Crónica de un viaje a Camboya y Singapur: Final en Mondulkiri

31 de marzo: TREKKING EN ELEFANTE POR LA SELVA DE MONDULKIRI

Es apasionante entrar en la selva y perderse en la frondosidad de una vegetación infinita que esconde el origen mismo de la vida. Dentro de ella se plasma la verdadera esencia del mundo, la Naturaleza virgen, de la cual todos y cada uno de nosotros procedemos. Los bosques de Mondulkiri abrazan esta idea albergando todavía especies animales tales como tigres, osos o leopardos, que se ocultan tras la espesura y ya apenas se dejan ver. En realidad deben ser muy pocos los que quedan, y quienes los siguen están convencidos de que estos tratan de aferrarse a la vida como pueden, y por ello huyen a lo más profundo de su mundo para no saber nunca más del hombre, causante de todos sus males. Nadie conoce mejor estos bosques que los Pnong, que desde tiempos ancestrales han confraternizado con la Naturaleza, la cual además les proporcionó un amigo fiel para toda la vida, el elefante.

Entonces, ¿qué mejor manera de penetrar la selva de Mondulkiri que hacerlo con quienes mejor la conocen y a lomos de un elefante? Esa fue precisamente la aventura que tuve la oportunidad de vivir, gozar e incluso en algunos momentos maldecir. Porque un viaje tiene mucho de todo eso, de bendito y de maldito, me tocó probar ambos elixires en un sendero de ida y vuelta al interior de la Naturaleza más pura de Camboya. He aquí pues un espisodio inolvidable de una historia que iba llegando a su final. Leer artículo completo ➜

Crónica de un viaje a Camboya y Singapur: Capítulo octavo (Delfines del Mekong y Koh Trong)

29 de marzo: LOS ÚLTIMOS DELFINES DEL MEKONG

Unos dicen que sólo quedan ochenta y cinco mientras que otros estiman que ya se ha llegado a la setentena. Son datos nada alentadores que corroboran una triste evidencia, que los Delfines de Irrawaddy que habitan el Río Mekong se encuentran en las mismas puertas de la extinción. Estos cetáceos están al filo de una desaparición prácticamente segura, de una cuenta atrás sin remedio. Un tramo de río de 190 kilómetros entre Camboya y Laos representa el último hogar para los malogrados delfines que antaño se llegaron a contar por miles. Poder verlos en su hábitat natural es cada vez más complicado. Pero muy cerca de la ciudad de Kratie, en la localidad de Kampi, la probabilidad de estar muy cerca de ellos y ver cómo se asoman a la superficie es algo mayor. Uno de mis objetivos objetivos cuando llegué a Kratie tenía que ver con ellos. Quería surcar las aguas del Mekong, disfrutar de un pedacito de este gran río que nace en Himalaya, y si la suerte me acompañaba, poder ver aunque fuera la sombra de unas aletas que ya han empezado a despedirse.

Pero Kratie y el Mekong son mucho más que sus delfines. Representan, en relidad, una forma de vida muy particular que se nutre de estas aguas. Son las chozas de los pescadores, los niños jugando en la orilla, las canoas cortando el horizonte y la brisa dirigiendo el vuelo de los cormoranes.

El Río Mekong es otro mundo dentro de Asia. Y Camboya, por fortuna, me ayudó a indagar en algunas de sus particularidades. Kratie fue una fecha clave en el viaje, por los delfines y muchas cosas más… Leer artículo completo ➜