El día que probé a volar en parapente en Ciudad del Cabo

Consulto las notas que allá con muy corta edad escribí sobre esas cosas que no podía dejar de hacer en la vida, al menos una vez. Obviamente se trataba de acciones poco relacionadas con las responsabilidades y su fondo no dejaba de ser el que podría darle un pre-adolescente con demasiados pájaros en la cabeza. Eso de tener un hijo y plantar un árbol no aparece, aunque casualmente (y no puedo evitar sonreír) sí que está lo de escribir un libro. El resto habla, entre otras muchas cosas, de viajar, tener perro, visitar castillos hasta hartarme, ver ganar al Real Madrid una final de Champions, tirarme en paracaídas, volar en parapente y no ser muy tardío en eso de tener novia. No abunda la poesía como podéis comprobar. A día de hoy puedo decir que viajé lo que pude, tuve un perro al que adoré como a un hermano, no dejo de hacer rutas por castillos de cuento, llevo disfrutadas cuatro Copas de Europa a todo color con mi equipo, di un salto en paracaídas en Empuriabrava y lo de tener novia llevó tiempo, aunque llegó, e incluso puedo decir que hoy día soy un hombre felizmente casado. Pero, ¿y lo de volar en parapente? Era algo que debía tachar de la lista, pero nunca había tenido la oportunidad de lograrlo. Hasta que viajé a Sudáfrica y me propusieron probarlo en Ciudad del Cabo, una de las mejores ciudades del mundo para practicar parapente (paragliding en inglés). Con semejante escenario, a pesar de temblarme las piernas con la idea, no podía decir que no. Era el momento cumplir y no mirar atrás.

Sele haciendo parapente en Ciudad del Cabo (Sudáfrica)

Hacer vuelo en parapente en Ciudad del Cabo fue un estreno de bandera con el que grité, solté adrenalina, me emocioné y me alegré de haber esperado tanto para practicarlo en una localización inmejorable. Sudáfrica, corazón del turismo activo en África, está reservada para grandes experiencias en la vida. Y planear como los pájaros mientras observas una de las ciudades más bellas del mundo, es una razón más para saber que has tomado la decisión correcta.  Leer artículo completo ➜

Ciudad del Cabo en helicóptero

Ciudad del Cabo cuenta con una de las localizaciones más privilegiadas y asombrosas que existen en África. Quizás Río de Janeiro sea la única a la que pueda comparársela en este aspecto. Vive atrapada entre las montañas y bahías más australes del Atlántico y uno se percata con facilidad de semejante emplazamiento cuando camina por sus calles y se asoma a miradores magníficos como Table Mountain, Lion´s Head o Signal Hill, incluso desde playas como Table View. Si de algo estoy convencido después de haber viajado a Sudáfrica y recorrer de arriba abajo los rincones de la primera urbe fundada en este país es que las mejores vistas de Ciudad del Cabo las he podido disfrutar desde un helicóptero. No cabe duda que la capital sudafricana del turismo activo ofrece a sus visitantes todo tipo de posibilidades para admirar esta joya a través de inolvidables panorámicas. Qué mejor que el cielo, entonces, para comprender y apreciar los detalles de una ciudad abrazada a su bahía y que mira con nostalgia el último cabo de África.

Imagen de Cudad del Cabo desde un helicóptero

Volar en helicóptero sobre Ciudad del Cabo fue una experiencia magnífica. No todos los días se puede contemplar a vista de pájaro el Waterfront, el Estadio del Mundial de 2010, la rectitud de Table Mountain o esa Camps Bay convertida en la Malibú sudafricana.  Leer artículo completo ➜