El curioso caso de los Pingüinos Rey de Bahía Inútil

Muy poca gente conoce, incluso en las regiones más australes de Sudamérica, que existe en la región de Tierra del fuego chilena una pequeña colonia de Pingüinos Rey, la cual parece haberse lejos de la Antártida y de las islas subantárticas donde es más lógico que se encuentren. En una playa absolutamente virgen muy cerca de Onaisín, bañada por las aguas del Estrecho de Magallanes que indagan en una Bahía curiosamente llamada Inútil, aparecieron repentinamente hace tres años varios miembros de esta llamativa especie de pecho amarillento-anaranjado. Y no sólo de visita, como si se han constatado casos de desplazamientos de cientos de kilómetros en busca de buenas aguas donde alimentarse, sino que, en efecto, han nidificado de forma estable y han tenido crías. Durante el viaje conocí gente que me habló por encima de la existencia en la zona de pingüinos «no magallánicos», que son los propios de esta parte del mundo (y que ya había tenido la oportunidad de ver en Patagonia Atlántica), pero la cosa se quedó ahí. Cuando llegué a mi primer destino en Chile, la ciudad de Punta Arenas, al sur del sur de todo, me informé más de este asunto y me di cuenta que era posible observar a estos simpáticos pingüinos sin necesidad de llegar al Continente blanco. Un ferry a Porvenir y un buen tramo de carretera de grava que bordeó la mencionada Bahía Inútil, en compañía de otros apasionados por ver Naturaleza salvaje, nos acercó a lo que no parecía posible.

Pingüinos Rey en Tierra del Fuego
Imagen de los Pingüinos Rey que pudimos ver en Tierra del Fuego

Fue una experiencia increíble, única para todo el que ama ver animales en libertad, sentarse frente a un grupo de Pingüinos Rey y simplemente mirar lo que hacían. Algo que, bajo ningún concepto, tenía previsto antes de viajar a Chile. Pero esta es una tierra llena de sorpresas que llevan al viajero a tener los ojos siempre abiertos. Leer artículo completo ➜

El vídeo de mis días en el Fin del Mundo: Ushuaia, Tierra del Fuego y el Canal de Beagle

Mi última etapa en Argentina tuvo lugar en lo que para muchos es el Fin del mundo, llamado así por ser la ciudad de Ushuaia la más austral del Planeta, por constituir la lanzadera marítima más próxima a ese continente helado llamado Antártida y por ser uno de los últimos recodos de los navíos que evitaban el difícil Cabo de Hornos por sus peligrosos oleajes. A los pies de montañas nevadas y mirando de frente al Canal de Beagle, cuyas aguas mezclan dos Océanos y donde aún se recuerdan los fuegos de los yaganes y otras tribus que dan nombre a esta extrema región, uno no puede evitar sentir cierto vértigo, cierta sensación de asomarse a una empinada barandilla donde el mundo realmente parece acabarse. Es allí precisamente donde cumplí el primer mes de este largo e increíble viaje sin billete de vuelta y la ocasión merece un video-reportaje en el que os muestre mejor todas estas maravillas

Si no visualizas el vídeo en pantalla pincha aquí para verlo en Vimeo

Recorrer la ciudad de Ushuaia, caminar por los senderos embarrados del Parque Nacional Tierra del Fuego, navegar en un barco pesquero por el Canal de Beagle y observar la fauna marina y paisajes asombrosos, desembarcar en la extraordinaria Isla H o ser golpeado por el viento helado del Glaciar Martial… Leer artículo completo ➜