Diario de la Expedición Kamal al Desierto en Egipto V: La cueva de las bestias

Uno de los mejores momentos vividos en el viaje a las profundidades del desierto en Egipto fue la visita a la conocida como cueva de las bestias, algo así como la Capilla Sixtina del arte rupestre en el Sáhara. Descubierta por fortuna hace apenas una década cuenta con más de cinco mil imágenes y quinientas manos o pies reflejados en negativo. Sorprende la presencia de nadadores y, sobre todo, de bestias sin cabeza que la Arqueología aún están tratando de interpretar. Un conjunto pictórico único y relevante para intentar comprender la prehistoria en un lugar que se convirtió en un desierto tras cambiar el clima de forma radical.

Wadi Sura 2 (Cueva de las bestias) en Gilf Kebir (Desierto Líbico, Egipto)

La cueva de las bestias, oficialmente conocida como la cueva Mestikawi-Foggini, presenta una conservación asombrosa a pesar de contar con más de siete mil años. La Expedición Kamal no sólo tuvo la ocasión de fotografiarla centímetro a centímetro sino que además tuvimos la ocasión de compartir hipótesis in situ con arqueólogos que llevan años estudiándola.  Y es que Altamira también existe… en Wadi Sura, el Valle de las imágenes del Desierto Líbico en Egipto. Leer artículo completo ➜

Diario de la Expedición Kamal al Desierto en Egipto IV: Wadi Sura

La Expedición Kamal regresa a Gilf Kebir y lo hace precisamente en Wadi Sura, el conocido Valle de las imágenes que bautizara László Almásy en los años treinta y en el que se han encontrado más de treinta cuevas prehistóricas con lo mejor del arte rupestre de todo el Sáhara oriental durante el holoceno. Por primera vez tenemos acceso a la cueva de los nadadores, que recompone la película «El Paciente inglés» y, sobre todo, avalanzó las diversas teorías que clarificaban que hace diez mil años éste no era un desierto sino todo lo contrario.

Cueva de los Nadadores. Wadi Sura en Gilf Kebir (Desierto Líbico, Egipto)

¿A qué se debe la presencia nadadores pintados en la roca de la cueva? ¿Qué significa la bestia descabezada que todos rodean? Ahondamos junto a varios arqueólogos en uno de los misterios del neolítico dentro de uno de los valles más fascinantes de toda la meseta de Gilf Kebir, en la que aún hay restos de las primeras expediciones de los años treinta y las montañas de arenisca poseen formas inauditas.  Leer artículo completo ➜