Persiguiendo a Monsieur Chat por los tejados de Orleans

A veces el Señor Don gato no está sentadito en su tejado sin más como dice la canción. Monsieur Chat o M. Chat, nacido en Francia, corretea, salta, vuela y, sobre todo, muestra su ancha sonrisa al mundo. Y es que no es un gato cualquiera… es un símbolo que busca contrarrestar los días grises, las malas noticias y la desunión de los pueblos. Por lo menos esa es la intención del joven artista franco-suizo, Thoma Vuille, que durante más de trece años, la mayor parte de los mismos conservando su anonimato, ha estado dibujando gatos sonrientes (entre un tono amarillento y anaranjado) para ponerle otra cara a la realidad. Comenzó en Orleans, subiéndose a tejadillos y chimeneas, a desplegar su mensaje en este graffiti hecho con pintura acrílica, pero siguió por Blois y Tours hasta llegar a la ciudad de París, donde tiene decenas de M. Chat en los lugares más insospechados. Incluso su obra ha llegado a otros países del mundo, encontrándose en Nueva York, Londres, Sarajevo, Ámsterdam o a orillas del Lago Neuchatel en Suiza. Hoy en día es un ejemplo del arte urbano con significado que busca ser una especie protegida… Quizás porque nunca está de más asomarse a la ventana y encontrarse con que alguien te devuelve una sonrisa.

Foto de Monsieur Chat (M. Chat) en Orleans

Conocimos la historia de Monsieur Chat y Thoma Vuille viajando a Orleans, donde se forjó este mito gatuno.  Y nos llamó tanto la atención que tratamos de perseguir al minino amarillo por los tejados de la ciudad. Y lo encontramos… Leer artículo completo ➜