vez más en boga sino hablar de por qué marcarse un crucero por algunas de las maravillas que salpican al mar Caribe se trata de una gran idea que nos puede aportar muchas experiencias formidables y, además, sin necesidad de vender un riñón para conseguirlo.

Sele en Granada (crucero a las islas del Caribe)

Tras realizar recientemente un bonito viaje en barco a las Antillas menores me gustaría compartir con vosotros una decena de razones por las que me parece que merece la pena viajar en crucero a las islas del Caribe y cómo debemos enfocar una travesía de este tipo.  Leer artículo completo ➜

Un paseo por la zona colonial de Santo Domingo (República Dominicana)

La brisa del mar Caribe acaricia los gruesos muros de piedra de una urbe nacida para ser pionera de casi todo. En Santo Domingo, la capital de la actual República Dominicana, los españoles levantaron la primera ciudad colonial de América, sede de ese Nuevo Mundo al que acababan de desembarcar pocos años antes. Fundada en a finales del siglo XV por Bartolomé Colón, hermano del Almirante, respira historia por todos los poros de su piel. Desde la gloriosa fachada estilo plateresco de su catedral primada a las almenas de su castillo medieval junto a la orilla del río Ozama. Un laberinto rectilíneo que atesora importantes ruinas monacales, finísimas aldabas en las puertas, así como grandes ventanas pisando el empedrado, vibra con la fusión tropical de la caoba, las partidas de dominó en mitad de la calle y el sonido perenne de güiras y la tamboras para hacerla bailar sin pausa.

Ruinas del hospital San Nicolás de Bari (Zona colonial de Santo Domingo, República Dominicana)

Santo Domingo se trata, sin duda, de una de las visitas históricas y culturales más interesantes que hacer en República Dominicana. Tiene mucho que ver y resulta ideal para una escapada diferente desde alguna de las playas de la isla o para una escala de unas horas durante un crucero por el Caribe, siendo capaz de invitarte a viajar a otra época. Me gustaría proponerte darnos un paseo juntos por la zona colonial del viejo Santo Domingo e invocar el alma de las tres carabelas o de conquistadores y piratas en la Primada de América. La recompensa está garantizada.  Leer artículo completo ➜

Hoja de ruta de un gran viaje en barco por las islas del Caribe (Crucero en Islas del Caribe)

Asomado a cubierta, acompañado por un ejército de alcatraces y gaviotas, el Caribe se desplegaba ante mis ojos con un puzzle de islas en el horizonte. Se sucedían en mi cabeza algunos capítulos de “La isla del tesoro” de Robert Louis Stevenson así como esas muchas historias de galeones, piratas y polizones a bordo surcando fronteras invisibles en busca de libertad y aventuras. Siempre había querido viajar a las islas del Caribe y dejarme llevar por la imaginación que durante mi infancia me impulsó a jugar con viejos mapas y catalejos sin cristal. Y allí estaba, a escasos minutos de desembarcar en una de esas islas dispuestas en un recorrido marcado por pequeños paraísos con playas de palmeras, aguas turquesas, volcanes dormidos, destilerías de ron, sabor a chocolate y ritmos africanos de descendientes de esclavos que ahora enarbolan con orgullo las banderas de diminutas naciones sobre el mar. Pienso, ahora en la vuelta, con todas las emociones de aquella travesía marítima aún en caliente, que mi primer crucero por las islas del Caribe fue fantástico.

San Vicente y las Granadinas (Islas del Caribe en crucero)

Desde Santo Domingo, la ciudad primada de América, disfruté de una ruta cautivadora que me llevó a algunas de las maravillas de las Antillas Menores como Martinica, Barbados, Granada o San Vicente y las Granadinas. Si te apetece seguirme y conocer más sobre lo mucho que pude ver y hacer en las islas del Caribe durante este crucero te animo a que continúes leyendo. ¡Se admiten parches en el ojo y patas de palo!   Leer artículo completo ➜