Reflexiones ante un sabotaje inadmisible

Los controladores aéreos, por unanimidad, sin previo aviso y sin ampararse a la Legislación vigente, han decidido hacer dejación de sus funciones y paralizar la totalidad del espacio aéreo español. La situación es de extrema gravedad y se acaba de firmar un Real Decreto en el que el Ejército del Estado toma el control del aire. En esta ocasión no se puede hablar de Huelga sino de Sabotaje. En un Puente que preveía que en torno a medio millón de personas tomaran vuelos bien para irse de vacaciones, ver a su familia o asuntos de mayor urgencia como los de carácter hospitalario, el perjuicio ha alcanzado cotas nunca vistas en este país.

Una vez más es la gente de la calle es la que queda a merced de los caprichos de un sector de por sí privilegiado como es el de los controladores aéreos donde los sueldos medios superan los 200.000 euros anuales. A estas horas miles y miles de personas son rehenes de la incoherencia y la insolidaridad de quienes han llegado demasiado lejos.

Desde elrincondesele.com deseamos se solvente de inmediato este problema, la gente pueda viajar los antes posible y, por supuesto, pedimos caiga todo el peso de la Ley sobre este grupo de incompetentes que ha decidido echarle un pulso a los ciudadanos. Ójala se quiten las caretas para ver cómo se firma su despido inminente y justo en tiempos en los que son más de cuatro millones de personas las que se encuentran sin trabajo en España.

Desconozco cuántos de vosotr@s estáis afectados por esta noticia tan desagradable. Si es el caso, espero de corazón que vuestros viajes sigan vivos de alguna manera y que nadie logre apagar las ilusiones que habíais depositado en los mismos. Mi solidaridad con vosotros y con la gente que a estas horas se encuentra en un aeropuerto padeciendo este caos creado por los controladores.

Mucha fuerza y, sobre todo, Justicia!!

José Miguel Redondo (Sele)
www.elrincondesele.com

Crónicas de Tierra Santa (1): Esto empieza…a pesar de los controladores

4 de diciembre: RAZONES POR LAS QUE ODIAR A LOS CONTROLADORES AÉREOS

Un titular duro, seco y al pié. Esta vez el balón lo pongo en el tejado de a quienes juzgo como responsables de que el viaje a Tierra Santa no comenzara de la mejor manera. Los Controladores aéreos españoles que se ocupan de torre de control barajas«controlar», valga la redundancia, los movimientos de los aviones en tierra y aire que pasan por nuestro territorio, son esos privilegiados seres de los que todo el mundo habla pero que nadie conoce. Yo diría que son entes escondidos en búnkeres a cien metros bajo tierra, con carnets de identidad falsos, que cuando salen a la calle cuentan a sus amigos que son camareros, oficinistas, electricistas o fontaneros. Todo menos controladores aéreos. El único momento en el que se quitan el disfraz es cuando miran cómo su cuenta bancaria se incrementa 350.000 euros cada año. Estamos hablando de 75 millones de las antiguas pesetas. Los españoles son con diferencia los que más cobran de todo el mundo por ejercer la profesión de controlador. Mucho más que un inglés, un estadounidense, un japonés, un francés. Ninguna nacionalidad es tan dichosa con ellos como la nuestra.

Leer artículo completo ➜