Roma insólita: La cripta de los 4000 esqueletos de Via Veneto

Afortundamente hay aún demasiados lugares que valiendo mucho la pena se salen de las rutas marcadas y de las recomendaciones de las guías. Roma es una ciudad en la que ni diez viajes bastarían para escudriñar todos sus rincones porque siempre quedará algo fascinante que ver y por lo que regresar. Son pedacitos escondidos de esa Roma insólita, algunos de los cuales podrían ser el escenario perfecto para una película de terror. Porque mucha gente desconoce que en la mismísima Via Veneto se halla una cripta decorada con cádaveres y restos óseos de en torno a cuatro mil personas. Como si de una alegoría de la muerte se tratase la Iglesia de Santa María della Concezione dei Cappuccini posee uno de los osarios más escalofriantes de la capital italiana. Arte lúgubre repleto de símbolos macabros en un templo religioso que por fuera no llama precisamente la atención, pero que por dentro palpita de tenebrosidad. Una frase lapidaria advierte al visitante ya dentro de la cripta: «Aquello que vosotros sois, nosotros éramos; aquello que nosotros somos, vosotros seréis«. Un mensaje que tiene forma igualmente a través de seis capillas plagadas de huesos y cuerpos de frailes que son una pura metáfora de la muerte, de que la vida puede ser apenas el segundo que precede a la Eternidad.

Fraile capuchino de la Cripta de los Capuchinos (Iglesia de la Concepción, Roma)

Los frailes capuchinos, o mejor dicho sus cuerpos, se convierten en la encarnación del Tempus Fugit, en esa Roma que poco tiene que ver con la del Coliseo, las fuentes esplendorosas o las columnas que enmudecen cada tarde. Sin duda, una de las visitas más sobrecogedoras que se pueden hacer en la ciudad de las siete colinas. Leer artículo completo ➜